sábado, 1 de agosto de 2015

"Predicación" en nuestros tiempos

(1862.8) 170:3.11 Y cuando este reino de preeminencia espiritual llegue a la tierra, no se manifestará simplemente en mejores condiciones sociales y materiales, sino más bien en la gloria de aquellos valores espirituales elevados y enriquecidos que son característicos de la era que se avecina de mejores relaciones humanas y de alcances espirituales cada vez más avanzadas.

Recordemos que Jesús de Nazaret trajo el mensaje de la Paternidad de Dios y la Hermandad entre todos los hombres. Estas no son frases cliché ni hippies. Meditemos en estas enseñanzas.

Significa que un fragmento de Dios vive en nosotros, somos sus Hijos y tenemos potencialidades inmensas como Hijos que reciben la herencia del Creador, su mismo Padre con el cual desarrollamos una relación de unidad basada en la Fe de la certeza en ese hecho. Podemos crear y transformar este mundo (cambiar la realidad para bien de todos) como Hijos en asociación con Dios.

De manera directa esto repercute también en nuestra relación con los demás. Los vemos como lo que realmente son: nuestros hermanos, hijos de Dios. Y también sabemos que en ellos el Padre mora. Esto hace que les apreciemos y amemos mucho más. El amor nos motiva a hacer el bien.

La combinación de ambas verdades indisolubles, la experiencia personal de ambas es realmente la "religión verdadera". Y esta religión es posible para todos los hombres, independiente de las circunstancias exteriores, culturales o religiosas en la que nos movemos. Esta verdad se manifiesta como unidad en Espíritu porque es sublime, sencilla y trascendental. Pero la unidad (el Amor y comprensión de las dos verdades) no tiene nada que ver con la uniformidad. No significa uniformar credos, creencias o teorías. Estos son productos de los pensamientos e ideas cambiantes a cada generación. Son como vestidos externos transitorios. El Amor, en cambio, es el mayor (1 Corintios 13:13) y dura para siempre.

Jesús predicó este Evangelio sublime en un mundo diferente al actual. Eran en verdad Buenas Noticias en un mundo de dureza y crueldad. Si cuidadosamente analizas los Evangelios incluso notarás que el Mensaje está allí:  Habló de Dios como el Padre, insistió con enseñanzas y parábolas sobre el Amor, el Perdón y la reconciliación. Habló sobre el poder de la Fe de los Hijos de Dios para "mover montañas", etc.

Pero Cristo lo tuvo que adaptar a una sociedad y civilización eminentemente religiosa y ancestral. Era necesario citar de las Escrituras Judías ya que era parte de la cultura ancestral. Sin embargo, la Iglesia Cristiana cometió el error de intentar trasladar esa adaptación de Jesús a todas las épocas, fosilizando el Mensaje y trayendo la idea mentalizada que por tradición debemos usar libros sagrados al predicar, etc. Esto sería comparable a un orador y líder de un grupo que en un país tropical y caluroso no utiliza corbata. Sus seguidores no entendiendo la adaptación siguen copiando y copiando su acción y tampoco usan corbata en ambientes diferentes.

Los Documentos dicen:

(1862.8) 170:3.11 Y cuando este reino de preeminencia espiritual llegue a la tierra, no se manifestará simplemente en mejores condiciones sociales y materiales, sino más bien en la gloria de aquellos valores espirituales elevados y enriquecidos que son característicos de la era que se avecina de mejores relaciones humanas y de alcances espirituales cada vez más avanzadas.

La verdadera predicación no necesita portar ni citar de la Biblia como si este fuera la autoridad. En realidad lo importante es el corazón del mensaje del Maestro antes citado. ¿Es que necesitas la Biblia para hablar del Amor o demostrar que vives poseído por el Espíritu del Padre Celestial y que tienes dicho fruto en tu vida?

Dado que muchas mentes religiosas siguen por su crianza teniendo apego a elementos de la religión evolutiva, aún seguimos citando a veces de la Biblia, pero el punto no es la Biblia sino la verdad contenida en esas páginas bíblicas. Y esas verdades no requieren "mostrar" constantemente algo que es evidente. ¿Debería un matrimonio andar con su certificado de matrimonio a todas partes  para demostrar que  se aman y decidieron tener un matrimonio? ¿El matrimonio es la unión real en la experiencia diaria o un papel de registro? 

La Evangelización actual requiere que las dos verdades trascendentales se adapten a esta cultura y civilización que NO es religiosa por definición. De ahí la interesante cita que dice que el Reino se manifestará en una era de:

"mejores relaciones humanas y de alcances espirituales cada vez más avanzadas".

Los "alcances espirituales" no deben confundirse con actividades religiosas formales. Son las cualidades espirituales que nacen desde el interior y brotan como frutos al exterior en el individuo, los valores espirituales verdaderos.

La Predicación tiene que enfocarse en esos anhelos tan importantes en los seres humanos: Amar a los demás, y descubrir a Dios como el Padre. 

Por ejemplo, en nuestro sencillo sitio http://www.transformacionglobal.org tratamos de fomentar que a través de las mejores relaciones humanas basadas en el amor, la bondad y los motivos internos de hacer el bien, pueda llegarse al corazón de hombres de negocios, políticos, y hasta religiosos. Especialmente los jóvenes necesitan este enfoque de las enseñanzas de Jesús.

No necesitas portar una revista, Biblia, vestir de forma especial, o llevar un maletín para predicar. La verdad está en los corazones de los hombres sinceros. Cada contacto humano implica la posibilidad de hacer el bien y de transmitir nuestra asociación con Dios. Esto hará que los hombres y mujeres deseen inquirir buscando esa serenidad, alegría, y espíritu amoroso que manifiestas. Entonces estarás listo para revelarles al Padre Viviente que les habita.



4 comentarios:

  1. Amigo: justamente el problema es q a veces los "gentiles" lo toman como cliché. Es más, hay muchísima gente q reniega de las religiones formales y al escuchar "paternidad de Dios y hermandad de los hombres" lo asocian automáticamente con la iglesia católica, institución q desaprueban por diversos motivos.

    Quizás sería mejor enseñar primero q DIOS VIVE EN NOSOTROS. Después de todo, ll el Padre quiere es q seamos semejantes a Él, y enseñando q Dios nos habita -porque quiere q seamos como él- con el tiempo las personas aprenderán a comunicarse con su espíritu divino y a renacer con él...y los individuos renacidos indudablemente ven a sus semejantes como hermanos. Pienso q el renacimiento es el q hace verdaderamente posible q uno pueda dar fe de la paternidad de Dios y la hermandad de los hombres. Hay q enseñar a renacer.

    Tú lo has dicho: Jesús predicó este evangelio en un mundo diferente al actual...creo q ya es tiempo de revisar no sólo la técnica de predicación, sino también lo q se predica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "paternidad de Dios y hermandad de los hombres" no son una técnica. Son los Principios sobre los cuales se sustentan todas las formas diversas de predicar o técnicas.

      Al hablar que "Dios vive en nosotros" podemos ser confundidos con panteístas del New Age.

      En realidad se puede "hablar" de la "paternidad de Dios y hermandad de los hombres" sin hablar taxativamente de la misma. Jesús nos dejó la solución:

      (1569.4) 140:1.7 Y no será tanto por las palabras que vosotros habléis, sino por la vida que vosotros viváis que los hombres conocerán que habéis estado conmigo y que habéis aprendido sobre realidades del reino.

      "sino por la vida que vosotros viváis"

      (1460.5) 132:4.1 En cada uno de esos numerosos contactos humanos, Jesús tenía un doble propósito: deseaba conocer las reacciones de ellos a la vida que vivían en la carne, y también tenía en mente decir o hacer algo que pudiera enriquecer la vida de ellos, que la hiciera más digna de ser vivida. Sus enseñanzas religiosas durante esas semanas no diferían de las que caracterizaron su vida posterior como maestro de los doce y predicador de multitudes.

      (1460.6) 132:4.2 La tesis de su mensaje era siempre: la realidad del amor del Padre celestial y la verdad de su misericordia, estos hechos sumados a la buena nueva de que el hombre es un hijo de fe de este mismo Dios de amor. La técnica que Jesús acostumbraba utilizar en sus relaciones sociales consistía en extraer las opiniones y sentimientos de los seres con quienes conversaba haciéndoles preguntas. Usualmente la conversación empezaba con Jesús haciendo las preguntas, y terminaba con los interlocutores haciéndole preguntas a Jesús. Era igualmente hábil en la enseñanza haciendo preguntas él o contestándolas. Como regla, a los que enseñaba más, menos decía. Los que más beneficios derivaron de su ministerio personal fueron mortales agobiados, ansiosos y deprimidos, que encontraban alivio en la oportunidad que se les ofrecía de desahogarse en su oído compasivo y comprensivo, pues él sabía escuchar y mucho más. Cuando esos seres humanos inadaptados le contaban a Jesús sus problemas, él siempre sabía ofrecer sugerencias prácticas e inmediatamente útiles para corregir los problemas auténticos, sin dejar por ello de pronunciar palabras de consuelo inmediato y de bienestar del momento. E invariablemente les hablaba a estos mortales afligidos sobre el amor de Dios y de varias y distintans maneras les trasmitía el mensaje de que ellos eran los hijos de este Padre amante en el cielo.

      Eliminar
    2. La misma entrada concluía en esta línea:

      Cada contacto humano implica la posibilidad de hacer el bien y de transmitir nuestra asociación con Dios. Esto hará que los hombres y mujeres deseen inquirir buscando esa serenidad, alegría, y espíritu amoroso que manifiestas. Entonces estarás listo para revelarles al Padre Viviente que les habita.

      Eliminar
    3. En síntesis:

      - Transmitir con tu vida las cualidades de bondad, belleza y verdad y el llamado "Fruto del Espíritu". Las personas nacidas del Espíritu logran tener una "chispa" especial. Transmiten alegría, optimismo y amor. Son pacificadores en los conflictos, etc.

      - Preguntarles por su trabajo, actividades de vida, etc. Escuchar con oído paciente y amoroso.

      - Finalmente impartir confianza y optimismo en una Providencia. Sentirás el "click" en tu interior en esa etapa de la conversación y "sentirás" la "luz verde" para hablar del Padre.

      Hazlo. Yo lo he hecho, y es Algo Magnífico. Notas como se transforma todo el ambiente.

      No hay técnica formalista y mecánica. Si se crea, se pierde en el mecanicismo ritualista de las religiones humanas.

      Eliminar