viernes, 5 de febrero de 2016

El "ser transicional" en los Documentos de Urantia

Hay algunos lectores de los Documentos de Urantia que han intentado “conciliar” la existencia de los fenómenos atribuidos a fantasmas con algunas declaraciones de los Documentos. Sé que es difícil para nuestra mente liberarse de muchas creencias ancestrales que aún nos atan. También he pasado por ese intento de conciliación, pero debo admitir que más bien nos puede llevar a interpretaciones distorsionadas de la Revelación de Urantia en un intento por amoldar éstas a nuestros patrones de creencias, más que obtener la auténtica liberación. No cometamos el mismo error de los judíos, griegos y gnósticos que distorsionaron la Revelación de Jesús. Dicho esto, leamos la declaración:

(1233.2) 112:5.6 Aunque los círculos cósmicos del crecimiento de la personalidad deben ser alcanzados finalmente, si los accidentes del tiempo y las dificultades de la existencia material te previenen, sin culpa tuya, de lograr estos niveles en tu planeta nativo, si tus intenciones y deseos son de valor de supervivencia, se emitirán decretos de extensión del período de prueba. Se te permitirá tiempo adicional para que te pruebes.

(1233.3) 112:5.7 Si en algún momento hubiese dudas en cuanto a la aconsejabilidad de avanzar a una determinada identidad humana a los mundos de estancia, los gobiernos del universo invariablemente deciden a favor del interés personal de ese individuo; avanzan sin titubeos a dicha alma a un estado de ser transicional, mientras continúan sus observaciones del intento morontial naciente y del propósito espiritual. Así la justicia divina está segura de cumplirse, y la misericordia divina recibe una oportunidad más de extender su ministerio.

(1233.4) 112:5.8 Los gobiernos de Orvonton y Nebadon no afirman perfección absoluta para el funcionamiento minucioso del plan universal de la repersonalización mortal, pero sí declaran manifestar y efectivamente manifiestan paciencia, tolerancia, comprensión y compasión misericordiosa. Deberíamos más bien correr el riesgo de una rebelión en el sistema que cortejar el peligro de privar a un mortal que lucha, de cualquier mundo evolucionario, de la felicidad eterna de perseguir la carrera de ascensión.

En otras palabras, prefieren decidir avanzar (note el énfasis de la expresión repetida que conecta los mundos de estancia con el ser transicional) a esa persona al mundo de estancia que no hacerlo, a fin de que pueda hacer su elección.

La expresión “ser transicional” por lo general se recorta del contexto cuando se ha intentado probar que aquí hay una declaración velada a favor de la existencia de “almas en pena” o “reencarnación”. No obstante, de ninguna forma se está diciendo eso.  Notemos que el mismo Documento deja claro este asunto:

(1234.2) 112:5.13 Este hijo de significado persistente y valor sobreviviente (Alma) está totalmente inconsciente durante el período que corre desde la muerte hasta la repersonalización y está bajo la custodia del guardián seráfico de destino a lo largo de esta temporada de espera. No funcionarás como ser consciente, después de la muerte, hasta no haber logrado la nueva conciencia morontial en los mundos de estancia de Satania.

(1230.5) 112:3.7 En el momento de la muerte el Ajustador del Pensamiento pierde temporalmente la personalidad, pero no la identidad; el sujeto humano pierde temporalmente la identidad, pero no la personalidad; en los mundos de estancia ambos se reúnen en manifestación eterna. Un Ajustador del Pensamiento que haya partido no vuelve jamás a la tierra como el ser en el cual residiera anteriormente; personalidad no se manifiesta jamás sin la voluntad humana; y un ser humano des-Ajustadorizado no manifiesta jamás, después de la muerte, una identidad activa ni establece comunicación alguna con los seres vivos de la tierra. Estas almas des-Ajustadorizadas están total y absolutamente inconscientes durante el sueño largo o corto de la muerte. No puede haber exhibición alguna de ningún tipo de personalidad ni habilidad de comunicación con otras personalidades hasta que se haya completado la supervivencia. Aquellos que van a los mundos de estancia no se les permite enviar mensajes a sus seres queridos. Es política de todos los universos prohibir dicha comunicación durante el período de una dispensación corriente.

Queda claro en el mismo Documento que el Alma como ente cósmico no puede manifestar identidad activa ni comunicación durante el periodo de inconsciencia antes de la resurrección. Y tampoco después de la resurrección puede establecer contacto con las personas de la Tierra. En otros Documentos se vuelve a enfatizar lo mismo. No hay reencarnación ni almas en pena en la Tierra, pese a que quizás queramos creer en eso.

¿Qué significa entonces la expresión “ser transicional”? En realidad una lectura cuidadosa de los párrafos nos explican que hay tres tipos de seres humanos al momento de la muerte:

1-    Los que no son resucitados porque en la Tierra no eligen la supervivencia al hacer la decisión suprema de unirse a la iniquidad.

2-    Los que toman la decisión suprema de “hacer la voluntad” de Dios y eligen la supervivencia. Estos son resucitados al “tercer día”.

3-    Quiénes mueren y no tomaron la decisión suprema por las circunstancias y accidentes del tiempo, y había un deseo naciente de sobrevivir, son resucitados al final de una dispensación en grupo, o también después de un tiempo indeterminado son resucitados como “seres transicionales” para que puedan elegir u hacer la decisión suprema.

Y esto lo hacen sin duda en los mundos de estancia como alumnos moronciales. Por eso va ligada a la frase que los Jueces:

“mientras continúan sus observaciones del intento morontial naciente y del propósito espiritual” de esta Alma.

Y como iremos viendo en este tema, al parecer la mayoría de los habitantes de los primeros mundos de estancia corresponden a estos alumnos.

Para efectuar la elección suprema se ha de estar plenamente consciente y en interacción con situaciones de elección en torno a sus actividades y otras personas. Esto no tendría sentido si fuésemos fantasmas en pena atrapados en una dimensión como purgatorio.

Hay quiénes creen que la vida moroncial ya representa para todos la vida eterna asegurada solo con resucitar. Para quiénes no se han consagrado al Padre, no es así. La vida moroncial también puede representar el escenario de la elección del fin de la existencia. Notemos lo que se dice sobre los niños que son resucitados (llevados primero a una de las esferas moronciales de Jerusem):

(531.6) 47:2.2 Estos pupilos de los finalistas, estos infantes de los mortales ascendentes, están siempre personalizados en su preciso estado físico al tiempo de la muerte excepto con respecto a su potencial reproductor. Este despertar ocurre en el momento preciso de la llegada de cualquiera de los progenitores al primer mundo de estancia. Y entonces estos niños tienen toda oportunidad, como lo son, para elegir el camino celestial tal como lo hubieran hecho en los mundos en que la muerte tan prematuramente terminara su carrera.

(532.3) 47:2.5 Los niños y jóvenes resididos por el Ajustador en los mundos finalistas también son criados en familias de cinco, que van en edades desde seis hasta catorce años; aproximadamente, estas familias consisten en niños cuyas edades son de seis, ocho, diez, doce, y catorce años. En cualquier momento después de los dieciséis años, si se ha realizado la elección final, se trasladan al primer mundo de estancia y comienzan su ascensión al Paraíso. Algunos hacen la elección antes de esa edad y proceden a las esferas de ascensión, pero muy pocos niños por debajo de los dieciséis años, tal como se los calcula de acuerdo con los estándares de Urantia, se encuentran en los mundos de estancia.

(532.4) 47:2.6 Los serafines guardianes asisten a estos jóvenes en la guardería probatoria en el mundo de los finalistas de la misma manera en que ministran espiritualmente a los mortales en los planetas evolucionarios, mientras que los fieles espornagia ministran a sus necesidades físicas. Así pues estos niños crecen en el mundo de transición hasta el momento en que hacen su elección final.

(532.5) 47:2.7 Una vez que la vida material ha corrido su curso, si no se ha hecho una elección para la vida ascendente, o si estos hijos del tiempo deciden definitivamente en contra de la aventura a Havona, la muerte termina automáticamente sus carreras de prueba. No hay adjudicación en tales casos; no hay resurrección de dicha segunda muerte. Simplemente llegan a ser como si no hubiesen sido.

(532.6) 47:2.8 Pero si eligen el camino paradisiaco de la perfección, inmediatamente se los pre-para para trasladarlos al primer mundo de estancia, donde muchos de ellos llegan a tiempo para reunirse con sus padres en la ascensión a Havona.

De forma similar los resucitados en periodo de prueba también pueden realizar una elección contraria a la supervivencia en esos nuevos mundos.

(532.7) 47:3.1 En los mundos de estancia los sobrevivientes mortales resurgidos reanudan su vida exactamente desde donde la interrumpieron cuando los sobrecogió la muerte.

(533.5) 47:3.7 En el mundo de estancia número uno (o en otro en caso de estado avanzado) reanudarás tu capacitación intelectual y desarrollo espiritual en el nivel exacto en el que se te interrumpiera debido a la muerte.

(533.6) 47:3.8 Casi la entera experiencia del mundo de estancia número uno pertenece al ministerio de la deficiencia. Los sobrevivientes que llegan a esta primera esfera de estadía tienen tantos y tan variados defectos de carácter de la criatura y deficiencias de experiencia mortal que las actividades principales del reino consisten en la corrección y cura de estas múltiples herencias de la vida en la carne en los mundos evolucionarios materiales del tiempo y del espacio.

La vida moroncial, por lo menos en sus primeras etapas, puede representar un camino de elección suprema y final. De hecho, se dice que los que llegan al sexto mundo de estancia por lo general ya han logrado su fusión con el Ajustador en el quinto o sexto mundo de estancia. Por lo tanto, los mundos de la mayoría de las elecciones finales en el caso de aquellos seres de “transición” podrían tomarlas hasta el cuarto mundo. Pero aún así hay casos de elecciones finales en niveles posteriores.

La vida morontial para estas personas puede representar auténticas decisiones difíciles. No estamos en una excursión de puro deleite. Es cierto que las circunstancias externas son óptimas y casi perfectas. No hay enfermedades,  ni pobreza, guerras y desastres naturales,  y por lo tanto, no hay excusas para argumentar pereza espiritual, tal como usamos excusas aquí. Notemos estas frases:

(551.2) 48:5.7 Aquellas cosas que podrías haber aprendido en la tierra pero no aprendiste, deben ser adquiridas bajo el tutelaje de estos maestros fieles y pacientes. No existen caminos reales, atajos ni senderos fáciles al Paraíso. Sean cuales fueren las variaciones de cada itinerario, debes aprender las lecciones de una esfera antes de proceder a la siguiente; por lo menos esto es así, una vez que abandonas el mundo de tu natividad.

(551.3) 48:5.8 Uno de los propósitos de la carrera morontial es efectuar la erradicación permanente de los vestigios animales en los sobrevivientes mortales, tales como la postergación, la ambigüedad, la falta de sinceridad, el evitar los problemas, la injusticia, y la búsqueda de lo fácil. La vida en los mundos de estancia enseña muy pronto a los jóvenes pupilos morontiales que posponer no significa en ningún sentido evitar. Después de la vida en la carne, ya no se dispone del tiempo como técnica para evitar situaciones o evadir obligaciones desagradables.

Notemos que quizás tengamos asignaciones no “agradables”, asuntos de duras pruebas internas que tengamos que efectuar. Pero no nos alarmemos. Estas tareas deben estar muy relacionadas con la norma universal del Servicio y la Bondad, con el fin de erradicar nuestro egoísmo:

(552.5) 48:6.7 Estos evángeles seráficos están dedicados a la proclamación del evangelio de la progresión eterna, el triunfo del logro de la perfección. En los mundos de estancia proclaman la gran ley de la conservación y dominio de la bondad: Ninguna acción de bondad se pierde totalmente; puede ser frustrada durante mucho tiempo pero no se anula totalmente jamás, y es eternamente poderosa en proporción con la divinidad de su motivación.

Y notemos la disciplina otorgada por los maestros angélicos:

(555.3) 48:6.35 De ellos aprenderás a dejar que la presión se canalice en estabilidad y certidumbre; aprenderás a ser fiel y sincero y, al mismo tiempo, alegre; a aceptar los desafíos sin quejas y a enfrentar las dificultades e incertidumbres sin temor. Ellos preguntarán: si fracasas, ¿te levantarás indomitablemente para probar de nuevo? Si triunfas, ¿mantendrás una actitud bien equilibrada —una actitud estabilizada y espiritualizada— a través de todo esfuerzo en la larga lucha por romper las cadenas de la inercia material, por lograr la libertad de la existencia espiritual?

Notamos, por lo tanto, que tendremos una capacitación interna pura y dura, y en circunstancias ideales y perfectas, tendremos la oportunidad de elecciones supremas. Y he llegado a intuir que tendremos que lidiar con personalidades imperfectas, difíciles y complejas, como compañeros de clase, por lo menos, en estos primeros mundos moronciales. Y no podremos esquivarlos, hacerles el vacío o huir de estas pruebas que refinarán nuestra personalidad. 

Puesto que ahora, podemos optar a decidir enfrentar estas pruebas de carácter, podríamos ganar terreno desde ya al no evitar a quiénes no nos agradan, sino dulcificarlos con amor. Esto pulirá nuestra alma y habremos ganado terreno.

El mundos morontiales hay tareas, trabajo y asignaciones de servicio, incluso a otros mundos. 

(555.4) 48:6.36 Así como los mortales, estos ángeles también han engendrado muchas desilusiones, y te harán notar que a veces tus desencantos más desilusionantes se transformaron en tus mayores bendiciones. A veces la semilla plantada necesita morir, la muerte de tus esperanzas más apreciadas, antes de poder renacer para dar los frutos de nueva vida y nueva oportunidad. De ellos aprenderás a sufrir menos penas y desencantos, primero, haciendo menos planes personales relacionados con otras personalidades, y luego, aceptando tu destino después de haber cumplido fielmente tu deber.

En los mundos de estancia, quizás también experimentemos algunas desilusiones que nos harán crecer, situaciones muy profundas del alma, posiblemente relacionadas con el entendimiento limitado de nuestros lazos humanos.

Es interesante que cuando la rebelión de Lucifer ocurrió, afectó directamente a los mundos moronciales. Entonces muchos humanos como seres de transición, fueron probados allí:

(606.3) 53:5.7 Pero esta guerra en los cielos fue muy terrible y muy real. Aunque no exhibía ninguna de las barbaridades tan características de la guerra física en los mundos inmaduros, este conflicto era mucho más mortífero; la vida material corre peligro en el combate material, pero la guerra en los cielos se peleó en términos de vida eterna.

(608.6) 53:7.10 Los mortales ascendentes eran vulnerables, pero resistieron a los sofismas de la rebelión mejor que los espíritus más bajos. Aunque cayeron muchos en los mundos de estancia más bajos, aquellos que no habían logrado la fusión final con sus Ajustadores, está registrado para gloria de la sabiduría del esquema de ascensión que ni uno solo de los integrantes de la ciudadanía ascendente de Satania residentes en Jerusem participó en la rebelión de Lucifer.

Notamos que la posibilidad de hacer la elección suprema puede ser realizada en los mundos de estancia.


jueves, 4 de febrero de 2016

Los supuestos exorcismos

Los Documentos narran algunas ocasiones en que Jesús expulsó demonios auténticos, en otras también curó a personas que estaban enfermas mentalmente, y en otros casos había una mezcla de ambas situaciones. El Libro de Urantia dice:

(863.7) 77:7.6 No es mera figura retórica cuando los registros manifiestan: «Y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados y lunáticos». Jesús sabía y reconocía la diferencia entre la demencia y la posesión demoníaca, aunque estos estados se confundían mucho en la mente de los que vivieron en su época y generación.

Podríamos resumir:

1-    Enfermedades nerviosas confundidas con posesiones.
2-    Posesiones demonicas auténticas.
3-    Mezcla de posesiones y enfermedades.

Los apóstoles no podían diferenciar estas situaciones, pero Jesús perfectamente lo hacía. 

Científicamente la posesión demoníaca se considera una de las formas del trastorno disociativo (de conversión) que antiguamente se denominaba histeria. Se codifica en la clasificación internacional de enfermedades mentales (CIE) de la Organización Mundial de la Salud como F-44.3 como trastorno de trance o posesión o como F-44.81 trastorno de personalidad múltiple.

Notemos un caso narrado en los Documentos de Urantia de verdadera posesión:

(1755.8) 158:4.2 Aunque la muchedumbre sostenía discusiones diversas, la controversia principal estaba centrada en cierto ciudadano de Tiberiades que había llegado el día anterior en busca de Jesús. Este hombre, Santiago de Safed, tenía un hijo único de unos catorce años de edad, que estaba gravemente afligido de epilepsia. Además de esta enfermedad nerviosa, el muchacho había sido poseído por uno de esos intermedios errantes, malévolos y rebeldes, que entonces estaban presentes y sin control en la Tierra, de manera que el joven era epiléptico y a la vez estaba poseído por un demonio.

Lo notable es que Jesús al expulsar al ser intermedio rebelde que poseía la mente del joven, no usó cánticos, conjuros ni hizo ritos en latín tal como hacen sus supuestos representantes sacerdotales católicos hoy en día. Jesús simplemente ordenó retirarse a esta criatura rebelde. No hizo ninguna pose ni "puesta en escena".

El que posteriormente se haya desarrollado un engorroso sistema de exorcismos parece ser más bien un aprovechamiento del clero hacia la histeria religiosa y los trastornos psicológicos excitados en un ambiente de temor aumentado por los Clérigos que hacen los exorcismos, para de esta formar perpetuar el poder clerical. En la antiguedad los chamanes o sacerdotes mantenían su poder sobre las masas mediante la capacidad del líder espiritual de doblegar al mal. Muchas veces se usaban trucos burdos para hacerlo. Por ejemplo, una versión alterna del Libro de Daniel cuenta como este desenmascaró a unos sacerdotes.

El profeta demuestra que Bel, patrono y protector de Babilonia, no es un dios verdadero. Un rey de Babilonia ofrendaba diariamente delante de su estatua enormes cantidades de alimentos, que eran "devorados" por la estatua de Bel. Daniel demuestra al rey que todos los manjares y alimentos ofrendados al dios, eran, en realidad, consumidos por los sacerdotes de dicho ídolo, sus niños y mujeres, ya que "debajo de la mesa donde se ponía la comida para Bel, habían hecho un túnel secreto, y por allí entraban a comerse la comida del ídolo". Pues bien, Daniel desenmascaró a estos sacerdotes que exaltaban el temor al misticismo y mantenían la esclavitud mental.

El que actualmente miembros de varias religiones ajenas al catolicismo no experimenten estos episodios de exorcismos, y que en realidad no veamos a las personas masivamente poseídas lanzando espuma por la boca, nos hace reflexionar en que esa Era efectivamente ya es cosa del pasado, salvo por el aprovechamiento del Cine ficción de terror y la Iglesia Católica.



martes, 2 de febrero de 2016

Los Intermedios en el pasado

En entradas pasadas se mencionó que en base a algunas opiniones de J. J. Benítez en su libro “La rebelión de Lucifer” los seres intermedios tenían el aspecto similar a un extraterrestre gris de baja estatura. Sin embargo, mis investigaciones recientes y la vinculación del arte griego con los adanitas descendientes de Adansón, ha causado que replantee esa teoría.

Recordemos que los Intermedios son descendientes de Adán y Eva junto a los Noditas. Son primos de los adanitas, y por ende, deben haber tenido un aspecto muy similar al de los bellos griegos. La única diferencia sería su tamaño, ya que los Intermedios nacían como seres que no crecían, y teniendo presente la altura de los adanitas, estos deben haber conservado su tamaño pequeño similar a un niño. Imagina a un ser de tres metros pariendo un bebé. Ese ser nacido aunque más grande que un bebé normal, no debería superar el metro de estatura.

(866.6) 77:9.7 Aunque se trajeron a la existencia plenamente desarrollados los seres intermedios —sin experimentar ningún período de crecimiento ni desarrollo desde la inmadurez— no cesan nunca de aumentar la sabiduría y experiencia.

 Al igual que las estatuas griegas que nos describen la belleza de los “dioses” adanitas, ¿encontramos correspondencia con los Intermedios?

Sí, efectivamente existe esa relación. Tanto los griegos como los romanos veneraron a los Lares y Genios, unas criaturas de cara angelical y más pequeños que los dioses normales. Los Lares protegían las casas (ver imagen lateral del aspecto pequeño de ellos), y sin duda son el prototipo original de los conceptos desarrollados de los angelitos (niños alados) de la Iglesia, los Duendes y Hadas posteriores. Recordemos que hay seres Intermedios de polaridad femenina, los cuales habrían originado la creencia en las Hadas. Los Documentos nos dicen sobre esta cultural idea ancestral de la “protección” o “vigilancia” de los futuros duendes:

(862.1) 77:5.7 Vivió Adansón durante 396 años. Volvió muchas veces a visitar a su padre y madre. Cada siete años él y Ratta viajaban hacia el sur al segundo jardín, y entretanto los seres intermedios lo mantenían informado sobre el bienestar de su pueblo. Durante la vida de Adansón, éstos contribuyeron mucho a la construcción de un centro mundial nuevo e independiente para la verdad y la rectitud.

(862.2) 77:5.8 Así que Adansón y Ratta tuvieron a su disposición este cuerpo de asistentes maravillosos, que laboró con ellos durante toda su larga vida asistiéndoles en la propagación de la verdad avanzada y la difusión de normas superiores de vida intelectual, espiritual y física. Y los resultados de este esfuerzo por mejorar el mundo jamás llegaron a ser eclipsados por los retrocesos subsiguientes.

(864.4) 77:8.3 Ambas órdenes son seres no materiales en lo que respecta a la nutrición y la absorción de energía, pero comparten muchos rasgos humanos y pueden gozar y comprender vuestro humor así como vuestra adoración. Cuando se asignan a mortales, entran en el espíritu del trabajo, reposo y juego humanos. Pero los seres intermedios no duermen, ni poseen la capacidad de procreación. En cierto sentido los miembros del grupo secundario se diferencian como masculinos y femeninos; de costumbre se refiere a ellos como «él» o «ella». y suelen colaborar en parejas mixtas.

Lo anterior sería el origen de los duendes, hadas, etc.

Es interesante que la creencia en estos entes se dio tanto en Roma como en Grecia, donde fueron llamados δαίμονες, démones, y parece que se creyó en ellos desde los tiempos más antiguos. Todo indica que había una vinculación con Adanson, del cual precisamente se originó la civilización griega. Los demons o daimons no eran necesariamente malos. Existían malos y buenos. De hecho, con algo de acierto, Platón definió un demon como un ser intermedio entre los mortales e inmortales, puesto que debía transmitir los asuntos humanos a los dioses y los asuntos divinos a los hombres.

La expresión “demonios” que tan frecuentemente asociamos a los ángeles malos es realmente una adopción de ese término griego “daimon” vinculado a estos lares y genios griegos. En las Escrituras Hebreas no aparece la expresión “demonio”, ya que es una adopción de un término adoptado de la cultura griega, de la misma forma como la expresión Hades o Tártaro, claramente incorporados por los escritores cristianos.

Y es precisamente que los Seres Intermedios Rebeldes causantes de algunas posesiones en los días de Jesús, fue lo que hizo que el término “daimon” o “demonio” fuera trasladado a la nueva cultura cristiana como entes únicamente malignos.

(863.5) 77:7.4 Estos seres intermedios desleales, sobre todo los asociados de Beelzebú, el jefe de los seres intermedios apóstatas, podían dejarse ver a los ojos mortales bajo ciertas circunstancias.

(863.6) 77:7.5 Pero antes de los días de Cristo Micael en Urantia —antes del advenimiento universal de los Ajustadores del Pensamiento y el derrame del espíritu del Maestro sobre toda carne— estos seres intermedios rebeldes de hecho pudieron influir sobre las mentes de ciertos mortales inferiores y controlar hasta cierto punto sus acciones.

Justamente estas acciones anteriores a Pentecostés y su asociación con los Intermedios Rebeldes fué lo que provocó la vinculación moderna que tenemos culturalmente de ellos como fuerzas netamente malignas.

Es interesante que en algunos frescos romanos notamos a estos daimons como seres alados con aspecto de niño, lo cual no significa que vuelen, sino que se desplazaban a gran velocidad, tal como aparece un daimon al lado de una liebre en la pintura inicial de esta entrada.

También note a estos seres en comparación al tamaño de los humanos en las otras representaciones. Vea la segunda lámina.

Cómo dije antes, la Iglesia Católica tomó esta apariencia de los Seres Intermedios y la vinculó con los ángeles guardianes bondadosos, y a los malignos con aspecto horrible.

Y otra línea pagana generó el concepto de las Hadas y Duendes.

De la misma forma como la imagen del Diablo sufrió modificaciones en su aspecto desde un “ángel de luz” hasta ser representado como un ser horrible con cuernos, cola y alas de murciélago, estos bellos seres comenzaron a ser representados como seres de aspecto horrible, durante la Edad Media, y creando la mitología moderna del “duende” mas feo.


domingo, 31 de enero de 2016

Los Seres Intermedios y sus auxilios

Una de las cuestiones que surgen en torno a la información que indica que las criaturas elevadas del mundo espiritual no pueden vernos ni tocarnos es como la Divinidad establece un puente con nosotros.

Los Documentos señalan estos auxiliares fundamentales (entre otros más):

Los Seres Intermedios
Estos son prácticamente nuestros primos. Son esencialmente materiales y "sólidos" equivalentes a nosotros, aunque invisibles al espectro del ojo humano (pero como veremos, quizás por su super velocidad).

(864.5) 77:8.4 Los seres intermedios no son hombres, tampoco son ángeles, pero los seres intermedios secundarios se aproximan, por naturaleza, más a los hombres que a los ángeles; son, hasta cierto punto, de vuestras razas y son, por tanto, muy comprensivos y compasivos en el trato con los seres humanos.

(865.3) 77:8.10 Los seres intermedios varían considerablemente en sus capacidades para hacer contacto con los serafines arriba y con sus primos humanos abajo. Para los seres intermedios primarios, es sumamente difícil, por ejemplo, hacer contacto directo con entes materiales. Se hallan considerablemente más próximos al tipo de ser angélico y por tanto se suele asignarlos a trabajar con y sirviendo a las fuerzas espirituales residentes en el planeta. Actúan como compañeros y guías para visitantes celestiales y estudiantes de estadía provisional, en tanto que los seres secundarios son casi exclusivamente agregados al ministerio a las criaturas materiales del reino.

Notamos que los Intermedios están agrupados en dos naturalezas. Los secundarios pueden tener más contacto con los humanos porque son más materiales. Luego, los secundarios pueden establecer contacto con los primarios, y éstos a su vez comunicarse con los seres espirituales. Así se establece un eslabón vital en asuntos administrativos globales.

(865.4) 77:8.11 Los 1.111 seres intermedios secundarios leales efectúan misiones importantes en la tierra. Comparados con sus asociados primarios, son indudablemente materiales. Existen apenas fuera de los límites de la vista mortal y cuentan con suficiente libertad de adaptación para hacer, a voluntad, contacto físico con lo que los humanos llaman «cosas materiales». Estas criaturas singulares tienen ciertos poderes sobre las cosas del tiempo y del espacio, incluyendo a las bestias del reino.

En otras secciones, los Documentos nos cuentan que Jesús como autoridad universal en la Tierra ordenó que los secundarios le ayudasen en algunos de los llamados "milagros" conocidos por nosotros. Por ejemplo, la multiplicación de los panes o el episodio del vino en Caná fue uno de los trabajos de los Intermedios. Hubo una "manipulación" del espacio-tiempo. No podemos explicarlo plenamente, pero en otro Documento leí lo siguiente sobre otra capacidad de los Intermedios:

(260.6) 23:3.2 Los mundos pululan de ángeles y hombres y de otros seres altamente personales, pero éstos están dificultados por el tiempo y el espacio: el límite de velocidad para la mayor parte de los seres no enserafinados es de 299.790 kilómetros de vuestro mundo por segundo de vuestro tiempo; los seres intermedios y ciertos otros pueden alcanzar una velocidad doble, y lo hacen frecuentemente —599.580 kilómetros por segundo— mientras que los serafines y otros pueden atravesar el espacio a velocidad triple, aproximadamente 899.370 kilómetros por segundo.

Notamos que los seres intermedios pueden alcanzar el doble de la velocidad de la luz. Según la Teoría de la Relatividad de Einstein la dilatación del tiempo indicaría que para los que se mueven a menos velocidad el tiempo pasaría más deprisa y rápido aunque esto sería desde la perspectiva del observador. Los Intermedios también pueden influenciar a otros objetos materiales con esta super "velocidad" espacio-temporal y así se causaría el "milagro":

(1530.4) 137:4.12 En esta ocasión, los transformadores del poder, los seres intermedios, y todas las demás personalidades requeridas estaban reunidas junto al agua y a los otros elementos necesarios, y en presencia del deseo expreso del Soberano Creador del Universo, no había forma de evitar la aparición instantánea del vino. Este acontecimiento se confirmaba doblemente pues el Ajustador Personalizado había significado que la ejecución del deseo del Hijo no representaba en modo alguno una contravención de la voluntad del Padre.

(1530.5) 137:4.13 Pero éste no fue en ningún sentido un milagro. No se había modificado, abrogado, ni trascendido ninguna ley de la naturaleza. No sucedió nada sino la abrogación del tiempo en asociación con la acumulación celestial de los elementos químicos que se requieren para la elaboración del vino. En Caná, en esta ocasión, los agentes del Creador hicieron vino tal como lo hacen mediante procesos naturales ordinarios, excepto que lo hicieron independientemente del tiempo y con la intervención de las agencias sobrehumanas en cuanto a acumular en el espacio los ingredientes químicos necesarios.

Creo entender que los Intermedios usaron su super velocidad (doble de la velocidad de la luz) y provocaron el fenómeno de dilatación del tiempo. Es cómo si hubiesen provocado una "burbuja" espacio-temporal en donde ellos fabricaron vino tal como lo hacemos, pero en una dimensión y velocidad que causaría la impresión a quiénes estaban fuera de esa "burbuja" de una aparición instantánea de vino. Algo similar cuentan los testigos de la Comisión del Doctor Sadler que ocurrió con la aparición instantánea de los Documentos de Urantia. Los Intermedios habrían escrito a super velocidad.

También he llegado a sospechar que no podemos ver a los Intermedios por que se mueven a esa tremenda velocidad (y no porque sean realmente transparentes) y aunque físicos y sólidos, nuestro ojo no alcanza a observar a objetos que se muevan al doble de la velocidad de la luz. Ahora bien, esa es su velocidad máxima. Sin duda pueden bajar su revolución de movimiento.

(865.5) 77:8.12 Gran parte de los fenómenos más concretos que se atribuyen a los ángeles han sido ejecutados por los seres intermedios secundarios. Cuando los primeros maestros del evangelio de Jesús fueron encarcelados por los ignorantes jefes religiosos de aquella época, un verdadero «ángel del Señor» «abrió por la noche las puertas de la cárcel y los sacó». Pero en el caso de la liberación de Pedro después de la muerte de Santiago por orden de Herodes, fue un ser intermedio secundario que llevó a cabo la labor atribuida a un ángel.

La piedra del sepulcro de Cristo también fué movida por los Intermedios. En esta entrada aprendemos que solo los Intermedios podrían tocar las cosas materiales no porque sean espíritus o fantasmas etéreos, sino por su naturaleza material. 

Los ángeles, serafines y ajustadores no pueden mover las cosas materiales, no intervienen en lo "irreal" de la materia, sino en lo real que poseemos en nuestro interior.

Lo único que puede "tocar" Dios y su Espíritu Residente como Ajustador en el ámbito material,  es nuestra valiosa Espiritualidad Interior que como valor Cósmico es lo único real y que es medible y captable para las criaturas espirituales. 

No esperes intervenciones milagrosas de Dios en el mundo material y físico. Lo único en lo que interviene es en el desarrollo de tu ser interior, en la persona secreta de tu ser.


viernes, 29 de enero de 2016

Nuevos conceptos: La Guerra Celestial

Durante siglos el arte ha imaginado las batallas entre los demonios y ángeles como auténticas luchas de los cruzados con espadas y caballos celestiales. Actualmente siguen tomándose casi por literales la mayoría de los símbolos de los libros como el Apocalipsis.

¿Cómo es realmente una guerra celestial? ¿Usan los ángeles espadas y caballos? ¿Pelean cuerpo a cuerpo entre ellos cual gladiadores? o ¿lo hacen al estilo de la Guerra de la Galaxias como sugieren los teóricos de los antiguos astronautas?

(606.2) 53:5.6 «Había guerra en los cielos; el comandante de Micael y sus ángeles lucharon contra el dragón (Lucifer, Satanás y los príncipes apóstatas); y el dragón y sus ángeles rebeldes lucharon pero no prevalecieron». Esta «guerra en los cielos» no fue una batalla física tal como se la puede concebir en Urantia. En los primeros días de la lucha Luciferpermaneció continuamente en el anfiteatro planetario. Gabriel condujo una exposición incesante de los sofismas rebeldes desde su sede central situada en las cercanías. Las varias personalidades presentes en la esfera que tuvieran duda en cuanto a su actitud se trasladaban de uno a otro sitio, escuchando las disertaciones hasta llegar a una decisión final.

(606.3) 53:5.7 Pero esta guerra en los cielos fue muy terrible y muy real. Aunque no exhibía ninguna de las barbaridades tan características de la guerra física en los mundos inmaduros, este conflicto era mucho más mortífero; la vida material corre peligro en el combate material, pero la guerra en los cielos se peleó en términos de vida eterna.

 Los seres celestiales no luchan cuerpo a cuerpo. Los ángeles tienen batallas mentales y dialécticas, auténticas conferencias con una argumentación que puede ser poderosa en sentido simbólico como una "espada". También los rebeldes tienen teorías y sofismas letales en términos de la verdadera vida eterna, aquella que puede perderse cuando deliberadamente  las criaturas volitivas realizan actos de rebelión consciente.

Notamos que Lucifer y su oponente Gabriel (el enviado de Miguel) tuvieron agudas disertaciones en el "anfiteatro" celestial de Jerusem. Gabriel se proyectó en el anfiteatro y opuso tenaz resistencia a las argumentaciones de Lucifer, quién era en ese momento el soberano de un sistema de mundos. Este lugar  es descrito en otro documento:

(522.2) 46:3.2 Esta estación receptora de las transmisiones de Jerusem está rodeada por un enorme anfiteatro, construido de materiales centelleantes mayormente desconocidos en Urantia, y con capacidad para sentar a cinco mil millones de seres —materiales y morontiales— además de dar cabida a innumerables personalidades espirituales.


Y estas disertaciones y conferencias fueron una lucha real entre las argumentaciones de Gabriel contra los sofismas de Lucifer, mientras éste presentaba su seductor "Manifiesto de la Libertad".

(614.5) 54:1.10 El hombre evolucionario tal vez tenga que luchar para sus libertades materiales contra tiranos y opresores en un mundo de pecado e iniquidad o, durante los tiempos primitivos, de una esfera primitiva en evolución, pero eso no ocurre en los mundos morontiales ni en las esferas de espíritu. La guerra es la herencia del hombre evolucionario primitivo, pero en los mundos de civilización normal en avance el combate físico como técnica de ajustar los malentendidos raciales ha caído desde hace mucho tiempo en descrédito.


Pero como comentaba la cita superior, esta guerra es más letal y perjudicial. Jesús mismo tuvo que dar una batalla de este tipo contra los rebeldes aquí en la Tierra:


(1493.5) 134:8.6 Hacia el final de su estancia en la montaña, Jesús pidió a su Padre que le permitiera celebrar una conferencia con sus enemigos de Satania en su calidad de Hijo del Hombre, de Josué ben José. Esta petición le fue concedida. Durante la última semana en el Monte Hermón, tuvo lugar la gran tentación, la prueba cósmica. Satanás (representando a Lucifer) y el rebelde Príncipe Planetario Caligastia, estuvieron presentes con Jesús y se le hicieron plenamente visibles.


(1494.1) 134:8.8 Ante todas las componendas y expedientes temporales sugeridas por Lucifer, ante todas esas engañosas propuestas relativas al autootorgamiento en forma de encarnación, Jesús solamente tenía una respuesta: «Que se haga la voluntad de mi Padre que está en el Paraíso». Cuando la dura prueba hubo terminado, el serafín guardián volvió al lado de Jesús para confortarle.


Esto tuvo consecuencias contra los rebeldes:


(609.5) 53:8.2 Anteriormente, cuando los Príncipes Planetarios, los «Hijos de Dios» se congregaban periódicamente, «Satanás también concurría», afirmando que representaba a todos los mundos aislados de los Príncipes Planetarios caídos. Pero, desde el autootorgamiento final de Micael no se le volvió a acordar dicha libertad en Jerusem. Posteriormente a sus esfuerzos por corromper a Micael durante su autootorgamiento en la carne, toda compasión por Lucifer y Satanás ha perecido en todo Satania, o sea, fuera de los mundos aislados de pecado.


Pablo pudo discernir que la guerra espiritual no es de índole física sino en sentido moral y filosófico. No es un burdo espectáculo como la cinta El Exorcista sino de una índole más mortífera y seductora. Ni siquiera en sentido físico es necesario combatir con los rebeldes. Algunos de ellos ya están prisioneros, pero sus sofismas aún circulan por el mundo, y contra esos debemos prevalecer:

(611.1) 53:9.2 Pablo conocía el estado de estos líderes rebeldes después del autootorgamiento de Micael, pues escribió de los jefes de Caligastia que eran «huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales».

Es claro que las pinturas de Jesús en un caballo celestial o los ángeles con espadas peleando son simbólicas. Lo mismo que la batalla de Armagedón. Pero muy poco esfuerzo se realiza en avanzar a un nivel superior de las realidades espirituales. Solo la Revelación, como hemos visto, nos puede ayudar. 


Notamos como aún estamos en etapas infantiles de discernimiento de las cosas celestiales.


A veces se critica la imagen de Jesús como bebé, pero rara vez se genera una reflexión de que la imagen de Jesús en un caballo con corona es algo pictórico, un simbolismo y una transportación a nuestros tiempos de los ideales judíos del Mesías terrenal que cabalgaba en un brioso corcel, cual David luchando contra los impíos.

jueves, 28 de enero de 2016

Nuevos conceptos: Los seres espirituales

Los Documentos nos otorgan una información revelatoria muy distinta a las creencias comúnmente aceptadas por las religiones humanas. Por ejemplo, normalmente entendemos que un ser espiritual es algo etéreo, nebuloso y casi inexistente. Sin embargo, la realidad es todo lo contrario.

(498.6) 44:0.15 Todas estas actividades de los mundos morontiales y espirituales son reales. Para los seres espirituales el mundo espiritual es una realidad. Para nosotros el mundo material es lo más irreal. Las formas de espíritus más elevadas pasan libremente a través de la materia común. Los espíritus elevados no reaccionan a nada material, excepto a algunas de las energías básicas. Para los seres materiales el mundo espiritual es más o menos irreal; para los seres espirituales el mundo material es casi totalmente irreal, siendo tan sólo una sombra de la substancia de las realidades espirituales.

Notamos que para las realidades celestiales que son las verdaderas, lo llamado “espiritual” es lo auténticamente real, más “sólido” y “tangible” que lo material. Los seres espirituales elevados atraviesan la materia como si no existiera. Pueden pasar a través tuyo, incluso sin percatarse que estás aquí.

(498.7) 44:0.16 Yo no puedo, con visión exclusivamente espiritual, percibir el edificio en el cual esta narrativa está siendo traducida y registrada. Un Consejero Divino desde Uversa, que al azar se encuentra a mi lado, percibe aún menos de estas creaciones puramente materiales. Discernimos de qué manera se os presentan estas estructuras materiales visualizando una contraparte espiritual presentada a nuestra mente por uno de los transformadores de la energía aquí presentes. Este edificio material no es exactamente real para mí, un ser espiritual, pero es muy real y muy útil para los mortales materiales.

Es como si los seres espirituales nos pudiesen percibir con mucha dificultad y ayuda auxiliar como vapor o gases. Esta visión es muy interesante, ya que los fantasmas, los fugaces seres temporales que viven en el espacio y tiempo, seríamos en realidad nosotros. 

Nosotros somos fantasmas en la realidad universal, y tal como declara la cinta Interestelar, parece ser que el Amor (que para nosotros es subvalorado), se presenta precisamente como la realidad “sólida” al otro lado y que nos conecta con la Dimensión Divina superior. Y ciertamente la comunión espiritual con Dios y los procesos de adoración y oración interna también nos elevan para “tocar” sintiendo la otra realidad, la auténtica.

Desde el punto de la física esto también es real. Si pudiésemos visualizar la materia a nivel cuántico solo veríamos electrones separados por amplios espacios orbitando núcleos. A nivel atómico la materia no es realmente “sólida” tal como la vista humana parece procesarla.

Por estas razones es tan interesante que los Reveladores declaren que la creencia humana en fantasmas o seres etéreos que atormentan a los humanos es una fantasía total que esclaviza la mente humana.

(958.2) 87:0.2 El hombre ha sostenido una larga y amarga lucha con el culto a los fantasmas. Nada, en la historia de la humanidad inspira mayor lástima que este cuadro de la esclavitud abyecta del hombre al temor de los espíritus-fantasmas.

La razón es que solo los seres Intermedios son los únicos entes de naturaleza material sólida que son invisibles a los humanos. No hay almas en pena, ánimas ni demonios etéreos como el viento que atormenten a los humanos. Esos miedos son el mal entendimiento de fenómenos de la naturaleza y del pavor ancestral ampliado por la misma mente creativa humana. 

Sin embargo, los verdaderos seres de naturaleza espiritual consideran irreal a lo material, ellos son más “sólidos” y “perdurables” que nosotros, fugaces criaturas del tiempo. Sería un absurdo que intentasen asustarnos moviendo cosas, ya que para ellos las mismas cosas materiales no existen y en la mayoría de los casos no las ven.

Lamentablemente la humanidad aún sigue con una esclavitud mental que la encadena a estos miedos, y es difícil liberarse de las limitantes del lenguaje impreciso. Hay hasta lectores veteranos en el libro de Urantia que han usado en más de alguna conferencia expresiones como “materia menos densa” en referencia al mundo espiritual. En realidad lo "menos denso" desde la perspectiva universal sería nuestro estado en esta dimensión.

La verdad es que tardaremos tiempo en depurar nuestros patrones mentales, ya que tenemos la herencia de las religiones evolutivas milenarias, con un gran peso sobre nosotros.

viernes, 22 de enero de 2016

El "nuevo" planeta "nueve" y el Libro de Urantia

Los foros y noticias de Internet han reventado por la noticia del nuevo planeta descubierto. The Astronomical Journal publicó un artículo en que se asegura, existe un planeta oscuro 10 veces más grande que la Tierra, y que está orbitando en las inmediaciones del Sistema Solar.

Los científicos Konstantin Batygin y Mike Brown infieren su presencia, debido a algunas anomalías en otros cuerpos celestes más pequeños en observación.  No hay una observación directa del mismo, pero debido a las anomalías gravitaciones se ha previsto su existencia.  El objeto, nombrado "Planeta 9", está a unos 30.5 billones de kilómetros de distancia del Sol, o cinco veces más lejos que la distancia que tiene Plutón con la estrella madre. 

Este sitio ya había comentado la “predicción” del Libro de Urantia sobre este asunto en julio de 2015:

http://estudiosdelasescrituras.blogspot.cl/2015/07/el-regreso-de-nibiru.html

Sin embargo, la sorpresa que se llevarán los astrónomos es que en el futuro se encontrarán dos cuerpos más allá de este planeta que ahora se ha detectado. En el fondo hay 3 planetas de considerable tamaño más allá de Plutón:

(657.2) 57:5.13 Aunque Angona no pudo captar nada de la masa solar, vuestro sol sí le agregó a su familia planetaria en metamorfosis, material que iba circulando por el espacio del sistema visitante. Debido al intenso campo de gravedad de Angona, su familia planetaria tributaria seguía las órbitas a considerable distancia del gigante negro; y poco después de la extrusión de la masa atávica del sistema solar, mientras que Angona aún se hallaba en las inmediaciones del sol, tres de los planetas mayores del sistema Angona pasaron tan cerca del masivo antepasado del sistema solar que su atracción de gravedad, aumentada por la del sol, bastó para contrarrestar el abrazo de la gravedad de Angona y para separar permanentemente estos tres tributarios del viajero celestial.

Se nos dice que los planetas del sistema Angona orbitaban a considerable distancia del gigante negro, y después de los pedazos de Sol que formaron los planetas originales del sistema solar, tres de los planetas mayores de Angona fueron separados del sistema de Angona. Aparentemente estos tres planetas mayores (grandes) de Angona se integraron al sistema solar en órbitas muy enormes y lejanas.

¿Tienen alguna influencia en nuestro sistema solar estos tres grandes planetas de Angona?

(657.3) 57:5.14 Todo el material celestial del sistema solar derivado del sol estuvo originalmente dotado de un sentido homogéneo de paso orbital, y de no haber sido por la intromisión de estos tres cuerpos espaciales foráneos, todo el material del sistema solar seguiría manteniendo el mismo sentido de movimiento orbital. Sin embargo, el impacto de los tres tributarios de Angona interpuso nuevas y foráneas fuerzas direccionales en el sistema solar naciente con la aparición resultante del movimiento retrógrado. El movimiento retrógrado de todo sistema astronómico es siempre fortuito y aparece siempre como resultado del impacto de una colisión de cuerpos extraños del espacio. Puede que tales colisiones no siempre produzcan movimiento retrógrado; sin embargo, el movimiento retrógrado sólo aparece en sistemas que contienen masas de diversos orígenes.

Lo anterior indica que hay tres cuerpos venidos fuera del sistema solar que se integraron en largas órbitas al nuestro, y que son lo suficientemente grandes para alterar las fuerzas direccionales de algunos cuerpos del sistema solar. Evidentemente los primeros pasos se están dando en esa fascinante dirección para las ciencias futuras.

miércoles, 20 de enero de 2016

Quienes nacen de Dios

"Todo el que ama ha nacido de Dios y adquiere el conocimiento de Dios" - 1 Juan 4:7 

Notamos que no hay posibilidad excluyente para que alguien "nazca de Dios". La oportunidad está abierta para todos los que aman. Pero es un amor sostenido y vinculado con "conocer a Dios", lo cual implica un grado de contacto con el Ajustador residente, nuestro Padre Celestial.

"Amados, continuemos amándonos unos a otros, porque el amor es de Dios"- 1 Juan 4:7

También esta realidad va vinculada a esta revelación:

"Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios"- 1 Juan 5:1

Notamos que la posibilidad de "nacer otra vez" es para todo creyente de corazón que sigue internamente a Jesús y sus enseñanzas, y que al conocer a Dios en una relación íntima, provoca el fruto del Amor.





domingo, 17 de enero de 2016

"Ustedes tienen que nacer otra vez"

Es cierto que el “nacer otra vez” proviene finalmente de Dios al aceptar el hombre la consagración a la guía del Padre Celestial. Sin embargo, esto no es una especie de otorgamiento que Dios les da misteriosamente a solo unos pocos hombres tal como creen algunos. Más bien notemos la especie de mandato de Jesús a los creyentes:

“No te maravilles a causa de que te dije: Ustedes tienen que nacer otra vez” – Juan 3:7

El hombre debe buscar como meta ese nuevo nacimiento. No tendría sentido que Dios misteriosamente implantara en algunas personas una esperanza no anhelada con anterioridad. Aquello sería una especie de violación al libre albedrío. Más bien, notemos como el “nacer otra vez” está vinculado al descubrimiento del reino.

"En respuesta, Jesús le dijo: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. – Juan 3:3

“Pero desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos es la meta hacia la cual se adelantan con ardor los hombres, y los que se adelantan con ardor se asen de él” – Mateo 11: 12.

Notamos que la meta de “nacer otra vez” y “alcanzar el reino” están vinculadas, y es fundamental la voluntad humana para iniciar el proceso de consagrarse a la voluntad de Dios. Es cuando el hombre da ese paso, que entonces Dios responde al provocar una nueva creación de acuerdo a su voluntad:

"No obstante, a cuantos sí lo recibieron, a ellos les dio autoridad de llegar a ser hijos de Dios, porque ejercían fe en su nombre;  y ellos nacieron, no de sangre, ni de voluntad carnal, ni de voluntad de varón, sino de Dios". – Juan 1:12,13

El deseo de progresar al nuevo nacimiento (ejercer fe),  y ser rehechos por la voluntad de Dios no son excluyentes sino que se interrelacionan. Cuando el hombre decide con fe hacer la voluntad de Dios, entonces Dios guía a ese hombre y provoca el renacimiento.

Liderazgo Transformador

(2082.9) 195:9.4 La religión necesita nuevos líderes, hombres y mujeres espirituales que se atrevan a depender solamente de Jesús y de sus enseñanzas incomparables. Si el cristianismo persiste en desatender su misión espiritual, mientras sigue ocupándose de los problemas sociales y materiales, el renacimiento espiritual deberá esperar el advenimiento de estos nuevos maestros de la religión de Jesús, que se dedicarán exclusivamente a la regeneración espiritual de los hombres. Entonces, estas almas nacidas del espíritu proveerán rápidamente el liderazgo y la inspiración que se requieren para una reorganización social, moral, económica y política del mundo.

El mundo necesita urgentemente líderes nacidos del espíritu. Nuestro modelo de liderazgo es Jesús. El modelo de Jesús nos muestra que en principio el proceso es transformacional y en segundo lugar es relacional, es decir que se manifiesta en nuestras vidas y relaciones a través de etapas y en cada una ellas nosotros asumimos nuevos niveles de responsabilidad y cambios.

Por lo tanto primero tenemos que entender que es un proceso de cambio personal en primera instancia (“nacer otra vez”) y segundo, que las etapas, se van desarrollando en una secuencia, es decir una después de la otra, y que no es válido saltarse algunas de ellas.

Liderar siguiendo el modelo de Jesús es más que una declaración, es un compromiso de guiar nuestras vidas en una forma diferente,  es ser discípulo y hacer discípulos, es un ciclo transformador que es lo que realmente comenzará a arrancar al mundo de la oscuridad.

Durante los años de su ministerio Jesús se dedicó principalmente a entrenar a sus discípulos en las tres primeras áreas del liderazgo, liderazgo personal, liderazgo de uno a uno, y liderazgo de equipo. Esto les dio las bases, para que cuando se hubiese ido, ellos desarrollaran su actuación, con la asistencia del Espíritu Santo y la interacción e interdependencia de unos con otros en los otros dos niveles de acción Comunitarios/Organizacional y como Agentes de Cambio transformacional a nivel de “discipular las naciones”.

Notamos que él personalmente ya nacido del Espíritu lideró a los apóstoles. Luego los hizo liderarse entre ellos uno a uno trabajando en equipos, después en comunidades más amplias afectando positivamente el entorno y la sociedad de sus días.

Todo este proceso es otra manera de decir y mostrar la estrategia más efectiva de hacer realidad el Propósito de Dios que el Maestro explico muy claramente cuando en la oración del “Padre nuestro” nos dice que oremos así: “venga tu reino y hágase tu voluntad” (Mateo 6:10). Pero en sus enseñanzas notamos que él nos pide que nosotros hagamos la voluntad de Dios, que seamos agentes activos y colaboradores de Dios en la Tierra. Pedir, por lo tanto, no equivale a la contemplación pasiva, sino a la acción para que el Reino se establezca en la Tierra.

Esta es la gran visión del reino de Dios y nosotros debemos desarrollarnos como “lideres” para hacerlo realidad. Los pasos del liderazgo transformador son los siguientes:

-         Liderazgo personal.
-         Relaciones uno a uno (Discipulado Personal).
-         Coordinación  y Liderazgo de equipos.
-         Gestión organizacional o comunitaria (Discipular Organizaciones).
-         Actuar como Agentes de Cambios en la sociedad (Discipular Naciones).

Si bien deseamos penetrar inmediatamente en las naciones con el mensaje, muchas veces notamos que nuestros esfuerzos son efímeros y nos podemos desanimar. Al parecer no podemos saltarnos las etapas. Es menester que primero nazcamos otra vez, para luego iniciar el discipulado en nuestro entorno con las personas que nos rodean. Luego pasaremos a coordinar esos equipos para que ellos también hagan lo mismo. Posteriormente pasaremos a discipular las organizaciones al proveerles inspiración para sus cambios, y también como agentes que provocan cambios más grandes al discipular naciones.

Si con disciplina y oración iniciamos estos pasos sin saltarnos las etapas provocaremos una marea contagiosa espiritual que comenzará un proceso transformador a nivel mundial.