domingo, 26 de abril de 2015

Preguntas y respuestas

A continuación intentaré responder algunas preguntas presentadas. Trataré de hacerlo de forma breve.

1) ¿Jesús murió en una cruz o en un madero?


Respuesta: En mi opinión murió en ambos. La traducción del Nuevo Mundo traduce correctamente stauros como "madero", sin embargo, el sentido o significado a la expresión "madero" (como lo tratan de dar a entender) está errado de la misma forma como la expresión "carro" actualmente puede significar múltiples "vehículos" de transporte (no entrando en la descripción de los detalles del mismo carro si es un auto, carro con caballos, etc). Cómo se analizó una vez en una serie de entradas sobre este tema, los escritores bíblicos usaron una palabra en lenguaje cotidiano sencilla, pero no entraron en las definiciones técnicas de como era la estructura real del mismo madero, de la misma forma como no entraron en definiciones sobre los azotes y látigos que se dieron a Jesús (de hecho, algunos reconocen que stauros hasta podría ser utilizado para hablar de un árbol, lo cual evidencia que más que la forma a la que se quería referir el escritor, era al material del instrumento de ejecución). 

La evidencia histórica e interna del mismo Nuevo Testamento (con varios textos) nos indican que Jesús cargó un "madero de tormento" o patibulum y éste fue clavado a un poste vertical que era otro madero (xylon). Los escritores del Nuevo Testamento se referían a ambos como maderos en los diversos pasajes (y eso causó la percepción errónea a los traductores de la T.N.M (Fred Franz) que era un solo poste), pero no entraron en el detalle de que la suma de los dos formaba realmente una cruz. 

Aunque en el griego koiné no aparece la palabra crux, las traducciones posteriores insertaron la palabra cruz como un equivalente dada la información adyacente e histórica que poseían. Sin embargo, también generaron el problema de crear la imagen de que Jesús caminó al Gólgota arrastrando una cruz completa tal como puedes ver en la película "La pasión de Cristo", lo cual también está errado. No obstante, los testigos (JW) han llevado el asunto al paroxismo de insistir en que el objeto real fue realmente un solo poste vertical en todo el evento, y han mezclando asuntos diversos con la adoración a la cruz, etc.


2) ¿Cómo debe traducirse Juan 1:1?


Respuesta: Este texto es polémico, pero se comenten varios errores de quiénes afirman una posición y otra. Literalmente la transliteración del griego koiné es esta:


Griego Koiné
Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ Λόγος, καὶ ὁ Λόγος ἦν πρὸς τὸν Θεόν, καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος.
Transliteración  
en arche en ho logos kai ho logos en pros ton theon kai theos en ho logos.
Latín Vulgata
In principio erat Verbum et Verbum erat apud Deum et Deus erat Verbum.
Español Literal
en [el] principio (origen) era la Palabra (Verbo), y la Palabra (Verbo) estaba con (lit. hacia) el Dios y Dios era la Palabra (Verbo)

Hace poco leí una divertida crítica al Profesor Antonio Piñero puesto que le preguntaron como debía traducirse Juan 1:1 y el contestó tal como estaba en el texto griego. El JW replicó con varia artillería para reforzar la hipótesis de la expresión de "era un dios". Entre los argumentos estaba el asunto de una traducción del copto sahídico y el asunto de la multitud que aclamó que Herodes Agripa "era un dios el que habla". 

En realidad el problema aquí es un asunto de patrón de pensamiento equívoco. Está ampliamente demostrado que la Doctrina Trinitaria no aparece declarada en el Nuevo Testamento. Esto incluso el Profesor Piñero lo tiene claro. Cuando leemos el mismo contexto de Juan 1 eso es evidente. Sin embargo, para una traducción objetiva y supuestamente literal ese entendimiento (o una creencia personal anti trinitaria) no debería forzar a la traducción que en el griego koiné aparece tal cual. Eso objetivamente equivaldría a manipular el texto. Por otra parte, los trinitarios que también desean agarrarse de cualquier texto para defender la Trinidad estarían muy equivocados, por que el contexto del pasaje demuestra lo contrario. Es un error simplificar los asuntos a una expresión y sectariamente enquistarse para defender un punto de vista.

Para el escritor del Evangelio de Juan, Jesús compartía la naturaleza Divina o era Reflejo perfecto de Dios. “El que me ha visto a mí ha visto al Padre” - Jn 14:9 (Traducción del Nuevo Mundo). Un trinitario literalmente podría insistir en este mismo versículo de la T.N.M para recalcar que su posición es correcta. Sin embargo, un testigo lo tiene claro. Por esa razón, es un poco una pérdida de tiempo las largas discusiones o intentos para forzar la validación de Juan 1:1 tal como lo hace erróneamente la T.N.M para ganar una disputa contra los equivocados trinitarios.


2) ¿De "casa en casa" o "en hogares privados"?


Respuesta: Ambas traducciones son correctas. De hecho, en la nota de la T.N.M con referencias se menciona "en hogares privados". Aquí nuevamente el problema no es la traducción, sino el sentido que se le quiere dar. Las frases son en sentido distributivo, pero no consecutivo como si hubiese que ir en una línea recta por una calle.  En estos casos, el contexto otra vez es clave para entender correctamente el asunto. Pablo se refería a la instrucción que le había dado a aquellas personas ya conocidas en sus hogares, tal como un médico puede hacer varias visitas en diferentes lugares, pero no se traslada "puerta a puerta". Jesús mismo habló de evitar trasladarse así al predicar como una recomendación. Y aunque no hay nada incorrecto en que se predique de esa forma, tampoco se puede elevar el sentido que se le da a algo casi dogmático hablando de la "forma bíblica y correcta" de predicar como si fuera la "marca" de los verdaderos cristianos. En realidad, las Escrituras presentan las mil y una formas en que Jesús y los cristianos predicaron las buenas nuevas. En realidad, todo contacto humano,  y no el método, puede transformarse en una vía de testimonio.

Bendiciones y gracias.

sábado, 25 de abril de 2015

Derribando Mitos


El terremoto de Nepal que ha causado la lamentable cifra de más de mil muertos (la cantidad sigue aumentando) me ha traído a la memoria varias tonterías de los Grupos Nueva Era y que han sido derribadas. Por ejemplo, recuerdo haber leído sobre que las “energías” de los Lamas Budistas influían en la Naturaleza y que el cordón montañoso de los Himalayas era un lugar “energético” positivo, que había una especie de “protección” por los “pensamientos positivos” que evitaban las cosas malas, etc.  Incluso algunos grupos de contactados han hablado de "detener" los cataclismos con la meditación. Sin embargo, la pasmosa y desnuda realidad nos muestra lo contrario. El Budismo con toda su espiritualidad, aún es una religión evolutiva sin ninguna “preferencia” por la Providencia.

No hay ninguna fuerza mental metafísica o mística que pueda detener las catástrofes. Tampoco la Naturaleza es un fiel reflejo de los atributos de Dios (ver entrada anterior). La Naturaleza no sabe de justicia e injusticia.

(794.13) 70:10.1  La justicia natural es una teoría elaborada por el hombre; no es una realidad. En la naturaleza, la justicia es puramente teórica, totalmente ficticia. La naturaleza no ofrece más que una clase de justicia —la conformidad inevitable de los resultados a las causas.

La naturaleza no es sabia ni justa. La naturaleza es impersonal, la suma de fuerzas que convergen e intentan equilibrarse. Por esta razón el clima y los desastres naturales están desprovistos de intenciones y también de significados místicos.

El único significado espiritual es la reacción amorosa del hombre frente a todo tipo de circunstancias impersonales que lo afectan. La manifestación Divina no se encuentra en actos sobrenaturales, sino en los mismos actos naturales de los hombres que en su interior son impulsados por un fragmento del mismo Dios.  

Ajustes en la Tierra

Los eventos cataclismicos que ocurren en la Tierra son evidencia que nuestro planeta aún está en etapa de calibración y ajuste.

Aún hay quiénes culpan a Dios de las erupciones volcánicas, terremotos y desastres naturales, se habla de castigos Divinos por los pecados humanos. Otros dicen que la “Madre Tierra” está enojada, etc. Lo cierto es que estos eventos fueron más violentos en épocas geológicas antiguas. Estas ideas son residuos del fetichismo primitivo:

(967.3) 88:1.1 El hombre primitivo necesitaba siempre convertir todas las cosas extraordinarias en un fetiche; la casualidad dio origen pues a muchos fetiches. Un hombre está enfermo, sucede algo, y recupera la salud. Esto mismo ocurre también con la fama de numerosos medicamentos y con los métodos casuales para tratar las enfermedades. Los objetos que aparecían en los sueños tenían la posibilidad de ser convertidos en fetiches. Los volcanes, pero no las montañas, los cometas, pero no las estrellas, se volvieron fetiches. El hombre primitivo consideraba que las estrellas fugaces y los meteoros indicaban la llegada a la Tierra de unos espíritus visitantes especiales.

Todo evento rupturista de cierta “normalidad” era atribuido a la intervención de espíritus, deidades, etc. Los hombres primitivos incluso sacrificaban a una víctima inocente en un volcán para “apaciguar su ira” y redimir al pueblo de sus pecados.

Hoy los científicos tienen problemas para aceptar la existencia de Dios debido al error involuntario de los creyentes en atribuir a la naturaleza rasgos divinos. Se habla que la creación es un fiel reflejo de las cualidades de Dios. Es cierto que la creación manifiesta cierto diseño. No obstante, no puede ser el fiel reflejo de Dios, ya que está llena de lagunas e imperfecciones evidentes (que no suelen presentarse en los Documentales de los Creyentes). Por ejemplo, las extinciones masivas, las mortíferas erupciones volcánicas que han matado a muchas especies en el pasado, o la caída de cometas, dan testimonio desde hace mucho, que la Tierra no es perfecta ni nunca lo ha sido.

(57.3) 4:2.6 La naturaleza, en vuestro mundo, es una cualificación de las leyes de la perfección por los planes evolutivos del universo local. ¡Qué farsa adorar la naturaleza porque en un sentido limitado, cualificado, está penetrada por Dios; por ser una fase del poder universal y por lo tanto divino! La naturaleza también es una manifestación inconclusa e incompleta de las elaboraciones imperfectas del desarrollo, crecimiento y progreso de un experimento universal de evolución cósmica.

En un sentido limitado la naturaleza penetra las cualidades de Dios y sus diseñadores, pero está traslapada en la imperfección inconclusa de un proceso universal aún en desarrollo.

(57.4) 4:2.7 Los defectos aparentes del mundo natural no son indicios de ningún defecto correspondiente en el carácter de Dios. Más bien las imperfecciones que se observan son meramente las inevitables y momentáneas interrupciones en la proyección de una película infinita. Son estas mismas interrupciones-defectos de la continuidad-perfección las que permiten que la mente finita del hombre material obtenga una visión fugaz de la realidad divina en el tiempo y en el espacio. Las manifestaciones materiales de la divinidad parecen defectuosas en la mente evolutiva del hombre, sólo porque el hombre mortal persiste en visualizar los fenómenos de la naturaleza a través de los ojos naturales, por medio de la visión humana sin la ayuda de mota morontiana ni de la revelación, su sustituto compensatorio en los mundos del tiempo.

Algún día tanto la religión como la ciencia comprenderán éstos fenómenos adelantados en esta Revelación. Debemos aceptar que gracias al punto de vista amplio de los Documentos de Urantia por fin hemos armonizado esta visión que aún Divide a la Ciencia y la Religión.

Y surge la pregunta: ¿Por qué los Diseñadores han implantado la vida humana en un planeta aún calibrándose?

Todo indica que el hombre debe volverse parte de este proceso creativo en colaboración con Dios. La especie humana debe transformarse en socia de ésta creación aún en desarrollo. De alguna forma, esto invita a la Humanidad a replantearse su papel en como construir una mejor civilización.

Los mismos humanos que poseen una expresión de Dios en la forma de Ajustadores serían la clave para crear una civilización que armonice con éstas transformaciones. El mismo Génesis nos muestra que la Humanidad se tornará parte en completar el Propósito de Dios para la Tierra (ver estudios adjuntos sobre los “Días Creativos”).

Todo objeto material individual (incluso nuestros cuerpos) son fugaces en el espacio y el tiempo. Lo único que perdurará son los logros intangibles de las cualidades internas. Lo único importante ante una catástrofe provocada por un evento imperfecto que sucede de forma imprevista, es el Amor.

Estos sucesos que no son causados por Dios, nos invitan a mostrar Amor y Misericordia. Jesús mismo se sometió a la imperfección del espacio y el tiempo, y en medio de terribles padecimientos solo mostró Amor, Compasión y Perdón.

Para más Información:

La naturaleza progresiva
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/10/la-naturaleza-progresiva.html

El problema científico-religioso
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/el-problema-cientifico-religioso.html

La aventura de los Micael
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/04/la-aventura-de-los-micael.html

Nuestro sistema aún en formación
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/nuestro-sistema-aun-en-formacion.html

La relatividad de la "perfección" y el Propósito de Dios
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/j-esus-le-dijo-por-que-me-llamas-bueno.html

"En el principio..." - parte 1
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/en-el-principio-parte-1.html

"En el principio..." - parte 2
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/en-el-principio-parte-2.html

"En el principio..." - parte 3
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/02/en-el-principio-parte-3.html

"En el principio..." - parte 4
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/03/en-el-principio-parte-4.html



martes, 21 de abril de 2015

Lucas y su Evangelio, y la Fuente Q

Las entradas pasadas me han traído a la memoria algo particular del Evangelio de Lucas.

Por ejemplo, los primeros capítulos de Lucas dan a entender que María y José sabían de la misión de Jesús en la Tierra  (Lucas 1:30-38). María incluso se llama a sí misma "la esclava de Jehová (t.n.m)" (Lucas 1:38) al aceptar la misión de Gabriel. Más adelante se nos dice que ella "guardaba cuidadosamente todos estos dichos en su corazón" (Lucas 2:51). Esto nos transmite la idea de una mujer sumisa, obediente y que entiende la misión de su hijo en la Tierra.

Sin embargo, posteriormente, Jesús  marca distancia  con María:


 "Ahora bien, mientras él decía estas cosas cierta mujer de entre la muchedumbre levantó la voz y le dijo: “¡Feliz es la matriz que te llevó y los pechos que mamaste!”.  Pero él dijo: “No; más bien: ¡Felices son los que oyen la palabra de Dios y la guardan!”. - Lucas 11:27,28

¿Por que el Maestro tiene durante su ministerio dicha actitud hacia María? ¿Es que acaso el ángel no le había llamado "altamente favorecida" y Elizabeth "bendita entre todas las mujeres" (Lucas 1:28, 42)?


¿Es que nunca se dijeron las palabras de la anunciación o son realmente un asunto posteriormente insertado en la narrativa para provocar una especie de halo celestial sobre María?


Incluso en el incidente del Templo narrado en Lucas notamos a unos padres de Jesús muy despistados en torno a quién realmente era Jesús, algo muy diferente a la idílica anunciación recogida por el mismo Lucas en sus primeros párrafos:

"Pues bien, después de tres días lo hallaron en el templo, sentado en medio de los maestros, y escuchándoles e interrogándolos.  Pero todos los que le escuchaban quedaban asombrados de su entendimiento y de sus respuestas.  Pues, cuando ellos lo vieron quedaron atónitos, y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos trataste de este modo? Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando con la mente angustiada”.  Pero él les dijo: “¿Por qué tuvieron que andar buscándome? ¿No sabían que tengo que estar en la [casa] de mi Padre?”.  Sin embargo, no comprendieron el dicho que les habló". - Lucas 2:46-50


¿Cómo es posible que no comprendieran lo que Jesús les dijo? ¿Acaso el ángel no le había dicho a María que Jesús claramente era el "Hijo del Altísimo" (Lucas 1:32)?


¿Por que estas diferencias en el mismo Evangelio? La Clave está en que Lucas (a diferencia de Marcos y Mateo) no pretende crear una especie de novela compacta en que todos los elementos encajen.  Lucas en su introducción dice entrevistar a algunos "testigos" (Lucas 1:2), posiblemente recoge la visión un tanto cambiada de María o alguna de sus hijas que le narra lo que escucharon de su madre, la cual tras la resurrección incorpora la creencia en que Jesús era el Hijo de Dios, pero a la vez mantiene la creencia en el reinado terrestre de Jesús como la alusión al "trono de David".

Lucas no se preocupa si la información que él recoge de diversas fuentes crea una especie de cuadro doctrinal uniforme. Lucas simplemente recoge la información de los testigos. Su objetivo no es crear una visión estandarizada como los otros evangelistas. Por eso notamos estas contradicciones o discrepancias “doctrinales” o de "puntos de vista" en algunos de los eventos en su mismo Evangelio.

"Pero cuando los fariseos le preguntaron cuándo vendría el reino de Dios, les contestó y dijo: "El reino de Dios no viene de modo que sea llamativamente observable, ni dirán: ‘¡Miren acá!’, o, ‘¡Allá!’. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes". - Lucas 17:20,21

Aquí notamos la posición correcta de Jesús. Esto es muy interesante porque esta discusión con los fariseos no es recogida por Marcos y Mateo. 

Como iremos viendo, los investigadores han descubierto que no hay entrega de información de Lucas a Marcos y Mateo, sino que Lucas (tiene otra fuente), aunque si incorpora algo de Marcos (que Mateo también incorpora).

Ahora bien, el mismo Lucas posteriormente incorpora una breve parte de la información de la Apocalíptica judía de Marcos en su nota:

“Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria” – Lucas 21:27

El mismo Jesús que había declarado que su manifestación futura no sería llamativamente observable, ahora declaraba (supuestamente) que la humanidad lo observaría venir en una nube.

Y la razón es que Lucas no crea teología que busca encajar, sino que recoge información tanto de la llamada fuente Q y de los Evangelios Marcos y Mateo (que están muy copiados entre sí).

Tal como se aprecia en la Tabla adjunta, observamos la transferencia de Información procede de Marcos a Mateo, y de Marcos a Lucas. Y también aparece la misteriosa fuente Q llamada por los eruditos. Y esta fuente estaría más conectada con los dichos de Jesús, como el Sermón del Monte. Esta fuente habría proveído el material más didáctico de las enseñanzas de Jesús, y no tanto cronológico. Luego, esta fuente se entremezcla con el material parco y escueto de Marcos y da vida al Evangelio de Mateo (que también tenía notas y apuntes de Mateo), y también alimenta el material recogido de Lucas.

Para los investigadores, la Fuente Q es posiblemente un Evangelio desaparecido. Notablemente los Documentos de Urantia señalan que las Notas perdidas de Andrés influyeron en el resto de los Evangelios:

(1549.7) 139:1.9 Poco después de que Jesús había ascendido a lo alto, Andrés comenzó a escribir una crónica personal de muchos de los dichos y hechos de su Maestro que ya había partido. Después de la muerte de Andrés, se hicieron otras copias de esta crónica privada, que circularon libremente entre los primeros maestros de la iglesia cristiana. Estas notas casuales de Andrés posteriormente fueron corregidas, enmendadas, alteradas y se les agregaron datos hasta convertirse en una narración relativamente cronológica de la vida terrenal del Maestro. El último de estos ejemplares alterados y enmendados fue destruido en un incendio en Alejandría, unos cien años después de que fuera escrito el original por el primer elegido de los doce apóstoles

(1341.4) 121:8.3 Todos los evangelios subsiguientes que trataron de describir la vida y las enseñanzas de Jesús se basaron en los escritos de Marcos y las notas de Andrés y de Mateo.

¿Son las notas de Andrés la llamada fuente Q que han percibido los investigadores? 

Cómo he señalado, algunos estudiosos creen que Q puede ser parcialmente reconstruido examinando elementos en común entre Mateo y Lucas (pero ausentes de Marcos). Este Q reconstruido es significativo en cuanto que generalmente no describe los eventos secuenciales de la vida de Jesús: Q no menciona el nacimiento de Jesús, la selección de 12 discípulos, la crucifixión o la resurrección. En vez de eso, aparece como una colección de dichos y citas de Jesús. Las enseñanzas de Jesús (como las párabolas o el Sermón del Monte) son fundamentales en Q (posiblemente las notas de Andrés).

Precisamente, las enseñanzas de Jesús, y no tanto su historia cronológica, nacimiento “milagroso” y persona, son las claves que él quería que se transmitieran a las generaciones futuras.

Cuando extraemos de los Evangelios esas preciosas verdades, separando la paja del trigo, podemos avanzar en reiniciar la auténtica proclamación de su Mensaje Transformador de la Humanidad.


domingo, 19 de abril de 2015

Exégesis de Marcos y Mateo - Parte 3

Es vital leer las entradas anteriores.

Ya hemos visto como Mateo 24: 29-31 tuvo una posible inspiración en el IV de Esdras. Veamos ahora el pasaje de Mateo 25:31-33

 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono.  Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda”.

Notemos la similitud con el Libro de Enoc:

"En este día mi Elegido se sentará sobre el trono de gloria y juzgará sus obras; sus sitios de descanso serán innumerables y dentro de ellos sus espíritus se fortalecerán cuando vean a mi Elegido y a aquellos que han apelado a mi nombre glorioso”.- Enoc 45:3

"Esta es lo que está de acuerdo con mi decisión: Cuando desee atraparlos por manos de los ángeles en el día de la tribulación y el sufrimiento a causa de esto, desataré mi castigo y mi ira sobre ellos, dijo el Señor de los espíritus; reyes y poderosos que habitáis sobre la tierra, veréis a mi Elegido sentarse sobre el trono de gloria".- Enoc 55:3,4

Ahora notemos el parecido de Enoc 61 y 62 con Mateo 24:29-31:

10 "Él convocará a todas las huestes de los cielos, a todos los santos, a las huestes de Dios, a los Querubines, a los Serafines, a los Ofanines, a todos los ángeles de poder, a todos los ángeles de los principados y al Elegido y a los demás poderes sobre la tierra y sobre el agua”.- Enoc 61:10

1 Así ordenó el Señor a los reyes, a los poderosos, a los dignatarios y a todos los que viven sobre la tierra, diciendo: "Abrid los ojos y levantad vuestras frentes por si sois capaces de reconocer al Elegido".

2 El Señor de los espíritus se sentó en su trono de gloria, el espíritu de justicia se esparció sobre Él y la palabra de su boca exterminó a todos los pecadores e injustos y ninguno de ellos subsistirá frente a Él.

3 Ese día todos los reyes y los poderosos y los que dominan la tierra se levantarán, le verán y le reconocerán cuando se siente sobre el trono de su gloria; la justicia será juzgada ante Él y no se pronunciará palabra vana frente a Él.

4 El dolor vendrá sobre ellos como a una mujer en un parto difícil, cuando su hijo viene por la abertura de la pelvis y sufre para dar a luz.

5 Se mirarán los unos a los otros aterrorizados, bajarán la mirada y la pena se apoderará de ellos cuando vean a este Hijo de Mujer sentarse sobre el trono de su gloria.

6 Y los reyes, los poderosos y todos los que dominan la tierra alabarán, bendecirán y ensalzarán a quien reina sobre todo lo que es secreto.

7 Porque desde el principio el Hijo del Hombre fue ocultado y el Más Alto lo preservó en medio de su poder y lo reveló a los elegidos.

8 La asamblea de los elegidos y los santos será sembrada y todos los elegidos se sostendrán en pie en ese día;

9 pero los reyes, los poderosos, los dignatarios y los que dominan la tierra caerán ante Él sobre sus rostros, adorarán y pondrán su esperanza en este Hijo del Hombre, le suplicarán y le pedirán misericordia.

10 Sin embargo, el Señor de los espíritus los apremiará para que se apresuren a salir de su presencia, avergonzará sus caras y las tinieblas se acumularán sobre sus rostros;

11 Él los entregará a los de castigo para ejecutar la venganza porque han oprimido a sus hijos, a sus elegidos”. - Enoc 62

Notamos como el escrito de Mateo 24:29-31 rescata varios elementos que abundan en el libro de Enoc. La idea de que el Hijo del Hombre se sienta en su trono para juzgar y envía a sus ángeles para luego exterminar a los malvados mientras éstos le miran aterrados está claramente manifiesta en los pasajes citados del libro de Enoc (y en IV Esdras citado anteriormente) que es anterior al desarrollo pleno de la Era Cristiana y es un claro ejemplo de la Apocalíptica Judía en dónde el Mesías Glorioso es crucial.

Y Daniel 7:13 también agrega el elemento de las nubes del cielo: "he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre". También Joel e Isaías agregan los elementos de los fenómenos celestes (la oscuridad del sol, la luna y las estrellas). El redactor que inserta los versículos del 29-31 de Mateo 24 ciertamente conocía los textos anteriores del judaísmo.

Si Jesús realmente pronunció estas palabras de los Apócrifos Judíos y otros libros que exaltaban el mesianismo hebreo, esto habría profundizado aún más las esperanzas en una restauración Davídica por parte de la Comunidad Cristiana Israelita. De lo contrario, y tal como lo hemos visto al analizar toda la evidencia, parece más bien un anhelo (que no era nada nuevo) que en Jesús se cumpliesen los sueños del fin del dominio gentil sobre la Tierra.

Lo que hoy las Iglesias están haciendo es seguir conectando éstos textos de la apocalíptica judía bajo el amparo de los Evangelios, perpetuando de alguna forma levemente distinta, las creencias judaicas. 

Y aunque Jesús prometió regresar, parece ser que no debemos asociarlo a ningún evento caótico terrestre. Esto queda expuesto en la exégesis del texto, porque después de insertar las citas (quizás simbólicas) de los apócrifos judíos, el redactor de los Evangelios cita estas palabras de Jesús:

”Mas sepan una cosa, que si el amo de casa hubiera sabido en qué vigilia habría de venir el ladrón, se habría quedado despierto y no habría permitido que forzaran su casa.  Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre”. – Mateo 24:43,44

Parece contradictorio esto si asociamos el retorno de Cristo a una crisis global. Al respecto, los Documentos de Urantia ofrecen esta recomendación ajena al Mesianismo judío (transferido de forma parcial a las Iglesias Modernas):

(1863.13) 170:4.15 Aunque Jesús se refirió a una fase del reino situada en el futuro, y sugirió en numerosas ocasiones que dicho acontecimiento podría suceder como parte de una crisis mundial; y aunque en diversas ocasiones prometió con precisión que algún día regresaría con toda seguridad a Urantia, hay que indicar que nunca asoció explícitamente estas dos ideas entre sí. Prometió una nueva revelación del reino en la Tierra en algún momento del futuro; también prometió que volvería alguna vez en persona a este mundo; pero no dijo que estos dos acontecimientos tuvieran la misma significación. Por todo lo que sabemos, estas promesas pueden referirse, o no, al mismo acontecimiento.

(1863.14) 170:4.16 Sus apóstoles y discípulos asociaron con toda seguridad estas dos enseñanzas. Cuando el reino no se materializó tal como habían esperado, recordaron la enseñanza del Maestro sobre un reino futuro y se acordaron de su promesa de volver, apresurándose a deducir que aquellas promesas se referían a un mismo acontecimiento. Por eso vivieron con la esperanza de su segunda venida inmediata para establecer el reino en su plenitud, con poder y gloria. Y así han vivido las generaciones sucesivas de creyentes en la Tierra, albergando la misma esperanza inspiradora pero decepcionante.

(1919.3) 176:4.6 Por lo tanto haríais bien en desasociar el retorno personal del Maestro a la tierra de todo evento establecido o época fijada. Estamos seguros solamente de una cosa: Prometió que volvería. No tenemos idea alguna de cuándo cumplirá con su promesa ni en relación con qué. Por lo que sabemos, puede aparecer en la tierra en cualquier momento, y puede no aparecer hasta que no hayan pasado eras tras eras y todas hayan sido debidamente adjudicadas por sus Hijos asociados del cuerpo del Paraíso.

Jesús dijo a los Guías Religiosos que buscaban el establecimiento externo del Reino:

Pero cuando los fariseos le preguntaron cuándo vendría el reino de Dios, les contestó y dijo: “El reino de Dios no viene de modo que sea llamativamente observable,  ni dirán: ‘¡Miren acá!’, o, ‘¡Allá!’. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes”. – Lucas 17:20,21

El concepto de experimentar el Reino en medio de nosotros puede tener grandes transformaciones:

(1863.12) 170:4.14 Este mundo nunca ha puesto a prueba de manera seria, sincera y honrada estas ideas dinámicas y estos ideales divinos de la doctrina del reino de los cielos enseñada por Jesús. Pero no deberíais desanimaros por el progreso aparentemente lento de la idea del reino en Urantia. Recordad que el orden de la evolución progresiva está sujeto a cambios periódicos, repentinos e inesperados, tanto en el mundo material como en el mundo espiritual. La donación de Jesús como Hijo encarnado fue precisamente uno de esos acontecimientos extraños e inesperados en la vida espiritual del mundo. Al buscar la manifestación del reino en la época presente, no cometáis tampoco el error fatal de olvidar establecerlo en vuestra propia alma.

sábado, 18 de abril de 2015

Exégesis de Marcos y Mateo - Parte 2


Antonio Piñero
Es importante leer la entrada anterior. 

El profesor Antonio Piñero que es experto en literatura griega del Nuevo Testamento y Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid me ha ayudado a verificar mis conclusiones. 

Piñero es uno de los grandes defensores de la existencia objetiva, histórica y real de Jesús de Nazaret, pero de forma científica separa esto de ciertos aspectos de las narraciones evangelísticas.

Al preguntarle sobre el cambio del lenguaje de la gran tribulación judía y la mezcla con la venida de Cristo en Mateo 24,  el profesor me comentó:

“Las predicciones sobre la ruina del Templo son comunes entre los apocalítpticos judíos de la época  (como indica Flavio Josefo, por ejemplo)”. Además el profesor comenta que coloreadas con el conocimiento de lo que sucedió por la mano del evangelista” se dio forma final al texto de Mateo 24 que mezcla la gran tribulación judía con la Parausía. El profesor dice:

“Por tanto, tenemos aquí, en este pasaje de Mateo (que sigue la tendencia teologizadora de Marcos), como en toda la pasión mateana, una mezcla casi indisoluble de teología cristiana más elementos legendarios que reinterpreta y mezcla datos del Jesús histórico”

 ¿Qué textos de la Apocalíptica Judía que pudo haber servido de base e inspiración para la frase de "viniendo con las nubes del cielo, las tribus de la tierra golpeándose en lamento"?

Primero notemos lo que dice Mateo 24:29,30:

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.  Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”.

Cómo se analizó en la entrada pasada, lo de los fenómenos celestes parece ser una alusión al profeta Joel. 

Ahora el Profesor Piñero me comenta sobre la venida del Hijo del Hombre sobre las nubes:

“Es posible que el texto más directo que pueda estar en la base sea la siguiente visión del Libro IV de Esdras:

Y vi cómo volaba ese mismo Hombre sobre las nubes del cielo y hacia donde se dirigía su mirada, temblaban todas las cosas que estaban bajo su vista,  y hacia donde salía la voz de su boca, se encendían todos los que oían su voz, como se derrite la cera cuando siente el fuego.  Y tras esto vi cómo se congregaba una muchedumbre de hombres innumerable de los cuatro vientos de la tierra; Y tras esto vi cómo todos los que se habían congregado contra él temían grandemente.” – IV Esdras 13: 3-5,8

Compare usted entonces el pasaje de Mateo y el IV de Esdras.

Es notable como el compositor de Mateo 24 inserta estos elementos de la Apocalíptica judía tan frecuentes en los círculos judíos y hábilmente los asocia y mezcla con los dichos de Jesús, como si el Maestro hubiese citado  las ideas que aparecen en el escrito del IV de Esdras.

Y aquí yo me hago esta pregunta: Jesús sabiendo toda esta teología profética judía, ¿la habría asociado tan directamente consigo mismo para reforzar lo que comentaban los apócrifos judíos? ¿Le estaba dando la razón a todas éstas expectativas mesiánicas judaicas? O, ¿Es más bien el anhelo del escritor de Mateo y Marcos que inserta estos elementos? La evidencia apunta ésto último.

Solo recordemos algo mencionado en las entradas pasadas:

El redactor usa lenguaje fuertemente judío como “cosa repugnante” en relación a los romanos, habla de “Daniel el profeta”, se refiere al “Lugar Santo” (Jerusalén y el Templo) y se preocupa por que los cristianos que huirán de Jerusalén "no violen el Sábado” al escapar.

(Sin embargo, supuestamente los cristianos ya no adoraban al Padre “ni en Jerusalén ni en Samaria”, este sistema había sido abolido por el sacrificio de Jesús y tampoco guardaban el sábado). Todo lo anterior, indica entonces que cristianos aún atados al judaísmo maquillaron el Evangelio de Marcos y Mateo.

Una exégesis de Marcos y Mateo muestra indisolublemente una venida en las nubes del Hijo del Hombre para terminar con la gran tribulación judía. Jesús de Nazaret no pudo haberse equivocado de esa forma. Esto refleja más bien, la expectativa de los escritores y no los dichos exactos de Jesús.

Hoy los grupos religiosos se han quebrado la cabeza intentando darle "segundos cumplimientos", "separando versículos" y haciendo "malabarismos bíblicos" para intentar dar a las palabras de la venida de Jesús y la gran tribulación una asociación forzosa con la consiguiente decepción general. Hasta los preteristas han intentando generar hipótesis forzadas que intentan validar una infalibilidad bíblica más que objetivamente admirar con compasión y simpatía el bien intencionado esfuerzo, pero equivocado, por querer que el Maestro volviera en la vida de los apóstoles.

Seguiremos analizando otros elementos de la apocalíptica judía insertados en los Evangelios.

Hasta pronto.

viernes, 17 de abril de 2015

Exégesis de Marcos y Mateo - Parte 1

 Es importante leer "Use discernimiento el lector"
http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2015/04/use-discernimiento-el-lector.html

Tal como hemos visto en la entrada referida, Marcos y Mateo escribieron en lenguaje “cifrado” una referencia a los ejércitos romanos basándose en los términos del libro de Daniel y dando un aviso a los lectores judeocristianos evitando referirse directamente a los romanos por precaución. Esto demuestra que el cambio de frase de “ejércitos acampados” por “cosa repugnante” y “Daniel el profeta” parece más bien una inserción del redactor de Marcos y Mateo para el público judeocristiano general, que un dicho de Jesús a los apóstoles en privado. Sin embargo, esto también demostraría que dichos Evangelios fueron escritos un poco antes de la destrucción de Jerusalén.

A diferencia de varios críticos de la Biblia que creen que Mateo fue escrito después de la destrucción de Jerusalén en 70 E.C (usando el argumento de  la profecía tardía#), tenemos razones sólidas de que el escritor de Marcos y Mateo lo hizo antes de la destrucción de Jerusalén y que recoge parcialmente la profecía de Jesús sobre la destrucción de la misma. El escrito de Mateo demuestra que la profecía de Jesús fue real.

# Los críticos declaran que los escritores narraron profecías después del cumplimiento.

Lo podemos probar con algunos pasajes:

“Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra; porque en verdad les digo: De ninguna manera completarán el circuito de las ciudades de Israel hasta que llegue el Hijo del hombre”. - Mateo 10:23

Aquí el escritor señala la firme creencia de que antes de que se complete la predicación en Israel retornaría el Maestro a la Tierra. Esto es una prueba de que Mateo se escribió antes de 70 E.C puesto que el Maestro no retornó a Palestina, y por lo tanto la citada expresión representa un anhelo anterior al sitio romano sobre la ciudad. No habría tenido sentido presentar estas palabras después del 70 E.C

En Mateo 24:15-22 claramente se está hablando de la gran tribulación judía en 70 E.C. La expresión "los que estén en judea" (ver. 16) y "Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; porque entonces habrá gran tribulación" (ver. 20,21) nos demuestra que la gran tribulación se conecta con los judíos. Se habla de que la huida no ocurra en "día de sábado" lo cual nos confirma que la gran tribulación narrada es la que ocurriría en 70 E.C.  Esto también es importante, porque demuestra que los judeocristianos eran aún observadores del sábado.

¿Cómo es posible que Cristo el gran libertador de la Ley pudiera expresar semejantes palabras que ataban a los futuros cristianos al sábado?

Esta reflexión es suficiente para descartar que Jesús dijo esas palabras exactas, más bien el redactor de ese pasaje era un judeocristiano con fuertes ataduras a la Ley y que incorporó esos dichos a las palabras de Jesús.

Ahora bien, en los versículos del 29-31 se conecta dicha tribulación con la creencia de que la Parausía ocurriría en esos tiempos. Se dice:

 "Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol será oscurecido (...) Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria" (ver. 29,30).

Si Mateo hubiese sido redactado después del 70 y tras comprobar que el Maestro no retornó a la tierra, éstas palabras habrían quitado autoridad al relato expuesto. Por lo tanto, se hace patente que el redactor de Mateo lo hizo antes del 70 expresando una gran creencia y expectación por el inminente retorno de Jesús o el Mesías. Esto queda patente también en otras partes del Evangelio como cuando se dice:

 "En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas" - Mateo 24:34 .

Obviamente se refería a la generación de lectores que verían la destrucción de Jerusalén.

La idea de mezclar la destrucción de Jerusalén con la Parausía de Cristo vuelve a aparecer en un texto que muchos comentaristas religiosos evaden:

"Pero Jesús se quedó callado. Por eso el sumo sacerdote le dijo: “¡Por el Dios vivo te pongo bajo juramento de que nos digas si tú eres el Cristo el Hijo de Dios!”. Jesús le dijo: “Tú mismo [lo] dijiste. Sin embargo, digo a ustedes: De aquí en adelante verán al Hijo del hombre sentado a la diestra del poder y viniendo sobre las nubes del cielo” Mateo 26:63,64

Aquí Jesús está en su juicio nocturno pocas horas antes de morir y se muestra una declaración casi idéntica a la de Mateo 24:30. Es más, el redactor de Mateo 26:64 da a entender que los judíos que enjuician a Jesús lo "verían viniendo sobre las nubes del cielo". Y esto era una demostración del castigo que sufrirían en la destrucción de Jerusalén en 70. Y aunque Jesús no regresó a la Tierra en 70 E.C para destruir el sistema judío y ser observado por sus enemigos, esto demuestra la firme creencia del escritor de Mateo de asociar su Parausía con la destrucción de Jerusalén. Si Mateo hubiese sido redactado después de 70 E.C, estas frases darían a entender que Jesús se equivocó ya que no regresó.

No obstante, hay evidencia de que algunas partes de Mateo finalmente se añadieron el siglo II creando algunos retoques finales al texto. Y estos elementos hacen suponer a los críticos que todo el Evangelio fue creado en fechas posteriores al siglo II. 

Aunque gran parte de Mateo claramente fue redactado antes de 70 E.C esto no quiere decir que Jesús necesariamente dijo textualmente lo que aparece en Mateo 24: 29-31:

 ”Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos. Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.  Y él enviará sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él desde los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta su otro extremo".

Claramente ciertas partes de Mateo comenzaron a ser redactadas  después del Pentecostés. Sin embargo, en un periodo anterior a 66 E.C (en esas tres décadas) se insertaron otros elementos que eran más bien comentarios a modo de paráfrasis de lo que se creía que Jesús había dicho y que reflejan la creencia del redactor en las profecías apocalípticas judías.

Finalmente después del siglo II se hicieron otras inserciones y retoques finales dando vida al texto completo que tenemos hoy.

Un ejercicio científico nos demuestra que las frases de Mateo 24:29-31 posiblemente no fueron dichas por Jesús, sino que son una paráfrasis posterior.

A pocas semanas del discurso de Mateo 24 en el Monte de los Olivos, en el día de Pentecostés Pedro utiliza las frases "el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz" pero lo hace citando a Joel y no a lo que Jesús hubiese dicho:

"Por el contrario, esto es lo que se dijo por medio del profeta Joel: “Y en los últimos días —dice Dios— derramaré algo de mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas profetizarán, y sus jóvenes verán visiones y sus viejos soñarán sueños; y aun sobre mis esclavos y sobre mis esclavas derramaré algo de mi espíritu en aquellos días, y profetizarán. Y daré portentos presagiosos en el cielo arriba y señales en la tierra abajo, sangre y fuego y neblina de humo; el sol será convertido en oscuridad y la luna en sangre antes que llegue el grande e ilustre día de Jehová. Y todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo”’-Hechos 2: 16-21

Esto es extraño, ya  que Pedro (que fue testigo de las revelaciones de Jesús en el Monte de los Olivos) hubiese quedado al igual que nosotros inmensamente impactado por el asunto de los fenómenos celestes revelado pocas semanas antes ("el sol será oscurecido"), y que de forma lógica hubiese presentado la “luz” más actualizada que habría revelado Jesús sobre el asunto y no citando textualmente  a Joel. Pedro lo habría conectado con la venida del Hijo del Hombre en las nubes para juzgar al mundo. Solo se remite a citar de Joel y no menciona nada más.

Es como si Pedro no hubiese escuchado la última aclaración de Jesús sobre Joel (en relación a vincular a Joel con la Parausía) o claramente Jesús no dijo esas palabras en el Monte y éstas realmente se derivan de las ideas de los redactores judeocristianos posteriores.

Incluso el apóstol Pablo muchos años después de la resurrección de Jesús cita al Maestro como la última actualización de un asunto y no a un escrito del antiguo testamento:

"y tienen que tener presentes las palabras del Señor Jesús, cuando él mismo dijo: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’”

Pablo no cita de los Proverbios que contienen sentencias parecidas a las de Jesús, sino que enfatiza la última actualización de Jesús sobre un asunto. Y esto Pablo lo hace muchos años después, e incluso sin haber conocido al Maestro personalmente.

¿Cómo es posible que Pedro no se hubiese referido al hablar de los fenómenos celestes a la última actualización de Jesús, sobre todo si habían pasado pocas semanas? Lo más lógico es que los dichos de Jesús le hubiesen impactado tanto que habría citado al Maestro sobre la aclaración de la profecía de Joel.

Esto nos muestra que la idea de hibridar los dichos de Jesús con las profecías de Joel es algo que se desarrolla en la mente de los apóstoles o redactores de los Evangelios y que es insertado en el texto en fechas posteriores.

Ya hemos visto que Mateo cita a Daniel y muy posiblemente inserta elementos de Joel (recordando que los lectores eran judeocristianos que aún guardaban el sábado).

 ¿Hay otras fuentes de los libros apocalípticos judíos que el redactor Judeocristiano citó?  En las próximas entradas seguiremos analizando esto.

Muchas gracias.

jueves, 16 de abril de 2015

Una gran escuela cósmica

Los Documentos describen que la vida moroncial está llena de vida y actividad. Al parecer nuestros seres queridos que han partido tienen mil y una ocupaciones fascinantes. ¿Qué idea me transmiten los Documentos sobre los mundos moronciales? Guardando las inmensas distancias, es como si hubiese una especie de gran "campus" de una universidad (?) o ciudades orientadas a la capacitación ascendente con miles de actividades y con muchas personas, combinadas con una sublime belleza natural y refinado paisajismo. También hay mucho "trafico", visitantes que van y vienen en guías de estudio, etc.

Por ejemplo, en el primer mundo de estancia se nos habla que podemos consultar "unos archivos" para saber de nuestros seres queridos que nos han precedido en la muerte y lograr ubicarlos. 


501:11  44:3.1 Existen ciudades "que fueron construidas y hechas por Dios". En la contraparte espiritual tenemos todo lo que vosotros los mortales conocéis e inexpresablemente más. Tenemos casas, descansos espirituales, y necesidades morontiales. Por cada satisfacción material que los humanos pueden disfrutar, tenemos miles de realidades espirituales que sirven para enriquecer y ampliar nuestra existencia. Los constructores divinos actúan en siete grupos:



























  502:1  44:3.2 1. Los diseñadores y constructores de casas —los que construyen y renuevan las moradas asignadas a los individuos y los grupos de trabajo. Estos domicilios morontiales y espirituales son reales. Serían invisibles para vuestra visión de gama estrecha, pero son muy reales y hermosos para nosotros. Hasta cierto punto, todos los seres espirituales pueden compartir con los constructores ciertos detalles de la planificación y creación de sus moradas morontiales o espirituales. Estas casas están abastecidas y embellecidas de acuerdo con las necesidades de las criaturas morontiales o espirituales que las habitarán. Existe abundante variedad y amplia oportunidad para la expresión individual en todas estas construcciones.

502:2  44:3.3 2. Los constructores industriales —los que actúan en el diseño y el ensamblaje de moradas para los trabajadores regulares y rutinarios de los reinos espirituales y morontiales. Estos constructores son comparables a los que construyen en Urantia los talleres y otras plantas industriales. Los mundos de transición tienen una economía necesaria de ministerio mutuo y una división especializada del trabajo. No es que todos hagamos todo; existe diversidad de funciones entre los seres morontiales y los espíritus evolutivos, y estos constructores industriales no sólo construyen talleres mejores sino que también contribuyen al mejoramiento vocacional de los trabajadores.

502:3  44:3.4 3. Los constructores de recreación —Se utilizan enormes edificios durante las temporadas de descanso, lo que los mortales llamarían recreación y, en cierto sentido, juego. Se ha dispuesto un ambiente adecuado para los directores de reversión, los humoristas de los mundos morontiales, aquellas esferas de transición en las que ocurre la capacitación de los seres ascendentes que recientemente llegaron de los planetas evolucionarios. Aun los espíritus más elevados participan de cierta forma de humor reminiscente durante sus períodos de recarga espiritual.

502:4  44:3.5 4. Los constructores de adoración —los expertos arquitectos de los templos espirituales y morontiales. Todos los mundos de ascensión mortal tienen templos de adoración, y son las creaciones más exquisitas de los reinos morontiales y de las esferas espirituales.
 
502:5  44:3.6 5. Los constructores de enseñanza —los que construyen las sedes de la capacitación morontial y de la instrucción espiritual avanzada. Siempre está la puerta abierta para adquirir más conocimiento, para ganar más información adicional sobre vuestro trabajo presente y futuro, así como también conocimiento cultural universal, información que tiene el objeto de hacer que los mortales ascendentes sean ciudadanos más inteligentes y eficaces de los mundos morontiales y espirituales.

502:6  44:3.7 6. Los planificadores morontiales —los que construyen para la asociación coordinada de todas las personalidades de todos los reinos, que estén presentes en cualquier momento indicado en cualquier esfera. Estos planificadores colaboran con los Supervisores del Poder Morontial para enriquecer la coordinación de la vida progresiva morontial.

502:7  44:3.8 7. Los constructores públicos —los artesanos que planifican y construyen los lugares establecidos de congregación que no estén destinados a la adoración. Grandes y magníficos son los sitios de congregación común.

  502:8  44:3.9 Aunque ni las estructuras ni sus embellecimientos resultarían exactamente reales para la comprensión sensorial de los mortales materiales, son muy reales para nosotros. Vosotros no podríais ver estos templos si pudieseis estar aquí en la carne; sin embargo, todas estas creaciones supermateriales efectivamente existen, y las discernimos claramente y con igual plenitud las disfrutamos.

Los Documentos también nos hablan de las excursiones que los alumnos hacen a otros planetas, etc. Todo lo anterior representa una vida en una supercivilización más avanzada de lo que podamos imaginar y que continúa perfeccionándose y ascendiendo hasta que los alumnos moronciales adquieren la perespectiva universal y eterna.



martes, 14 de abril de 2015

¿Que cuerpo tendremos al resucitar?


¿Qué cuerpo tendremos al resucitar? ¿Qué cuerpos tienen los resucitados? 

(1236.1) 112:6.3 La apariencia de la forma del cuerpo material es sensible, hasta cierto punto, al carácter de la identidad de la personalidad; el cuerpo físico refleja algo de la naturaleza inherente de la personalidad, pero de una forma limitada. La forma morontial la refleja aún más. En la vida física, los mortales pueden ser hermosos por fuera pero desagradables por dentro; en la vida morontial, y de manera creciente en sus niveles superiores, la forma de la personalidad variará directamente de acuerdo con la naturaleza de la persona interior. En el nivel espiritual, la forma exterior y la naturaleza interior empiezan a acercarse a una identificación completa, que se perfecciona cada vez más en los niveles espirituales cada vez más elevados.

Es como si la belleza interna del alma brotara hacia al exterior y se hiciera plenamente visible en un cuerpo. También se nos ha declarado que se nos resucita en la mejor etapa de nuestra vida, aquella en que fuimos más felices y plenos, pero tremendamente mejorados. Nuestros defectos físicos, la falta de simetría corporal, y nuestras limitantes ya no existen en los cuerpos moronciales que son una versión mejorada de nuestros primeros cuerpos, y dónde la belleza interior perfecciona el cuerpo moroncial que recibimos.

(Fue por esta razón que María Magdalena no reconoció inmediatamente al Jesús resucitado en un cuerpo moroncial)

También los Documentos señalan que en este nuevo cuerpo moroncial no tendremos las funciones biológicas que nos hacen ir al baño. Nos alimentamos de una especie de alimento que no provoca desechos, aunque seguimos bebiendo y agua y descansando en el sueño. Nuestros cuerpos estarían desprovistos de los elementos necesarios que existen por el clima o temperatura como las glándulas del sudor. Además, en los mundos de estancia no hay disturbios climáticos. Pero este será el primer cuerpo. En la carrera ascendente sufriremos transformaciones sucesivas indescriptibles para la mente humana de este planeta.

lunes, 13 de abril de 2015

"Use discernimiento el lector"


A diferencia de la tradición aceptada, todo indica que Marcos fue el primer Evangelio Oficial. Esto incluso aparece sorprendentemente en su introducción:

El principio de las buenas nuevas acerca de Jesucristo” – Marcos 1:1

No hay otro Evangelio con esa declaración de apertura. Ahora bien, en lo que nos concierne al tema es interesante la famosa frase de Mateo 24:15:

"Por tanto, cuando veáis la abominación de la desolación, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda)"

Consulté con el Profesor Antonio Piñero sobre la existencia real del paréntesis y esto me comentó:

“Naturalmente que este paréntesis se halla en el texto griego y sin variantes de importancia. Los manuscritos son unánimes casi. El paréntesis está tomado de Marcos por Mateo sin variación sustancial”.

Sin embargo, el profesor deja claro que el paréntesis obviamente no fue dicho por Jesús, porque habla del lector.

Tenemos claro que Marcos y luego Mateo usaron el lenguaje cifrado de la “abominación desoladora” o “cosa repugnante que causa desolación” y luego colocan el paréntesis para que los lectores “pongan ojo”. ¿Por qué razón?

Lucas en cambio, no utiliza ese lenguaje cifrado ni usa el paréntesis. Habla directamente de los ejércitos romanos y tampoco habla del lugar “santo” ni hace alusión al profeta Daniel:

”Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampados, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado.  Entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y los que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en los lugares rurales no entren en ella”; - Lucas 21:20,21

La clave es que los autores de Marcos y Mateo se concentran en lectores judíos. Entonces ellos utilizan una especie de lenguaje en clave para referirse a los romanos como ejecutores sin despertar un antagonismo directo hacia ellos. Es como cuando en algunas publicaciones se usa el lenguaje ambiguo para referirse a una potencia política y no generar problemas innecesarios creyendo que se hacía propaganda contra el Imperio. Los lectores que usaran discernimiento lo relacionarían con una acción similar a la de Antioco cuando profanó el Templo en la época de los Macabeos. Entonces percibirían que la Bestia Romana era el agresor.

El hecho de que Marcos y Mateo consideren a Jerusalén y el Templo el lugar Santo cuando ya había sido rechazado Jesús demuestra que las comunidades cristianas de Judea aún estaban atadas a los preceptos de la Ley y esperaban una restitución mesiánica en la Tierra (Véase Hechos 21:20-25).

En cambio Lucas no tiene estas ataduras y habla sin tapujos de los ejércitos acampados y tampoco considera a Jerusalén “un lugar Santo” ni habla de Daniel el profeta. Todo indica que su público no eran los judeocristianos.

Lo anterior nos hace surgir dudas sobre las palabras exactas de Jesús al referirse al sitio romano de 66-70. Sabemos que el paréntesis no fue pronunciado por Jesús, y por lo tanto y por lógica, no existió la frase de la “Abominación Desoladora” y “Lugar Santo”, el "Profeta Daniel", etc.  Estas serían expresiones fuertemente judeocristianas utilizadas por redactores de ideas judías más que reflejos exactos de los dichos de Jesús. 

La idea del "use discernimiento el lector" es más bien un aviso al lector judeocristiano que capte el lenguaje que el Escritor tuvo que utilizar forzosamente al referirse a los ejércitos romanos, pero no necesariamente representa el dicho exacto de Cristo.

Según los Documentos de Urantia Jesús dijo:

(1913.3) 176:1.4 Entonces preguntó Andrés: «Pero, Maestro, si la ciudad santa y el templo han de ser destruidos, y si tú no estarás aquí para guiarnos, ¿cuándo debemos abandonar Jerusalén?» Dijo Jesús: «Podéis permanecer en la ciudad después que yo me haya ido, aun a través de estos tiempos de congoja y persecución amarga, pero cuando veáis que Jerusalén está siendo rodeada por los ejércitos romanos después de la revuelta de los falsos profetas, entonces sabréis que su desolación está por llegar; entonces debéis huir a las montañas. Que nadie de los que están en la ciudad y a su alrededor se quede para tomar nada, y que nadie de los que están afuera se atreva a entrar. Habrá gran tribulación porque esos serán los días de la venganza gentil. Una vez que vosotros hayáis abandonado la ciudad, este pueblo desobediente caerá por la espada y será cautivo de todas las naciones; así destruirán los gentiles la ciudad de Jerusalén. Mientras tanto, os advierto, no os engañéis. Si alguien viene a vosotros diciendo: ‘Mirad, aquí está el Libertador', o ‘Mirad, allí está él', no le creáis, porque surgirán muchos falsos maestros y muchos serán conducidos por el camino erróneo; pero vosotros no debéis engañaros porque os he dicho esto por adelantado».