sábado, 24 de enero de 2015

El Tropo del "Reino"


(1603.4) 142:7.3 Jesús explicó muy claramente que el reino del cielo era una experiencia evolutiva, que comenzaba aquí en la tierra y progresaba a través de las estaciones sucesivas de vida hasta el Paraíso. En el curso de la noche declaró definitivamente que en una etapa futura del desarrollo del reino, volvería a visitar este mundo, en poder espiritual y gloria divina.

Esto lo notamos incluso en la Biblia. Hay textos que nos indican el aspecto personal del reino, al buscarlo en primer lugar, verlo como una perla de gran precio, un tesoro escondido, etc; (Mateo 6:33; 13:44-46).

Y el reino se extiende hasta la región celestial como el reino de los cielos como una progresión hasta el Padre (Mateo 5:3; 25:34).

También en esa "etapa futura del desarrollo del reino" Jesús volvería cuando el árbol que creció del grano de mostaza da albergue a las aves, y la levadura se expande en la masa. En las Escrituras precisamente notamos esas connotaciones del reino (Mateo 13:31-33).

(1603.5) 142:7.4 Luego explicó que la «idea del reino» no era la mejor manera de ilustrar la relación del hombre con Dios; empleaba estos tropos porque el pueblo judío estaba esperando el reino y porque Juan había predicado en términos del reino venidero. Dijo Jesús: «Los pueblos de otra era comprenderán mejor el evangelio del reino cuando se lo presente en términos que expresen la relación familiar —cuando el hombre comprenda la religión como la enseñanza de la paternidad de Dios y de la hermandad de los hombres, la filiación con Dios». Luego el Maestro discurrió con cierta amplitud sobre la familia terrestre como ilustración de la familia celestial, volviendo a declarar las dos leyes fundamentales del vivir: el primer mandamiento de amor al padre, el jefe de la familia, y el segundo mandamiento de amor mutuo entre los hijos, de amar a tu hermano como a ti mismo. Procedió luego explicando que esta cualidad de afecto fraternal se manifestaría invariablemente en servicio social, generoso y amante.

Notamos que los Documentos de Urantia utilizan la expresión "tropo".  Un tropo es la sustitución de una expresión por otra cuyo sentido es figurado.

Jesús utilizó la expresión “reino” como una analogía para describir la expansión de la influencia del amor de Dios sobre la humanidad. Los judíos esperaban un reino material y Cristo usó esa misma frase para introducir la idea de un Reino espiritual y una fraternidad basada en el amor. De esa forma, Jesús les ayudaría con sabiduría  a erradicar sus ideas equivocadas al mostrarles que es lo que era y no era realmente el Reino de Dios. Las ilustraciones antes comentadas tenían ese objeto. Y los escritos apostólicos muestran que las comunidades cristianas entendieron ese concepto familiar. Rom 14: 17: "porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo". Colosenses 1:13: "Él nos libró de la autoridad de la oscuridad y nos transfirió al reino del Hijo de su amor".

Y algo interesante es que los Documentos declaran que: Dijo Jesús: «Los pueblos de otra era comprenderán mejor el evangelio del reino cuando se lo presente en términos que expresen la relación familiar —cuando el hombre comprenda la religión como la enseñanza de la paternidad de Dios y de la hermandad de los hombres, la filiación con Dios». 

Esto significará que la expresión “reino” no será necesaria utilizarla al hablar de ese "reino" o área de acción del Padre Universal, ya que lo presentaremos en los términos más asociados a la relación familiar.

En el primer siglo el cristianismo sufre una desviación hacia la figura de Jesús de Nazaret. Luego ésta es exaltada y se transforma en un culto imperial. El concepto de reino se funde con una Iglesia temporal, pagana, estatal y opresiva que por siglos domina a los cristianos.

La Reforma Protestante no logra restaurar el mensaje de Jesús, pero si logra romper con el centralismo católico. Los movimientos de "restauración" del siglo XIX intentan retornar al cristianismo primitivo, con sus modos y estilos. Logran aparecer muchos grupos "cristianos". Comienzan a existir varias interpretaciones para entender el reino. Algunos de estos grupos hablan solo de un concepto místico del corazón. Otros de un retorno de Jesucristo a Palestina en poder y gloria para dirigir desde allí a la iglesia en un reino desde la Jerusalén física, otros de un gobierno celestial muy similar a las ideas anteriores, pero con sede en los cielos que pronto traerá un juicio a la humanidad.

Todas estas ideas surgen de análisis separados y sesgados de los conceptos del reino. Algunos grupos comienzan su estudio edificando con la idea dominante desde las Escrituras Hebreas como Daniel 2:44 para dirigir las expresiones de Jesús sobre el Reino, cuando la revelación dada por Jesús contiene en realidad las expresiones para arrojar luz en torno al reino y guiar correctamente el mensaje de las Escrituras Hebreas. 

Esto ha provocado que resurgan los anhelos básicos de un asistencialismo celestial, la reducción del Reino a un mero gobierno que traerá vivienda, salud, educación, bienestar material, etc. El mismo anhelo de los judíos de hace 2000 años, pero que lo esperaban en la Jerusalén literal.

Todas estas ideas se han desviado del auténtico concepto del Reino de Dios. Pero ha de llegar el momento en que se recobre el rumbo. No debe intentarse una "restauración del cristianismo primitivo" ya que aquel movimiento es el producto adaptado a la cultura religiosa y época de esos tiempos. Por esa razón, las iglesias modernas fracasan en sus intentos de transferir esos esquemas a una era diferente de la humanidad al modernizar algo externo.

Debe entenderse que el Reino fué un tropo usado por Jesús de Nazaret. Hoy esa expresión deberá ser declarada de otra forma. El creyente ha de comprender que la Relación de la paternidad de Dios  y la hermandad humana es la clave de este Evangelio.

Durante siglos, la Figura de Jesús y no su mensaje, ha sido la clave para cohesionar a los creyentes. Esto ha provocado hasta guerras religiosas en el nombre de Jesús y un atraso en la auténtica expansión del reino, además del distanciamiento de personas que practican religiones como el Islam, Budismo, etc.

 Luego, todas las interpretaciones sobre el reino por varios grupos han provocado el actual estancamiento y que el hombre contemporáneo no pueda saciar su hambre espiritual

(1863.12) 170:4.14 Este mundo no ha probado nunca seria, sincera u honestamente estas ideas dinámicas, estos ideales divinos de la doctrina de Jesús del reino del cielo.

(1862.8) 170:3.11 Este nuevo orden social poco lo conoce el mundo porque se ha negado a practicar los principios del evangelio del reino del cielo. Y cuando este reino de preeminencia espiritual llegue a la tierra, no se manifestará simplemente en mejores condiciones sociales y materiales, sino más bien en la gloria de aquellos valores espirituales elevados y enriquecidos que son característicos de la era que se avecina de mejores relaciones humanas y de alcances espirituales cada vez más avanzadas.

¿Nos estamos preparando para la aventura de retomar de forma histórica el auténtico Evangelio y proclamarlo a toda la Tierra? ¿Lo hemos comenzado a realizar en nuestra área de acción inmediata?

En una ocasión Jesús dijo que al hombre no se le enseñará su evangelio tanto por lo que decimos, sino más bien por lo que hacemos. 

(1569.4) 140:1.7 «Lo que vuestros ojos contemplan, este pequeño núcleo inicial de doce hombres comunes, se multiplicará y crecerá hasta que finalmente toda la tierra se colme con alabanzas a mi Padre. Y no será tanto por las palabras que vosotros habléis, sino por la vida que vosotros viváis que los hombres conocerán que habéis estado conmigo y que habéis aprendido sobre realidades del reino. 

Debemos al hombre (1466.2) 132:7.2 «mediante nuestra manera de vivir mostrarle al Padre celestial, y tal vez tanto lo atraería nuestra vida de hijos de Dios que se vería obligado a preguntarnos acerca de nuestro Padre. No puedes revelar a Dios a los que no lo buscan; no se puede conducir al regocijo de la salvación a las almas que no quieren ser salvadas. Es necesario que el hombre llegue a anhelar la verdad como resultado de las experiencias de la vida, o que desee conocer a Dios como resultado del contacto con la vida de los que han conocido al Padre divino, antes de que otro ser humano pueda actuar como medio para conducir a ese mortal al Padre celestial. Si conocemos a Dios, nuestra tarea verdadera en la tierra es vivir de modo tal que el Padre pueda revelarse en nuestra vida, y así todas las personas que buscan a Dios verán al Padre y pedirán nuestra ayuda para averiguar más acerca del Dios que de ese modo encuentra expresión en nuestra vida».

La única forma en que podemos comenzar a realizar esta obra es:

Primero nosotros transformarnos. Nacer otra vez y descubrir la filiación con Dios.

Solo al experimentar al Padre Viviente podemos revelarlo a los hombres.

jueves, 22 de enero de 2015

La victoria del Evangelio

Es interesante que Mateo 24 tiene tres estructuras:

1- Los versículos 3 al 14 se centran en el término de la Edad o Fin del Sistema (posiblemente global).

2- Los versículos 15 al 26 en la destrucción de Jerusalén.

3- Los versículos 27 - 33 en la Parausía del Señor.

Lo interesante es que Mateo 24:14 es la conclusión de los eventos precedentes como "guerras, pestes, hambres y terremotos" que son "principio de dolores" y también nos pueden desviar como distractores asociados erróneamente a la Parausía de Cristo (ver. 5 al 8).

Como hemos comentado antes, las guerras, terremotos y pestes no deben ser asociados a la venida de Cristo (ver. 5,6).

Notamos que desde los versículos 8 al 13 ocurren una serie de sucesos difíciles (posiblemente una crisis mundial), y notablemente el último acontecimiento narrado es el siguiente:


Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. - ver. 14

La expresión "fin" es telos que significa "fin consumado", lo cual es realmente un cierre o término de todos los sucesos previos (se baja el telón o telos). El fin realmente es el fin de la Era, o cierre de la misma.

La presente Era materialista termina con la proclamación victoriosa global que ocurre después de la crisis del sistema material (narrada en los versículos anteriores).  

Entonces dicha predicación es realmente la señal de victoria espiritual sobre la humanidad.

Queda demostrado que el sentido principal de la palabra "predicar" es proclamar una victoria:

 La palabra griega kērýssō, que por lo general se traduce “predicar”, tiene el sentido primario de “proclamar como heraldo; ser heraldo; oficiar de heraldo; proclamar (victorioso)”. Un sustantivo de la misma familia es kryx, que significa “pregonero; divulgador; enviado; heraldo (que hacía proclamación y mantenía el orden en asambleas, etc.)”. Otro sustantivo relacionado es krygma, cuyo significado es “proclamación del heraldo; pregón; anuncio (de victoria en los juegos); mandato; convocatoria”. (A Greek-English Lexicon, de H. Liddell y R. Scott, revisión de H. Jones, Oxford, 1968, pág. 949.) Por lo tanto, kērýssō no comunica la idea de pronunciar un sermón a un grupo limitado de discípulos, sino hacer una proclamación abierta y pública. - Perspicacia para Comprender las Escrituras.

Parece ser que Mateo no nos habla de un largo periodo de predicación que se traslapa con los acontecimientos globales, sino que es algo que acontece al final de la secuencia de sucesos como un gran evento. La proclamación es un grito de victoria sobre los defensores de las ideas malignas, que se rinden al mensaje de Jesús. Esta actividad es una acción simultánea global final.

No deben confundirse los versículos e instrucciones específicas de Jesús alusivas a la destrucción de Jerusalén (15 al 26 )  con lo que estamos comentando. 

La proclamación del Evangelio del Reino de la Paternidad de Dios y la hermandad entre los hombres es independiente de ese evento y es la auténtica victoria de Dios sobre la humanidad. Notemos lo que Declaran los Documentos de Urantia:

(1930.6) 178:1.9  La predicación persistente de este evangelio del reino traerá algún día una nueva e increíble liberación, libertad intelectual y libertad religiosa a todas las naciones.

(1915.2) 176:2.5 «Pero los tiempos de la reaparición del Hijo del Hombre tan sólo son conocidos en los concilios del Paraíso; ni siquiera los ángeles del cielo saben cuándo esto ocurrirá. Sin embargo, deberíais comprender que, cuando este evangelio del reino haya sido proclamado a todo el mundo para la salvación de todos los pueblos, y cuando la plenitud de la era haya acontecido, el Padre os enviará otro otorgamiento dispensacional, o si no, el Hijo del Hombre retornará para adjudicar la era.

(1912.3) 176:1.1  ¡Tened paciencia! No dudéis de que este evangelio del reino triunfará sobre todos los enemigos y finalmente será proclamado a todas las naciones»

Cómo hemos analizado en las entradas anteriores, es altamente posible que una gran crisis desplome el sistema financiero materialista mundial, y los proclamadores del Reino que ya están siendo formados expandirán de forma notable su área de acción.

Actualmente los verdaderos seguidores de Jesús actúan como la levadura silenciosa y están esparcidos en todas las religiones y en todas las áreas humanas. Su acción pasa desapercibida pero actúan desde el interior influyendo en su entorno, como una levadura escondida en la masa (Mateo 13:33).

Con el calor del horno de la prueba de la crisis mundial, ésta levadura del reino será expandida para triunfar victoriosa sobre la masa de la humanidad, transformándola en un proceso que está a punto de ocurrir.


Hoy muchos  religiosos creen que al ocurrir la crisis mundial ya no se predicará más. Sienten que su predicación actual es una agotadora lucha de la cual solo desean desistir y recibir pronto las delicias de una nueva vida.

En realidad ocurrirá todo lo contrario, la verdadera proclamación victoriosa con la capacidad de transformar el mundo y mostrarle a la humanidad perdida el camino, constituirá la victoria de Dios sobre el mal, será el término de la verdadera batalla de Armagedón. 

Sin embargo, para eso es esencial que como la levadura silenciosa, tu puedas cambiar tus esquemas mentales al respecto, y ya comenzar a trabajar en proclamar la verdad en las áreas de acción necesarias, tal como se ha recomendado en varias entradas anteriores.

miércoles, 21 de enero de 2015

Conceptos muy avanzados sobre la Rebelión de Lucifer - Parte 3


Es importante leer las dos entradas anteriores. Ahora bien, profundizaremos un poco en uno de los elementos del “manifiesto de la libertad” de Lucifer:

(603.3) 53:3.2 1. La realidad del Padre Universal. Lucifer alegaba que el Padre Universal en realidad no existía, que la gravedad física y la energía espacial eran inherentes al universo, y que el Padre era un mito inventado por los Hijos Paradisiacos con el objeto de retener el gobierno de los universos en el nombre del Padre. Negó que la personalidad fuera un don del Padre Universal. Aun sugirió que los finalistas estaban en confabulación con los Hijos Paradisiacos para imponer el fraude sobre toda la creación, puesto que nunca volvían trayendo una idea muy clara de la personalidad auténtica del Padre tal como se la discierne en el Paraíso. Confundió reverencia por ignorancia. La acusación era enorme, terrible, y blasfema. Fue este ataque velado contra los finalistas el que sin duda influyó sobre los ciudadanos ascendentes por entonces en Jerusem para que éstos permanecieran firmes y se mantuvieran constantes en su resistencia a todas las propuestas rebeldes.

En una oportunidad los miembros del Foro que recibieron los Documentos comentaron que los Seres Intermedios estaban preocupados por la idea del avance del comunismo ateo. Esto tendría sentido en vista que la enseñanza del ateísmo tendría un remoto origen en el mismo Lucifer.

Pero no solo el ateísmo reflejaría esto sino el agnosticismo, la magia y el panteísmo del new age que habla de una “fuerza” que es carente de personalidad e individualidad pero que se manifiesta en toda la naturaleza. Lucifer alegaba que “la gravedad física y la energía espacial eran inherentes al universo” y negó “que la personalidad fuera un don del Padre Universal”.

(603.6) 53:3.5  Mantenía que la inmortalidad era inherente en las personalidades del sistema, que la resurrección era natural y automática, y que todos los seres vivirían eternamente salvo cuando se lo impidiesen acciones arbitrarias e injustas de los ejecutantes de los Ancianos de los Días.

 (604.3) 53:4.1 El manifiesto de Lucifer fue emitido en el cónclave anual de Satania en el mar de cristal, en presencia de las huestes reunidas de Jerusem, el último día del año, alrededor de doscientos mil años atrás, tiempo de Urantia. Satanás proclamó que se podrían adorar las fuerzas universales —físicas, intelectuales y espirituales— pero que tan sólo se podrá tener lealtad al gobernante presente y actual, Lucifer, el «amigo de los hombres y de los ángeles» y el «Dios de la libertad».

Notamos aquí el remoto origen de algunas doctrinas que han goteado desde los cielos a la Tierra en las ideas de la inmortalidad inherente del alma, de la adoración de la naturaleza, tan común en las religiones mágicas y de la nueva era, y la historia del Titan Prometeo, aquel ser que se vuelve el amigo de los hombres al llevar el fuego del conocimiento y libertad a los humanos (venerado por los Masones).

A propósito, una de las representaciones simbólicas de Lucifer es la de un ser con cabeza de macho cabrio, lo cual para la mente de los primitivos era una adaptación de la veneración de las fuerzas naturales, pasionales y animales. Para ello, la cabeza animal (tan común en muchos pueblos antiguos) implica que las acciones son tomadas con la fuerza del impulso nativo animal (la exaltación de la parte animal evolutiva no dominada que debía ser aceptada y liberada por el luciferista). Pero esto es un error, ya que la naturaleza no es perfecta y no debe ser adorada ni colocada en la posición equivalente a la Deidad:

(57.3) 4:2.6 La naturaleza, en vuestro mundo, es una cualificación de las leyes de la perfección por los planes evolutivos del universo local. ¡Qué farsa adorar la naturaleza porque en un sentido limitado, cualificado, está penetrada por Dios; por ser una fase del poder universal y por lo tanto divino! La naturaleza también es una manifestación inconclusa e incompleta de las elaboraciones imperfectas del desarrollo, crecimiento y progreso de un experimento universal de evolución cósmica.

(57.5) 4:2.8  No, la naturaleza no es Dios. La naturaleza no es objeto de adoración.

(57.2) 4:2.5 Dios no está personalmente presente en la naturaleza ni en cualesquiera de las fuerzas de la naturaleza, porque el fenómeno de la naturaleza es la sobreimposición de las imperfecciones de la evolución progresiva y, a veces, de las consecuencias de rebeliones insurreccionales sobre los cimientos paradisiacos de la ley universal de Dios. Tal como aparece en un mundo como Urantia, la naturaleza no puede ser nunca la expresión adecuada ni la representación verdadera ni el fiel retrato de un Dios omnisapiente e infinito.

Sin embargo, Lucifer pretendía deificar a la naturaleza, puesto que él negaba la personalidad del Padre Universal y lo colocaba en el plano de una fuerza mística. “Satanás proclamó que se podrían adorar las fuerzas universales —físicas, intelectuales y espirituales—”. Notamos que también se promovía la adoración del intelecto, algo tan común en personas orgullosas, ya sea en el campo científico, secular e incluso religioso.

(604.4) 53:4.2 Fue atrevido y persistente en advocar la «igualdad de la mente» y «la hermandad de la inteligencia».

(605.1) 53:4.4 Opinaba que «el gobierno pertenece a las mayorías», que «la mente es infalible».

Pero la mente si es falible, ya que ninguna mente a excepción del Padre Universal es verdaderamente completa y perfecta. Pero esta auto adoración de la propia criatura, del propio orgullo e inteligencia ha sido nefasta en el universo ya que las mentes son falibles e incompletas. No disponen del cuadro enorme de la realidad universal. Por esa razón, a menudo los paradigmas mentales religiosos o científicos solo están basados en realidades parciales. La mente es imperfecta y evolutiva.

Cuando Lucifer inició esa rebelión hace miles de años (200.000 años), sintió que tenía mucho tiempo para sembrar sus ideas a sus anchas:

(605.2) 53:4.5 Todas las demoras misericordiosas de la justicia, las señaló Lucifer como prueba de la incapacidad de los Hijos Paradisiacos para detener la rebelión. Él desafiaba abiertamente y en forma arrogante a Micael, a Emanuel, a los Ancianos de los Días y luego señalaba el hecho de que no se había producido acción alguna, como prueba positiva de la impotencia de los gobiernos universales y superuniversales.

El hecho de que el conjunto de todas estas ideas estén tan arraigadas en la humanidad no se debe a posesiones diabólicas, sino al goteo de estas enseñanzas que libremente han circulado por decenas de miles de años desde el cielo a la tierra, a diferencia del mensaje crístico que tan solo lleva dos mil años con una distorsionada publicidad.

(605.4) 53:4.7 Se le permitió a Lucifer establecer completamente y organizar totalmente su gobierno rebelde, antes de que Gabriel hiciera esfuerzo alguno por disputar su derecho a la secesión ni por contrarrestar la propaganda rebelde. Pero los Padres de la Constelación inmediatamente confinaron la acción de estas personalidades desleales al sistema de Satania. Sin embargo, esta demora fue un período de gran prueba y comprueba para los seres leales de toda Satania. Durante varios años todo fue caótico, y hubo gran confusión en los mundos de estancia.

(605.3) 53:4.6 Gabriel estaba presente personalmente a lo largo de todos estos procedimientos desleales y tan sólo anunció que él, a su debido tiempo, hablaría por Micael, y que todos los seres tendrían libertad y no serían molestados en su elección; que el «gobierno de los Hijos en nombre del Padre tan sólo deseaba lealtad y devoción voluntarias, sinceras y a prueba de sofismas».

En el Anfiteatro Celestial
Y eso es precisamente el problema de la rebelión. Esta no puede terminarse por métodos sumarios y repentinos, por intervenciones violentas, por que cada criatura tiene que manifestar una posición con conocimiento de causa ante esta rebelión. Por lo tanto, la “guerra” es de una naturaleza superior a las guerras "cuerpo a cuerpo".

(606.2) 53:5.6 «Había guerra en los cielos; el comandante de Micael y sus ángeles lucharon contra el dragón (Lucifer, Satanás y los príncipes apóstatas); y el dragón y sus ángeles rebeldes lucharon pero no prevalecieron». Esta «guerra en los cielos» no fue una batalla física tal como se la puede concebir en Urantia. En los primeros días de la lucha Lucifer permaneció continuamente en el anfiteatro planetario. Gabriel condujo una exposición incesante de los sofismas rebeldes desde su sede central situada en las cercanías. Las varias personalidades presentes en la esfera que tuvieran duda en cuanto a su actitud se trasladaban de uno a otro sitio, escuchando las disertaciones hasta llegar a una decisión final.

(606.3) 53:5.7 Pero esta guerra en los cielos fue muy terrible y muy real. Aunque no exhibía ninguna de las barbaridades tan características de la guerra física en los mundos inmaduros, este conflicto era mucho más mortífero; la vida material corre peligro en el combate material, pero la guerra en los cielos se peleó en términos de vida eterna.

Las ideas luciferninas volvieron a hacer mella en las mentes humanas cuando hombres como Nietzsche habló del ideal inspirador del hombre. Este ideal no cree en las cosas que prometen las religiones después de la muerte, él sólo cree en lo real y en lo que puede ver. Este hombre se deja llevar por sus pasiones e inteligencia. Para Nietzsche los valores tradicionales representados por el cristianismo someten a las personas más débiles a una "moralidad esclava", el "espíritu gregario", que no provocan en ellos más que un estado de resignación y conformismo hacia todo lo que sucede a su alrededor. Para él, esos valores tienen que desaparecer para que aparezcan otros nuevos que representen su prototipo de hombre ideal, al que él mismo llamó Übermensch.

 Y este filósofo está vinculado como un inspirador de Hitler. Sus conceptos filosóficos eje predican nociones tales como “la voluntad de poder”, el advenimiento del “superhombre” y su célebre frase: “Dios ha muerto” prepara un terreno ideal para la eclosión de “hombres fuertes y crueles”. 

Y sabemos como estas ideas se adaptaron en los humanos como guerras terribles y crueles. En un mundo atrasado y primitivo era inevitable que las ideas de Lucifer se implementaran de forma nefasta y terrible como guerras literales. 

El colocar a la humanidad en una posición tan precaria, ha sido condenado en el universo porque solo ha causado caos y un mayor retraso. 

(604.2) 53:3.7 Y fue con una Declaración de Libertad de este tipo que Lucifer lanzó su orgía de oscuridad y muerte.

lunes, 19 de enero de 2015

Conceptos muy avanzados sobre la Rebelión de Lucifer - Parte 2

En la entrada pasada se analizó que:

1- Lucifer no conocía la realidad del Padre Universal en la Isla Paraíso. Poseía una perspectiva incompleta. 

2- Fue un ser creado en el espacio-tiempo del universo local. 

3- Fue asignado a trabajar para el bien de mundos finitos e incompletos que iniciaban procesos con seres inteligentes.

(614.6) 54:2.1 Con el Hijo y en el Espíritu proyectó Dios la eterna Havona, y desde entonces se estableció el modelo eterno de la participación igual en la creación —el compartir. Este modelo de compartir es el diseño original para cada uno de los Hijos e Hijas de Dios que salen al espacio para involucrarse en el intento de duplicar en el tiempo el universo central de perfección eterna.

Notamos que mediante un gran proceso de crecimiento y trabajo los Hijos Creadores desean llevar sus universos en formación a la perfección como meta en el espacio-tiempo.

(614.7) 54:2.2 Toda criatura y todo universo en evolución que aspira a hacer la voluntad del Padre está destinado a volverse el socio de los Creadores espacio-temporales en esta magnífica aventura de logro experiencial de la perfección. Si esto no fuese verdad, el Padre no habría dotado a estas criaturas del libre albedrío creativo, y tampoco moraría en ellas, entrando verdaderamente en sociedad con ellas mediante su propio espíritu.

Mediante el trabajo en el espacio-tiempo se desea llegar a la perfección como una meta de crecimiento, de trabajo, de cosecha de los logros tras la producción en el tiempo, del ejercicio del libre albedrío.

(614.8) 54:2.3 La locura de Lucifer fue tratar de hacer lo que no se puede hacer: saltarse el tiempo en un universo experiencial. El crimen de Lucifer fue el intento de privar a todas las personalidades en Satania de los derechos creativos, el acortamiento no reconocido de la participación personal de la criatura —participación de libre albedrío— en la larga lucha evolucionaria para lograr el estado de luz y vida tanto individual como colectivamente. Al hacer esto, este Soberano de antaño de vuestro sistema colocó el propósito temporal de su propia voluntad directamente en oposición al eterno propósito de la voluntad de Dios tal como se lo revela en el otorgamiento del libre albedrío para todas las criaturas personales. La rebelión de Lucifer amenazó así la usurpación máxima posible de la facultad del libre albedrío propia de los ascendenteros y los servidores del sistema de Satania —la amenaza de privar por siempre a cada uno de estos seres de la experiencia emocionante de contribuir algo personal y único al monumento de lenta construcción a la sabiduría experiencial que algún día existirá como sistema perfeccionado de Satania. Así pues el manifiesto de Lucifer, enmascarado en los mantos de la libertad, se presenta a la luz clara de la razón como una amenaza monumental, en consumación del hurto de la libertad personal, y hecho en una escala que tan sólo dos veces se ha visto en toda la historia de Nebadon.

Notamos como Lucifer al promover su llamada libertad, en realidad hacía todo lo contrario: Privaba a las criaturas de la verdadera libertad, del derecho de participar en su propio crecimiento, en labrar su propio destino y desarollar su personalidad cósmica. Podríamos asemejarlo a desear transformar a un niño en hombre de forma repentina. Es similar a aquellos que apelando a los deseos infantiles que tienen los niños de transformarse en adultos y ser libres, les hacen participar en roles de adultos (ver nota #), o incluso llegando a un nivel extremo, con el trabajo y esclavitud infantil.

# Nota: Originado en México, el polémico parque ciudad infantil Kidzania es un lugar dónde los niños son alienados a convertirse en "adultos" en una especie de juego en donde los disfrazan, trabajan y reciben "dinero" para entrenarlos en el consumismo y la "vida adulta", un "jugar" (?) a "ser grandes".

Lucifer cometió ese crimen con las criaturas inteligentes. Su orgullo le hizo desobedecer las instrucciones de sus superiores, de colocar su propia voluntad en contraposición de una voluntad mayor que se manifiesta en un orden más grande ya creado antes que él.

(604.1) 53:3.6 3. El ataque contra el plan universal de capacitación de los mortales ascendentes. Lucifer sostenía que se gastaba demasiado tiempo y energía en el esquema de capacitar en forma tan completa a los mortales ascendentes sobre los principios de la administración del universo, principios que según él, eran poco éticos pero irracionales. Protestó contra el programa que duraba una entera edad de preparación de los mortales del espacio para un destino desconocido y señaló la presencia del cuerpo de los finalistas en Jerusem como prueba de que estos mortales habían pasado edades preparándose para un destino de pura ficción. Burlonamente señaló que los finalistas habían encontrado un destino no más glorioso que el de volver a las humildes esferas similares a las de su propio origen. Sugirió que demasiada disciplina y capacitación prolongada les habían corrompido y que en realidad eran traidores de sus semejantes mortales puesto que ahora cooperaban en un esquema de esclavización de la creación entera a las ficciones de un mítico destino eterno para los mortales ascendentes. Advocó que los ascendenteros debían disfrutar de la libertad de autodeterminación individual. Desafió y condenó el entero plan de ascensión mortal tal como estaba patrocinado por los Hijos de Dios Paradisiacos y apoyado por el Espíritu Infinito.

Recordemos que Lucifer no conocía el universo de Havona ni la presencia del Padre en la Isla del Paraíso. Lucifer alegaba que el Padre Universal no existía y que el peregrinaje hasta el Padre era un fraude gigantesco creado por los Hijos Micael y sus colaboradores. Protestó contra el derecho de Micael, el Hijo Creador, a la soberanía de Nebadon en nombre de un hipotético Padre Paradisiaco y la exigencia de que todas las personalidades reconocieran su lealtad a este Padre invisible. Afirmó que el entero plan de adoración era un esquema sagaz para agrandar a los Hijos Paradisiacos. Estaba dispuesto a reconocer a Micael como su Padre Creador, pero no como su Dios y gobernante legítimo.

Así que la rebelión de Lucifer intentó bloquear el programa de capacitación y crecimiento de los seres ascendentes establecido antes que él, argumentando que al hacer eso volvía a las criaturas materiales supuestamente libres y con autodeterminación. 

Para entender el razonamiento peligroso de Lucifer veamos este ejemplo. Usted vive una vida. Usted toma el viaje. En esa búsqueda usted gana experiencia. El trabajo que usted tiene como adulto usualmente es muy superior al que tuvo como adolescente. Esto refleja el aumento en experiencia y valor ya que ha avanzado a través de la vida. Sin embargo, si se le hubiese sido negado a usted la oportunidad de cambiarse de trabajo en trabajo y adquirir las experiencias incumbentes a esos viajes individuales, usted nunca hubiese tenido la oportunidad de avanzar a ningún lugar. Así también es con el universo, según Lucifer. Se sometía a los seres inteligentes a un programa de “esclavización” que los hacía crecer en una sola dirección. Es como si un niño sintiese el deseo de transformarse repentinamente en adulto para evitar el crecimiento y la lenta, paciente y gradual adquisición de experiencias y formación de carácter.

El argumento universal contra este punto es que no hay limitaciones en cuanto a cuanto un alma puede avanzar. Esto es cierto y Gabriel expuso esto en el foro del debate contra Lucifer, la “guerra en los cielos”, la batalla verbal contra Gabriel en el capitolio de Jerusem.

Sin embargo, Lucifer replicó que ha sido reconocido por largo tiempo por parte de este propio universo que la llave que permite el avance del alma es LA EXPERIENCIA. Esto produce una situación donde ocurre algo similar a la situación en la que se encuentran muchos adolescentes al buscar su primer trabajo. El empleador le dice que quiere alguien que tenga experiencia. El buscador responde que si el no consigue el trabajo, nunca adquirirá la experiencia. Para Lucifer, el hecho de que los finalistas ascendentes regresaran como maestros a los planetas materiales a adquirir experiencia como administradores, era realmente un bloqueo de la libertad, de la opción personal de la criatura por saltarse esas etapas, que el individuo debería tener el derecho a “acortar camino” si lo desease.

Pero al hacer esto, al “saltarse el tiempo”, Lucifer en realidad destruía la capacidad de los humanos de tomar verdaderas elecciones. En el aspecto práctico esto se manifestó en lo que sucedió con la Tierra.

Caligastia al implantar las ideas de Lucifer en el programa biológico terrestre intentó “saltarse las etapas”, quiso  rápidamente producir una raza humana elevada, lo cual precipitó al mundo en el desastre. 

(382.4) 34:7.4 Los pueblos de Urantia están sufriendo las consecuencias de una doble privación de ayuda en esta tarea de progresivo logro espiritual planetario. La sublevación de Caligastia precipitó una confusión mundial y robó a todas las generaciones subsiguientes de la asistencia moral que una sociedad bien ordenada hubiera provisto. Pero aun más desastrosa fue la falta de Adán que privó a las razas de un tipo superior de naturaleza física que habría sido más armoniosa con las aspiraciones espirituales.

(382.5) 34:7.5 Los mortales de Urantia están forzados a someterse a tan profunda lucha entre el espíritu y la carne debido a que sus ancestros remotos no estuvieron más plenamente imbuídos y adanizados por el otorgamiento edénico. Según el plan divino, las razas mortales de Urantia deberían haber contado con naturalezas físicas más naturalmente sensibles al espíritu.

El mundo actualmente estaría habitado por gente más pacífica, espiritual y una humanidad y civilización ordenada, comenzando a disfrutar de la venida de la maravillosa Era de Luz y vida. Pero esa adquisición humana, habría sido el fruto una paciente, trabajosa y ordenado camino que se habría recorrido sin interrupción, sin altibajos, sin caos. La épocas pasadas de guerras y primitivismo no volverían como fantasmas eras tras eras.

Caligastia quiso que la adquisición de la ansiada Era de Luz y vida fuera algo repentino, en pocas generaciones. Caligastia inyectó conocimiento y métodos revolucionarios a los primeros humanos. Pero la privación de la sabiduría planetaria, la cual es una adquisición lenta y gradual, hizo que el mundo se precipitara en la oscuridad. Y la insistencia deliberada de éstos rebeldes en hacer las cosas por revolución es lo que trae tantos problemas a la humanidad.

La promoción de sus ideas de libertades individuales y derechos de grupos e individuos chocan contra la convivencia en un universo que es un organismo, un todo. Así, la adquisición repentina de la falsa libertad en individuo transforma su situación en un cáncer que rompe contra el organismo universal. Lo notamos en ejemplo de un adúltero. La pareja infiel argumenta la búsqueda de su propia satisfacción y libertad personal. Pero el divorcio con las obligaciones cósmicas, planetarias y familiares es fatal. Esa familia del adúltero sufrirá las consecuencias nefastas del egoísmo, disfrazado bajo el derecho individual de libertad.

Notemos que todos los problemas humanos ocurren por la mala adaptación de los asuntos normales, que gradualmente deben ser adquiridos. 

Una persona que anhela enriquecerse rápidamente no desea la dilatada paciencia del trabajo que cosecha sus frutos en su tiempo. Los desea ahora, y esto lo puede llevar al robo o fraude. Un joven que desee experimentar placeres sexuales inmediatos sin tener la madurez necesaria para llevar un hogar, se acarreará problemas con hijos no deseados y el acortamiento de su juventud. Una nación que desea implementar rápidas reformas económicas, probablemente entrará en crisis internas sociales. El enriquecimiento ambicioso de las industrias sin respetar los ciclos del paso del tiempo para cosechar alimentos, peces y árboles, ha provocado el desastre ecológico. Un conductor impulsivo con prisa, corriendo siempre en su carro, en algún momento tendrá un accidente. Las empresas que solo piensan en los resultados y no disfrutan del proceso solo causarán problemas.

Notamos que al contrario de las ideas que exaltan los impulsos inmediatos, las enseñanzas cristianas apelan a cultivar el autodominio, la gran paciencia, el disfrutar del momento presente, el apreciar el proceso y no tanto el resultado, están en contraposición del siempre desear algo de forma inmediata.

Todo lo que implique ansiedad, apuro, tener logros inmediatos, es lo que causa la ruina de las criaturas. Esta es la falsa libertad, el aroma de Lucifer que impregnó a los mundos que se unieron a su causa.

viernes, 16 de enero de 2015

Conceptos muy avanzados sobre la Rebelión de Lucifer - Parte 1

En estas dos entradas analizaremos algunos conceptos profundos en torno a la rebelión de Lucifer, que trascienden el simplismo aún existente en la Tierra sobre los problemas de los mismos:

(613.1) 54:0.1 EL HOMBRE evolucionario encuentra difícil comprender plenamente el significado y entender los sentidos del mal, el error, el pecado y la iniquidad. El hombre es lento en la percepción de que la perfección y la imperfección contrastantes producen el potencial del mal; que la verdad y la falsedad contrapuestas crean el error desconcertante; que la dote divina de la elección del libre albedrío resulta en los reinos divergentes del pecado y de la rectitud; que la búsqueda persistente de la divinidad conduce al reino de Dios en contraste con su continuo rechazo, que conduce a los dominios de la iniquidad.

(613.2) 54:0.2 Los Dioses no crean el mal ni permiten el pecado y la rebelión. El potencial del mal es temporo-existente en un universo que comprende niveles diferenciales de sentidos y valores de perfección. El pecado es potencial en todos los reinos en los que los seres imperfectos tienen la dote de saber elegir entre el bien y el mal. La presencia conflictiva misma de la verdad y la no verdad, el hecho y la falsedad, constituye la potencialidad del error. La elección deliberada del mal constituye el pecado; el rechazo volitivo de la verdad es error; la búsqueda persistente del pecado y del error es iniquidad.

Lucifer y sus asociados eran criaturas incompletas (imperfectas) desde el punto de vista de la Deidad y Havona, por éstas razones:

(392.1) 35:8.1 Después de la creación de los Vorondadek, el Hijo Creador y el Espíritu Materno del Universo se unen con el propósito de traer a la existencia la tercera orden de filiación del universo: los Lanonandek. Aunque se ocupan de tareas variadas en conexión con las administraciones de los sistemas, son mejor conocidos como Soberanos de los Sistemas, los gobernantes de los sistemas locales, y como Príncipes Planetarios, los jefes administrativos de los mundos habitados.

(601.1) 53:0.1 LUCIFER era un brillante Hijo Lanonandek primario de Nebadon.

(601.3) 53:1.1 Lucifer no era un ser ascendente; fue un Hijo creado del universo local (…) Y Lucifer reinaba «sobre la montaña sagrada de Dios», la montaña administrativa de Jerusem, porque era el ejecutivo en jefe de un gran sistema de 607 mundos habitados.

(601.4) 53:1.2 Lucifer era un ser magnífico, una personalidad brillante; estaba junto a los Padres Altísimos de la constelación en la línea directa de la autoridad universal.

Lucifer fué creado en el universo aún en formación e incompleto espacio-temporal de Nebadón. Lucifer no conocía al Padre Universal, no había trascendido desde el universo local. No había viajado nunca al Universo Central y Perfecto de Havona. Lucifer solo conocía a los Padres de la Constelación como Autoridades y a Cristo Micael (Hijo Creador) como su Dios y Gobernante supremo del universo local. 

Más allá de ésto, la situación de Lucifer con respecto a la creencia en el Padre Universal era una cuestión de Fe, de la misma forma como lo es incluso para los humanos, las criaturas más bajas (salvando las distancias entre la perspectiva más privilegiada de él y nosotros). 

Pero en su nivel existencial si reconocía y veía a los Padres de la Constelaciones y a Micael como creador, pero su actitud sería semejante a la filiación  similar a la de un Anciano de una congregación religiosa con los Representantes de la Sede o Sucursal de su país. De la misma forma como un Anciano debe esforzarse por ver más allá de la autoridad de su Sucursal y verlos como representantes de una autoridad Mayor (Divina), Lucifer tenía que mantener esa posición con respecto a la autoridad de Micael y los Padres de la Constelación que actuaban como representantes del Padre Universal (en el Libro de Job los diálogos de Satanás con Dios corresponden en realidad a las conversaciones del Rebelde con un Padre de la Constelación).

Esta perspectiva incompleta (aunque inmensamente más amplia en comparación con nosotros los humanos) de Lucifer lo colocaba en la posición de contraste entre la perfección (conocimiento y experiencia completa) e imperfección contrastante que ocasionaba que la inteligencia del Libre Albedrio tuviera que hacer elecciones en torno es esas realidades incompletas. Para Lucifer era vital su confianza en los Padres de la Constelación y finalmente en Micael, y esta fe en ellos eran esenciales para no desviarse.

Notamos, entonces que Lucifer no tenía todo el conocimiento cósmico sino que discernía solo hasta un límite de la realidad (obviamente una perspectiva más grande que la nuestra).

La otra situación a la que se enfrentaba Lucifer era la siguiente:

(392.15) 35:8.15 Puesto que los Lanonandek son una orden ligeramente más baja de filiación que los Melquisedek y los Vorondadek, son de una utilidad aun mayor en las unidades subordinadas del universo, ya que son capaces de acercarse más a las criaturas más bajas de las razas inteligentes. También corren un mayor peligro de descarriarse, de desviarse de la técnica aceptable del gobierno universal. Pero estos Lanonandek, especialmente los de la orden primaria, son los más peritos versátiles de todos los administradores de los universos locales. En habilidad ejecutiva son solamente superados por Gabriel y sus asociados no revelados.

Notamos que los seres Lanonadeks tienen la asignación de tener contacto versátil con las criaturas más bajas de las razas inteligentes. Esto hace que al enfrentarse en medio ambientes imperfectos a menudo exista el riesgo potencial de "desviarse de la técnica aceptable del gobierno universal", de hacer malas adaptaciones deliberadas en sus gobiernos de los sistemas y planetas. La razón es que al igual que las inteligencias humanas, deben enfrentarse a las decisiones. 

(392.3) 35:8.3 El universo de Nebadon comenzó su existencia exactamente con doce millones de Lanonandek, y después de pasar por la esfera Melquisedek, fueron divididos en las pruebas finales en tres clases.

De esos 12 millones en tres revueltas se han rebelado esta cantidad:

(393.6) 35:9.6 Nuestro universo local ha sido desafortunado porque más de setecientos Hijos de la orden Lanonandek se rebelaron contra el gobierno del universo, precipitando así la confusión sobre varios sistemas y en numerosos planetas. Dentro de este número total de fracasos sólo tres casos eran Soberanos del Sistema. Prácticamente todos estos Hijos pertenecían a las órdenes segunda y tercera, Príncipes Planetarios y Lanonandek terciarios.

Esto demuestra que las rebeliones ocurren más bien por problemas de desobediencia al saltarse las instrucciones establecidas por sus superiores ya que solo 700 de estos gobernantes (en tres rebeliones universales) se han desviado de un número de 12 millones.

(393.7) 35:9.7 El gran número de estos Hijos que han sufrido un desliz en la integridad no es indicativo de alguna falla en sus creadores. Podrían haber sido hechos divinamente perfectos, pero fueron creados así para que pudiesen entender mejor, y acercarse más, a las criaturas evolucionarias que habitan en los mundos del tiempo y el espacio.

(393.8) 35:9.8 De todos los universos locales en Orvonton, nuestro universo, con la excepción de Henselón, ha perdido el más grande número de esta orden de Hijos. En Uversa, es opinión general que hemos tenido tantos problemas administrativos en Nebadon debido a que nuestros Hijos de la orden Lanonandek fueron creados con un grado tan amplio de libertad personal de elección y planificación. No hago esta observación con intenciones críticas. El Creador de nuestro universo tiene pleno poder y autoridad para hacer esto. Es opinión de nuestros altos gobernantes que, aunque tales Hijos de libre elección producen problemas excesivos en las primeras etapas del universo, cuando las cosas, por así decirlo, estén completamente tamizadas y bien establecidas, los beneficios de una lealtad más elevada y un servicio volitivo más pleno de parte de estos Hijos completamente probados compensarán con creces aquellas confusiones y tribulaciones de los tiempos primitivos.

Aquí el Revelador expresa su fascinante opinión que las revueltas tienden a ocurrir en las primeras etapas más primitivas de los universos, cuando la dirección de los asuntos tienen que ser decididas, y las técnicas pueden variar por mala ejecución. Pero en etapas más maduras de los mundos e individuos las rebeliones casi no ocurren.

Lo podría asemejar a una construcción. Al inicio de una obra si un constructor y planificador se equivoca (por orgullo deliberado) en la técnica para hacer un pilar, toda la obra posterior sufrirá consecuencias. En cambio la equivocación tiende a ser más difícil en las terminaciones de una construcción, puesto que el camino ya va encaminado.

Algo así ocurrió en la "fundación del mundo", en los orígenes de los mundos y cuando el programa con Adán y Eva tenía que comenzar a efectuarse. Había más imperfección (incompleto) contrastante porque la obra aún comenzaba a aparecer.

(394.1) 35:9.9 En caso de rebelión en la sede de un sistema, usualmente se nombra un nuevo soberano dentro de un período relativamente corto, pero no ocurre lo mismo en los planetas individuales. Son unidades componentes de la creación material, y el libre albedrío de la criatura es un factor en la adjudicación final de tales problemas. Se designan sucesores de los Príncipes Planetarios para los mundos aislados, planetas cuyos príncipes de autoridad se hayan descarriado, pero no asumen el mando activo de tales mundos hasta que los resultados de la insurrección se hayan superado y eliminado parcialmente gracias a las medidas reparadoras adoptadas por los Melquisedek y otras personalidades ministrantes. La rebelión de un Príncipe Planetario aísla instantáneamente a su planeta; los circuitos espirituales locales se cortan inmediatamente. Solamente un Hijo encarnado puede restablecer las líneas interplanetarias de comunicación en un mundo espiritualmente aislado.

Y he aquí el problema de la Tierra. Aunque la rebelión ya ha sido cortada en los "cielos", en la sede del sistema local de mundos, "no ocurre lo mismo en los planetas individuales. Son unidades componentes de la creación material, y el libre albedrío de la criatura es un factor en la adjudicación final de tales problemas".

Los simpatizantes humanos de Lucifer y las ideas rebeldes tienen que comenzar a desaparecer por la demolición del tiempo (no podrán ser erradicados por acción violenta contra su libre albedrío) y por la verdadera proclamación del Evangelio de Jesús a nivel global, algo que aún no ocurre de forma seria y sistemática. Y agradecemos que Jesús (Hijo Encarnado) haya comenzado a reestablecer los asuntos colocando el pilar correcto, la piedra del fundamento verdadero de la humanidad. 

Notamos como estos conceptos profundos y avanzados del Libro de Urantia  nos amplían la realidad universal y nos hacen percibir un poco más esta cuestión que nos afecta. En la siguiente entrada seguiremos viendo las implicaciones de esto en la rebelión.





miércoles, 14 de enero de 2015

La manipulación y derrota del enemigo

(1938.2) 179:2.3 Jesús así comenzó a hablar a sus apóstoles porque sabía que su hora había llegado. Comprendía que había llegado el momento en que tenía que retornar al Padre, y que su obra en la tierra estaba casi terminada. El Maestro sabía que había revelado el amor del Padre sobre la tierra y había mostrado su misericordia a la humanidad, y que había completado aquello para lo cual había venido al mundo, aun hasta recibir todo poder y autoridad en el cielo y en la tierra. Del mismo modo sabía que Judas Iscariote ya había resuelto entregarlo esta noche a las manos de sus enemigos. Se daba cuenta plenamente de que esta pérfida traición era trabajo de Judas, y que también le había dado placer a Lucifer, Satanás y Caligastia, el príncipe de las tinieblas. Pero no temía a ninguno de los que buscaban su caída espiritual, así como tampoco temía a los que buscaban su muerte física. El Maestro tenía una sola ansiedad, y ésa era por la seguridad y salvación de sus seguidores elegidos. Así pues, con el conocimiento pleno de que el Padre había puesto todas las cosas bajo su autoridad, el Maestro se preparaba ahora para promulgar la parábola del amor fraterno.

Aunque la traición material nació en el corazón de Judas Iscariote, las criaturas espirituales rebeldes sintieron placer al ver como los asuntos llevaron a la destrucción material del Hijo del Hombre. Para ellos significaba silenciar al mensajero con un mensaje de tal calibre que derrotaría las ideas de Lucifer.

(1971.4) 183:0.4 Aunque Jesús sabía que el proyecto de matarlo se había originado en los concilios de los líderes de los judíos, también se daba cuenta de que estos esquemas nefastos tenían la plena aprobación de Lucifer, Satanás y Caligastia. Bien sabía él que estos rebeldes de los reinos tendrían sumo agrado en ver a todos los apóstoles destruidos con él.

En efecto, no solo deseaban la destrucción de Jesús, sino la de sus apóstoles, lo cual hubiese detenido la propagación de las buenas nuevas en la Tierra, un mensaje que acortaría la existencia de los rebeldes. Por tal motivo, entendemos las persecuciones a los cristianos y la posterior perversión del mensaje de Jesús.  Recordemos que los últimos rebeldes sobreviven aún en la Tierra mientras existan simpatizantes humanos de su causa.

(1972.1) 183:1.2  Cada átomo de esta asombrosa manifestación de odio y de esta demostración de crueldad sin precedentes fue obra de hombres malvados y mortales malignos. No fue voluntad de Dios en el cielo, tampoco fue dictada por los archienemigos de Jesús, aunque mucho hicieron ellos para asegurarse de que los mortales malvados y despreocupados rechazaran así al Hijo autootorgador.

Notamos que de alguna forma (tal como analizamos en la entrada anterior sobre la llamada "caída" de Adán y Eva) los rebeldes "hicieron mucho" con sus intrigas y enseñanzas sembradas en algunos dirigentes humanos, para que los judíos rechazaran a Jesús. Incluso antes de la llegada de Jesús se preparaba el escenario para esta "guerra":

(610.3) 53:8.7 Antes del autootorgamiento de Micael estos gobernantes de la oscuridad trataron de mantener su autoridad en Urantia, y persistentemente se resistieron a las personalidades menores y subordinadas.

(1316.7) 119:7.4 Entonces nos dimos cuenta no sólo de que nuestro Creador y amigo estaba dando el más precario paso de toda su carrera, aparentemente arriesgando su posición y autoridad en este autootorgamiento como bebé desamparado, sino que también com prendimos que su experiencia en este autootorgamiento final y mortal lo colocaría eternamente en el trono como soberano indisputado y supremo del universo de Nebadon. Durante un tercio de siglo de tiempo terrestre todos los ojos de todas las partes de este universo local estuvieron dirigidos a Urantia. Todas las inteligencias se dieron cuenta de que estaba en progreso el último autootorgameinto, y como por mucho tiempo habíamos sabido de la rebelión de Lucifer en Satania y de la deslealtad de Caligastia en Urantia, bien comprendimos la intensidad de la lucha que se produciría cuando nuestro gobernante condescendiera a encarnarse a Urantia en la humilde forma y semejanza de la carne mortal.

Posteriormente, Jesús al ser tentado en el Monte Hermón logró que miles de seres espirituales sintieran repulsión por los rebeldes. Y cuando la manipulación del enemigo y las intrigas humanas se confabularon para matar tan cruelmente al Hijo Creador de este universo, toda compasión por las ideas de Lucifer desaparecieron de los mundos moronciales y superiores.

(2008.2) 187:3.1 Alrededor de las nueve y media por la mañana de este viernes, Jesús fue colgado de la cruz. Antes de las once, más de mil personas se habían reunido para presenciar este espectáculo de la crucifixión del Hijo del Hombre. A lo largo de estas horas espantosas las huestes invisibles de un universo estuvieron mirando, mudas, este fenómeno extraordinario del Creador que estaba padeciendo la muerte de la criatura, aun la más innoble muerte de un criminal condenado.

Hasta Lucifer que se complacía en la derrota humana de Jesús y su muerte, sintió repulsión en la forma de la ejecución de Cristo, cuando la barbarie humana llegó a su paroxismo al realizar una crucifixión tan brutal y  primitiva hacia el soberano de un universo:

(1972.1) 183:1.2  Hasta el padre del pecado volvió la cara lejos del dolorosísimo horror del espectáculo de la crucifixión.

Sin embargo, el hecho de que los rebeldes solo pensaran que sacar a Jesús y su movimiento de la esfera terrestre les beneficiaba en su causa, y trabajaran circunstancialmente para cerrar el corazón de los hombres, provocó que toda compasión por Lucifer desapareciera de los cielos.

Lucifer bien podía sentir repulsión hacia el primitivismo del método humano de matar al Maestro, pero tuvo mucho agrado que los asuntos llegaran a ese punto ventajoso para la causa rebelde. Esto provocó repudio universal.
(1984.5) 184:4.4 El corazón humano no puede de manera alguna concebir el escalofrío de indignación que barrió un vasto universo, mientras las inteligencias celestiales presenciaban este espectáculo de su amado Soberano sometiéndose a la voluntad de estas criaturas ignorantes y desviadas, en la esfera de la infortunada Urantia, envuelta en las tinieblas del pecado.
(1984.6) 184:4.5 ¿Qué es esta tendencia animal en el hombre, que lo conduce a insultar y asaltar físicamente a lo que no puede ganar espiritualmente ni alcanzar intelectualmente? En el hombre civilizado a medias, aún se agazapa una malvada brutalidad que se abalanza contra los que son superiores en sabiduría y alcance espiritual. Así lo prueban la malvada brutalidad y la brutal ferocidad de estos hombres supuestamente civilizados, que derivaban cierta forma de placer animal de su ataque físico contra el Hijo del Hombre, quien no ofrecía resistencia alguna. Mientras caían sobre Jesús los insultos, golpes y bofetadas, él no se defendía, pero no estaba indefenso. Jesús no estaba derrotado, sino que no luchaba en el sentido material.
(2011.7) 187:6.3 Así terminó un día de tragedia y congoja para un vasto universo, cuyas miríadas de inteligencias presenciaron el espectáculo sobrecogedor de la crucifixión de la donación humana de su amado Soberano. Estaban anonadados por esta exhibición de maldad mortal y perversidad humana.

Es triste decirlo, pero nuestro planeta quedó marcado en el universo, como aquel mundo en donde las criaturas mataron a su propio creador, al Hacedor de todo un universo. Por la eternidad la Tierra ha quedado con esa marca. 

Pero esto realmente fue una victoria. 

Ya que causó el rechazo celestial total y universal a la causa de Lucifer, y provocó la admiración sublime hacia el amado y valiente Micael de Nebadon.

Esto logró terminar la rebelión en los cielos del universo, y la aparente derrota de Jesús significó su victoria más grande para un inmenso universo.

(1985.1) 184:4.6 Éstos son los momentos de las mayores victorias del Maestro en su larga y pletórica carrera como hacedor, sostenedor y salvador de un vasto y extenso universo. Habiendo vivido hasta su plenitud una vida de revelación de Dios al hombre, Jesús está, en este momento, haciendo una revelación nueva y sin precedentes del hombre a Dios.