lunes, 28 de septiembre de 2015

Crónicas de los Anditas - Parte II

Los Documentos nos ofrecen información específica sobre la penetración de los anditas hacia el oriente. Recordemos que partieron sus migraciones desde la zona del Medio Oriente. Ellos comienzan a migrar hacia el oriente y occidente.

(873.1) 78:5.5 Los anditas emigraron no sólo a Europa, sino también al norte de la China y la India, en tanto que muchos grupos penetraron en los apartados rincones de la tierra como misioneros, maestros y mercaderes.

(872.6) 78:5.2 Estos anditas introdujeron nuevos adelantos en Eurasia y África del norte. Desde Mesopotamia hasta Xinjiang [Sinkiang], la cultura andita dominó, y la migración constante hacia Europa fue continuamente contrapesada por los recién llegados de Mesopotamia.

(873.2) 78:5.6 Gran parte de esta raza se trasladó a la China a través de Xinjiang así como el Tíbet y añadió cualidades deseables a la cepa china más reciente. De cuando en cuando pequeños grupos se abrieron camino hacia el Japón, Formosa, las Indias Occidentales y el sur de China, si bien muy pocos entraron en el sur de la China por la ruta costanera.

Notamos que esta raza superior penetra el norte de China, a través de la región de Xianjiang. ¿Se ha descubierto evidencia de una misteriosa raza en esas regiones de China? Los descubrimientos de varias momias así lo confirman. 

Desde 1980 unas momias de 4,000 años de antiguedad, perfectamente preservadas, comenzaron a aparecer en un desierto chino remoto justamente en Xinjiang y en el Tarim. Tuvieron pelo largo, rojizo-rubio, con rasgos europeos, y al parecer no representaban a los antepasados de las personas Chinas de hoy en día. Eran muy altos y con ropa claramente diferente.  Los arqueólogos ahora piensan que pueden haber sido los ciudadanos de una antigua civilización de Arios que existieron en el este.

(878.2) 79:1.1 En las tierras bajas del Turquestán, los anditas fueron rodeando los lagos interiores por el oeste llegando así a Europa, mientras que desde las tierras altas de la región hicieron una infiltración hacia el este. El Turquestán oriental (Xinjiang [Sinkiang]) y, en una medida menor, el Tíbet, fueron las vetustas compuertas a través de las cuales estos pueblos de la Mesopotamia penetraron las montañas hacia las norteñas tierras del hombre amarillo. La infiltración andita en la India se desplegó desde las alturas del Turquestán hacia el Pendjab y desde las tierras de pastoreo iraníes a través de Beluchistán. Estas migraciones primitivas no constituían en ningún modo conquistas, más bien eran parte del continuo éxodo de las tribus anditas hacia el oeste de la India y China.

(878.3) 79:1.2 Persistieron centros de entremezclada cultura andita durante casi quince mil años en la cuenca del río Tarim en Xinjiang y, hacia el sur, en las regiones altas del Tíbet, donde los anditas y andonitas se habían mezclado vastamente. Hacia el este, el puesto más avanzado de la verdadera cultura andita estaba en el valle del Tarim. Allí establecieron sus colonias y comenzaron a mantener relaciones comerciales, hacia el este con los progresistas chinos y hacia el norte con los andonitas. En aquellos días, la región del Tarim era de tierras fértiles y lluvias abundantes. Hacia el este estaba la extensa pradera de Gobi, donde los pastores gradualmente se iban volcando hacia la agricultura. Esta civilización, que en su momento rivalizó con la de la propia Mesopotamia, se perdió cuando cambiaron los vientos llevando las lluvias hacia el sudeste.

(885.2) 79:6.5 Hace veinte mil años los antepasados de los chinos habían construido una docena de primitivos centros de cultura y enseñanza, especialmente a lo largo de los ríos Amarillo y Changjiang [Azul o Yangtze]. Ahora esos centros comenzaban a ser reforzados con la llegada de un caudal constante de pueblos de mezcla superior que provenían de Xinjiang y del Tíbet. La migración desde el Tíbet hacia el valle del río Changjiang no se propagó tanto como en el norte, ni tampoco eran los centros tibetanos tan avanzados como aquellos de la cuenca del Tarim. Pero ambos movimientos llevaron consigo hacia el este y las colonias ribereñas cierta cantidad de sangre andita.

(886.3) 79:7.2 Los centros culturales del norte ubicados a lo largo del río Amarillo habían sido siempre más progresistas que las colonias del sur sobre el río Changjiang. En unos pocos miles de años, después de la llegada de estos mortales superiores, si bien escasos en números, las colonias a lo largo del río Amarillo se adelantaron a las aldeas del río Changjiang alcanzando una avanzada posición en comparación con sus hermanos del sur, posición que aún mantienen.

(886.5) 79:7.4 Las olas más recientes de anditas llevaron consigo parte de los avances culturales de la Mesopotamia; esto es particularmente cierto respecto a las últimas olas de migración desde el oeste. Ellas mejoraron notablemente las prácticas económicas y educacionales de los chinos norteños, y aunque su influencia sobre las culturas religiosas de la raza amarilla fue efímera, sus posteriores descendientes contribuyeron en gran medida al subsiguiente despertar espiritual. Pero las tradiciones anditas de la belleza del Edén y Dalamatia tuvieron su influencia sobre las tradiciones chinas. Las primitivas leyendas chinas ubicaban «la tierra de los dioses» en el oeste.

(886.6) 79:7.5 El pueblo chino no comenzó a construir ciudades ni iniciarse en la producción de manufacturas hasta después del año 10.000 a. de J.C., tras los cambios climáticos en el Turquestán y la llegada de la última inmigración andita. La infusión de esta nueva sangre no agregó mucho a la civilización del hombre amarillo, pero sí estimuló un adicional y rápido desarrollo de las tendencias latentes de los superiores linajes chinos. Desde Honan hasta Chensi los potenciales de una civilización avanzada comenzaban a materializarse. Los trabajos en metales y todas las artes de manufacturas datan de aquellos días.

Hoy los Chinos por su nacionalismo tienen dificultades para aceptar que parte de su inteligencia y genética fue estimulada por estos anditas, descendientes de los “dioses”, Adán y Eva.

(879.5) 79:1.8 Pero aún en el siglo veinte de la era cristiana quedan rastros de sangre andita entre los turanianos y tibetanos, como se puede ver en los tipos rubios que a veces se hallan en estas regiones. Los primeros anales chinos registran la presencia de nómades de cabellos rojos al norte de las pacíficas colonias del río Amarillo, y aún se conservan pinturas que prueban fielmente la presencia del tipo rubio andita y del moreno mongol en la cuenca del Tarim de hace tiempo.

Efectivamente, hoy existen en China, algunas misteriosas poblaciones con niños rubios, y también las pinturas en dónde aparecen Maestros chinos con rasgos nórdicos que enseñan a discípulos chinos más típicos. En la región de Liquian precisamente hay personas chinas con pelo rubio o de color claro, ojos azules o verdes, y el tono de piel más blanco. Muchas teorías de los historiadores modernos han intentado explicar este misterio. Lo cierto es que pruebas genéticas realizadas han demostrado que poseen un 56% de ADN caucásico. Con el tiempo, los anditas al mezclarse con los pueblos circundantes se volvieron hábiles guerreros.

(879.6) 79:1.9 La última gran manifestación de la sumergida genialidad militar de los anditas de Asia central se produjo en el 1200 d. de J.C., cuando los mongoles bajo Gengis Kan comenzaron la conquista de la mayor parte del continente asiático. Al igual que los antiguos anditas, estos guerreros proclamaban la existencia de «un solo Dios en el cielo».

Se nos declara que Gengis Kan era descendiente de los anditas, y hay evidencia que lo demuestra. La matriarca del pueblo de Gengis declaró que ellos eran descendientes de seres divinos con “cabellos de oro”. Las crónicas declaraban que Gengis era alto, de una piel blanquecina sombreada, de ojos azul gris y cabellos largos de color marrón rojizo”. Esto demuestra que efectivamente la raza andita penetró en esas tierras.


Notamos la certeza de la información que nos entregan los Documentos de Urantia, y como esta raza aparece en los albores de todos los pueblos. A continuación, os dejo unos enlaces con unos Documentales sobre las momias rubias de china y los chinos rubios:





5 comentarios:

  1. Saludos AJ: Es posible que existan humanos que no hayan recibido genes de Adán y Eva? Los indígenas del Amazonas? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente al día de hoy, casi todos los seres humanos tienen genes de Adán y Eva, pero efectivamente puede que existan algunos pequeños grupos aún cerrados que durante miles de años no tuvieron ningún contacto. Prefiero no comentarlo de forma tan directa. Puedes leer los Documentos 78, 79, 80 para más detalles.

      Eliminar
  2. Tanto la parte I como la II, son excelentes, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. Realmente las pruebas de la veracidad del Libro de Urantia son impresionantes. Gracias por este sitio. Además, muy buenos los vídeos.

    ResponderEliminar