lunes, 20 de octubre de 2014

Posibilidades para la especie humana

Si somos honrados intelectualmente, comprobaremos que la humanidad vivía en peores condiciones hace 500 años. Los hombres no tenían tiempo para plantearse cuestiones existencialistas tal como ocurre en tiempos modernos. La supervivencia en el aspecto más rudo y básico era la única preocupación mental humana. Sin embargo, hoy (principalmente en el mundo occidental)  nos encontramos en un nivel de transición mental. Un paso de un paradigma a otro.

(1086.4) 99:1.1 Las invenciones mecánicas y la diseminación del conocimiento están modificando la civilización; son imperativos ciertos cambios sociales y adaptaciones económicas si se ha de evitar el desastre cultural. Este nuevo orden social que se aproxima no se establecerá complacidamente hasta por un milenio. La raza humana debe reconciliarse con un proceso de cambios, adaptaciones y readaptaciones. La humanidad está en marcha hacia un nuevo destino planetario no revelado.

Estamos ya en pleno proceso de cambios y transformaciones planetarias. Lo estamos viviendo, y el cese del viejo orden trae colapsos mentales difíciles de adaptar para la mayoría de los hombres.

(1090.2) 99:4.6 Durante los tiempos psicológicamente agitados del siglo veinte, en el medio de los trastornos económicos, las corrientes encontradas de la moral y las mareas sociológicas de las transiciones ciclónicas de la era científica, miles y miles de hombres y mujeres se han dislocado humanamente; están ansiosos, desapacibles, temerosos, inseguros e inestables; como nunca antes en la historia del mundo, necesitan el consuelo y la estabilización de una religión sólida. Frente a los logros científicos y al desarrollo mecánico sin precedentes existe un estancamiento espiritual y un caos filosófico.

Esta es la preocupación más grande sobre la humanidad. No son los terremotos, las guerras, las epidemias, la delincuencia, la avaricia y altibajos morales de los hombres. El problema del siglo XX y el siglo XXI es encontrar el sentido de la vida en esta era materialista que llega a su fin y que deja desnuda el alma de miles de millones. Este es el verdadero fin del mundo. El que existan miles de millones de almas vacías espiritualmente.

Realmente ahora a escala mundial las "ovejas están desolladas y desparramadas sin pastor". Ahora a escala planetaria "los campos están blancos para la siega". Ahora con urgencia se necesita la verdadera religión de Jesús, aquella de la experiencia personal viviente.

Y esta será  la empresa más grande jamás emprendida en toda la historia humana durante los próximos mil años: la auténtica educación de la humanidad.

La gran pregunta es como arrancar con ésta educación. Hoy en silencio, miles están siendo instruidos y transformados en los auténticos seguidores de las enseñanzas verdaderas de Jesús. Están en todas partes y son muy anónimos. Son preparados en su interior para estos momentos cruciales futuros e inminentes.

(2082.9) 195:9.4 La religión necesita nuevos líderes, hombres y mujeres espirituales que se atrevan a depender solamente de Jesús y de sus enseñanzas incomparables. (...) Entonces, estas almas nacidas del espíritu proveerán rápidamente el liderazgo y la inspiración que se requieren para una reorganización social, moral, económica y política del mundo.

Sin lugar a dudas, hay varios flancos que estos educadores y líderes han de inspirar con los ideales auténticos espirituales. Analicemos cada uno:

CONTINUA...

jueves, 16 de octubre de 2014

Ébola y enfermedades

He querido realizar un breve paréntesis en relación a la publicación en desarrollo y comentar unos párrafos interesantes sobre nuestra fragilidad humana ante las entidades microscópicas.

(851.5) 76:4.7 Las células del cuerpo de los Hijos Materiales y de su progenie son mucho más resistentes a las enfermedades que las de los seres evolutivos indígenas del planeta. Las células del cuerpo de las razas nativas son afines a los organismos microscópicos y ultramicroscópicos vivientes del reino que producen enfermedades. Estos hechos explican por qué los pueblos de Urantia tienen que hacer un gran esfuerzo en el campo científico para resistir a tantos trastornos físicos. Seríais mucho más resistentes a las enfermedades, si vuestras razas llevaran más de la sangre adánica.

Esto indica que nuestra genética está desprovista de la protección necesaria para los organismos nativos y los virus, como el temido ébola.

(732.1) 65:2.3 La bacteria, un organismo vegetal sencillo de índole muy primitiva, ha cambiado muy poco desde los primeros albores de la vida; incluso exhibe cierto grado de retroceso en su comportamiento parasitario. Gran parte de los hongos representa además un movimiento retrógrado en la evolución, siendo plantas que han perdido su capacidad de hacer la clorofila y, en cierto modo, se han convertido en parásitos. La mayoría de las bacterias que produce enfermedades y sus cuerpos auxiliares de virus pertenecen a este grupo de hongos parasitarios desertores. Durante las edades inter-medias, todo el vasto reino de la flora ha evolucionado a partir de antepasados, de los cuales también ha descendido la bacteria.

Se nos declara que las bacterias, hongos y virus son un retroceso, una especie de microplantas abortadas que no alcanzaron a generar clorofila y comenzaron una acción parásita destructiva con su entorno, a diferencia de sus primas las plantas.

(736.5) 65:5.2 Pero a través de esta aventura biológica nuestra mayor decepción surgió de la reversión de cierta flora primitiva hasta niveles de bacteria parasitaria anteriores a la clorofila en escala tan grande y de manera tan inesperada. Esta eventualidad en la evolución de la flora ocasionó muchas enfermedades aflictivas en los mamíferos superiores, sobre todo en la especie humana más vulnerable. Al enfrentarnos con esta situación que nos causaba perplejidad, dimos por descontadas, en cierto modo, las dificultades implícitas, pues sabíamos que el mestizaje subsiguiente del plasma vital adánico reforzaría la capacidad de resistencia de la raza mestiza resultante, de tal forma que vendría a inmunizarla de todas las enfermedades producidas por el tipo de organismo vegetal. Pero nuestras esperanzas estaban destinadas a la decepción, debido a la calamidad de la contumacia adánica.

Pero la esperanza no está perdida:
(735.2) 65:4.3 Muchas características de la vida humana ofrecen abundantes pruebas de que el fenómeno de la existencia mortal se planeó con inteligencia, y de que la evolución orgánica no es una mera casualidad cósmica. Cuando una célula viviente se daña, dispone de la capacidad de elaborar ciertas sustancias químicas que están facultadas para estimular y activar las células normales adyacentes de tal modo que éstas comienzan inmediatamente la secreción de ciertas sustancias que facilitan los procesos curativos en la lesión; a la par, estas células normales no lesionadas comienzan a proliferar —de hecho emprenden la creación de nuevas células para reemplazar toda célula compañera que pudiese haber sido destruida por este daño.
(735.3) 65:4.4 Esta acción y reacción química implicada en sanar la herida y reproducir las células es el resultado de haber optado los Portadores de Vida por una fórmula que engloba más de cien mil fases y características de reacciones químicas y repercusiones biológicas posibles. Sobrepasan medio millón los experimentos específicos realizados por los Portadores de Vida en sus laboratorios antes de acordar en esta fórmula para el experimento de la vida en Urantia.
(735.4) 65:4.5 El día que sepan más acerca de estos químicos curativos los científicos de Urantia, llegarán a ser más eficientes en el tratamiento de las lesiones, e indirectamente sabrán más acerca del control de ciertas enfermedades graves.
La declaración anterior parece ser una referencia al descubrimiento del programa de calibración de las llamadas "células madre" que parece estar presentes potencialmente en todas las células. Algunos científicos ya han logrado regenerar miembros amputados con esta reprogramación celular.
(735.5) 65:4.6 Desde que se estableció la vida en Urantia, los Portadores de Vida han mejorado esta técnica sanadora, por cuanto se ha introducido en otro mundo de Satania, y ofrece más alivio al dolor y ejerce mejor control sobre la capacidad de proliferación que tienen las células normales adyacentes.
(734.3) 65:3.6 El género humano en Urantia ha de resolver sus problemas de desarrollo mortal con la descendencia humana con lo que ya cuenta, no evolucionarán más razas de las fuentes prehumanas por todo el tiempo futuro. Pero, lo antedicho no excluye la posibilidad de lograr niveles de desarrollo humano muy superiores por medio del fomento inteligente de los potenciales evolucionarios que siguen residiendo en las razas mortales. Lo que nosotros, los Portadores de Vida, hacemos por fomentar y conservar las especies de vida antes de la aparición de la voluntad humana, ha de hacer el hombre mismo tras tal acontecimiento y posteriormente a nuestro retiro de la participación activa en la evolución. En modo general, el destino evolucionario del hombre está en sus propias manos, y la inteligencia científica, tarde o temprano, tiene que reemplazar el funcionamiento aleatorio de la selección natural incontrolada y la supervivencia casual.
(740.1) 65:8.5 En los laboratorios evolucionarios cósmicos, la mente siempre domina la materia, y el espíritu siempre está correlacionado con la mente. Si estas diversas dotaciones no logran sincronizarse y coordinarse, puede ocasionar retrasos en el tiempo; pero, si un determinado individuo en verdad conoce a Dios y desea encontrarle y llegar a ser como él, la supervivencia está garantizada a pesar de los obstáculos del tiempo. La condición física puede entorpecer la mente, y la perversidad mental puede retrasar la obtención espiritual; sin embargo, ninguno de estos obstáculos puede vencer la elección hecha con toda la voluntad del alma.
(740.2) 65:8.6 Cuando las condiciones físicas son idóneas, pueden producirse evoluciones mentales repentinas, cuando la condición de la mente es propicia, pueden ocurrir transformaciones espirituales repentinas; cuando los valores espirituales reciben el reconocimiento debido, entonces los significados cósmicos se tornan discernibles, y la personalidad, en creciente escala, se libera de los obstáculos del tiempo y se redime de las limitaciones del espacio.
Lo anterior indica que nuestra mente y una combinación sabia con la Ciencia puede activar potenciales dormidos y amplificar los genes adánicos que poseemos.

lunes, 13 de octubre de 2014

Capítulo 5: Procedimientos en el cristianismo: Sobre los cargos de autoridad y privilegios de servicio

La Religión que fundó Jesús de Nazaret realmente no era una Organización nominal, ni siquiera una superestructura editorial ni nada semejante. Su Iglesia ciertamente estaba organizada a nivel interno en las propias congregaciones-familias, pero cada congregación podía diferir incluso en aspectos doctrinales generales. En el primer siglo las congregaciones gentiles se habían separado de ciertas observancias de la Ley, pero en Jerusalén y Judea hasta el año 70 E.C existió una fuerte atadura a esas costumbres. Lo importante era que la unidad espiritual prevaleciera, y mientras las congregaciones aceptasen a Cristo como su Señor y Salvador, los accesorios externos irían desapareciendo gradualmente. Esto era lo que Pablo comentaba cuando enfatizaba que ciertos dones “milagrosos” o “conocimiento”  “sería eliminado” cuando lo “completo” llegase (1Corintios 13: 8-10).

La Religión de Jesús era realmente una familia. Y el mundo entero mediante el Evangelio estaba llamado a descubrir que era parte de esa familia. Cuando un incrédulo aceptaba las Buenas Nuevas se congregaba con quienes también habían descubierto su filiación con Dios. Esto lo hacía por una fuerza interna, no por una presión para pertenecer a un grupo social u organización poderosa humana.

Privilegios
En el primer siglo los privilegios en las congregaciones siempre tenían que entenderse como rasgos espontáneos de servicio al prójimo y no como títulos formales.

Ya en el mundo antiguo anterior al cristianismo “los ancianos” eran los miembros de la familia o tribu que más sabiduría tenían y que se caracterizaban por ser buenos consejeros u orientadores, una especie de hermanos mayores respetados, pero no líderes (en el sentido jerárquico). Ya en el Éxodo 3:16 notamos esta cultura de existencia de "ancianos", la cual incluso aparece en tribus de otros continentes.

La palabra griega “diákonos” significa, literalmente traducida, “servidor”. En el pueblo griego, en la época en la que se formó la primitiva Iglesia. Episkopos o Superintendente en el mundo griego era quién atendía ciertos asuntos o a ciertas personas.

Para ellos, no era un título ni un programa,  ni tampoco era aprobado por un Comité de Sucursal en la nación. La modificación actual de la Watchtower en relación a que los llamados Superintendentes Viajantes ratifiquen los nombramientos se ajusta más al modelo bíblico, aunque puede generar en algunos la idea del Obispo,  similar al concepto católico, como una especie de Jerarca sobre los otros ancianos, algo que no es bíblico y que degeneró en los feudos de la Edad Media influenciados por un sacerdote.

El diácono es un servidor como Cristo. Jesús había dicho: “Cualquiera que quiera ser grande entre ustedes será el servidor de ustedes.” (Mt 20:26) y también: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mc 10:45). Esto demostraba que de forma natural, y sin formalidades mayores, quienes querían servir a otros ya comenzaban su ministerio de diákono con su acción de ministerio al hacerse disponible de forma natural de manera previa.

 La congregación o algún misionero simplemente ratificaba ese ministerio, pero carecía de un halo formal, como si fuera el ascenso dentro de una empresa. En el fondo, todos eran una familia, y los auxiliadores prestos (hombres y mujeres), comenzaban a perfilarse como diákonos.

El cargo en la Iglesia es, por lo tanto, un servicio. No lo son para valer más o para tener más poder o prestigio, sino para servir más. En el mundo occidental la expresión “privilegio” puede entenderse mal. A menudo alguien con privilegios se entiende que tiene ventajas o aspectos exclusivos sobre otros. Por eso es un privilegiado. Por lo tanto, dicha expresión debería analizarse por los gestores de las religiones. A menudo crea una falsa imagen en quienes aspiran a esos servicios. Por esa razón hay tantos problemas cuando hay quienes pierden sus “privilegios”. Lo toman como degradaciones de cargo dentro de una empresa. Esto ocurre especialmente en la Watchtower.

Muchas veces todavía se piensa y se escucha que el diácono es una ayuda o sirve al Anciano. La idea del diácono-servidor no es esta. Al diácono no se lo debe considerar como un servidor del anciano o pastor. Es un servidor directo del Pueblo de Dios y de los pobres. Considerarlo como un servidor del párroco, anciano o pastor, es abusar del diácono, porque la misión y las tareas del diácono son otras, y no existe para suplirle o para ayudarle al anciano.

El servicio del Siervo Ministerial o Diakono es paralelo al del Anciano. Ambos sirven directamente a la congregación pero con leves cambios sutiles.

El diácono no está subordinado al Anciano, como en un ejército el mayor es el subalterno del coronel. Al contrario, los dos ministerios eclesiales tienen que servir de manera fraternal e igualitaria al Pueblo de Dios. Y el análisis de las cartas apostólicas lo deja claro (Véase 1 Timoteo 3 como Pablo los destaca como funciones paralelas directas de servicio a la congregación y no como uno subordinado a otro. Uno se centra levemente más en eseñar y el otro en aspectos muy importantes de naturaleza doméstica, ámbos necesarios y combinables). También notamos que los llamados "requisitos" eran asuntos que todo cristiano debía practicar, pero que de alguna forma se destacaban más en los hombres y mujeres que servían.

Privilegios "teocráticos"

Hay Privilegios no bíblicos cómo Sacerdote como Aarón (Iglesia Mormona) Precursor, Betelita y Siervo de Construcción (JW). Aunque éstos privilegios son útiles para una organización religiosa y pueden ser valiosos dependiendo de la madurez y actitud de la persona, claramente son atributos no bíblicos. Llama la atención cómo una organización que se jacta de ser apegada a la Biblia haya fabricado privilegios no señalados en las Escrituras. Y en el caso de los sacerdocios aarónicos de los Mormones, no se pueden transportar las "sombras de la ley" al cristianismo.

Lamentablemente éste Sistema impuesto genera en muchos una obsesiva fijación por conseguir "privilegios", tras lo cual  se esconde un fuerte complejo de inferioridad (consciente o inconscientemente).  A pesar que se dice que ese no es el propósito, no obstante la gente lo toma como una medalla de honor, como un título de alguna forma. Y muchas veces los "privilegiados" forman un círculo cerrado anti cristiano, en donde se crean ambientes y reuniones sociales exclusivistas. Así, en muchos hay una fuerte presión social de hacerse Precursor para sentirse "especial" y ser aceptado en una especie de "status" que lo haga ser invitado a reuniones especiales, participar en actividades sociales exclusivistas, etc. El Ego se infla y otras cualidades se apagan. Incluso hay quiénes buscan matrimonio con quiénes solo tienen esos "privilegios" formales.

Entonces, a pesar de que se predique lo contrario, en la práctica si se forma una Casta con títulos formales y de categoría "teocrática", una especie de clero encubierto. Y cuando alguién es privado de tales privilegios, a menudo tiene reacciones negativas, como si fuera privado de un cargo importante en una empresa.

Aunque en la actualidad éste espíritu está desapareciendo de algunas congregaciones, no es menos cierto que aún es fomentado de forma incorrecta por algunos Superintendentes de Circuito. Falta madurez, sabiduría y equilibrio para motivar al Servicio verdadero. En el fondo, la existencia de Privilegios formales sí genera un ambiente artificial que ha contribuído a mucho mal durante décadas.



El Servicio verdadero

La vida espiritual acrecienta poderosamente la verdadera autoestima. Pero la autoestima no es la admiración de sí mismo. La autoestima siempre está coordinada con el amor y el servicio a los semejantes. - Libro de Urantia

El mismísimo que descendió también es el que ascendió muy por encima de todos los cielos, para dar plenitud a todas las cosas.  Y dio algunos como apóstoles, algunos como profetas, algunos como evangelizadores, algunos como pastores y maestros,  con miras al reajuste de los santos, para obra ministerial, para la edificación del cuerpo del Cristo,  hasta que todos logremos alcanzar la unidad en la fe y en el conocimiento exacto del Hijo de Dios, a un hombre hecho, a la medida de estatura que pertenece a la plenitud del Cristo - Efesios 4: 10-13

Pablo dice que hay variedad de funciones. No todos son evangelizadores, no todos son profetas, etc. Todos y cada uno de los cristianos tienen o reciben la 'dádiva gratuíta' o 'don' y con ella edifican el cuerpo. Nadie hay por encima de nadie. Cristo los toma a todos, porque todos componen su cuerpo, y los coloca como quiere, y les da los dones que quiere, y estos miembros al poner operativo dichos dones se edifican unos a otros, y crecen y ya no son 'pequeñuelos, aventados como por olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza por medio de las tretas de los hombres, por medio de astucia en tramar el error', sino que tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto".
Las palabras de Pablo son una confirmación de que la profesión del cristianismo es un acto de libertad e individualidad que tiene una proyección de Servicio verdadero hacia los demás, cada uno según los dones y bondades que recibe. (1 Pedro 4:10; 1 Cor 4:7). Nadie es mayor que nadie. Nadie 'manda' mas que nadie. El que 'preside' es el que más trabaja en favor de los demás. Para 'presidir' no necesita un 'nombramiento' especial, sino que es su propia disposición y el reconocimiento de los demás el que le lleva a colocarse delante.

Y eran las congregaciones las que notaban que dichas personas se hacían disponibles y recibían por acción ya efectuada esas asignaciones. Las observaciones o "nombramientos" de los misioneros viajantes solo confirmaban algo que ya era natural en cada congregación.

Hasta el privilegio que reciben las mujeres como diakonisas significa su disposición de servir y ayudar (aunque deben tener reconocimiento oficial, su privilegio no es un título oficial, al igual que los varones, sino más bien su disposición a "servir"), la misma que manifiesta la creación entera que siempre está al servicio de otra vida. Por ejemplo, los árboles y el sol emiten elementos de vida y servicio que benefician a otras creaciones.

Y hay algo más, Pablo declara que el objetivo de los diversos ministerios, sean estos de ayuda material, educación espiritual o evangelización tenían como objeto que los miembros crecieran a la estatura y madurez espiritual del Cristo. No era la misión de los ancianos y diakonos mantener a la congregación en un estado de constante  dependencia e inmadurez espiritual a los miembros, sino que éstos crecieran en su relación con Dios, haciendo hasta innecesario el apoyo secundario del anciano:

"No que seamos nosotros amos sobre la fe de ustedes, sino que somos colaboradores para su gozo, porque es por [su] fe que están firmes" - 2 Corintios 1:24.

Cuando la estatura del Cristo y las personas logran su renacimiento, los mentores y colaboradores espirituales se tornan innecesarios. Estos nuevos miembros renacidos se vuelven naturalmente ancianos y diakonos para las nuevas personas que abrazan el mensaje de Jesús el cual tiene el potencial de transformar al mundo. Y así se podría expandir la levadura del Reino en la Tierra.

El Servicio lo llevaremos por las Edades Eternas y es un sello de las actividades universales y cósmicas en los mundos de las "otras moradas" (Juan 14:2). Pero es un Servicio basado en el Amor verdadero, el cual se caracteriza por hacer el bien a los demás, ministrarles.

jueves, 9 de octubre de 2014

Capítulo 4: Procedimientos en el cristianismo: Las enseñanzas y funcionamiento de las iglesias


¿Qué ha de hacerse, pues, hermanos? Cuando ustedes se juntan, uno tiene un salmo, otro tiene una enseñanza, otro tiene una revelación, otro tiene una lengua, otro tiene una interpretación. Efectúense todas las cosas para edificación.  Y si alguno habla en una lengua, limítese esto a dos o tres a lo más, y por turno; y que alguien traduzca. (…) Porque Dios no es [Dios] de desorden, sino de paz. – 1 Corintios 14:26-27, 33

Notamos que existía cierto grado de libertad en las reuniones de las congregaciones primitivas. Al parecer no había un “programa” rígido y estandarizado, simultáneo y global para las Iglesias en el I siglo. No existía una especie de carta permanente y regular que tuviera las características de "revista oficial" permanente mensual para todas las congregaciones. Las distintas epístolas son cartas pastorales dirigidas a congregaciones específicas con problemas específicos. Solo notamos un caso de "intercambio" de cartas cuando Pablo sugiere que los Colosenses lean la carta (hoy desaparecida) de Laodicea (Colosenses 4:16) y Santiago se dirige a las "doce tribus esparcidas por todas partes" (Santiago 1:1). Sin embargo, no hay ninguna evidencia de una fabrica permanente con constantes y nuevos rollos y cartas escritas continuamente a las Iglesias.

   Ahora bien, es digno de notar que en 1 Corintios 14:26-27, 33 Pablo declara que los asistentes a las reuniones eran los que proporcionaban el alimento espiritual y los temas que con libertad cristiana eran analizados. Solo tenían que hacerlo con el propósito de la edificación colectiva del grupo y por turno en sus exposiciones para mantener el orden.

    Pablo también indica que no todos los cristianos realizaban las mismas labores:

     Y dio algunos como apóstoles, algunos como profetas, algunos como evangelizadores, algunos como pastores y maestros,  con miras al reajuste de los santos, para obra ministerial, para la edificación del cuerpo del Cristo. – Efesios 4:11,12

      Pues
bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y miembros individualmente. Y Dios ha colocado a las personas respectivas en la congregación: primero, apóstoles; segundo, profetas; tercero, maestros; luego obras poderosas; luego dones de curaciones; servicios de ayuda, capacidades directivas, diferentes lenguas.  No todos son apóstoles, ¿verdad? No todos son profetas, ¿verdad? No todos son maestros, ¿verdad? No todos ejecutan obras poderosas, ¿verdad?  No todos tienen dones de curaciones, ¿verdad? No todos hablan en lenguas, ¿verdad? No todos son traductores, ¿verdad?  Pero sigan procurando celosamente los dones mayores. Y todavía les muestro un camino sobrepujante. – 1 Corintios 12:27-30

Esto indica que no todos los cristianos eran evangelizadores o apóstoles. No todos tenían capacidades directivas o servicios de ayuda. En realidad se podía decir que en conjuntotodos de alguna forma al impulsar el cristianismo como un estilo de vida que incluía por palabras y obras lo anterior, constituía realmente la proclamación del Evangelio del Reino, todas las facetas anteriores combinabas eran esa predicación. Pero no todos eran Evangelizadores formales.

Cómo indica el texto citado de 1 Corintios 14:26-27, 33 los cristianos cantaban salmos, enseñanzas e interpretaciones en especie de tertulias libres en Cristo que giraban en torno a su Señor. La enseñanza era sencilla y edificante. Hechos declara que se dedicaban "a compartir [unos con otros], a tomar comidas y a oraciones" (Hechos 2:42).

"Pero ahora les escribo que cesen de mezclarse en la compañía de cualquiera que, llamándose hermano, sea fornicador, o persona dominada por la avidez, o idólatra, o injuriador, o borracho, o que practique extorsión, y ni siquiera coman con tal hombre". - 1 Corintios 5:11 

Parte de las reuniones incluían estas comidas espirituales sencillas (comidas agape) en la cual se incluía la enseñanza. Y estaban invitados los interesados (excepto los miembros pecadores ya convertidos):

"Por eso, si toda la congregación se junta en un lugar y todos hablan en lenguas, pero entran personas comunes, o incrédulos, ¿no dirán que ustedes están locos?  Pero si todos ustedes están profetizando y entra cualquier incrédulo o persona común, es censurado por todos ellos, es examinado detenidamente por todos;  los secretos de su corazón quedan manifiestos, de modo que él cae sobre [su] rostro y adora a Dios, declarando: “Dios verdaderamente está entre ustedes” - 1 Corintios 14:23-25.

"Hermanos míos, ustedes no tienen la fe de nuestro Señor Jesucristo, nuestra gloria, con actos de favoritismo, ¿verdad?  Pues, si entra en una reunión de ustedes un varón con anillos de oro en los dedos y con ropa espléndida, pero entra también un pobre con ropa sucia, 3 pero ustedes miran con favor al que lleva la ropa espléndida y dicen: “Tú toma este asiento aquí en un lugar excelente”, y dicen al pobre: “Tú quédate de pie”, o: “Toma tú ese asiento allá debajo de mi escabel”,  tienen distinción de clases entre sí y han llegado a ser jueces que dictan fallos inicuos, ¿no es verdad?" - Santiago 2:1-4

Notamos como las congregaciones no eran grupos cerrados en las casas como sectas oscuras, sino que esta fraternidad y hermandad tenía carácter familiar expansivo.

También las mujeres podían enseñar y solo utilizar la cobertura para orar y profetizar tal como lo analizamos en Corintios. Y los servicios o departamentos estaban orientados a la ayuda, eran sencillos, y las mujeres tenían un papel importante como Febe y Dorcas (Hch 9:36, 39; Romanos 16:1,2). También tenemos a Evangelizadoras como Priscila y las profetizas como las hijas de Felipe. Esta especie de "organización" era sumamente sencilla y estaba destinada a ministrar las necesidades espirituales y materiales carentes de los santos. Más adelante profundizaremos en estos privilegios de servicio.


El material doctrinal era sencillo y variado y difería del grado de apoyo a las costumbres locales. Así, los cristianos de Judea eran más apegados a la Ley que los gentiles de las naciones. La destrucción de Jerusalén en 70 E.C hizo que finalmente predominara la visión más gentil del cristianismo.

En síntesis, el cristianismo se presenta como un movimiento que restaura la familia y amplifica la característica de ésta a una visón global y mundial, algo muy similar al mensaje de Jesús de Nazaret al mundo.

Además, todo esto contribuía que realmente se "incitaran al amor y las obras excelentes" (Hebreos 10:24,25).



martes, 7 de octubre de 2014

Capítulo 3: Procedimientos en el cristianismo: ¿Existió un órgano central rector?

"No es así entre ustedes"

Colegio de Cardenales
Pero Jesús, llamándolos a sí, dijo: “Ustedes saben que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los grandes ejercen autoridad sobre ellas.  No es así entre ustedes; antes bien, el que quiera llegar a ser grande entre ustedes tiene que ser ministro de ustedes,  y el que quiera ser el primero entre ustedes tiene que ser esclavo de ustedes. – Mateo 20:25-27

En la revista religiosa la Atalaya del 15 de julio de 2013 se analiza una situación milagrosa de los días de Jesús para explicar que mediante "unos pocos se alimentaba a muchos". También se indica que los apóstoles estaban encargados de esa actividad y en el párrafo 10 se dice que existía una "junta directiva o cuerpo que gobernaba la congregación cristiana". Todo lo anterior justificaría la existencia actual del llamado "Cuerpo Gobernante" en los testigos de Jehová. Sin embargo, la cita anterior de Mateo 20:25-27 indica que Jesús dejó instrucciones claras para que los cristianos no tuvieran una clase gobernante o de autoridad entre ellos.

La misma etimología de la palabra apóstol nos indica a un enviado. La función de los apóstoles era precisamente ser los primeros misioneros de las buenas nuevas por el mundo y no establecerse en Jerusalén como una junta directiva, en una especie de "sede mundial".

Cualesquiera títulos o posiciones oficiales que, de por sí, colocaran a alguien o a un grupo en un nivel espiritual diferente al de los demás o que de alguna manera llegaran a entrometerse en el exclusivo derecho del Hijo de Dios como Amo y Maestro de sus seguidores, son  una desviación del espíritu del cristianismo.

Actualmente la Iglesia Católica Romana se basa en la interpretación sectaria de Mateo 16:18 para justificar la existencia del Papa. Pero un estudio sincero nos demuestra que el “Roca” no era Pedro realmente sino más bien Cristo mismo. De igual forma un estudio imparcial nos demuestra que el “Esclavo Fiel y Discreto” de Mateo 24:45 no es una persona especial ni un grupo de personas que estén en una posición de autoridad espiritual sobre otras, sino más bien es una parábola que llama la atención a la mayordomía de cada cristiano.

Consejo de los 12 apóstoles de la Iglesia Mormona
Actualmente algunas iglesias afirman ser herederas del sistema establecido por los apóstoles. De esa forma, un grupo de hombres a puertas cerradas, delibera y toma decisiones que afectan a toda su comunidad religiosa, basándose por lo general en la creencia de que Hechos 15 es un apoyo para éstos procedimientos. El Consejo de los 12 apóstoles de la Iglesia Mormona, el Cuerpo Gobernante de la Watchtower, la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, e incluso los Cónclaves de los Cardenales Católicos, etc; son ejemplos de grupos de juntas directivas que actúan como árbitros y tribunales eclesiásticos en cuestiones de vida personal y doctrinal.

Una lectura honesta de Hechos 15 nos muestra como la entera congregación, junto a los apóstoles y ancianos, analizaron la circuncisión y la observancia de la Ley. Nunca existió un Concilio a puertas cerradas ni tampoco existió la figura de un Cuerpo Gobernante centralizado. De hecho, esa expresión ni siquiera sale en la Biblia y la expresión Gobernanteentra en claro conflicto con la exhortación de Jesús mismo que aparece en Mateo 20:25-27 y que aparece al inicio de este capítulo. El que se enfatice tanto a un Cuerpo Gobernante sobre las congregaciones en realidad asume el papel de honrar a Cristo como el auténtico gobernante de las congregaciones. En las cartas apostólicas aparece repetido de varias formas éste principio:

1 Corintios 11:3: “La cabeza de todo varón es el Cristo; a su vez, la cabeza de la mujer es el varón; a su vez, la cabeza del Cristo es Dios”.   “Él también sujetó todas las cosas debajo de sus pies, y lo hizo cabeza sobre todas las cosas en cuanto a la congregación,  la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que llena todas las cosas en todos” – Efesios 1:22,23.

¿Acaso no se nos dice que toda la congregación es el cuerpo y que el es el cabeza?
La congregación Cristiana es el “cuerpo” de Cristo. Mediante el Espíritu Santo Cristo como “origen” (cabeza) de la congregación se comunica con su cuerpo. No lo hace nombrando otra cabeza o grupo de hombres que hagan de gobernantes o intermediarios (Véase 1 Timoteo 2:5).

Un análisis de Hechos 15

Ahora bien, notemos lo que muestra Hechos 15, el cual es frecuentemente utilizado para apoyar la doctrina de una clase gobernante:

15 Y ciertos hombres bajaron de Judea y se pusieron a enseñar a los hermanos: “A menos que se circunciden conforme a la costumbre de Moisés, no pueden ser salvos”. 2 Pero cuando hubo ocurrido no poca disensión y disputa de Pablo y Bernabé con ellos, hicieron los arreglos para que Pablo y Bernabé y algunos otros de ellos subieran a donde los apóstoles y ancianos en Jerusalén respecto a esta disputa.

El relato del capítulo quince de Hechos muestra por qué era Jerusalén el sitio adecuado a donde acudir para el asunto particular de la circuncisión. En ninguna parte del texto se indica que Jerusalén fuera la localidad para algo así como un cuerpo administrativo de carácter internacional. Más bien, fue principalmente debido a que Jerusalén y Judea  era el origen de un problema preocupante con el que Pablo y Bernabé se habían encontrado en Antioquía donde prestaban sus servicios (Hechos 14:26-28).

 Todo había transcurrido con relativa calma en Antioquía hasta que llegaron hombres procedentes de Jerusalén y causaron problemas por su insistencia en que los cristianos gentiles debían circuncidarse y observar la Ley. La congregación cristiana había dado comienzo en Jerusalén. Judea, con su capital Jerusalén, era donde prevalecía un fuerte apego al mantenimiento de la ley entre la mayoría de las personas que profesaban el cristianismo, actitud que continuó por años incluso después de haberse celebrado aquel concilio. Quienes provocaban dificultad en Antioquía eran hombres procedentes de Jerusalén. Esos factores, y no tan sólo el hecho de la presencia física de los apóstoles, determinaron que Jerusalén fuera el lugar adecuado para abordar y dar solución al problema en cuestión.

 Lógicamente la presencia de los apóstoles constituía un factor de peso. Incluso esa circunstancia estaba próxima a su fin, a medida que los apóstoles fueran muriendo sin dejar sucesores, nadie con los dones y autoridad apostólica. De manera que en aquella situación de mediados del siglo primero estaban envueltos factores que no habían de ser permanentes ni tener carácter continuista y, por tanto, sencillamente no son transportables a nuestro tiempo. Además, no olvidemos que la entera congregación participó de dicha deliberación.

3 Por consiguiente, habiendo sido acompañados parte del camino por la congregación, estos hombres continuaron su camino a través de Fenicia y también de Samaria, contando en detalle la conversión de gente de las naciones, y ocasionaban gran gozo a todos los hermanos.

4 Llegados a Jerusalén, fueron amablemente recibidos por la congregación y por los apóstoles y los ancianos, y refirieron las muchas cosas que Dios había hecho por medio de ellos5 Sin embargo, algunos de los de la secta de los fariseos que habían creído se levantaron de sus asientos y dijeron: “Es necesario circuncidarlos y ordenarles que observen la ley de Moisés”.

Aquí notamos como TODOS participaron del debate. No se  hizo a puertas cerradas, sino que la congregación, los ancianos, los apóstoles, e incluso algunos creyentes con ideas farisaicas estaban presentes en la sesión.

6 Y los apóstoles y los ancianos se reunieron para ver acerca de este asunto7 Ahora bien, cuando se hubo disputado mucho, se levantó Pedro y les dijo: “Varones, hermanos, bien saben ustedes que desde los primeros días Dios hizo de entre ustedes la selección de que, por mi boca, gente de las naciones oyera la palabra de las buenas nuevas y creyera;

Ésta parte del relato pareciera dar a entender que los apóstoles y ancianos se reunieron a puertas cerradas y que ellos deliberaron. Sin embargo, una lectura cuidadosa muestra que ellos no lo hicieron así. Miremos la forma griega:

Συνήχθησαν τε ο πόστολοι κα ο πρεσβύτεροι δεν περ το λόγου τούτου.
Y se juntaron los apóstoles y los ancianos para conocer de este negocio - Sagradas Escrituras (1569)

Los apóstoles y los ancianos se reunieron para considerar esta materia - Acts 15:6 New American Standard Bible (© 1995)

El sentido de la frase es que los apóstoles y ancianos querían conocer el problema, interiorizarse en él. ¿Cómo lo harían?Escuchando todas las partes. Sin embargo, esto no quiere decir que ellos lo decidirían por sí mismos y se encerrarían a puertas cerradas.

Más bien convocaron una reunión en la que ellos la presidían, pero con el detalle de que toda la congregación deliberó. La congregación decidiría finalmente. Esto queda presente cuando Pedro termina de hablar las palabras anteriores:

 8 y Dios, que conoce el corazón, dio testimonio dándoles el espíritu santo, así como nos lo dio también a nosotros. 9 Y no hizo ninguna distinción entre nosotros y ellos, sino que purificó los corazones de ellos por fe. 10 Ahora, pues, ¿por qué están ustedes poniendo a Dios a una prueba, imponiendo sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros antepasados ni nosotros fuimos capaces de cargar11 Por el contrario, confiamos en ser salvados mediante la bondad inmerecida del Señor Jesús de la misma manera como esa gente también”.

12 Ante aquello, toda la multitud callóy empezaron a escuchar a Bernabé y a Pablo contar las muchas señales y portentos presagiosos que Dios había hecho mediante ellos entre las naciones. 
.
Notemos que la pregunta de Pedro en ésta reunión está dirigida contra los judaizantes presentes que habían generado el problema. Las palabras de versículo 12 son más decidoras por que hablan de la “multitud” presente en esta deliberación.

Después que Santiago presenta su punto de vista y propuesta, el relato dice:

22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianosjunto con toda la congregación, enviar a varones escogidos de entre ellos a Antioquía junto con Pablo y Bernabé, a saber, a Judas, que se llamaba Barsabás, y a Silas, varones prominentes entre los hermanos; 23 y por mano de ellos escribieron:

Cómo notamos, la congregación es la que decide y delibera. Los ancianos solo presidían y representaban a la congregación en las cartas, pero la congregación era la que tomaba en conjunto las decisiones. Esto obraba en armonía con el hecho de que la Congregación es el Cuerpo y Cristo el Cabeza.

Por lo tanto, considerando como se planteó el asunto, analizando el contexto y el espíritu de la situación, notamos que nunca existió una especie de Consejo a Puertas Cerradas para deliberar sobre cuestiones doctrinales trascendentales. Además esto fue de carácter puntual y no estableció la pauta para un continuismo ni sucesión de autoridad eclesiástica de ningún tipo.

Algo muy importante y que derriba la idea de que TODAS las congregaciones se regían por las mismas leyes y doctrinas como si hubiesen sido emanadas de una central mundial, radica en el hecho de que la carta resultante de la recomendación de Santiago fué dirigida específicamente a los cristianos gentiles, "gente de las naciones," en Antioquía, Siria y Cilicia (regiones adyacentes que se extienden al norte de Israel), y como hemos visto, este asunto trató la cuestión específica de un intento de pedir a los creyentes gentiles que "observaran la ley de Moisés." Trató aquellos aspectos de conducta más probables de crear dificultades entre los creyentes judíos y gentiles. Y  no hay nada que indique que la carta tenía que ser aceptada como "ley," como si las cuatro abstenciones instadas formaran un "Cuadrílogo" reemplazando el "Decálogo" o los Diez Mandamientos de la ley de Moisés. Fue un consejo específico para una ocasión específica imperante en aquel período de la historia. Y tampoco fue adoptado por todas las congregaciones del mundo cristiano*.

*Nota: La carta inicia así: “Los apóstoles y los ancianos, hermanos, a los hermanos de Antioquía y Siria y Cilicia que son de las naciones: ¡Saludos!” –Hechos 15:23

Esto queda tremendamente demostrado cuando años más tarde Pablo se encontró con esta situación en la misma Jerusalén:

“Después de oír esto, ellos empezaron a glorificar a Dios, y le dijeron: “Contemplas, hermano, cuántos millares de creyentes hay entre los judíos; y todos son celosos por la Ley.  Pero ellos han oído que se rumorea acerca de ti que has estado enseñando a todos los judíos entre las naciones una apostasía contra Moisés, diciéndoles que ni circunciden a sus hijos ni anden en las costumbres [solemnes].  Entonces, ¿qué ha de hacerse acerca de ello? En todo caso van a oír que has llegado.  Por lo tanto, haz esto que te decimos: Tenemos cuatro varones que tienen sobre sí un voto.  Toma a estos contigo y límpiate ceremonialmente con ellos y hazte cargo de sus gastos, para que se les rape la cabeza. Y así sabrán todos que no son ciertos los rumores que se les contaron acerca de ti, sino que estás andando ordenadamente, tú mismo también guardando la Ley.  En cuanto a los creyentes de entre las naciones, hemos enviado [aviso], habiendo dictado nuestra decisión de que se guarden de lo sacrificado a los ídolos así como también de la sangre y de lo estrangulado y de la fornicación” – Hechos 21: 20-25.

¡Solo la eliminación de la circuncisión era para la gente de las naciones! Los cristianos de Judea aún seguían fuertemente atados a las tradiciones judías, hasta el punto de que Pablo tuvo que adaptarse a esa situación. Si hubiese existido un Cuerpo Gobernante real y efectivo, a esa altura los cristianos judíos ya habrían sido expulsados por no regirse en doctrina por la autoridad central mundial, pero observamos que los ancianos de Jerusalén ¡permitían que los cristianos de Judea siguieran atados a ciertos aspectos de la Ley! Esto nos muestra que no había una Sede Mundial de la cual emanaban directrices para que todos las apliquen por igual so pena de expulsión o excomunión.

¡Esto demuestra que las congregaciones tenían diferentes grados de comprensión de la verdad en torno a Cristo! Nunca existió una uniformidad de criterios en dónde un cuerpo gobernante hubiese dado una directriz universal para que todos los miembros y todas las congregaciones hubiesen estado bajo la obligatoriedad de aceptar esa decisión.
.
Un [hombre] tiene fe para comer de todo, pero el que es débil come legumbres. 3 El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios ha recibido con gusto a ese. 4 ¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajeno? Para su propio amo está en pie o cae. En verdad, se le hará estar en pie, porque Jehová puede hacer que esté en pie.

5 Un [hombre] juzga un día como superior a otro; otro juzga un día como todos los demás; cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. 6 El que observa el día, lo observa para Jehová. También, el que come, come para Jehová, pues da gracias a Dios; y el que no come, no come para Jehová, y sin embargo da gracias a Dios. – Romanos 14: 2-6

Cómo notamos existían cristianos que seguían atados a algunas costumbres judías como ciertos alimentos y observar algunos días sagrados. Estos asuntos sin duda no eran meras cuestiones menores de carácter personal. Involucraban ataduras e inmadurez en relación a dejar las sombras de la Ley y podían estorbar el crecimiento espiritual. Pero notemos que pese a los consejos de Pablo, finalmente se considera que estos asuntos doctrinales no deben ser motivos para juzgar al hermano o menospreciarlo. Se respetaba que cada cristiano tomara sus decisiones en cuanto a seguir atado a ciertas partes de la Ley.

Lo único que Pablo combatió fue que algunos obligaran a otros a tomar sus normas en cuanto a éstos asuntos doctrinales. Cuando Pablo defiende la gracia (bondad inmerecida) frente a la Ley es porque algunos quieren obligar a otros a seguir atados a la Ley. Algo similar ocurre con el asunto de comer alimentos sacrificados a ídolos en los Templos de Corinto (1 Corintios 8:7-9).

La razón es que nunca se sacrificó la unidad por la uniformidad y nunca existió algo semejante a una Junta Administrativa piramidal que hubiese dictado de forma simultánea las mismas leyes a todos los cristianos. Tampoco existió una especie de Credo de doctrinas.

Y esto se manifestó incluso en el asunto de los “nombramientos”.  Hay mucha evidencia de que las decisiones eran tomadas por las mismas congregaciones y no por algún grupo que controlara todo desde Jerusalén.

 NO se menciona que un cuerpo gobernante tuviera este cargo de hacer nombramientos en las congregaciones. Recientemente ésto ha sido reconocido en parte por el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, y las Sucursales no efectúan dichos nombramientos en representación del Cuerpo Gobernante, tal como se realizaba antes de septiembre de 2014.
.
“No solo eso, sino que también ha sido nombrado por las congregaciones para que sea nuestro compañero de viaje con respecto a este don bondadoso que ha de ser administrado por nosotros para la gloria del Señor y en prueba de nuestro ánimo pronto” – 2 Corintios 8:19.

La magnifica autonomía de las congregaciones, e incluso sus distintos grados de comprensión de la verdad revelada, no impidió un espectacular crecimiento. En palabras de la propia Watchtower, la Iglesia Primitiva “funcionó sin una corporación legal constituida por César, y funcionó... prósperamente, magníficamente”- W 72 15/2

Era realmente el Espíritu Santo y el control directo de Cristo sobre sus congregaciones lo que producía la auténtica Unidad Espiritual. Para el hombre de mente material, difícilmente una organización de gente puede funcionar sin una instrucción organizacional simultánea, pero la existencia del cristianismo puro y bíblico, fundado por Jesús de Nazaret, es una prueba de que la congregación se sostenía por fuerzas sobrehumanas y no por el ordenamiento de directrices humanas.

Las primeras comunidades cristianas se reunían en los sencillos hogares, y las mujeres gozaban de los mismos privilegios y capacidades para enseñar que los hombres, el estudio de las Escrituras giraba en torno a comprender el papel de Cristo Jesús como el eje de la enseñanza, pero estas congregaciones no eran controladas por estructuras eclesiásticas de poder, cuerpos gobernantes o consejos directivos rectores. Y aún en medio de ésta auténtica libertad cristiana, el Espíritu Santo fluía sin cadenas logrando una exquisita unidad.

El gran mensaje de fraternidad universal y la paternidad de Dios provocaba que los discípulos de Jesús predicaran un  mensaje liberador a la Humanidad. Ese era el auténtico gobierno celestial (Reino) que regiría bajo el Amor a la Tierra. Ellos fueron un grupo sin nombre, una comunidad abierta sin título por muchos años puesto que para ellos el mundo entero estaba llamado a comprender  que todos somos parte de una gran familia humana bajo la paternidad de un Dios-Amor. Todos los seres humanos estaban llamados a formar parte de la fraternidad espiritual. Por esa razón, durante muchas décadas el cristianismo nunca tuvo el carácter de una religión o estructura cerrada.

De forma magnífica fluía el Espíritu de Jehová a pesar de que los grados de comprensión de la verdad variaban de una congregación a otra.

“Ahora bien, Jehová es el Espíritu; y donde está el espíritu de Jehová, hay libertad” – 2 Corintios 3:17.

Estas hermosas palabras inspiradas fueron escritas en el contexto de que el "código de la ley" no era una manifestación plena de la libertad de los cristianos. En realidad el código escrito era una sombra, y bajo la liberación de Cristo Jesús obtenemos la verdadera libertad.
.
La libertad es un don maravilloso del ser humano. Tenemos libre albedrío para buscar la verdad, ya que somos amantes de la verdad. Ningún ser humano, ni ángel,  puede privarnos de ese don. La libertad de pensamiento incluso es respetada y defendida por Dios mismo. Él nos creó de esa forma, y nuestra madurez espiritual significa aceptar confiados ese don de Dios.


Muchos creen que la multiplicidad de ideas y la libre expresión en materia religiosa pueden tener efectos devastadores. Se suele argumentar que las miles de sectas y religiones son producto justamente de esa llamada libertad religiosa. Por esa misma razón, se suele atacar en las religiones a las personas que expresan públicamente sus pensamientos religiosos distintos, o hablan de una forma diferente en cuanto a las directrices y códigos de su organización  religiosa. Existe un gran temor, de que esas personas puedan provocar divisiones y sectas, y por lo tanto, generalmente son apartadas del grupo social-religioso al que pertenecen.

Sin embargo, es un error creer que la multiplicidad de sectas y religiones se debe a la "libertad" religiosa. ¿Por qué razón? En realidad las religiones son productos de tradiciones religiosas que son extrabíblicas. En el fondo, las sectas y religiones son las que estarían siendo víctimas del error interpretativo de la Biblia. El que más y más grupos tiendan a forzar la Biblia es lo que produce el fenómeno del sectarismo. En cambio, si se estudiara la Biblia con libertad y públicamente,  no habrían deserciones masivas. Más bien el Espíritu Santo lograría que hubiese verdadera unidad y libertad. Pero sería una unidad basada en la libertad y no en la uniformidad.

Por ejemplo, algunos estudiosos a nivel individual de la Biblia llegaron a muchas creencias que los investigadores posteriores encontraron. Es notable el caso de Newton. Sin embargo, éstos cristianos a nivel individual no crearon sectas en torno a esos descubrimientos. Cómo observamos, encontrar la simple verdad en la Biblia no necesariamente provoca sectas o religiones. No tuvieron confusiones de Fe o crisis espirituales al investigar la Biblia de forma privada y sin un "conducto oficial". Es debido a otros intereses cuando se provoca el fenómeno sectario. No es por la libre investigación bíblica.

Lo hemos visto con respecto a la circuncisión. Muchos años después de los eventos de Hechos 15, las congregaciones de Judea seguían libremente y por propia decisión la idea de que ese precepto aún era necesario. Nunca existió un cuerpo gobernante rector que hizo que la instrucción se aplicara a todos por igual.

Justamente muchos cristianos modernos no saben que en el siglo I no todos tenían el "mismo entendimiento" al mismo tiempo, como tampoco existía una imposición para que todos pensaran de igual forma. Cuando Pablo llama a "que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar"* se refiere a los partidismos que existían entre los cristianos cuando decían “Yo pertenezco a Pablo”. “Pero yo a Apolos.” “Pero yo a Cefas.” “Pero yo a Cristo.” (1 Corintios 1:10-17).

Cómo notamos, el sectarismo es provocado por seguir a los hombres o estar en un grupo con un nombre nominal de pertenencia y no por la investigación personal de la Palabra de Dios, la cual no está dividida y nos debe llevar a todos en la misma dirección inevitable, salvo que los hombres (no la Biblia) lo impidamos manipulando su mensaje. Por eso hay sectas. Por la manipulación bíblica (sin intención o con intención), y no por su libre investigación.

Nota: La expresión es “la misma forma de pensar” la cual incluye las cualidades que tienen que dominar al cristiano, independiente de su grado de progreso.  No es “que todos piensen igual”. Hay una gran diferencia.

Notamos que Pablo dice: “El Cristo existe dividido. Pablo no fue fijado en un madero por ustedes, ¿verdad? ¿O fueron ustedes bautizados en el nombre de Pablo?” – 1 Corintios 1:13.
Aquí notamos que lo que provoca las sectas y religiones nominales (seguir a Cefas, Pablo o Apolos) es dejar a Cristo de lado y desviarse a cualesquier otro objetivo que no sea él, ya sea una persona u otra entidad que se interponga entre Jesús y nosotros. Por eso el apóstol recalca que él no tiene ningún mérito en la salvación de los Corintios ni tampoco a él se le debe ninguna honra.

Cuando entendemos bien este pasaje comprendemos que Pablo está advirtiendo contra el fenómeno religioso (que vendría en un futuro próximo) de crear grupos con nombres distintivos (humanos) y que se desvían del Cristo. No está hablando en absoluto de que los cristianos tenían que pensar igual en todo asunto ni que tuvieran que estar sometidos a un conducto humano. Ciertamente mientras los discípulos de Jesús se mantuvieran unidos en Espíritu y Amor a las enseñanzas del Hijo del Hombre, y éste fuera el elemento unificador y cohesionador  de la Fe, no habría ninguna razón de inventar nombres para distinguirse unos de otros. No habría “marcas” para postular las enseñanzas cristianas. Cristo no estaría “dividido” tal como ocurre con los centenares de “marcas” cristianas de la actualidad.

Pablo y su apostolado

Ahora bien, notemos el ejemplo más sobresaliente de ésto, el apóstol Pablo:

"Pablo, apóstol, ni de parte de hombres ni mediante algún hombre, sino mediante Jesucristo y Dios el Padre, que lo levantó de entre los muertos, 2 y todos los hermanos [que están] conmigo, a las congregaciones de Galacia" - Gálatas 1:1,2

Aquí Pablo marca de inmediato su posición y recuerda que el fué nombrado apóstol directamente por Jesucristo y no por nombramiento humano. Pablo sin duda hoy habría sido llamado apóstata por la comunidad de alguna organización religiosa en la actualidad o hereje por la Iglesia católica al no respetar al Papa.

11 Porque les hago saber, hermanos, que las buenas nuevas declaradas por mí como buenas nuevas no son cosa humana; 12 porque ni las recibí de ningún hombre, ni me fueron enseñadas, salvo mediante revelación por Jesucristo.- Gálatas 1:11,12

Umm. Parece que Pablo tiene un problema de actitud. No quiere reconocer ningún conducto humano en su apostolado.  ¿Parece que a Pablo le gusta ser un cristiano solitario? ¿Dónde está su respeto por el "conducto oficial"?

15 Pero cuando Dios, que me separó de la matriz de mi madre y [me] llamó por su bondad inmerecida, tuvo a bien 16 revelar a su Hijo con relación a mí, para que yo declarara las buenas nuevas acerca de él a las naciones, no me puse a conferenciar inmediatamente con carne y sangre. 17 Tampoco subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo, sino que me fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. -Gal. 1:15-17

Uy Uy. Parece que Pablo no tomó en cuenta a los apóstoles, y se asignó él solo una misión en Arabia. Lo dicho, Pablo mostró no apreciar el órden teocrático.... (así lo entenderían muchos hoy).

Entonces, tres años después subí a Jerusalén para visitar a Cefas, y me quedé con él quince días. 19 Pero de los apóstoles no vi a ningún otro, sino solo a Santiago el hermano del Señor. 20 Ahora bien, en cuanto a las cosas que les escribo, ¡miren!, a vista de Dios, no miento.

¡Tres años después Pablo recién se reúne solo con Pedro! Y no lo hace porque un hipotético cuerpo gobernante lo hubiese llamado a consulta. ¿Dónde estaba el C.G ?  Y debemos creerle, él dice : "no miento".

Además, notamos que los apóstoles habían emigrado de Jerusalén. Estaban dispersos en sus apostolados y no centralizados en una Sede Mundial.

 "Entonces, después de catorce años, volví a subir a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. Pero subí como resultado de una revelación" - Gálatas 2:1,2.


Ufff. Pablo vuelve a Jerusalén por una revelación y no por que lo hubiesen llamado, y lo hace ¡14 años después! ¡Pues Pablo hubiese sido expulsado por no respetar el órden teocrático!

¡Y lo de las cartas de Pablo muestran justamente que él tenía una libertad propia para enviar información a las congregaciones visitadas! Cuando notamos como Pablo aconseja a los Corintios o a Timoteo sobre ciertos falsos apóstoles, indica que en las Iglesias habían diferencias doctrinales que tenían que ser combatidas internamente, pero no existía una fuerza mayor que tenía carácter de "gobernante" en materia doctrinal como última palabra.

E incluso el mismo libro de Revelación nos muestra mensajes de Jesús a las congregaciones. Fué Juan (solo) y no un cuerpo gobernante o junta de Cardenales la que filtró dichos documentos. Además, los mensajes a las congregaciones muestran que Cristo DIRECTAMENTE en sus manos sostiene y dirige con su Espíritu a las congregaciones.

No hay una superestructura que se interpone entre Cristo y las congregaciones como si hubiese otro intermediario más. Fué durante el periodo de Rutherford cuando la Watchtower comenzó a tomar control y a dirigir a las congregaciones en una especie de estructura centralizada. Y ¡justamente fué en Nicea cuando el poder se centralizó  bajo Constantino! Y este asunto, lo de la estructura centralizada de poder, no tiene ninguna base bíblica.

 Aquí no se cuestiona la organización y orden interno de las Iglesias. Lo que es una usurpación al papel de Cristo (“Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” - Mat. 18:20) es la existencia de una organización o Vaticano central que diriga a las congregaciones.

Cómo hemos visto, y seguiremos analizando, nunca existió una "uniformidad" doctrinal piramidal en cuestiones de doctrina.

Una opinión interesante

A pesar de que C.T. Russell (uno de los fundadores de la Watchtower asociada a los Testigos de Jehová) transportó varios errores doctrinales y puntos de vista herederos del Adventismo (sobre todo en asuntos de cronología y profecía), en el asunto organizacional hay aspectos sobresalientes que se han perdido con los años.

El movimiento creado por Russell apenas tenía en sus comienzos características organizativas de lo que pudiera ser una secta o una confesión religiosa, o una gran Organización. Al igual que George Storrs, Russell aborrecía las iglesias de la cristiandad, a las que consideraba Babilonia la Grande. Sin embargo, creía en la posibilidad de que hubiera algún miembro de la verdadera iglesia (la iglesia de Cristo) engendrado por espíritu, aunque aún fuera miembro de alguna de las iglesias de la cristiandad. Con todo, partiendo del reconocimiento de que ‘la mayor simplicidad de Cristo’ generalmente tan sólo se daba entre los miembros de la Asociación de Estudiantes de la Biblia, correspondía a los auténticos cristianos el abandonar a la cristiandad nominal (particularmente después de 1881) y asociarse primordialmente con otros cristianos verdaderos, miembros de la nueva creación, los Estudiantes de la Biblia. Pero tal asociación había de ser absolutamente libre y voluntaria

Russell además creía en un alto grado de tolerancia y amplio margen en las creencias. Haciendo un comentario a Romanos 14: 5 en la New Creation, dijo: ‘que cada uno sea completamente persuadido en su propio interior’. Reconocía que, aunque era importante la unidad cristiana, era primordial hacer notar que no debería forzarse la uniformidad doctrinal: ‘El pueblo del Señor no solamente ha desarrollado diferentes talentos y diferencias en experiencia y educación, sino que además posee distintos grados de desarrollo como nuevas criaturas (niños, jóvenes, personas maduras)’. Naturalmente, todos reconocen y concuerdan en ciertas doctrinas: ‘Deben aceptar lo fundamental, que todos somos pecadores, que Jesucristo, nuestro líder, nos redimió mediante su sacrificio consumado en el Calvario, que estamos en la escuela de Cristo para ser enseñados y ser aptos para el Reino y su servicio, y que nadie entra en dicha escuela salvo los que se han consagrado por completo al Señor. Más allá de estas cosas ha de haber gran libertad. Ni siquiera el bautismo en agua era absolutamente necesario, y cada uno habría de tener derecho a expresar sus sentimientos de manera ordenada en todas las cuestiones doctinales. A nadie se le habría de negar el reconocimiento como hermano a menos que rechazara la aceptación de lo fundamental. Russell y los Estudiantes de la Biblia adoptaron, por tanto, como su lema no oficial: ‘Unidad en lo esencial, en lo no esencial, amor’.

Conclusiones

Russell sabía que intentar que todos pensaran exactamente igual fué lo que causó la gran apostasía. Recordemos que las Iglesias tenían diferentes grados de comprensión de la verdad, y existía gran autonomía interna. La Iglesia de Filadelfia, Antioquía o Jerusalén diferían en aspectos notables de doctrina, pero todas reconocían a Jesús como su Señor y se consideraban hermanos en Cristo. Hasta las reuniones y el material que se trataba en ellas tenía un gran margen de libertad tal como lo analizamos en el capítulo 1 de éste libro.

Con el tiempo, las facciones más numerosas bajo hombres que fusionaron el helenismo con el cristianismo crearon grupos más grandes que comenzaron a absorber y disolver a los grupos más reducidos. Finalmente, bajo Constantino se creó un Credo oficial, una doctrina formal, y un único material espiritual aprobado. De esta forma se institucionalizó la Iglesia.

Aquella libertad en Cristo difícilmente puede prosperar en sentido auténtico con una estructura jerarquizada. Claro, puede sobrevivir e incluso transformarse en una mega estructura con poder y medios de comunicación, propiedades y crecimiento, tal como ocurrió en el siglo III y IV. 

Sin embargo, una multinacional religiosa no significa necesariamente que su poder visible sea una representación del auténtico renacer espiritual de sus miembros.