lunes, 2 de mayo de 2016

El "pueblo elegido"

 ¿Qué religión tiene el amor?
 ¿Qué religión tiene el oxígeno que respiras?
 - Conversaciones con Dios

La idea del pueblo elegido ha causado considerable atraso en la humanidad. Las mil y una religiones en la tierra claman y se disputan por ser los elegidos de Dios, cada cual cree que es la única religión verdadera.

La idea del “pueblo elegido” surgió en el exilio israelita como una respuesta a su cautiverio:

(1075.3) 97:9.27 En Babilonia los judíos llegaron a la conclusión de que no podían existir como pequeño grupo en Palestina, con sus propias costumbres sociales y económicas peculiares, y que, si sus ideologías habían de dominar, debían convertir a los gentiles. Así se originó su nuevo concepto de destino —la idea de que los judíos deben ser los servidores elegidos de Yahvé. La religión judía del Antiguo Testamento evolucionó realmente en Babilonia durante el cautiverio.

Sin embargo, la idea de compartir se estancó en el pueblo judío. Con los siglos el orgullo de “pueblo elegido” provocó que muy pocos cristianos judíos aceptasen a los gentiles. Por esa razón el cristianismo terminó divorciándose de su cuna judía. Las cartas de Pablo lo atestiguan.

El cristianismo primitivo no pretendía ser una especie de “club exclusivo”. Habían comprendido que “en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto”. Además, las diversas iglesias tenían discrepancias en algunos asuntos. Así, la Iglesia de Antioquia difería de la de Jerusalén, etc. Esta “libertad en Cristo” no estaba basada en una agrupación de superioridad teológica o espiritual. Lamentablemente con la uniformidad implantada por Constantino, el cristianismo se perdió en la oscuridad. Y así todas las organizaciones religiosas han padecido el problema de creerse “elegidas”. Los Documentos de Urantia dicen:

(1092.3) 99:6.3 Pero cuando la religión se vuelve institucionalizada, se limita su poder para el bien, mientras que las posibilidades del mal se multiplican grandemente. Los peligros de una religión formalizada son: La fijación de las creencias y la cristalización de los sentimientos; la acumulación de los intereses establecidos con un aumento de la secularización; la tendencia a estandardizar y fosilizar la verdad; la desviación de la religión, del servicio a Dios al servicio a la iglesia; la tendencia de los líderes a volverse administradores en vez de ministros; la tendencia a formar sectas y divisiones competitivas; el establecimiento de una autoridad eclesiástica opresiva; la creación de una actitud aristocrática de «pueblo elegido»; el fomentar ideas falsas y exageradas de lo sagrado; la rutinización de la religión y la petrificación de la adoración; la tendencia a venerar el pasado, ignorando al mismo tiempo las demandas del presente; la incapacidad de hacer interpretaciones contemporáneas de la religión; el enredo con las funciones de las instituciones seculares; la creación de una discriminación maligna en forma de castas religiosas; el volverse juez intolerante de la ortodoxia; la incapacidad de mantener el interés de la juventud aventurosa y la pérdida gradual del mensaje salvador del evangelio de la salvación eterna.

Algunos de estos elementos aparecen en las organizaciones actuales en menor o mayor grado. La evolución de las mismas depende de la depuración de estos nocivos estados. Sin embargo, la actitud aristocrática de «pueblo elegido» aún persiste en las agrupaciones nominales. Y esto es lamentable.

(1090.4) 99:4.8 El peligro espiritual más grande del hombre consiste en el progreso parcial, el problema de un crecimiento a medias: el abandono de las religiones evolucionarias del temor sin acogerse inmediatamente a la religión revelatoria del amor.

Hay quiénes han abandonado las religiones evolutivas del temor, y la decepción los ha hecho dudar o negar al mismo Dios. Han sido tan lastimados que tristemente han perdido la Fe en la religión revelatoria del amor. Sus críticas y ataques a la religión organizada son la cosecha de las religiones de la mente.

Pero la verdadera religión existe. No tiene que ver con la pertenencia externa a un grupo humano, aunque sus frutos inmediatos son para todos los humanos. Es tu experiencia interior de conocer a Dios y amar a tu prójimo:

(1091.1) 99:5.2 Recuerda siempre: la verdadera religión consiste en conocer a Dios como a tu Padre y al hombre como a tu hermano. La religión no es la creencia esclavizadora en las amenazas de castigo ni las promesas mágicas de premios místicos futuros.

(1089.11) 99:4.3 La verdadera religión es una manera significativa de vivir en forma dinámica frente a frente con las realidades comunes de la vida diaria. Pero si la religión ha de estimular el desarrollo individual del carácter y aumentar la integración de la personalidad, no debe ser estandardizada. Si ha de estimular la evaluación de la experiencia y servir como un señuelo que en sí mismo es un valor, no debe ser estereotipada. Si la religión ha de promover lealtades supremas, no debe ser formalizada.

Algún día, las mujeres y hombres renacidos del Espíritu sembrados en todas las esferas humanas, en todas las religiones y credos, causarán algo maravilloso:

(1091.6) 99:5.7 Tan ciertamente como los hombres comparten sus creencias religiosas, crean también un grupo religioso de algún tipo que eventualmente crea objetivos comunes. Algún día los religionistas se unirán y efectuarán una verdadera cooperación sobre la base de una unidad de ideales y objetivos en vez de intentar hacerlo sobre la base de opiniones psicológicas y creencias teológicas. Los objetivos, más bien que los credos, deberían unificar a los religiosos. Puesto que la verdadera religión es asunto de experiencia personal espiritual, es inevitable que cada religionista individual tenga su propia interpretación personal de la realización de la experiencia espiritual. Haced que el término «fe» sirva para definir la relación del individuo con Dios, más bien que la formulación credal sobre lo que un grupo de mortales ha conseguido ponerse de acuerdo en una actitud religiosa común. «¿Tienes fe? Entonces tenla contigo».

No se logrará una unión de credos o una amalgama. Sin embargo, el espíritu del amor a Dios y a los demás deberá gobernar las relaciones entre las religiones, de ésta forma, religiones con visiones comunes de hermandad y servicio lograrán ser aportes en la transformación planetaria.


Sobre la Virginidad de María


Advertencia: Esta entrada no es recomendable para católicos fervientes ni para personas cristalizadas y dogmatizadas en asuntos religiosos.

En Mateo 1:23 se lee:

“¡Miren! La virgen quedará encinta y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel”, que, traducido, significa: “Con Nosotros Está Dios”.

Aquí Mateo está citando de Isaías 7:14. No obstante, el texto de Isaías en hebreo no usa la palabra “virgen” sin doncella:

“Por lo tanto, Jehová mismo les dará una señal: ¡Miren! La doncella misma realmente quedará encinta, y va a dar a luz un hijo, y ciertamente le pondrá por nombre Emmanuel”.

Varios investigadores se han dado cuenta de un problema en este asunto. La expresión específica para “virgen” en el Antiguo Testamento o Escrituras Hebreas es betuláh y esta no es precisamente la que aparece en Isaías 7.14, la cual es almáh que inicialmente no demanda la traducción de “virgen” sino de “mujer joven” y que es diferenciada de la otra, pues su referencia primaria es a una muchacha o joven en edad casadera, que bien pudiera ser virgen, pero que necesariamente no tiene que serlo.

La forma de fortalecer nuestro argumento de que la traducción “virgen” no es la adecuada en Isaías 7:14, es el análisis de los demás pasajes en los que, en el mismo libro de Isaías, hallamos la palabra “virgen”. Pues bien, la palabra “virgen” la encontramos en el libro de Isaías, además de Isaías 7: 14, en los siguientes pasajes: 23:4, 12; 37: 22; 47:1; 62:5 (un total de cinco ocasiones).

Estas cinco ocasiones es la traducción de betuláh. Esto significa que considerando específicamente las menciones de la palabra “virgen” en todo el libro de Isaías, exceptuando el 7:14, se puede demostrar que cuando en este libro se quiso hacer referencia a una muchacha específica y propiamente “virgen”, se usó la palabra usual para ello en todas las Escrituras Hebreas.

Luego,  pasamos a verificar cómo tradujo la Septuaginta la forma hebrea que está detrás de la traducción “virgen” en los pasajes en cuestión. En todos, incluyendo Isaías 7:14 traduce parthénos): virgen, no casada.

La razón de que Mateo pueda tomar como referencia a Isaías 7:14 y presentar lo ocurrido con María y Jesús como cumplimiento profético de dicho pasaje, es porque estaba leyendo la versión griega de dicho texto. El autor del evangelio de Mateo llama a María “virgen”, como cumplimiento de Isaías 7:14, porque usó la palabra de la Septuaginta. Sin embargo, la traducción “virgen” en este pasaje no fue ni es una adecuada traducción.

Tengamos presente que la Septuaginta fue el deseo del rey griego de Egipto Ptolomeo II Filadelfo, quién deseaba proveer a la Biblioteca de Alejandría de una versión griega de los textos hebreos. Esta traducción evidentemente intentaba armonizar con el pensamiento helenizado que hablaba de los héroes y dioses nacidos de vírgenes. Y parece patente que el redactor de Mateo cita de la misma al momento de presentar el Evangelio al mundo gentil. En siglos posteriores cuando el Catolicismo reafirmó este asunto con el Dogma de la Virginidad Perpetua de María, los asuntos crearon en la mente de la gente la idea un nacimiento casi sobrenatural de un ser “engendrado por Espíritu Santo”, alguien humano pero que parecía más bien un dios-hombre, más común a la mentalidad oriental.

Los Documentos de Urantia hacen una revelación sobre este asunto. Nos dan a entender que tanto José y María como esposos normales y corrientes tuvieron relaciones sexuales, y de ésta normal unión nació Jesús de Nazaret. Sin embargo, lo extraordinario de esto, era que él realmente sí venia de los cielos, y era el gobernante de nuestro universo:

(1317.1) 119:7.5 Josué ben José, el niño judío, fue engendrado y nació en el mundo tal como cualquier otro bebé antes y desde entonces, excepto que este bebé en particular fue la encarnación de Micael de Nebadon, un Hijo divino Paradisiaco y el Creador de este entero universo local de cosas y seres. Y este misterio del autootorgamiento de la Deidad dentro de la forma humana de Jesús, por otra parte de origen natural en el mundo, permanecerá por siempre sin solución. Aun en la eternidad jamás conoceréis la técnica y método del autootorgamiento del Creador en la forma y semejanza de sus criaturas. Ése es el secreto de Sonarington, y estos misterios son posesión exclusiva de aquellos Hijos divinos que han pasado por la experiencia del autootorgamiento.

Uno de los propósitos de Micael era vivir la experiencia humana en toda su dimensión desde el nacimiento hasta la muerte y resurrección. ¿Por qué partir alterando el proceso normal con el que arranca la vida humana? Cuando Jesús se llamaba así mismo el “Hijo del Hombre” era porque realmente era hijo del hombre.

La idea de la Virginidad de María llevo al cristianismo a muchas direcciones primitivas y extrañas, como el establecimiento del culto a la misma, el considerar pecaminosas las relaciones sexuales, el asociar el pecado con la imperfección, y muchas ideas inverosímiles para salvar estos asuntos.

viernes, 29 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Conclusiones

(1555.7) 139:4.14 Durante su exilio temporal en Patmos, Juan escribió el libro del Apocalipsis, que vosotros ahora tenéis en su forma muy resumida y distorsionada. Este libro del Apocalipsis contiene los fragmentos que quedaron de una gran revelación, porque se perdieron grandes porciones, otras fueron eliminadas después de que Juan las escribiera. Se lo preserva tan sólo en forma fragmentaria y adulterada.

¿Tendrá asidero científico la declaración de Urantia? He comprobado con el Profesor Antonio Piñero que es un Catedrático del texto bíblico este asunto, y nos comenta:

Los textos más antiguos que tenemos del Apocalipsis son papiros:

P18 : de los siglos III y IV (British Library)
P24: del siglo IV (Newton Center, Andover)
P43: de los siglos VI y VII (British Library)
P47: del siglo III (Col. Chester Beatty. Dublin)
P85: de los siglos VI y VII (Estrasburgo Bibl. Nacional)
P98 del siglo II¿? (El Cairo Int. Francés de Arqueología)
P115: de los siglos III y IV (Ashmolean, Oxford)

Y los manuscritos mayúsculos

Sinaítico (01): del siglo IV (British Library)
Alejandrino (02) : del siglo IV, o mejor del V (British Library)
C (04): Codez Ephraemi Rescriptus (Paris Bib. Nacional). Quizás del siglo V.

Por tanto, solo el papiro (P 98) puede ser del siglo II , pero es fragmentario. Solo trae Apocalipsis 1: 13-20

Además el texto griego que hoy se lee no se halla tal cual ha sido reconstruido por las ediciones modernas en ninguno de los manuscritos que han llegado a nuestras manos hasta hoy, sino que es una  combinación de las variantes de los mejores manuscritos, combinación realizada con la idea de que este conjunto resultante podría parecerse en alto grado al que salió de las manos del autor del Apocalipsis. Y como la mayoría del texto del Apocalipsis es del manuscrito Alejandrino (s. V probablemente)…, entre el 96 y el siglo V pasó mucho tiempo. Y finalmente, se han perdido muchos y buenos manuscritos así que ignoramos cómo habría sido la reconstrucción del texto del Apocalipsis con su aportación. – Antonio Piñero

Lo que dice el profesor parece confirmar lo que declaran los Documentos. El Apocalipsis actual es la obra de una versión mayoritariamente del siglo V.  

En las entradas pasadas, hemos visto elementos que parecen correctos en la Revelación, pero tienen claramente otras inserciones que delatan que son transportaciones de otros libros bíblicos.

Por ejemplo, yo percibo que los capítulos 1 al 3 son más o menos íntegros en su mensaje a las Iglesias.

Sin embargo, desde el capítulo 4 ya notamos interconexiones, "recortes" y "pegados" e "inspiraciones" de otros pasajes bíblicos y apócrifos en torno a la revelación original.  Por ejemplo, los adornos para describir a las cuatro criaturas vivientes y el trono, son casi idénticas a las narradas en Ezequiel, lo cual ya no parece una revelación, sino un reciclaje. No obstante, la base de las criaturas vivientes y los 24 ancianos son una descripción original real, que es adornada por elementos de Ezequiel, esto entre el siglo II y V. Es posible que los modificadores del Apocalipsis lo hayan hecho, porque no había una “Biblia” tal como la conocemos hoy, y para muchos el libro de Ezequiel era desconocido.

Esto es común en los autores de literatura. Por ejemplo, algunos historiadores de la república utilizan fuentes de autores previos de textos que no estaban al acceso del público en esa época, extraen esos elementos y los introducen en su obra, dando a entender que son informaciones de primera mano de parte de ellos.

El capítulo 6 de Apocalipsis es muy similar a una descripción de Zacarías 6:1-7 en dónde describe a cuatro tipos de caballos con los mismos colores.

El capítulo 8 incluye elementos muy similares a los de Ezequiel y otros libros de la Apocaliptica Judía. El capítulo 9 y la descripción de las “langostas” es muy parecido a lo que describe Joel. El capítulo 10 y 11 de Revelación nuevamente tiene muchos elementos de Ezequiel como el “rollo”, “la caña de medir”, “los testigos que vuelven a la vida”, etc, etc, etc.

El capítulo 13 de Apocalipsis introduce elementos casi iguales a los de la bestia salvaje de Daniel (Léon, Leopardo, Oso, etc). Y parece ser una exaltación de la gobernación humana que lleva a la bestia en su interior.

Los capítulos 17 y 18 son una especie de consideración hacia Isaías y Jeremías que también hablan de la caída de Babilonia.

Así que hay varias interconexiones complejas que forman el actual libro de Apocalipsis (también ocurre en otros libros bíblicos) que contiene algunas porciones de una gran Revelación, junto a muchos elementos de otros textos anteriores.

Sin duda, en éstos análisis se me quedaron otros aspectos que toca el Libro de Urantia como "los árboles de la vida" que también habla el Apocalipsis, y quizás más elementos que no recuerdo.

jueves, 28 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 4

La llegada de la nueva Jerusalén y la nueva tierra

El Apocalipsis 21 contiene una de las visiones más esperanzadoras. Los Documentos comentan sobre éste asunto:

(599.7) 52:7.11 Fue acerca de la conclusión de la misión final de los Hijos Instructores (por lo menos esa sería la cronología en un mundo normal) acerca de que Juan escribió: «Yo vi un nuevo cielo y una nueva tierra y el nuevo Jerusalén que bajaba de Dios saliendo del cielo, preparada como una princesa adornada para su príncipe».

Sobre la llegada de ésta estructura celestial, otro Documentos nos amplifica:

(622.1) 55:1.1 La presencia del templo morontial en la capital de un mundo habitado es el certificado de admisión de dicha esfera a las edades establecidas de luz y vida. Antes de que los Hijos Instructores abandonen un mundo, cuando concluye su misión terminal, inauguran esta época final de logro evolucionario; presiden ese día en que «el templo sagrado desciende a la tierra». Este acontecimiento, que señala los albores de la era de luz y vida, se ve siempre honrado con la presencia personal del Hijo Paradisiaco autootorgador en ese planeta, que concurre para presenciar este gran día.

Es en ésta época magna cuando la muerte ya no es más. Los seres humanos que alcanzan los 500 años deciden fusionarse con su Ajustador y ser transportados sin morir a los mundos de estancia directamente. Y este Templo es esencial para ese transporte. En esa época la Humanidad llega a la Era de luz y vida. 

Un copista posterior del Apocalipsis posiblemente incorporó una cita de Isaías en esta parte de la Revelación. Pero es del todo correcta esa expresión más antigua y los Documentos la comentan como una profecía que se cumplirá en la Humanidad y en este bello planeta:

(600.1) 52:7.12 Ésta es la misma tierra renovada, la etapa avanzada planetaria, que el antiguo visionario visualizó cuando escribió: «'Pues así como los nuevos cielos y la nueva tierra que yo crearé durarán ante mí, así también vosotros y vuestros hijos perduraréis; y sucederá que de una luna nueva a otra y de un sábado a otro, toda la carne adorará ante mí', dice el Señor».

La promesa sobre la restauración de la Tierra es una realidad. La Humanidad llegará a la Era de Luz y Vida, y ese Paraíso será establecido firmemente en la Tierra junto a una Sede Mundial, que fue descrita en el Apocalipsis como la Nueva Jerusalén.

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 3

Los 144.000 

El Libro de Apocalipsis 7 señala sobre un grupo de personas que hay unos ángeles que “sellan” a 144.000 individuos. Luego en el capítulo 14 se nos indica:

“Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.  Y oí un sonido procedente del cielo como el sonido de muchas aguas y como el sonido de fuerte trueno; y el sonido que oí fue como el de cantantes que se acompañan con el arpa, tocando sus arpas.  Y están cantando como si fuera una canción nueva delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que han sido comprados de la tierra”. – Apocalipsis 14:1-3

Notamos éstos elementos interesantes. Ellos están vinculados a un “sello” con ángeles. Luego se nos dice que hay un “sonido” y “canción” que solo ellos “pueden dominar”. Pues bien, ¿qué nos clarifican los Documentos al respecto?:

(431.4) 39:2.15 Emisores — recibidores y difusores— constituyen una subdivisión especializada de los registradores seráficos, que se ocupa del envío de registros y de la diseminación de información esencial. Su tarea es de orden elevado, con tantos circuitos que 144.000 mensajes pueden atravesar simultáneamente las mismas líneas de energía. Adaptan las técnicas ideográficas más elevadas de los registradores jefes superáficos y con estos símbolos comunes mantienen contacto recíproco tanto con los coordinadores de información de los supernafines terciarios como con los coordinadores glorificados de información del Cuerpo Seráfico de Consumación.

(431.5) 39:2.16 Los registradores seráficos de la orden superior realizan así un enlace estrecho con los cuerpos de información de su propia orden y con todos los registradores subordinados, mientras que las transmisiones les permiten mantener comunicación constante con registradores más elevados del superuniverso y, mediante este canal, con los registradores de Havona y los custodios del conocimiento en el Paraíso. Muchos de los registradores de la orden superior son serafines ascendidos desde tareas similares en las secciones inferiores del universo.

Las citas anteriores nos narran un excelso sistema de transmisiones seráficas que se originan en la Isla del Paraíso y que atraviesan los niveles universales. Y se nos indica que existe la capacidad de enviar 144.000 transmisiones simultáneas. Esto claramente armoniza con la "canción" celestial de los 144.000 que Juan escuchó. Juan el Revelador nos dice que solo los 144.000 pueden dominar esa canción, esa entonación o frecuencia de recepción. 

Esto nos podría indicar que algún día se producirá una “comunicación plena” de 144.000 mensajes simultáneos con una cantidad igual de receptores. Podemos llegar a esta conclusión gracias a algunas citas:

(427.4) 39:1.4 Los Avonales del Paraíso, (...)  se encuentran en una misión de autootorgamiento están acompañados siempre por un cuerpo de 144 auxiliares de autootorgamiento. Estos 144 ángeles son los jefes de todos los demás ministros de Hijos-Espíritus que puedan estar asociados con una misión de autootorgamiento. Es posible que haya legiones de ángeles bajo el mando de un Hijo de Dios encarnado en un autootorgamiento planetario, pero todos estos serafines estarán organizados y dirigidos por los 144 auxiliares de autootorgamiento. Las órdenes más elevadas de ángeles, los supernafines y los seconafines, también pueden formar parte de las huestes auxiliares, y aunque sus misiones sean distintas de las de los serafines, todas estas actividades son coordinadas por los auxiliares de encarnación.

Se nos habla de 144 jefes de ángeles que asumen el gobierno planetario al tiempo de la venida de un Hijo del Paraíso (nosotros esperamos a Cristo Miguel). Y si cada Jefe de ángeles asume sobre mil serafines y a su vez cada uno de éstos tiene a un reservista del destino a su cargo, claramente aparecen también 144.000 humanos vinculantes.

En el pasado 144 andonitas fueron leales a Miguel cuando enfrentaron la primera rebelión planetaria. Y parece que los 144 ángeles pueden dirigir a grupos de 1000 reservistas humanos conscientes de su ciudadanía cósmica:

(1258.5) 114:7.13 (El cuerpo de reservistas cósmicos de ciudadanos conscientes del universo en Urantia llega ahora a más de mil mortales cuyo discernimiento de la ciudadanía cósmica transciende en mucho la esfera de su residencia terrestre, pero se me ha prohibido revelar la verdadera naturaleza de la función de este grupo singular de seres humanos vivientes.)

Esas declaraciones fueron dadas en los años treinta y dicho cuerpo iría aumentando con el tiempo. Se hace patente que una cantidad cercana a 144.000 miembros receptores pueda llegar a existir al tiempo de la inminente segunda visita de Micael o un Avonal del Paraíso.

Estas personas para entonces ya habrán actuado en muchas emergencias planetarias y quizás la misión secreta final de este grupo tiene que ver con preparar la venida de Micael. En algún momento futuro éstos 144.000 humanos vivientes podrán recibir los mensajes simultáneos, y “dominar aquella canción”. Recordemos que sobre las “arpas” de Dios esto significa:

(539.4) 47:10.2 (Hay una comunicación espacial perfeccionada en todos estos mundos; y recibes estas comunicaciones en cualquier parte mediante el «arpa de Dios», un dispositivo morontial que compensa la inhabilidad de ajustar directamente el mecanismo sensorial morontial inmaduro a la recepción de las comunicaciones espaciales).

Además, Apocalipsis declara que los 144.000 “tienen en sus frentes” el Nombre de Dios y del Cristo. Esto implica un grado notable de comunicación con su Ajustador. Estas personas vivientes serán esenciales en el inicio de la venida de un Hijo del Paraíso. 

Por lo tanto, aunque directamente no se habla de 144.000 personas, los Documentos si nos hablan de 144.000 comunicaciones simultáneas provenientes de ángeles, y existe la posibilidad que en la plenitud del tiempo, el número de reservistas humanos logre la cantidad de miembros para ésta recepción plena. De esa forma éstas personas liderarán la transformación planetaria y prepararan la bienvenida para Micael.

lunes, 25 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 2

Las Revelaciones de Juan más que un libro de profecías sobre el futuro, nos revelan aspectos interesantes que ocurren en el universo local. Hay muchos elementos verdaderos salpicados en medio de otros asuntos reciclados de las profecías judías.

La muchedumbre en el mar de cristal

Sobre los graduados de los primeros siete mundos de estancia se nos cuenta en los Documentos:

(539.3) 47:10.1 La recepción de una nueva clase de graduados de los mundos de estancia es la señal para que todo Jerusem se reúna en un comité de bienvenida.

(539.4) 47:10.2 Juan el Revelador vio una visión de la llegada de una clase de mortales en avance desde el séptimo mundo de estancia a su primer cielo, las glorias de Jerusem. Registró: «Y vi como si fuese un mar de cristal entremezclado con fuego, y vi a aquellos que habían logrado la victoria sobre la bestia que originalmente los habitaba y sobre la imagen que persistía a través de los mundos de estancia y finalmente sobre la última marca y huella, de pie en el mar de cristal, con las arpas de Dios, cantando la canción de la liberación del temor y de la muerte». (Hay una comunicación espacial perfeccionada en todos estos mundos; y recibes estas comunicaciones en cualquier parte mediante el «arpa de Dios», un dispositivo morontial que compensa la inhabilidad de ajustar directamente el mecanismo sensorial morontial inmaduro a la recepción de las comunicaciones espaciales).

Los Documentos señalan que efectivamente el “mar de cristal” existe en Jerusem, y aquí es donde ocurre esa llegada de los mortales graduados. Ahora notemos la escritura del Apocalipsis y comparémosla con la cita clarificada de los Documentos:

“Y vi lo que parecía ser un mar vítreo mezclado con fuego, y, de pie al lado del mar vítreo, a los que salen victoriosos de la bestia salvaje y de su imagen y del número de su nombre, y estos tenían arpas de Dios” – Revelación 15:2.

Notamos que Urantia nos aclara que lo que Juan escuchó realmente es esto:

“Y vi como si fuese un mar de cristal entremezclado con fuego, y vi a aquellos que habían logrado la victoria sobre la bestia que originalmente los habitaba y sobre la imagen que persistía a través de los mundos de estancia y finalmente sobre la última marca y huella, de pie en el mar de cristal, con las arpas de Dios, cantando la canción de la liberación del temor y de la muerte”.

Se nos aclara que la llamada “bestia salvaje” es realmente una alusión a la “herencia de la bestia” que poseemos y que es desechada de nuestro ser al transitar en nuestro perfeccionamiento por los mundos de estancia (Hebreos 12:23).

La Bestia Salvaje

Lo anterior indica que la “bestia” es realmente nuestra herencia de origen animal que debe ser purgada mientras ascendemos al Padre. De alguna forma, hasta la misma Biblia enlaza nuestro estado con el de las bestias:

“Yo, yo mismo, he dicho en mi corazón, tocante a los hijos de la humanidad, que el Dios [verdadero] va a seleccionarlos, para que vean que ellos mismos son bestias” – Eclesiastés 3:18

Sobre el séptimo mundo de estancia se nos dice:

(538.6) 47:9.1 La experiencia en esta esfera es el logro que corona la carrera postmortal inmediata. Durante tu estadía aquí recibirás instrucción de muchos maestros, todos los cuales cooperarán en la tarea de prepararte para la residencia en Jerusem. Toda diferencia discernible entre los mortales que provienen de los mundos aislados y retardados y los sobrevivientes que provienen de esferas más avanzadas y esclarecidas se virtualmente oblitera durante la estadía en el séptimo mundo de estancia. Aquí se te purgará de todo resto de herencias desafortunadas, de un medio ambiente insalubre, y de tendencias planetarias no espirituales. Los últimos restos de la «marca de la bestia» se erradican.

Los Documentos de Urantia señalan que la “marca de la bestia” tendría que ver con nuestra herencia animal que es eliminada al lograr el séptimo mundo de estancia.

Ahora bien, hay algo interesante en el asunto del famoso 666 y la “marca de la bestia”. Primeros leamos Apocalipsis:

“Y pone bajo obligación a todas las personas —los pequeños y los grandes, y los ricos y los pobres, y los libres y los esclavos— para que a estas se dé una marca en su mano derecha o sobre su frente,  y para que nadie pueda comprar o vender salvo la persona que tenga la marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su nombre.  Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis”. – Revelación 13:16-18

En primer lugar se dice que todas las personas, todos estamos marcados en el sentido de realizar las actividades humanas como comprar, vender, etc; en las cuales vemos rasgos contrarios al fruto del Espíritu de Dios. Este mundo comercial fomenta la parte más material, más bestial y animal de nosotros, orientada al pecado y el egoísmo . Podemos borrar parte de esa marca, comenzando con nuestra liberación espiritual. Ahora bien, notad que se dice que ésta marca es “número de hombre”. En otras palabras, la marca implica la condición de hombre. Ahora notemos un detalle en el número 666.

El papiro Oxyrhynchus 4499, uno de los más antiguos del Apocalipsis señalaría que la cifra no es 666 sino 616. Varios estudios recientes parecen corroborar esto. ¿Y que relación puede guardar esta cifra con los Documentos?

Es interesante que ellos declaren lo siguiente:

(559.3) 49:0.3 Satania misma es un sistema no terminado que contiene tan sólo 619 mundos habitados. Estos planetas están numerados en forma de serie de acuerdo con su registro como mundos habitados, como mundos habitados por criaturas volitivas. Así pues Urantia ha recibido el número 606 de Satania, lo cual significa que es el mundo 606 de este sistema local en el cual el largo proceso de evolución de la vida culminó en la aparición de seres humanos.

Pensemos que Juan está observando una clase de graduación que llega a Jerusem. Esto significa que observó a representantes de origen animal humano de 619 mundos. Es posible que haya pensado en las cifras 606 y 619 y esto sea el origen del 616, la correcta cifra de la marca de la bestia. En otras palabras, 616 mundos con la impronta del origen bestial humano, en la que finalmente muchos de sus graduados borran esa marca. Esta asociación de cifras parece evidente. 

domingo, 24 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 1

(1007.1) 92:4.1 La revelación es evolucionaria pero siempre progresista. A través de las edades de la historia de un mundo, las revelaciones de la religión son cada vez más amplias y sucesivamente más esclarecedoras. Es misión de la revelación ordenar y censurar las sucesivas religiones de evolución.

En estas entradas precisamente intentaremos analizar como la Revelación Posterior de los Documentos de Urantia o Quinta Revelación, puede ordenar y censurar a cierta publicación religiosa, que originalmente estaba basada en otra Revelación anterior. Esto nos permitirá entender mejor el llamado Apocalipsis de Juan.

El libro de Revelación o Apocalipsis de San Juan durante muchos siglos fue puesto en duda en cuanto a su condición de inspirado. Martín Lutero tenía sospechas sobre él y muchos catálogos antiguos no lo contenían por su claro lenguaje judeo-apocalítico similar a otras obras (similares a libros de la apocalíptica judía como el libro de Enoc). 

Es justo decir que la Revelación de Juan recicla varios términos y visiones similares  a obras como Daniel, Ezequiel e Isaías. Esas obras presentaban un gran simbolismo pictórico destinado a graficar cambios humanos. Sobre este estilo literario, los Documentos dicen:

 (1500:2) "Unos cien años antes de los tiempos de Jesús y de Juan había surgido en Palestina una nueva escuela de maestros religiosos: los apocalipsistas. Estos nuevos maestros desarrollaron un sistema de creencias que explicaba los sufrimientos y la humillación de los judíos como expiación por los pecados de la nación. Se basaban en las razones históricamente bien conocidas que se habían invocado para explicar el cautiverio en Babilonia y en otros lugares en tiempos pasados. Pero, según enseñaban los apocalipsistas, Israel debía consolarse; los días de su aflicción estaban por terminar; el castigo del pueblo elegido de Dios estaba llegando a su término......». 

Un estudio objetivo del Apocalipsis de Juan señala que estaba escrito para las iglesias de finales del siglo I, que sufrían la persecución de la "bestia romana". Sin embargo, el Libro de Urantia también reconoce con mucho respeto el gran valor del Apocalipsis como una "gran revelación", aunque es realista al comentarnos que no fue inmune a los procesos del tiempo que afectan las narrativas:

"Durante su exilio temporal en Patmos, Juan escribió el libro del Apocalipsis, que vosotros ahora tenéis en su forma muy resumida y distorsionada. Este libro del Apocalipsis contiene los fragmentos que quedaron de una gran revelación, porque se perdieron grandes porciones, otras fueron eliminadas después de que Juan las escribiera. Se lo preserva tan sólo en forma fragmentaria y adulterada." - L.U Página 1556 

Según los Documentos el Apocalipsis presenta estos problemas:

1- Está resumido y distorsionado. Esto último pudo haber sido producto de las traducciones entre otros asuntos.

2- Solo tiene fragmentos de una gran revelación. Se perdieron grandes porciones.

3- Las lagunas fueron llenadas con otros elementos añadidos a la narrativa.

Actualmente hay decenas de interpretaciones diferentes del Apocalipsis por cientos de Iglesias que le dan su propia interpretación, a veces cambiante. Si Dios realmente hubiese entregado directamente y exactamente el mismo Apocalipsis que hoy tenemos en la Biblia, de alguna forma habría contribuido a semejante proliferación sectaria. Algo, sin duda, ocurrió en el camino durante estos casi dos milenios.

Los "siete espíritus de Dios"

Un ejemplo del problema lo presentan los documentos. De la página 378 de L.U  transcribo la siguiente cita que permite inferir el criterio de autoridad conferido a Juan como autor de partes de sus escritos en el Apocalipsis o Revelación y la mezcla de presentaciones distintas:


(378.5) 34:4.11 Éstos son los «siete espíritus de Dios», «como lámparas encendidas delante del trono» que el profeta vio en los símbolos de la visión. Pero no vio los asientos de los veinticuatro centinelas junto a estos siete espíritus ayudantes de la mente. Este registro representa la confusión de dos presentaciones, una referente a la sede del universo y la otra, a la capital del sistema. Los asientos de los veinticuatro ancianos están en Jerusem, la sede de vuestro sistema local de mundos habitados.

Los "siete espíritus ayudantes de la mente" son éstos "espíritus de Dios" y parten de la sede del universo a ministrar a las criaturas habitadas por un fragmento de Dios.

Los veinticuatro ancianos

(513.4) 45:4.1 En el centro de los siete círculos residenciales angélicos en Jerusem está ubicada la sede central del concilio asesor de Urantia, los veinticuatro consejeros. Juan el Revelador los llamó los veinticuatro ancianos: «Y alrededor del trono había veinticuatro asientos, y sentados en los asientos vi a veinticuatro ancianos, vestidos de togas blancas». El trono en el centro de este grupo es el asiento de juicio del arcángel presidente, el trono del llamado a la resurrección de la misericordia y justicia. Este asiento de juicio siempre ha estado en Jerusem, pero los veinticuatro asientos que lo rodean se colocaron en posición hace no más de mil novecientos años atrás, poco después de que Cristo Micael fuera elevado a la soberanía plena de Nebadon. Estos veinticuatro consejeros son sus agentes personales en Jerusem, y tienen autoridad para representar al Hijo Mayor en todos los asuntos que se refieren al llamado de lista y también en muchas otras fases del esquema de la ascensión mortal en los mundos aislados del sistema. Son los agentes designados para ejecutar las solicitudes especiales de Gabriel y los mandatos poco comunes de Micael.

Estos 24 ancianos no deben confundirse con los 144.000 que analizaremos posteriormente. Los Documentos de Urantia revelan que entre los miembros de éstos 24 consejeros están algunos de los grandes profetas y maestros religiosos que vivieron en la Tierra, y después de haber sido resucitados o trasladados y capacitados, ahora están como seres glorificados entre los cuales figura Enoc, Moisés, Elías, Juan el Bautista, etc. Ellos son los representantes de Micael para los asuntos de la Tierra, en la sede del sistema de mundos.

Las criaturas vivientes

(378.6) 34:4.12 Pero acerca de Salvington, Juan escribió: «Y del trono salían relámpagos y truenos y voces» —las transmisiones del universo a los sistemas locales. También visualizó a las criaturas de control direccional del universo local, las brújulas vivientes del mundo sede. Las cuatro criaturas de control de Salvingtón, quienes operan sobre las corrientes del universo, mantienen este control direccional en Nebadon y están asistidas capazmente por el primer espíritu de mente, el ayudante de intuición, el espíritu de «rápido entendimiento». Pero la descripción, en inglés, de estas cuatro criaturas, llamadas bestias, ha sido lamentablemente estropeada. Son de una belleza sin paralelo y de una forma exquisita.

El apunte del Libro de Urantia es exacto. Aunque la Traducción del Nuevo Mundo de la Biblia traduce correctamente "criaturas vivientes", la Biblia King James las traduce efectivamente "bestias" y otras versiones como la Reina Valera de 1909 las traduce "animales". Esto es un ejemplo del problema de muchas traducciones con la transcripción de las palabras con el paso del tiempo. Y parece evidente que los primeros copistas del libro tuvieron dificultades iniciales en el proceso. Por esa razón existió mucha duda para incluir al Apocalipsis en el Canon Bíblico.


Además, según los Documentos estas visión de Apocalipsis son mezclas de visiones diferentes, se nos dice que "representa la confusión de dos presentaciones" y es posible que las llamadas caras de león, águila, toro y humano sean reciclajes del libro de Ezequiel insertados por el copista en esta edición posterior del Apocalipsis.

El gran dragón

“Y se vio otra señal en el cielo, y, ¡miren! un dragón grande de color de fuego, con siete cabezas” - Apocalipsis 12:3

(602.3) 53:1.6 El dragón se volvió finalmente la representación simbólica de todos estos personajes malvados. Cuando triunfó Micael, «Gabriel bajó de Salvington y encadenó al dragón (todos los líderes rebeldes) por una edad». De los rebeldes seráficos de Jerusem se ha escrito: «Y a los ángeles que no mantuvieron su estado primario sino que abandonaron su propia morada, aseguró con fuertes cadenas de oscuridad hasta el juicio del gran día».

Los Documentos señalan que Lucifer inició la rebelión celestial. Pero le siguió Satanás, Caligastia, Daligastia, Abadón, Beelzebú y Nod. Estos serían la representación simbólica del dragón de siete cabezas o líderes y su extensión de la misma en torno a la Tierra. Por esa razón, se indica que de alguna forma "fue arrojado" o dirigido a la Tierra. 



La Guerra Celestial

(606.2) 53:5.6 «Había guerra en los cielos; el comandante de Micael y sus ángeles lucharon contra el dragón (Lucifer, Satanás y los príncipes apóstatas); y el dragón y sus ángeles rebeldes lucharon pero no prevalecieron». Esta «guerra en los cielos» no fue una batalla física tal como se la puede concebir en Urantia. En los primeros días de la lucha Lucifer permaneció continuamente en el anfiteatro planetario. Gabriel condujo una exposición incesante de los sofismas rebeldes desde su sede central situada en las cercanías. Las varias personalidades presentes en la esfera que tuvieran duda en cuanto a su actitud se trasladaban de uno a otro sitio, escuchando las disertaciones hasta llegar a una decisión final.

Cómo notamos, la "batalla" era una cuestión de propaganda e ideas contrarías al sistema de gobernación celestial. No era una guerra física con espadas o sables de luz.


(606.3) 53:5.7 Pero esta guerra en los cielos fue muy terrible y muy real. Aunque no exhibía ninguna de las barbaridades tan características de la guerra física en los mundos inmaduros, este conflicto era mucho más mortífero; la vida material corre peligro en el combate material, pero la guerra en los cielos se peleó en términos de vida eterna.

Algo revelador que indican los Documentos es que ésta guerra estalló hace 200 mil años terrestres atrás. Por esa razón, Juan habla que "estalló guerra en el cielo". Y esta revuelta duró un tiempo en los cielos:

(605.4) 53:4.7 Sin embargo, esta demora fue un período de gran prueba y comprueba para los seres leales de toda Satania. Durante varios años todo fue caótico, y hubo gran confusión en los mundos de estancia.

Finalmente hasta la venida de Cristo Micael a nuestro mundo, la guerra comenzó a llegar a su fin:

(609.6) 53:8.3 El autootorgamiento de Micael terminó la rebelión de Lucifer en todo Satania fuera de los planetas de los Príncipes Planetarios apóstatas. Y éste fue el significado de la experiencia personal de Jesús poco antes de su muerte en la carne cuando cierto día exclamó a sus discípulos: «Y contemplo cómo cae Satanás desde el cielo como un rayo». Había concurrido a Urantia con Lucifer para sostener una última contienda crucial.

Desde entonces los rebeldes han comenzado a ser gradualmente arrestados y otros confinados en su marco de acción, reducidos a la Tierra.

Continuaremos analizando el Apocalipsis de Juan y las citas de los Documentos sobre él, en próximas entradas.

jueves, 21 de abril de 2016

Nuevas noticias sobre Astronomía otorgan la Confirmación de los Documentos de Urantia

Nuestro colaborador Christian de Nebadon nos ha traído una noticia reciente que ha aparecido en varios portales de Ciencia y de Noticias como ABC:


"Un equipo de astrónomos de las universidades surafricanas de Ciudad del Cabo y Cabo Oeste no podía creer lo que revelaban las imágenes de espacio profundo captadas con su radiotelescopio: una misteriosa alineación de agujeros negros supermasivos, todos ellos emitiendo sus característicos chorros de radiación en la misma dirección. Nunca antes se había visto una cosa así, y por ahora tal comportamiento resulta, cuando menos, difícil de explicar.

Los chorros, que parten de las regiones centrales de las galaxias, son producidos por los agujeros negros supermasivos de los núcleos galácticos. Y para Andrew Russ Taylor, autor principal de la investigación, la única explicación lógica para que estén alineados de esa forma es que todos los agujeros negros están girando en la misma dirección.

Por supuesto, eso implica que existe una coherencia de rotación en la estructura misma de ese volumen de espacio.

La presencia misma de estas misteriosas alineaciones revela que existe una cierta preferencia por determinadas orientaciones, y eso podría ser clave para estudiar la evolución de las galaxias en estructuras a gran escala.

lgo que, desde luego, resulta completamente nuevo en Cosmología, ya que no estaba previsto ni contemplado por ninguna de las teorías actuales sobre la evolución del Universo. Los propios autores del estudio consideran que se trata de un misterio, y que llevará tiempo desarrollar la tecnología y los conocimientos necesarios para abordarlo". – ABC

La importancia de éste descubrimiento puede ser enorme. Resulta que el modelo cosmológico del Big-Bang nos habla de una expansión en forma de fuga casi uniforme, y no alineaciones ni rotaciones de galaxias. En la siguiente ilustración se aprecia la teoría actualmente aceptada del universo:






Ante los descubrimientos, una publicación de noticias científicas comenta con asombro:

“La única forma de que exista este alineamiento es que todos ellos estén girando en la misma dirección.

La alineación es enigmática porque estos agujeros negros no tienen ninguna relación entre sí, ni forma alguna de influenciarse directamente a lo largo de escalas de distancia tan enormes”.

Los Documentos de Urantia señalan a los niveles exteriores del espacio exterior que contienen muchas galaxias y que rotan, cada cual en sus respectivos sentidos, algunos “anillos” de agrupaciones de galaxias girando en sus respectivas direcciones.

Primero se nos dice algo sorprendente:

(133.9) 12:4.7 El espacio desde el punto de vista humano es nada —es negativo; existe sólo en la medida en que se relaciona con algo positivo y no espacial. El espacio es, sin embargo, real. Contiene y condiciona el movimiento. Incluso se mueve.

Luego en esas regiones del espacio como anillos se organizan los millones de galaxias exteriores que empiezan a observar gradualmente nuestros astrónomos. Cada nivel de espacio favorece el movimiento en una dirección dada alrededor del Paraíso: en el sentido de las agujas del reloj, o en sentido contrario. La siguiente ilustración lo explica. En ella se observan los siete superuniversos en torno al Paraíso (centro), y luego los niveles o anillos exteriores de galaxias rotando en sus respectivos sentidos (vea las flechas):




Creo que muchos no son conscientes de la trascendencia de estos descubrimientos. Estamos en una época similar a la de Galileo en la que cambió dramáticamente la visión del sistema solar. Ahora nos encontramos ante el umbral de cambios impresionantes que modificarán con asombro y pasmo la visión de la organización del universo. Y los Documentos serán comentados por estos hechos, durante los próximos mil años siguientes.

miércoles, 20 de abril de 2016

Guía para los nuevos lectores de los Documentos de Urantia - capítulo 5


Los Hijos Creadores

La Revelación de Urantia confirma la existencia de un Único Padre Universal. Sin embargo, uno de los aspectos llamativos de los Documentos es que mencionan a  varios Migueles o Micaeles, conocidos como Hijos Creadores. Para lectores con formación bíblica de muchos años esto puede parecer al principio chocante, ya que en la Biblia  se habla de un solo Hijo Unigénito y Primogénito de Dios, conocido como "Cristo Jesús".

Una Revelación es la entrega progresiva de información ampliada sobre Dios y sus verdades. Por ejemplo, durante muchos siglos se entendió que "Jehová Dios" había hablado directamente con Moisés al entregar los “Diez Mandamientos” (Éxodo 19:20). También se llegó a afirmar que Dios mismo habló con Moisés “cara a cara” (Deut. 34:10). Sin embargo, muchos siglos después el Apóstol Pablo amplió la información y aclaró que no fue Dios mismo y en persona quién habló con Moisés, sino una pléyade de representantes angélicos. Claramente él amplificó los asuntos declarando que la “Ley fue transmitida mediante ángeles” a través del mediador Moisés. (Hch 7:53; Gál 3:19.) Y tal como se comentó en las entradas anteriores, cuando aceptamos que hay revelaciones progresivas que nos amplían la comprensión de la realidad, entendemos que el conocimiento es progresivo, y queda patente en los sucesivos escritos que iban amplificando los asuntos.

En muchos casos la Biblia narra las cosas desde una sola perspectiva. Es así como por ejemplo el Génesis capítulo 1 dice que la luz apareció antes de las lumbreras, lo cual científicamente es un error, puesto que las lumbreras existieron primero.  Sin embargo, al parecer la nube densa de vapor impedía que el astro solar fuera claramente visible, no obstante la luz solar llegaba a la Tierra para un observador terrestre como en un día nublado. Entonces en la secuencia creativa de la antigua Revelación se da a entender los asuntos desde el ángulo de un hombre de la Tierra, desde la perspectiva de un observador terrestre. Entonces se narra que el Sol apareció después de la Luz.


Esto nos muestra que la Biblia está escrita para el hombre terrestre y para el pensamiento de un observador terrestre en determinada época. Veamos otro ejemplo.  El Salmo narra lo siguiente sobre el astro Solar:

 “Por toda la tierra ha salido el cordel de medir de ellos,
y hasta la extremidad de la tierra productiva sus expresiones.
En ellos él ha establecido una tienda para el sol, y este es como un novio cuando sale de su cámara nupcial; se alboroza, como lo hace un hombre poderoso, de correr en una senda. De una extremidad de los cielos es la salida de este, y su circuito [terminado] alcanza hasta las [otras] extremidades de ellos; y nada hay que se oculte de su calor”. - Salmo 19:4-6

Recuerdo como a Galileo le enrostraron en la cara este Salmo para tratarlo de farsante y hereje casi pagano violando la declaración bíblica. El Salmo es claro desde un punto de vista explícito: El Sol es el que hace un recorrido alrededor de la Tierra, realizando un "circuito". Además la observación evidente apoyaba la declaración de la autoridad bíblica.

¿Estaba la Biblia equivocada? ¿Era la afirmación de Galileo una herejía proveniente de algún grupo pagano?




Evidentemente que no. Pero tuvieron que pasar siglos para armonizar las cosas. Hoy podemos afirmar que la Biblia tenía razón, pero desde cierto punto de vista, desde el de un observador terrestre de hace miles de años.

Es cierto entonces que la verdad puede tener distintos ángulos de visión. Sin embargo, esto es difícil de aceptar para los Fundamentalistas bíblicos (algunos de los cuales todavía insisten en que la Tierra fue creada en días de 24 horas literales). Y por otra parte, hay quiénes desprecian totalmente a la Biblia por los ejemplos anteriores, incluso con el asunto aparente que luz apareció antes que el Sol.

El Libro de Urantia afirma que nuestra Cosmología es sumamente limitada. La obra intenta presentar una visión Cosmológica y Cósmica de la creación, pero no desde la perspectiva humana.  Más bien la presenta desde la perspectiva de las altas criaturas espirituales y otras esferas de realidad superior. La Obra es vista desde un ángulo no humano y superior en óptica.

Urantia afirma que hay varios universos de realidad y multiplicidad de planos de existencia.  El Libro dice que nosotros tenemos una realidad local, somos una creación local que pertenece a nuestro Universo Local.

Este Universo Local contiene el espacio-tiempo y materia que forma nuestra realidad de existencia. Es una vasta organización de realidad local.

Para un niño de pocos años, toda su realidad conocida pueda ser apenas la ciudad en que vive. Para él ese es el mundo. Aún no comprende que es parte de un país más grande y un planeta más grande. Los padres prudentemente amplifican éstas nociones de forma progresiva a medida que la escuela y otros medios le hablan de una geografía mayor, etc.

Cuando la Biblia fue escrita, el hombre tenía pocas nociones de la inmensidad del universo. Hacia la inminencia del siglo XX las nociones del universo y la escala de la Tierra en él, colocaban una plataforma propicia para ampliar los conceptos de Cosmología Revelada.

Los Documentos afirman que desde cierta perspectiva el Hijo Creador es el primogénito de su creación local.  El es el primer Ser que hace acto de presencia en esta realidad para comenzar a crearla por mandato del Padre. Para efectos nuestros, para nuestra realidad y perspectiva, Jesús efectivamente es el Obrero Maestro de este universo, de esta creación, de ésta realidad.  Y Urantia comenta que la creación de su Universo local incluye también a los seres espirituales que estarán a cargo de ese universo. La ciencia ha comprobado hoy que la Materia Oscura (desconocida) interactúa en nuestro cosmos. 

Onserve la siguiente imagen sobre la perspectiva, la cual nos ayuda a entender un "Ser Modelo y Arquetipo" (esto será ampliado más abajo cuando hablemos del Fractal, el Hijo Original y los Hijos Creadores):





“Hay varios ejemplos en los que los Documentos llaman la atención sobre la existencia de un "ser modelo", sobre un "arquetipo" de un orden de seres o sobre el estatus especial de "primogénito" de todo un orden de seres. Como hemos señalado, estas diferencias podrían deberse a la "creatividad limitada por las circunstancias", o podrían deberse totalmente al hecho poco complicado de ser el "primero", lo que le hace adelantarse a ciertas funciones especializadas (o quizá se debe a una combinación de ambos factores) Sea cual sea la causa del estatus único de estos seres, sería instructivo revisarlos como grupo.

El Miguel original. El Hijo Creador original, el "Miguel primogénito", es el que preside este orden de filiación. No se nos informa de si la naturaleza creada del Miguel original es o no diferente de alguna manera a la del resto de miembros del orden de los Migueles, el orden de los Hijos Creadores. Todo lo que sabemos de este Miguel "primogénito" es que preside los consejos de su orden y que sus siete donaciones como criatura fueron únicas.  Indudablemente, algunos de estos "seres modelo", "arquetipos" y "primogénitos" son únicos debido a las diferencias en su creación.- Apéndice sobre L.U,  Seres Modelo y Primogénitos

Un Hijo Miguel es asignado a crear su propio universo. Y Cristo Miguel construye la realidad espacio temporal y material, creando y organizando los elementos de su propio universo de realidad, con criaturas para ese universo de realidad (que incluyen a las realidades espirituales y materiales de ese universo local). Miguel crea los potestados y autoridades que administran en escala descendente su creación, por ejemplo a los Soberanos de los Sistemas como Lucifer y a otras huestes de ángeles. Por lo tanto, la visión cosmológica de Urantia no viola las declaraciones bíblicas sobre que mediante Jesús se hicieron todas las cosas. Y tampoco la declaración de que Jesús es el primogénito de la creación. 


Observe la siguiente imagen para entenderlo mejor:


Ahora comprendemos que es el primogénito de ésta creación. Es el primer ser creado al ingresar primeramente aquí.  Lo es para nosotros desde nuestra perspectiva. Y es el único ya que él fue creado directamente por el Padre Universal en el universo del Padre, antes de emprender su obra como Hijo aquí en este universo.

Los Documentos nos hablan de un Gran Hijo Eterno y Original. El Miguel de nuestro universo es en pequeña escala un reflejo o imagen menor descendente de ese Hijo Original (que Pablo a veces confunde con Cristo). Lo podríamos entender con el concepto de Fractal. Esto es un objeto geométrico cuya estructura básica, se repite a diferentes escalas.

En la creación y la naturaleza observamos muchos de éstos ejemplos. El caso de la hoja de helecho es muy representativo. Notamos como la forma del helecho se va repitiendo en escalas más pequeñas en la misma hoja. Algo similar ocurre con el Hijo Eterno y Original que vive en el universo perfecto y los Hijos Creadores en los diferentes universos.

Notamos que se trata de un asunto de perspectiva. La Revelación simplemente viene a ampliar nuestra perspectiva. Pero eso no implica que la declaración hecha para humanos de hace 2000 no sea cierta desde cierto ángulo. Ahora bien, los apóstoles con razón no habrían podido entender ni soportar estos asuntos si el Maestro los hubiese explicado en sus días:  “Tengo muchas cosas que decirles todavía, pero no las pueden soportar ahora” (Juan 16:12).