lunes, 12 de diciembre de 2011

El Amor disuelve la ilusión de la separación


La mañana del 26 de diciembre de 2009 sonó el timbre del interfono de mi casa. En mi ciudad era un día festivo, por lo que antes de contestar pensé que quizá se trataría de alguna equivocación. Por la pantalla del interfono pude ver a un señor amable que se identificó como testigo de Jehová y me invitaba a conocer la Biblia a través de unas revistas que llevaba. Le agradecí mucho su visita pero le comenté que yo ya conocía la Biblia. Amablemente se despidió.

Fueron unos breves segundos de conversación, pero como es de imaginar, pasaron por mi corazón los más contradictorios sentimientos. Sobre todo, porque reconocí al hombre que acababa de llamar a mi casa en un día frío y lluvioso. Él es un testigo de Jehová de mucho tiempo, que en su juventud pasó once años en prisión por no hacer el servicio militar. De hecho su experiencia apareció en un libro escrito por un periodista español durante los pasados años setenta.

Yo no sé si quien lea esto puede llegar a comprender que, si por mí hubiera sido, lo hubiera invitado a pasar, lo hubiera abrazado con todas mis fuerzas y con hospitalidad le habría invitado a hablar de miles de cosas.

Sin embargo reconozco que quizá eso hubiera sido muy difícil, que un frío telón de acero se hubiera interpuesto inexorablemente entre los dos.

Pero es eso lo que más me duele profundamente en el alma: que los hombres tengamos suficiente religión como para crearnos barreras entre unos y otros, que seamos capaces de odiarnos o incluso matarnos, pero que no tengamos suficiente religión como para amarnos unos a otros. Es obvio que las razones que mueven a las personas a actuar de cierto modo son realmente muy diversas, y que las relaciones humanas son a menudo complejas y difíciles.

Sin embargo, mi oración permanente es que algún día eso cambie; que la hermandad humana llegue a ser una realidad tangible y que la religión signifique solo paz, unidad y un bálsamo para el alma de todos los hombres. Quizá esté deseando una simple utopía, pero siempre me resultará imposible dejar de recordar la ferviente oración de Jesús de Nazaret en el huerto de Getsemaní:
Padre, que ellos sean uno como tú y yo somos uno.- Experiencia de Esteban López

Nota: Esteban fué testigo de Jehová, y evidentemente el encuentro con un ex hermano de la confesión produjo estos sentimientos encontrados.

A menudo, cuando algunos se topan con desasociados, o hay quienes se encuentran con religiosos de otras confesiones hay un bloqueo. La razón es que se predica y existe un amor de fotocopia, un amor no real, una separación provocada por la Religión Organizada. Un muro se apodera de los sentidos y el cuerpo responde.

Por esa razón, Jesús de Nazaret NUNCA fundó una religión cerrada. El creía que la Humanidad era una familia, que todos son HIJOS DE DIOS. Qué todos somos realmente hermanos.

La religión provoca esa separación ilusoria. El Amor en cambio nos une y disuelve la ilusión de la separación.

Las congregaciones cristianas agrupaban a quienes conocían y descubrían esa fraternidad humana, pero no eran un círculo cerrado, eran una fuerza que recordaba que toda la población podía descubrir esa realidad. Las congregaciones solo unían los esfuerzos de los que individualmente descubrían la Paternidad de Dios, para luego actuar como una fuerza que podría haber cambiado el Mundo.

Pero fue sembrada la Mala Hierba de la cizaña. Solo lo que viene del Diablo provoca división, separación y confusión. Solo lo que proviene de Dios provoca unión y amor.

20 comentarios:

  1. He sentido ese fuerte abrazo A.J. en mi corazón, en mi alma, ha sido muy sincero y sentido, como si me lo hubieras dado a mí. Se me han saltado las lágrimas de lo mucho que me has apretujado. Muchas grácias, querida hermana, se lo haré llegar a nuestro querido hermano de tu parte, le diré que es de una buena y sincera cristiana. En cuanto puedas dáselo personalmente.


    Que Dios te bendiga y guarde.

    ResponderEliminar
  2. Rafa, yo no soy mujer. ¿De dónde has sacado eso?

    Veo que estás confundido.

    Nota. Espero que no te hayas enamorado o algo así...

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que A.J es hombre. Viejos califas como Rafa hay en todas las congregaciones. Les gusta apretujar y manosear a las mujeres.

    ResponderEliminar
  4. Que yo sepa no he manoseado ni apretujado a ninguna mujer, Alex, pero si quieres lo pruebo contigo, igual te gusta.

    ResponderEliminar
  5. La nota dice clarito clarito: 'Experiencia de Esteban López'... (clarito)

    ¿dicen que Rafa esperó este artículo para decir lo que sentía por AJ?
    Esa sí que puede ser una experiencia abrumadora...

    :D

    La Nota dice: 'Nota: Esteban [¡clarito clarito!]... produjo estos sentimientos encontrados'.


    PD: No le echen la culpa a Esteban de esos "sentimientos encontrados"...

    :)


    No vaya a salir después alguien por ahí que diga que quieran tener unos 500 hijos...

    :D

    ResponderEliminar
  6. De todas maneras A.J. si hubieras sido mujer, no pasa nada, no te descalifica ni te deshonrra para nada.

    Disculpa el lapsus, querido hermano. Pero mantengo el primer comentario hacia tu persona (Varon).

    ResponderEliminar
  7. Supongo que como cristianos maduros, ya habeis superado lo de machismo y feminismo, eh?????

    O todavía estais con esas.

    ResponderEliminar
  8. Os habeis que dado como mudos, estais muy callados. Me ha gustado mucho el artículo, muy bonito e interesante. Veis como el amor nunca falla.

    Hablo en plural porque me parece que Alex y Tú haceis tandem.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  9. A.J. pucha che. Lo imagianba mas viejo y un poco rezongon. Pero no un pendex.
    (respetuosamente, no se enoje):)
    Miryam

    ResponderEliminar
  10. Gracias A.J por estas palabras

    Muy cierto

    Algunos testigos han llegado al extremo de tratar como leprosos a los censurados y señalados. Ni hablar de los expulsados

    Sin dudas los testigos son esclavos de una doctrina poco clara acerca del amor que se debe al prójimo

    Algunos redactores de la wt tiran "toda la carne al asador" con respecto al mensaje de amor que emana de las escrituras y sobre todo del señor Jesús.

    Pero los dinosaurios del cuerpo gobernante, mas los nuevos elementos "mano dura", "mas papistas que el papa" y obsecuentes, en general enseñan un dios castigador que se venga de sus siervos si estos no lo obedecen a raja tabla...

    el problema colectivo de los testigos es la enseñanaza que reciben.
    Se los adoctrina para llevar una conducta moral formal.

    Pero como A.J dijo, no se los implanta a la "vid verdadera" que es cristo.


    Se puede comparar a la biblia con una pieza musical, una canción.

    Los que tienen oído, los conocedores, pueden distinguir todos los instrumentos mientras disfrutan de la música.

    Otros, apenas pueden reconocer una melodía a grandes rasgos, sin poder percibir los distintos tonos y sonidos.

    El que tiene perspicacia espiritual, semejante al que tiene buen oído, comprende que jesús enseñó algo nuevo, algo superior a cualquier enseñanza, y si bien tiene muy presente la historia de jehová con su pueblo (como jesús la tuvo) comprende que no se puede MEZCLAR el "viejo testamento" con el "nuevo". Si se debe ARMONIZAR.

    Los otros, los que no distinguen los tonos ni los instrumentos, mezclan todo, y solo ven lo superficial (la melodia a grandes rasgos).
    Y así se convierten en fariseos que cuelan el mosquito pero engullen el camello.

    Gracias A.J por este espacio.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. !ehhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, amigo, si somos novato en el universo, nada de viejo.
    PD: La idea que AJ era una mujer vino de un ataño anónimo, de ahí las averiguaciones. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    A.J ¿es posible que los 24 ancianos sean personas que murieron antes que Jesus como por ejemplo Elias, Moises, Abraham? Es una idea que me vino al meditar en la transfiguración.
    P.D.¿El fotografo eres tu o es solo una representación de ti?

    ResponderEliminar
  13. Siempre he creído que los 24 no son los 144.000, y todo es posible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la respuesta A.J, disculpa por la pregunta de la foto da la impresión de que mi primera pregunta que era una escusa para la segunda, es que me ha sorprendido por el celo que has mostrado siempre por la privacidad de tu identidad.Seguire esforzandome por mejorar, aunque personalmente prefería la anterior situación.

    ResponderEliminar
  15. A MI NO ME ENGAÑAS PREFIERO SEGUIR PENSANDO QUE ERES UN HOMBRE COMO DE 60, QUE A TRAVEZ DEL TIEMPO Y POR SU EXPERIENCIA, APRENDIO A ESCRIBIR CON SABIDURIA PROVENIENTE DEL GRAN ESPIRITU. NUESTRO PADRE CELESTIAL. DISCULPAME SI ME EQUIVOCO. BENDICIONES.

    ResponderEliminar
  16. Lunita

    No tengo 60 años. En realidad los seres humanos no tenemos edad.

    Nuestra chispa Divina es más vieja que el mismo universo.

    Cuando conectamos con ella, no importa la edad, pues obtenemos su guía desde la eternidad, un manantial de sabiduría está a nuestro alcance.

    Jesús de Nazaret a los 12 ya era todo un Maestro...

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  17. Al parecer te quieren viejo.

    ResponderEliminar