miércoles, 17 de diciembre de 2014

Cambios y transformaciones mundiales

El día de hoy es histórico.  Estados Unidos y Cuba retoman sus relaciones diplomáticas:

http://www.elmundo.es/internacional/2014/12/17/54919a1aca47410a458b4581.html

Por otra parte, la inestabilidad que causa el movimiento extremista ISIS junto al asesinato en masa de los niños en Pakistán nos recuerda que puede ser el momento en que se desate una crisis global, y que  es inminente. ¿Estamos al borde de una gran tribulación planetaria? No olvidemos que en 66 los Zelotes, un grupo terrorista contra Roma, fué el que causó la revuelta que llevó a la destrucción de Jerusalén el 70 E.C




viernes, 12 de diciembre de 2014

Conclusión: Procedimientos en el cristianismo

En este libro hemos avanzado explorando los procedimientos del movimiento que más impacto ha tenido en la humanidad: el cristianismo.

En el capítulo 1 analizamos los lugares de reunión de los cristianos primitivos. Notamos como la sencillez dominaba dichas reuniones que ocurrían simplemente en los hogares. En el capítulo 2 hablamos del papel importante de las mujeres y como éstas enseñaban perfectamente y eran diakonisas. El capítulo 3 nos explicó que nunca existió un órgano rector central que gobernaba a las congregaciones sino que éstas eran autónomas bajo la dirección sobrenatural de Cristo. El capítulo 4 estudió que las iglesias eran sencillas y libres en cuanto a sus reuniones y que éstas tenían un carácter familiar centrado en las enseñanzas de Jesús. El capítulo 5 demostró que los cargos de autoridad simplemente eran cargos de servicio que de forma natural eran adquiridos en este arreglo familiar de congregación.

En el capítulo 6 aprendimos que la disciplina era administrada por toda la familia-congregación y se manifestaba como un "colocar a distancia" pero no como una expulsión o excomunión, y solo se otorgaba a quiénes mantenían un curso obstinado de rebelión y pecado. El capítulo 7 analizó que el sistema de los aportes monetarios era voluntario, pero exclusivamente centrado en ayudar a las necesidades materiales de los afligidos en circunstancias puntuales, pero no para construir edificios, mantener a una clase especial de servicio y tampoco para publicar literatura.

El capítulo 8 explicó como los cristianos primitivos realmente predicaban libres de la dependencia de literatura y utilizaban diversas circunstancias para dar su mensaje, sin estar circunscritos a ninguna faceta oficial de predicación. Más bien, en cada aspecto de la vida hablaban sobre el mensaje de Jesús. El capítulo 9 nos demuestra que Jesús no fundó una Iglesia como estructura cerrada sino que era una agrupación de personas destinadas a mostrar que el mundo podía ser una gran familia en la medida que el mensaje del Reino se propagase por la humanidad. Y el apéndice nos enseñó que la expresión "hermano" como formalidad era innecesaria sino que era expresada en las acciones fraternales. Además la vestimenta cristiana era la de la vida cotidiana que claramente tenía que tener el decoro normal, sin la necesidad de vestiduras especiales como si la adoración fuera algo diferente o separado de nuestras actividades de la vida misma.

Y eso es precisamente la religión de Jesús. Un renacer que ilumina cada ámbito de nuestra existencia, dignificándola y transformándola.

Quiénes creen que el cristianismo es una religión que les esclaviza y quita las libertades deberían aprender un poco más de historia y replanteárselo.


Antes de la llegada de Jesús todas las relaciones internacionales estaban sometidas a las guerras y conquistas brutales. En cambio los cristianos generan un nuevo tipo de relación humana basada en el amor y fraternidad. Esta nueva actitud ante otros pueblos colocaría en peligro las bases del Imperio, y por ende, los emperadores romanos inician oleadas de persecuciones a la "secta" cristiana. 


Las primeras iglesias cristianas no solo sufrieron la persecución de los judíos sino también del mundo romano. El cristianismo era para los gentiles incluso más molesto en sus pretensiones, sus valores y su conducta que para los judíos. No sólo eliminaba las barreras étnicas entonces tan marcadas, sino que, además, daba una acogida extraordinaria a la mujer, se preocupaba por los débiles, los niños, los marginados, los abandonados, es decir, por aquellos por los que el imperio no sentía la menor preocupación. La esclavitud y diferencia social era marcada en los romanos. Los esclavos y algunos grupos, no tenían ningún derecho, e incluso no eran considerados seres humanos. ¡Qué diferente a la visión de Jesús de Nazaret y a su mensaje que parcialmente fué transmitido en el primer siglo!  

Al respecto, las palabras a los Gálatas son magníficas para la época:


26 Todos ustedes, de hecho, son hijos de Dios mediante su fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos ustedes los que fueron bautizados en Cristo se han vestido de Cristo. 28 No hay ni judío ni griego, no hay ni esclavo ni libre, no hay ni varón ni hembra; porque todos ustedes son una [persona] en unión con Cristo Jesús. - Gálatas capítulo 3


El imperio romano tuvo aportaciones extraordinarias, indudablemente, pero también es cierto el hecho de que el imperio era una firme encarnación del poder de los hombres sobre las mujeres, de los libres sobre los esclavos, de los romanos sobre los otros pueblos, de los fuertes sobre los débiles. No debe extrañarnos que Nietzsche lo considerara un paradigma de su filosofía del "superhombre", porque efectivamente así era.
 
En el mundo del Imperio Romano, sobre todo en algunas zonas de Grecia, la mujer no era ciudadana, tampoco se le consideraba  humana y los niños débiles eran arrojados a los perros (como en Esparta). Se rendía culto a la fuerza y la superioridad sobre los esclavos. La promiscuidad sexual era frecuente y el concepto de familia era casi nulo. Los romanos participaban de mucha inmoralidad como en los baños públicos.
 
Frente a ese imperio, el cristianismo realza la familia como el núcleo en donde los hombres aprenden a ver a la próxima familia global, predicaba a un Dios ante el cual resultaba imposible mantener la discriminación que oprimía a las mujeres, el culto a la violencia que se manifestaba en los combates de gladiadores, la práctica del aborto o el infanticidio, la justificación de la infidelidad masculina y la deslealtad conyugal, el abandono de los desamparados, etc.

Para el Imperio esto era un peligro, además de la confusión que provocó la palabra "Reino" entre los emperadores.  Algunos veían en esa expresión un gobierno rival trabajando en la clandestinidad. Y el Cristianismo aparece como una fuerza ciclónica que cambia al mundo y la humanidad da un salto evolutivo. Si Jesús no hubiese venido a la Tierra, muchas prácticas primitivas en la humanidad aún serían socialmente aceptadas y protegidas por las leyes imperiales y nacionales.

A lo largo de tres siglos, el imperio desencadenó sobre los cristianos persecuciones que cada vez fueron más violentas. Sin embargo, no sólo no lograron su objetivo de exterminar a la nueva fe, sino que al final se impuso el cristianismo, que predicaba un amor que jamás habría nacido en el seno del paganismo (el mismo Juliano el Apóstata lo reconoció), y que proporcionaba dignidad y sentido de la vida incluso a aquellos a los que nadie estaba dispuesto a otorgar un mínimo de respeto.

En los siglos siguientes, el cristianismo (a pesar de estar ya distorsionado tenía "algo" del mensaje del Maestro en su núcleo y esencia) y fue decisivo para preservar la cultura, para la popularización de la educación, la promulgación de leyes sociales o la articulación del principio de legitimidad política. Sin embargo, fueron creaciones que de nuevo se desplomaron ante las sucesivas invasiones de otros pueblos, como los vikingos y los magiares. En poco tiempo, gran parte de los logros de siglos anteriores desaparecieron convertidos en humo y cenizas. Una vez más, sin embargo, el cristianismo mostró su vigor, y cuando los enemigos de los pueblos cristianos eran más fuertes, cuando no necesitaban pactar y podían imponer por la fuerza su voluntad, acabaron aceptando la enorme fuerza espiritual del cristianismo y lo asimilaron en sus territorios. Al llegar el año 1000, el cristianismo se extendía desde las Islas Británicas hasta el Volga.

Las sociedades nacidas de aquella aceptación del cristianismo no llegaron a asimilar todos los principios de la nueva fe. De hecho, en buena medida eran nuevos reinos sustentados sobre la violencia necesaria para la conquista o para la simple defensa frente a las invasiones. Sin embargo, el cristianismo ejerció sobre ellos una influencia fecunda, que volvió a sentar las bases de un principio de la legitimidad del poder alejado de la arbitrariedad guerrera de los bárbaros, buscó de nuevo la defensa y la asistencia de los débiles y continuó su esfuerzo artístico y educativo. Además, suavizó la violencia bárbara implantando las primeras normas del derecho de guerra –la Paz de Dios y la Tregua de Dios–, supo recibir la cultura de otros pueblos, creó un sistema de pensamiento como la Escolástica y abrió las primeras universidades.

También las principales legislaciones de carácter social recibieron un impulso decisivo de la preocupación cristiana de personas como lord Shaftesbury (que promovió leyes que mejoraron las condiciones de trabajo en minas y fábricas), Elizabeth Fry (que introdujo importantes medidas humanitarias en las prisiones) y otros muchos hombres y mujeres que, gracias al impulso cristiano, superaron los condicionantes de su tiempo y promovieron reformas decisivas para humanizar la sociedad.

Es cierto que hubo también páginas tristes y oscuras en la historia de la fe de esos pueblos cristianos, y es verdad también que se cometieron errores, a veces graves, pero en el curso de esos siglos y de los siguientes, el cristianismo alcanzó grandes logros educativos y asistenciales, y facilitó el desarrollo económico, científico, cultural, artístico e incluso político. Causas como la defensa de los indígenas, la lucha contra la esclavitud, las primeras leyes sociales contemporáneas o la denuncia del totalitarismo difícilmente habrían sido iniciadas sin el impulso cristiano.
 
Las grandes ideas humanistas que lograron las Revoluciones de los siglos posteriores tienen su base en el cristianismo y sus ideales fraternales (hasta la misma Masonería reconoce algunos ideales cristianos en su pensamiento filosófico).

Es cierto que los cristianos muchas veces han dejado bastante que desear en el modo de vivir su fe. Con todo, la influencia humanizadora y civilizadora de la fe cristiana no cuenta con equivalentes de ningún tipo a lo largo de la historia universal. Sin la fe cristiana, el devenir humano habría estado mucho más teñido de violencia y barbarie, de guerra y destrucción, de una enorme involución. Quizás todavía estaríamos en una época guerrera similar a la Edad Media (debido a la lentitud de avance que se habría gestado).

Aun con el cristianismo distorsionado y paganizado, el gran drama de la condición humana se ha visto acompañado de cierto progreso y justicia, de alguna compasión y cultura.

Solo un Ser de origen no humano, el auténtico gobernante de este universo, ha podido causar semejante impacto, semejante huella en la humanidad. Esta es una reflexión que nos confirma la existencia real de Jesús y su poderoso papel.

El que existan hogares, leyes humanistas y una búsqueda de la justicia en la sociedad, es una derivación del mensaje distorsionado de Jesús. Aunque éste mensaje fue opacado por la Iglesia y un culto al Cristo, aún ha logrado mucho en la humanidad.

No debemos asustarnos por las aparentes crisis que experimenta la humanidad en el asunto de los valores morales. Ya se han establecido cimientos poderosos que podrán resistir algunas modas pasajeras y tontas.

Animo a los jóvenes de las religiones que antes de lanzarse a criticar que el cristianismo es restrictivo o recorta la libertad humana, pudieran reflexionar en estos asuntos históricos.

Nuestro papel es hacer resplandecer el mensaje de Jesús.

¿Qué se lograría en el mundo si volviéramos a resaltar el núcleo principal del mensaje de Jesús a la humanidad?

Una de las cosas más fascinantes de esta investigación es que el cristianismo de Jesús es una visión sumamente avanzada para la época. Una Iglesia sin edificios, centrada en el mensaje fraternal, e inclusiva con todos los seres humanos, realzando la vida comunitaria, familiar y sencillez de la existencia tiene la capacidad de transformar el mundo.

En los primeros siglos tras la venida de Cristo, el ideal de Jesús de Nazaret sobre la hermandad entre los hombres y la Paternidad de Dios sufrió una desviación hacia la figura del Maestro. Pero las enseñanzas de Jesús permanecen latentes como enredaderas que treparán finalmente por los muros de la tradición y emergerán victoriosas. Una Iglesia Fosilizada, Paganizada y Estatizada centró todos los asuntos en torno a la figura de Jesús. Sin embargo, aún así su mensaje se mantiene latente en los mismos cultos externos que dicen representarlo.

Y éstas enseñanzas, aunque fueron opacadas por un culto al Maestro y a la Iglesia, si han logrado empujar una gran evolución en la Tierra. Y algún día esas enseñanzas emergerán victoriosas. Esa será el auténtico Armagedón que derrotará a las fuerzas involutivas del mal y error.


Pero, ¿cómo lograrlo? ¿Como retomar el ideal superlativo de Jesús de Nazaret?


Algo que debemos tener claro es que el cristianismo del siglo I aparece en una sociedad judía teocrática y luego es expandido por el mundo gentil de forma gradual. Jesús y los cristianos utilizan elementos del judaísmo para su predicación porque este nace en una cultura y sociedad religiosa.


Jesús de Nazaret no quiso fundar una especie culto en base a su persona. El trajo el gran mensaje de la Paternidad de Dios y la Hermandad entre los hombres.

El predicó ese mensaje a un pueblo que había mantenido la idea de un único Dios por siglos. De esta forma, la plataforma facilitaría el mensaje de que ese único Dios es también el gran Padre del individuo a nivel personal. Luego las comunidades cristianas serían la maqueta de la fraternidad humana.

Jesús tuvo que adaptar ese mensaje a dicho pueblo, a esa época y esa cultura. Pero Jesús trajo un mensaje superior y excelso que con los años fue llevado a un intento por edificar una religión basada más en su persona. Y esa religión sin nombre, que funcionaba de forma libre incluso para ésa época, fue llamada con los años "cristianismo".

Los primeros discípulos de Jesús vivían en una cultura y ambiente religioso. Por esa razón, también transportaron varios elementos de dicha religión a la buena nueva. Nunca olvidemos que el Cristianismo posterior a Jesús es desarrollado por los apóstoles bajo un contexto netamente definido de una época, cultura y civilización particular.


El núcleo y pulpa del mensaje de Jesús trasciende todas las eras. Pero el ropaje y carne es el agregado religioso y cultural de cada época y civilización.


Por lo tanto, es inútil intentar revivir el mismo movimiento cristiano del siglo I, puesto que éste estaba fundado bajo los ideales y herencia de la religión hebrea de ésos días. Lo que era necesario y válido para ésa época hoy no puede ser replicado, ni será jamás replicado.


 Hoy miles de Iglesias han fracasado al intentar revivir mediante un culto formal externo esas técnicas y modelos del siglo I. No han logrado captar que la verdad no puede ser esclavizada a formas externas para su crecimiento. Una forma externa válida y necesaria para el siglo I, no es necesaria para el siglo XXI


No podemos hablar de una Iglesia Restaurada, ni un Cristianismo primitivo restaurado o una forma de hacer las cosas tal como las hacían los cristianos del siglo I, puesto que esos elementos eran para esa época y cultura, necesarios para una civilización aún basada en ideales religiosos.


Es un poco cómico observar a los pastores evangélicos gritando a voz en cuello, realizando escenificaciones de los antiguos profetas judíos (que alzaban la voz por vivir en épocas sin micrófonos) a predicadores modernos con traje y corbata, de la misma forma como es anacrónico que el papado católico haya intentado hacer un sincretismo de las vestiduras sacerdotales del Antiguo Testamento con las religiones paganas para transportarlas a la figura de San Pedro y sus supuestos sucesores.


Como vemos,  la iglesia cristiana del siglo I es una institución para dicha época. Las modernas iglesias han tratado de replicar dicha iglesia primitiva y han fracasado por que han tratado de exportar una sociedad eclesial que solo era funcional para la cultura del mediterráneo del siglo I. 


El mensaje de la hermandad de toda la humanidad, y la paternidad de Dios son elementos sustentados en el amor universal. Hoy nos encontramos en una civilización que no está motivada por la religión o la cultura ancestral. Los parámetros que movilizan exteriormente al mundo están nutridos por el lucro, la competencia, y el materialismo. Sin lugar a dudas, para vencer la resistencia de éstos elementos, el mensaje de las buenas nuevas no puede estar con las vestimentas religiosas de una era cultural de Palestina del primer siglo.


La misma Biblia, el lenguaje bíblico y la historia bíblica es un subproducto del intento de traer a nuestra época una cultura que no es nuestra. Se ha intentado fosilizar la historia pasada como historia sagrada y crear un estereotipo cultural que intentó ser impuesto en la Edad Media. Luego, las religiones protestantes y sus últimos vástagos han recibido dicha escenificación o intento de interpretación de una realidad que ya no existe.

Las Buenas Nuevas tienen que llegar a todas las personas de una forma clara. Las personas ya están predispuestas negativamente a la religión formal, ya no es parte de su cultura y predicarles en base a la Biblia, revistas y literatura religiosa solo puede ser una opción para personas que solo se mueven dentro del cerrado círculo religioso. Si queremos llegar a la mayor cantidad posible de personas, el mensaje de la hermandad y el amor debe ser expansivo, mostrarse en su total claridad sin los ropajes culturales, y entonces universalmente será escuchado. El mismo núcleo de la predicación de Jesús tiene que revivir.


Cuando vivimos todos los días vidas de inspiración y transmitimos la energía de la fuerza espiritual con nuestros actos y forma de ser altruista, muchas personas serán empujadas a preguntar por el camino a la vida. Y no es necesario decir todo en las primeras conversaciones. La gente se sentirá impulsada a preguntar sobre nuestro entusiasmo por la vida. Entonces se abre el camino natural para dar un testimonio basado en la confianza de que todo saldrá bien. Conversar y transmitir ese optimismo en la vida luego nos lleva a hablar del Padre Universal, quién nos da esa fe y certeza.

El gran problema de las religiones cristianas occidentales es que se han vuelto una especie de empresas que compiten por la misma cartera de clientes. Las organizaciones se quitan adeptos unas de otras, pero en su mayor parte adeptos con ideas religiosas ya existentes. Así es más probable que personas que fueron católicas o evangélicas se hagan testigos de Jehová. Mientras que dificilmente un budista o musulmán abraza el cristianismo. No es que no existan publicaciones que pretendan captar al "cliente" oriental. El problema es que siempre llegarán tarde o temprano al punto muerto de la imposición de la Biblia occidental en vez de centrarse en el mensaje de amor de la misma.

Hay una fuerte presión psicológica para usar la Biblia como un objeto de autoridad parecido a un Talismán y hacer constantes citas. Pero eso muchas veces enfoca el asunto en el libro y no el contenido del mismo.

El rango disminuye con los ateos o escépticos, materialistas u hombres modernistas. El circulo finalmente es cerrado. No es una predicación expansiva que busque llegar a toda la humanidad. No es que lo hagan a priori con una intención negativa. En realidad  los líderes religiosos son víctimas de la tradición, pero luego han percibido que éste sistema cerrado también les beneficia de alguna forma.

Solo si queremos perpetuar el sistema actual religioso usaremos las mismas fórmulas cerradas para llegar a las personas. Si queremos abrir camino verdadero para llegar incluso a pueblos orientales y a muchas personas de la época actual, tenemos que usar el núcleo del mensaje de Jesús y no el ropaje que fué parte de una cultura en especial, tal como se ha mencionado en las entradas pasadas.


Aún así, la evolución que experimentan muchas religiones es positiva. La presión de las Eras y los cambios ciclónicos hacen que organizaciones como los Testigos de Jehová evolucionen positivamente. Y cada vez más, el núcleo central y poderoso emergerá del capullo de las Iglesias externas visibles.


Nuestra misión es destacar las enseñanzas de Jesús sobre el Amor, el Padre y la Hermandad entre los Hombres. Esto implica que no es necesario que hablemos del mensajero (Jesús y su figura), sino más bien de su excelso mensaje. Y con nuestras acciones concretas debemos realzar dichas enseñanzas, las cuales podrán reencantar a la Humanidad.


(1220.9) 111:4.10 Las ideas pueden originarse en los estímulos del mundo exterior, pero los ideales nacen sólo en los reinos creadores del mundo interior. Actualmente las naciones del mundo son dirigidas por hombres que tienen superabundancia de ideas, pero gran pobreza de ideales. Ésta es la explicación de la pobreza, divorcio, guerra y odios raciales. - Libro de Urantia


Pero podemos perfumar nuevamente a cada área de acción humana con el trascendental mensaje de Amor, Unidad y Cooperación. Podemos abordar las áreas educativas para los niños que serán los hombres del futuro, a los ciudadanos en todas sus áreas de interacción humana, a los políticos y hombres de negocios, a los médicos y líderes sociales.


(2083.1) 195:9.5 La era moderna se negará a aceptar una religión que no esté de acuerdo con los hechos y que no se armonice con los conceptos más elevados de verdad, belleza y bondad. Está llegando la hora del redescubrimiento de los verdaderos y originales cimientos del distorsionado y comprometido cristianismo de hoy: la verdadera vida y enseñanzas de Jesús. - Libro de Urantia


(2082.9) 195:9.4 La religión necesita nuevos líderes, hombres y mujeres espirituales que se atrevan a depender solamente de Jesús y de sus enseñanzas incomparables. Si el cristianismo persiste en desatender su misión espiritual, mientras sigue ocupándose de los problemas sociales y materiales, el renacimiento espiritual deberá esperar el advenimiento de estos nuevos maestros de la religión de Jesús, que se dedicarán exclusivamente a la regeneración espiritual de los hombres. Entonces, estas almas nacidas del espíritu proveerán rápidamente el liderazgo y la inspiración que se requieren para una reorganización social, moral, económica y política del mundo. - Libro de Urantia

Jesús comparó al Reino con la Levadura transformadora que en silencio trabaja escondida en el pan. Actualmente miles de seres humanos se embarcan en esta revolución silenciosa. Son los agentes transformadores de la humanidad. Y tu puedes tener el privilegio de experimentar la transformación de tu propia vida y la de tu entorno inmediato si naces otra vez y transmites el ideal de Jesús de Nazaret.

Esta educación transformará el mundo y hará de la Tierra un verdadero Paraíso.


"Porque la tierra estará llena del conocimiento del Jehová como las aguas cubren el mar". - Isaías 11:9

jueves, 4 de diciembre de 2014

Apéndice: Procedimientos en el cristianismo.

Sobre la expresión "hermano"

"Mas ustedes, no sean llamados Rabí, porque uno solo es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos. Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial.  " - Mateo 23:8,9. 

Aquí notamos el gran mensaje dual de la Paternidad de Dios y la Hermandad entre los hombres. Jesús de Nazaret recalcó en sus enseñanzas que todos somos hermanos. Y las cartas apostólicas dieron énfasis a esa expresión. Pero lo hacían de una forma sumamente espontánea y natural. Al respecto el ensayista Esteban Lopez escribió:

Cuando leemos Hechos y las cartas apostólicas observamos una expresión que aparece de tanto en tanto: “los hermanos.” Parece que la relación existente entre los primeros discípulos de Jesús era la que él mismo les animó a que tuvieran: “uno solo es vuestro maestro, mientras que todos vosotros sois hermanos.”

Compartían fe y esperanza pero también se ayudaban en amor. La expresión ‘hermano’ no era simplemente una etiqueta artificial. Era sincera. Se sentía y se vivía. De nada vale que se llame ‘hermano’ a alguien si el que habla no es el corazón. Un hermano es el que está ahí todo el tiempo, incluso cuando presiona la tribulación, pues es el que busca tu bien y es una ayuda en todo tiempo.


Usar la palabra ‘hermano’ por simplemente pertenecer a la misma institución puede convertirse en un anacronismo artificial si tras ello no hay verdad ni sinceridad. Sería como usar la expresión ‘camarada’ en la Rusia de Stalin, pero que se desvanecía ante la mínima diferencia de opinión. La uniformidad doctrinaria no hace más ‘hermanos’ a los hombres. Es la solidaridad práctica y el procurarse el bien mutuo.

Pablo de Tarso entendió muy bien el espíritu de Jesús de Nazaret cuando en Romanos 12:10 escribe: (interesante ver cómo se vierte en distintas traducciones)

“Ámense cordialmente con amor fraterno, estimando a los otros como más dignos.” Biblia de Jerusalén

“Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.” Valera

“Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.” Nueva Versión Internacional.

“Ámense unos a otros como hermanos, y respétense siempre.” Biblia en lenguaje sencillo

“Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, dáos preferencia unos a otros.” Biblia de las Américas

“En amor fraternal ténganse tierno cariño unos a otros. En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera.” Traducción del Nuevo Mundo

Lo que prevalece aquí es la honra que deberían darse unos a otros fruto de un amor sincero. La razón era bien obvia: todos habían aceptado a Jesús, mantenían la misma esperanza y de un modo u otro sufrían por esa fe. Solo era de esperar que ‘llevaran la delantera’ en honrarse unos a otros. Fuera deberían quedar las descalificaciones personales, la asignación de malos motivos y las agrias disputas teológicas. De momento todos veían como a través de un espejo de metal, pero sabían que llegaría el momento en que podrían ver cara a cara. Hasta entonces, solo habrían de permanecer la fe, la esperanza y el amor. Eran de verdad hermanos, solo cuando se ayudaran solidariamente unos a otros y se mostraran con cariño la honra debida.

“Mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica.” Jesús de Nazaret, en Lucas 8:21, NVI

“Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” Pablo de Tarso, en Romanos 8:29, NVI

Comparto sumamente la opinión de Esteba Lopez. Ahora bien, notemos algo interesante. Miremos como Pablo se despide y envía saludos:

21 Timoteo mi colaborador los saluda, y también Lucio y Jasón y Sosípatro mis parientes. 22 Yo, Tercio, que he escrito esta carta, los saludo en [el] Señor 23 Gayo, mi hospedador y el de toda la congregación, los saluda. - Romanos 16:21-23

19 Da mis saludos a Prisca y a Áquila y a la casa de Onesíforo. 20 Erasto se quedó en Corinto, pero a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto. 21 Haz lo sumo posible por llegar antes del invierno. - 2 Timoteo 4:19-21

12 Cuando te envíe a Ártemas o a Tíquico, haz lo sumo posible por venir a mí en Nicópolis, porque es allí donde he decidido invernar. 13 Cuidadosamente suministra lo de su viaje a Zenas, que está versado en la Ley, y a Apolos, para que no les falte nada. - Tito 3:12,13

23 Te envía saludos Epafras, mi compañero en cautiverio en unión con Cristo, 24 [también] Marcos, Aristarco, Demas, Lucas, mis colaboradores. - Filemón 23,24

Notamos como Pablo cuando se refiere a los individuos en su cartas no dice "el hermano Timoteo los saluda", "el hermano Gayo los saluda", "saluden a la hermana Prisca y al hermano Áquila", "el hermano Trófimo", "el hermano Tíquico", "el hermano Apolos", "el hermano Lucas", etc.

Pablo jamás usa la expresión hermano como etiqueta antes del nombre al dirigirse a los individuos cristianos. No había ninguna formalidad en las expresiones de las cartas inspiradas.

Hoy en las Iglesias y Congregaciones modernas es casi impensado dirigirse desde el púlpito o una plataforma a los presentes sin usar la calificación formal de "hermano José, Felipe, etc". Pablo más bien a los individuos se refería simplemente con su "nombre de pila" como José y nada más. Se entendía que el vínculo de hermano era expresado en el amor fraternal hacia la persona por acciones y otras expresiones de cariño, y no por el uso y abuso mecánico llevado a la formalidad carente de sentido de llamarle "hermano José". Notamos como el uso y abuso repetitivo de ciertas palabras las transforma en una especie de mantras carentes de todo sentido. Diferente era el caso cuando Pablo se dirigía a varios miembros:

"Por su parte, hermanos, no desistan de hacer lo correcto". - 2 Tes. 3:13


"Eubulo te envía sus saludos, y [lo mismo] Pudente y Lino y Claudia y todos los hermanos" - 2 Tim. 4:20

Notamos como Pablo a los individuos se dirige por su nombre directo, pero evidentemente al resto de la congregación en plural sí se dirige como hermanos destacando que son parte de una fraternidad.

Al respecto me gustaría hacer una reflexión en la que muchos no caen en la cuenta. Me parece sumamente interesante que en la actualidad no se medite en lo implícito que significaría utilizar frecuentemente incluso la expresión "hermano" usada por las Iglesias, aunque ésto signifique casi una etiqueta formal automática inconsciente. 

Por ejemplo, si en los testigos de Jehová el hecho de llamar "hermano" en sentido espiritual a sus pares (por que ellos aceptan que éste término si es espiritual), eso implica reconocer de alguna forma que cada testigo tiene a un Dios como Padre en sentido espiritual, siendo todos los testigos "Hijos de Dios" en aspecto espiritual. Objetar a esto (según la doctrina W.T la mayoría de los testigos no son hijos espirituales de Dios) provoca la contradicción de que entonces no debería ser usarse la expresión "hermano", ya que hermano y Padre están indisolublemente vinculados:

"Mas ustedes, no sean llamados Rabí, porque uno solo es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos. Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial.  " - Mateo 23:8,9. 

Concluimos entonces que en el primer siglo el ser "hermano" era más bien cuestión del vínculo expresado en el amor fraternal hacia la persona por acciones reales y otras expresiones de cariño, y no por el uso mecánico llevado a la formalidad carente de sentido de llamarle simplemente "hermano...."

Sobre la ropa formal
Vestido equilibrado y
modesto 

En las épocas bíblicas y en el siglo I no hay evidencia contundente que explique que los cristianos usaban una ropa de "traje" o "formal" para sus reuniones cristianas. Parece evidente que Jesús y sus seguidores tenían un ropaje cotidiano con el cual estaban en todas las circunstancias. Esto indicaba una clara diferencia con el sentido ceremonial de túnicas blancas y turbantes que exigía la Ley para el sacerdocio hebreo. 

Más que la definición de utilizar un traje o atuendo diferente para una circunstancia religiosa, la Biblia declara que el asunto debe centrarse en la diferenciación natural y sencilla entre hombre y mujer:

No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que hace esto. - Deut. 22:5

y la modestia al vestirse enfocando las cualidades espirituales como verdadero "vestido":

"Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad" - 1 Timoteo 2:9,10

La sencillez de la "ropa decorosa" no implica necesariamente vestir diferente o de traje a un vestido cotidiano del cristiano, el cual implica que en toda ocasión siempre deba existir decoro. Es interesante al respecto comparar la T.N.M con otras traducciones:

"Igualmente deseo que las mujeres se adornen en vestido bien arreglado, con modestia y buen juicio, no con estilos de cabellos trenzados y oro o perlas o traje muy costoso,  sino como es propio de mujeres que profesan reverenciar a Dios, a saber, mediante buenas obras" - 1 Timoteo 2:9,10 Traducción del Nuevo Mundo

"Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad" - 1 Timoteo 2:9,10 Biblia de las Américas 

"Asimismo también, que las mujeres se adornen con atavío decoroso, con vergüenza y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, o perlas, o vestidos costosos" - 1 Timoteo 2:9 Reina Valera Gómez

"Asimismo también las mujeres, ataviándose en hábito honesto, con vergüenza y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, ó perlas, ó vestidos costosos". - Reina Valera 1909

"Asimismo también las mujeres, ataviándose de manera honesta, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, u oro, o perlas, o vestidos costosos". - Biblia del Jubileo 2000

Notamos que solo la Traducción del Nuevo Mundo incorpora la expresión "bien arreglado" lo cual podría generar la interpretación que el atuendo cristiano debe ser similar al que llevamos para una ocasión formal. No obstante, todas las otras traducciones en vez de utilizar esa expresión armonizan con el contexto del resto del texto y destacan la expresión: "decoroso" y "honesto" # en vez de "bien arreglado". Las dos primeras expresiones implican una cualidad aplicable a escoger en cualquier ropa que llevemos sin importar si sea formal o no, pero la frase "bien arreglado" # genera la idea de que el atavío cristiano tendría que ser diferente al de otras circunstancias.


# Nota: "Decoroso" significa: "digno, respetable, decente, honesto, pudoroso, puro, recatado". "Honesto" quiere decir: "honrado, íntegro, recto, justo, irreprochable, intachable, cabal, leal, probo, cumplidor, austero, desprendido, desinteresado". En cambio, "arreglado" da énfasis en el decoro material porque significa: "adornado, acicalado, aderezado, compuesto, dispuesto, ordenado".

De hecho, el mismo contexto resuelve el asunto y parece prevenir la utilización de un traje costoso que visualmente y culturalmente haría una diferencia:

"no con estilos de cabellos trenzados y oro o perlas o traje muy costoso", "vestidos costosos". Un traje así, habría marcado de alguna forma una diferenciación social resaltadora en las comunidades cristianas. Por lo tanto, es evidente que se les animaba a vestirse como sus atuendos cotidianos, guardando evidentemente el decoro y la honestidad. Siendo sinceros, en la actualidad el vestirse de traje y corbata es asociado generalmente con la vestimenta de un abogado, ejecutivo de negocios, o quién asiste a una graduación o boda. Lo cierto es que esta ropa marca una diferenciación de actividad social. No en vano hay quiénes han preguntado con ironía si los evangélicos o testigos son personas adineradas, puesto que aquello marca una diferencia o distancia con el resto de los vecinos, haciendo que la gente incrédula ponga la mente más en la apariencia que en el mensaje. Esto es evidente, por ejemplo, en el caso de los misioneros mormones y su "uniforme". Claramente quiénes ya están acostumbrados en esa actividad, no tienen esa impresión por la costumbre, pero aquellos que no pertenecen al "círculo" les llama la atención.
Vestidos cotidianos
y apropiados de los cristianos
 primitivos

Utilizar un traje o vestido especial  para diferenciar una actividad sagrada de otra profana es lo que a veces provoca la hipocresía religiosa, la doble vida de los llamados "cristianos" en los cuales algunos suelen irse al extremo de usar en su vida informal (cuando no van a sus reuniones) ropa extremadamente vulgar, desaliñada, ceñida al cuerpo o atrevida. El problema paradojalmente lo crea la misma "regla" de ir "bien vestidos a reunión".

”¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque se asemejan a sepulcros blanqueados, que por fuera realmente parecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia. Así ustedes, también, por fuera realmente parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero". - Mateo 23:27,28

"Todas las obras que hacen, las hacen para ser vistos por los hombres; porque ensanchan las cajitas [que contienen escrituras] que llevan puestas como resguardos, y agrandan los flecos [de sus prendas de vestir]". - Mateo 23:5 

"Y Jehová dice: “Por la razón de que las hijas de Sión se han hecho altivas y andan con la garganta estirada y dando miradas provocativas con los ojos, van andando con pasos menudos y ágiles, y con los pies hacen un sonido de retintín. (...) los vestidos de ceremonia y las sobretúnicas y las capas y las bolsas,  y los espejos de mano y las prendas de vestir interiores y los turbantes y los velos grandes" - Isaías 3:16,22,23

"Y que su adorno no sea el de trenzados externos del cabello ni el de ponerse ornamentos de oro ni el uso de prendas de vestir exteriores,  sino que sea la persona secreta del corazón en la [vestidura] incorruptible del espíritu quieto y apacible, que es de gran valor a los ojos de Dios. Porque así, también, se adornaban en otros tiempos las mujeres santas que esperaban en Dios, sujetándose a sus propios esposos" - 1 Pedro 3:3-5

Es interesante al respecto que una de las "prendas de vestir exteriores" era la  sto‧lḗ (estola), a la que hacen referencia las Escrituras Griegas Cristianas, y era un traje de aire digno que llegaba hasta los pies. Jesús criticó a los escribas porque les gustaba llevar este tipo de traje en las plazas públicas para atraer la atención e impresionar a la gente con su importancia. (Lu 20:46.)  Con este tipo de ropa, “la mejor”, se vistió al hijo pródigo a su regreso (Lu 15:22.) en una fiesta de recepción.


Vestimenta equilibrada para todo aspecto
de la vida y las reuniones cristianas
El uso de traje y corbata entonces obedece más bien a un asunto externo cultural que no debería imponerse sobre un culto religioso, de la misma forma como el uso de la barba en los varones ha sufrido las modificaciones en torno a los vaivenes de las épocas y no por indicación bíblica. Entendemos que la religión y espiritualidad no debería estar sometido al imperativo cultural de las modas y épocas.

La religión verdadera de Jesús abarca todo aspecto de la vida, y no solo ciertas horas o circunstancias. El consejo bíblico sobre la vestimenta es claro. Tanto la formalidad similar a un traje especial debe evitarse (en las actividades comunitarias de la fe como reuniones y predicación), como también el otro extremo de la ropa sensual o extremadamente informal (que igualmente debería evitarse en las actividades comunitarias de la fe como reuniones y predicación).

 La clave para discernir es que  un auténtico cristiano evita centrar la atención en su persona, ya sea al vestir formalmente causando una impresión de diferencia en su apariencia más que en sus cualidades internas, como también evita centrar la atención en su persona al vestirse con desaliño o sensualidad. Una vestidura modesta y equilibrada como la que aparece en las fotografías de éstas reuniones cristianas en los hogares, parece ser la forma más ajustada a lo que nos transmite el cristianismo sencillo y trascendental de Jesús.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Capítulo 9: Procedimientos en el cristianismo. ¿Fundó Jesús una Iglesia tal como la entendemos?

“Etiquetar una zona como “espiritual” es etiquetar otras como “no espirituales”. Es totalmente ajeno al mundo de las Escrituras. Es totalmente ajeno a la Cosmovisión de Jesús.  Como los humanos manejan sus relaciones, la sexualidad, el  perdón, la reconciliación, el negocio, la escuela, el trabajo, el juego, etc. Todo lo que hacemos lo hacemos como un ser humano integrado. 100% físico y 100% espiritual. Los primeros cristianos captaron la idea enseguida. “Hagas lo que hagas, en palabra o en acción, hazlo en el nombre de Jesucristo”. ¿Qué estaban diciendo? Que cada acto es un acto espiritual. Se trata de si estás o no consciente de las implicaciones de lo que estás haciendo.

Esto tiene serias implicaciones de como entendemos lo que significa ser parte de una Iglesia. Porque es posible que las instituciones religiosas e iglesias trabajen contra una espiritualidad holistica integrada. Lo que podría suceder sutilmente es que enfatizáramos ciertas cosas, y en el proceso, no enfatizar otras cosas. Lo que puede pasar tan sutilmente es que la gente empiece a ver a Dios viviendo en determinado lugar. A veces solamente es con cierta persona o cierto grupo de personas. A veces es un edificio. A veces es una hora en cierto día de la semana. Y lo que pasa tan sutilmente es que se entiende que Dios está ahí. Y, obviamente, ocurre algo impactante cuando la gente se reúne para adorar y perseguir a ese Dios verdadero. Pero lo que puede suceder sutilmente es que Dios está ahí, y si Dios está ahí, puede parecer que Dios está cada vez menos aquí.

Una manera más bíblica para  entender lo que es una comunidad o una iglesia, es que son un grupo de personas que están unidas para seguir a Dios. Obviamente, están aprendiendo a ver a Dios uno en el otro, y Dios está fuertemente presente en medio de ellos, pero son personas a quiénes se les ha dado ojos para ver a Dios donde vayan. ¿Qué les dice Jesús a sus primeros seguidores? Lo que hayas hecho por el más humilde ellos, lo has hecho por mi. ¿Qué intenta enseñarles? Está intentando enseñarles a vivir de tal manera que en cada interacción que tengan, estarán conscientes de que Dios está presente en esa interacción. Les está enseñando que toda la vida se basa en lo divino. La cuestión es si nuestros ojos están lo suficientemente abiertos para verlo.” - Rob Bell.

Ciertamente las palabras anteriores tienen gran verdad. El considerar que solo algunas actividades son "teocráticas" o "servicio sagrado" y otras no, es lo que provoca la lamentable hipocresía religiosa en muchos, trayendo grandes problemas añadidos que se traducen en miles de censuras y disciplinas de los miembros que no ven a Dios en otras áreas de su vida, y que solo deben comportarse como "cristianos" en la Iglesia o Salón del Reino.

Es interesante que Raymond Franz quién fué miembro del cuerpo gobernante de los testigos de Jehová en los años 70 escribió un certero artículo de estudio de la Atalaya que hablaba que toda faceta de la vida es "servicio sagrado". Bajo el subtitulo Todo el proceder de nuestra vida un "servicio sagrado" comentó:

9 Se ve, pues, que el “servicio sagrado” no es algo que ocupe solo parte de nuestra vida. No está limitado a una sola actividad, ni a cierto número de actividades, sino que abarca todo aspecto de nuestro vivir diario. Se puede resumir con estas palabras: ‘Sigan haciendo todo como para Jehová, sea el comer o el beber o el hacer cualquier otra cosa.’ (1 Cor. 10:31) Mostrando lo abarcador que debe ser este servicio, el apóstol dice en Romanos 12:1, 2: “Les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos en sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio. Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas.”

[Nota]

El Theological Dictionary of the New Testament, comentando sobre el uso del verbo latreúein (rendir servicio sagrado) dice: “El uso abarcador de latreuin para la totalidad de la conducta del justo para con Dios se encuentra por primera vez en Luc. 1:74” “. . . en Fili. 3:3 nuevamente encontramos latreúein en un sentido metafísico amplio en el cual abarca toda la existencia cristiana.”—Tomo IV, págs. 63, 64.

10 Son muchas las cosas que están envueltas en esto, pero la mira que uno tiene, su meta y lo que impele su corazón son los factores claves para determinar si lo que uno hace es realmente “servicio sagrado” o no. Por ejemplo, hay muchos padres y madres entre nosotros. Parte, en realidad gran parte, de su “servicio sagrado” a Dios tiene que ver con sus hijos. Salmo 127:3 dice que son “una herencia de parte de Jehová.” ¿Están cuidando ustedes de esa herencia como para él y para la gloria de él? Este rasgo de su servicio también es uno de “noche y día,” porque la Palabra de Dios indica que los padres deben estar inculcando los excelentes principios de Dios en sus hijos desde cuando se levantan hasta cuando se acuestan. (Deu. 6:4-9) Para hacer esto, una cosa fundamental es estudiar la Biblia con ellos. Pero un padre no debe decir para sí: ‘Tengo un estudio bíblico con mis hijos una vez a la semana, así como lo tengo con otras personas. Por lo tanto, tienen suficiente con eso para saber lo que es correcto y seguir los principios bíblicos.’ Esto sencillamente no es cierto. Recuerde que la Biblia dice que Dios considera “santos” o sagrados a los hijos de un padre o una madre creyente. (1 Cor. 7:14) ¿Cómo trataría usted algo que hubiese sido encomendado a su cuidado, de lo cual usted supiera que Dios lo consideraba sagrado? ¿No lo guardaría usted con sumo cuidado todos los días, día y noche?

15 Las amas de casa tienen una excelente oportunidad para rendir “servicio sagrado” acepto a Dios. Sus obras excelentes que otros pueden ver ciertamente incluirían el mantener una casa limpia y ordenada, el preparar las comidas y tener la ropa arreglada para los de su familia. Pues, ¿qué hay que se exhiba más a la vista de otros que el hogar de uno? La hospitalidad de la esposa, su pronta disposición en cuanto a ayudar a sus vecinos, especialmente el que esté lista para hacer lo extraordinario por ayudar a otras hermanas de la congregación en lo que necesiten... éstos son los sacrificios que agradan mucho a Dios. Cuando la gente sabe estas cosas acerca de ella, entonces la declaración pública de las buenas nuevas por ella en el territorio de la congregación tiene una influencia más poderosa.—Hech. 9:36-41; Tito 2:4, 5.

19 Sí, a veces Pablo estuvo ocupado no solo de día, sino también de noche en trabajo seglar, como el de hacer tiendas. Pero es importante que preguntemos: ¿Por qué hizo esto? ¿Fue por motivos materialistas, o debido a un deseo de lujos? No, sino como él mismo dice, fue “para no poner una carga costosa” sobre sus hermanos. Al hacer esto dio un ejemplo para que nadie pudiera acusarlo de llevar una vida suave gracias al sostén financiero de las personas a quienes servía las buenas nuevas. En virtud de que su motivo y su mira eran dar adelanto a la verdad y eliminar todo tropiezo de la mente de las personas a quienes servía, de él se podía decir que estaba ocupado en el servicio de Dios aun durante aquellas horas de trabajo seglar. Pero ¿qué hay si hubiese tenido un motivo egoísta, si no hubiese estado haciendo todas las cosas como para Jehová y para adelantar los intereses del Reino? Entonces su trabajo no hubiera diferido del de ninguna otra obra seglar. No hubiera sido un “servicio sagrado.” - Atalaya 1977 15 de marzo "Rindiendo servicio sagrado noche y día".

Este artículo supuso un gran alivio para algunos testigos que por diversas circunstancias personales no podían ser precursores, etc. Se les hacía ver que su trabajo en el hogar e incluso su trabajo seglar cuando es santificado con los valores y principios cristianos se vuelve "servicio sagrado". Sin embargo, con el tiempo se volvió a enfatizar que solo ciertas actividades son "servicio sagrado" y otras no. Esto provoca gran tensión nerviosa en miles que se sienten culpables de no hacer mucho en el servicio a Dios.

Jesús jamás quiso fundar una Iglesia como una entidad cerrada y distinta de las diversas actividades humanas. Al contrario, el cristianismo enfatiza que cada área de la vida puede santificarse.

La Iglesia de Jesús es en sentido bíblico una congregación o reunión de personas que en torno a las enseñanzas del Maestro tienen las metas del ideal común del mensaje de Jesús de Nazaret. No es una organización o multinacional. Tampoco es un Estado e Institución. Por lo tanto, Cristo no fundó una Iglesia tal como suele entenderse por la mayoría de los llamados "cristianos".

La congregación o eklesia es algo muy distinto a los posteriores conceptos del edificio o estructuras nominales o materiales:

"¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes?  Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son ustedes". - 1 Corintios 3:16,17

Hay muchas declaraciones semejantes en las Escrituras que indican el enfoque hacia los miembros individuales que forman la congregación. Es más, Jesús quería transmitir que no hay una Iglesia cerrada, sino que más bien toda la humanidad es esa fraternidad y familia mundial que solo debe despertar al amor tomando conciencia de esa realidad, haciendo los cambios necesarios bajo la guía del Padre de cada uno de nosotros. Este concepto es el verdadero Reino de Dios proclamado por Jesús.

Y el modelo de Cristo es sumamente sencillo y poderoso. Esta toma de conciencia y despertar inicia gradualmente en los primeros humanos que comienzan a darse cuenta de esa verdad y empiezan a agruparse en pequeños núcleos (iglesias-congregaciones) para sumar esfuerzos, ampliar y expandir esa hermandad a toda la Tierra, finalmente llegando a la culminación de transformar el mundo y volver a toda la raza humana consciente de que es parte de esa hermandad, solucionando inmediatamente los problemas que afligen a la humanidad. Y que mejor que las congregaciones sean la prolongación de las familias (realzando el concepto de familia), siendo las iglesias familias más ampliadas y abiertas en expansión, con la meta de crecer más y llegar a ser una familia global unida.

El Evangelio del Reino realza entonces que vivimos bajo la paternidad de Dios y que:

- La familia es el núcleo celular.
- Las congregaciones son familias agrupadas que deben multiplicarse.
- La meta es que toda la humanidad se transforme en una gran familia mundial.

Esto sería la solución para las guerras, el hambre, la pobreza, el delito, la explotación humana, etc. ¿Por que razón? Porque tal como analizamos en los capítulos de este libro, las iglesias en miniatura ya gozaban de la ausencia de todos estos problemas que plagan a las naciones hasta hoy.

Pero, ¿que sucedió en el camino para que esta visión superlativa de la Iglesia de Jesús involucionara y retrocediera tanto hacia el concepto de Constantino, e incluso permaneciera hasta hoy con ese aroma (hoy más sutil) en las organizaciones modernas?

En realidad los judíos de los días de Jesús ya habían adoptado ciertas ideas helénicas y en los siglos posteriores al nacimiento del cristianismo los griegos y sus filósofos comenzaron a impregnar el razonamiento de los llamados padres "cristianos".

Recordemos que el ideal de Jesús de Nazaret era un salto gigantesco en la humanidad. Los esclavos, los niños, las mujeres, y las personas de todas las razas estaban descubriendo que eran parte de una gran familia humana. Aunque los cristianos no se involucraban en las controversias seculares, esto supuso un peligro para el sistema de vida del Imperio Romano el cual estaba sumamente estratificado en clases sociales y en la superioridad sobre los pueblos conquistados.

 La persecución arreció entonces contra el joven movimiento cristiano (que también tenía problemas con el culto al Estado-Emperador). Después de varias décadas de ataque, algunos miembros de la Iglesia creen que el cristianismo tiene que ser más atractivo hacia los miembros de las clases elitistas griegas y romanas, y para ello comienzan a incorporar varios textos de los filósofos griegos como Aristóteles en la literatura cristiana, creando una peligrosa fusión y sincretismo que sacrifica los ideales primigenios de Jesús en torno a una visión más glorificada de la persona de Cristo (como deidad solar unificadora política) y de religión como identidad nacional, en vez de una Iglesia en todos los hombres que conocen a Dios en todas las naciones.

Durante siglos la Iglesia estatal dominó a gran parte de Occidente (incluso provocando guerras y conquistas) y retrasó considerablemente la venida del Reino. Con el tiempo la Reforma Protestante intentó quebrar el poder, sin embargo, éste movimiento no regresó al origen primigenio del ideal de Jesús, sino que provocó una multiplicidad de pequeñas organizaciones con el mismo espíritu o patrón (a veces sutil) de la Iglesia Católica Romana.

Tras casi dieciocho siglos de esta situación la población humana comenzaría a rebelarse contra el dogma religioso y aparecería el secularismo moderno, con todas sus ramificaciones de escepticismo a lo Espiritual. El extremismo científico, ateo y materialista es producto de que la humanidad se vuelve hacia el otro extremo en esta Era de adolescencia tecnológica. 

Pero en el futuro cercano, la humanidad al entrar en la madurez logrará el balance entre los aspectos anteriores. Sin embargo, antes es preciso reconsiderar el papel de Jesús.

 "Él les dijo: “Pero ustedes, ¿quién dicen que soy?”. En contestación, Simón Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”.  En respuesta, Jesús le dijo: “Feliz eres, Simón hijo de Jonás, porque carne y sangre no te [lo] reveló, sino mi Padre que está en los cielos.  También, yo te digo a ti: Tú eres Pedro, y sobre esta masa rocosa # edificaré mi congregación, y las puertas del Hades no la subyugarán. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cualquier cosa que ates sobre la tierra será la cosa atada en los cielos, y cualquier cosa que desates sobre la tierra será la cosa desatada en los cielos” - Mateo 16:15-19

Nota de la T.N.M “Tú eres Pedro, y sobre esta masa rocosa.” En los lenguajes originales las palabras para “Pedro”, que significa: “Un Trozo de Roca”, son masc. (gr.: Pé‧tros, masc.; lat.: Pé‧trus, masc.; sir.: Ki’‧fa’, precedida por el pronombre personal masc. hu); mientras que las palabras para “masa rocosa” son fem. (gr.: pé‧trai, dativo, fem. sing.; lat.: pé‧tram, fem.; sir.: ki’‧fa’, precedida por el adjetivo demostrativo fem. ha‧de’). 

Queda claro que "la masa rocosa" no es Pedro (que es solo un trozo de roca) sino que es el mismo Cristo.

"Porque nadie puede poner ningún otro fundamento sino lo que está puesto, que es Jesucristo". - 1 Corintios 3:11

"y todos bebieron la misma bebida espiritual. Porque bebían de la masa rocosa espiritual que los seguía, y aquella masa rocosa significaba el Cristo". - 1 Corintios 10:4

"y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento". - Efesios 2:20

Al respecto la Obra Perspicacia comenta de forma certera:

"Es obvio que los apóstoles no entendieron que la declaración de Jesús significaba que Pedro era la masa rocosa, pues más tarde disputaron en cuanto a quién parecía ser el mayor entre ellos. (Mr 9:33-35; Lu 22:24-26.) No habría habido base para tal discusión si a Pedro se le hubiese dado la primacía como la masa rocosa sobre la que tenía que edificarse la congregación. Las Escrituras muestran claramente que todos los apóstoles son igualmente piedras de fundamento. Todos ellos, incluido Pedro, descansan sobre Cristo Jesús, la piedra angular de fundamento. (Ef 2:19-22; Rev 21:2, 9-14). Pedro mismo identificó a la masa rocosa (pé‧tra) sobre la que se edifica la congregación como Cristo Jesús. (1Pe 2:4-8.) 

También es digno de mención que Agustín (354-430 E.C.), llamado generalmente “San Agustín”, en un tiempo creía que Pedro era la masa rocosa, pero más tarde cambió de punto de vista. Escribió: “No se deriva la piedra de Pedro, sino Pedro de la piedra, como Cristo no viene de cristiano, sino cristiano de Cristo. Por eso dice el Señor: Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; porque Pedro había dicho: Tú eres Cristo, Hijo de Dios vivo. Sobre esta piedra que él confesó, edificaré mi Iglesia. La piedra era Cristo, y sobre ese fundamento estaba edificado también Pedro. Nadie puede poner otro fundamento distinto del que está puesto, que es Cristo Jesús”. (Tratados sobre el Evangelio de San Juan, 124, 5.)" - Perspicacia


"Mas yo también te digo, que tú eres Pedro una piedra pequeña, y sobre la piedra grande edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". - Mateo 16:18 Biblia Jubileo 2000

"Mas yo también te digo, que tú eres Pedro una piedra pequeña , y sobre la piedra grande edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella". - Mateo 16:18  Sagradas Escrituras 1569

Sin embargo, la Masa Rocosa tampoco es la figura o imagen de Cristo. La verdadera Iglesia mas bien está fundada sobre sus enseñanzas:

"Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre ejecutamos muchas obras poderosas?’.  Y sin embargo, entonces les confesaré: ¡Nunca los conocí! Apártense de mí, obradores del desafuero.”Por lo tanto, a todo el que oye estos dichos míos y los hace se le asemejará a un varón discreto, que edificó su casa sobre la masa rocosa.   Y descendió la lluvia y vinieron las inundaciones y soplaron los vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa, pero no se hundió, porque había sido fundada sobre la masa rocosa". - Mateo 7:22-25 

La verdadera Iglesia no es una asociación nominal, edificio, marca corporativa o grupo humano con logo. Más bien es una unión super humana que trasciende el contacto físico. Jesús dice:

"Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” - Mateo 18:20.

La uniformidad doctrinal era intrascendente en las Iglesias del siglo I. Más bien era Jesús y sus enseñanzas el centro de esa unión. Así, la Iglesia de Antioquía y Judea divergían en los detalles de sus enseñanzas, pero todas aceptaban a Cristo como Señor y asumían el mensaje de amor al prójimo de Jesús de Nazaret.

¿Qué nos depara el futuro? De alguna forma el ideal de la hermandad mundial, la verdadera Iglesia emergerá en el futuro cercano no como una nueva organización, sino como personas vivientes que transformaran al mundo con el mensaje de Jesús.

(1866.4) 170:5.21 ¡No os engañéis! Existe en las enseñanzas de Jesús una naturaleza eterna que no les permitirá permanecer estériles para siempre en el corazón de los hombres inteligentes. El reino, tal como Jesús lo concebía, ha fracasado en gran parte en la Tierra; por ahora, una iglesia exterior ha tomado su lugar. Pero deberíais comprender que esta iglesia es solamente el estado larvario del frustrado reino espiritual, que esta iglesia lo transportará a través de la presente era material y lo llevará hasta una dispensación más espiritual en la que las enseñanzas del Maestro gozarán de una mayor oportunidad para desarrollarse. La iglesia llamada cristiana se convierte así en el capullo donde duerme actualmente el concepto que Jesús tenía del reino. El reino de la fraternidad divina está todavía vivo, y saldrá sin duda finalmente de su largo letargo, con la misma seguridad con que la mariposa aparece finalmente como la hermosa manifestación de su crisálida metamórfica menos atractiva. - Urantia Book.