martes, 13 de diciembre de 2011

El Ataque de Pablo a la idea misma de formar “partidos”

Cómo se ha analizado en entradas anteriores, C. T. Russell se oponía a la idea de formar nuevos movimientos religiosos con nombres nominales y distintivos. Al respecto son interesantes las declaraciones del Catedrático Antonio Piñero sobre Pablo y los Corintios:

1 Corintios contiene ante todo un ataque general de Pablo contra la tendencia misma a formar facciones religiosas basadas en una posible adhesión a las personas que han impartido el bautismo cristiano y que por tanto pueden haber tenido ideas diferentes en puntos concretos de teología. 

La idea central al principio de su carta es: ¿cómo puede habérseles ocurrido a los corintios formar partidos? Nadie puede ni debe gloriarse de formar un grupo especial dentro del cristianismo basándose en hombres. Según el Apóstol (3,5-9) es absurdo mostrar preferencias por unos misioneros del evangelio en detrimento de otros:

6 Yo planté, Apolo regó, pero era Dios quien hacía crecer; 7 por tanto, ni el que planta significa nada ni el que riega tampoco; cuenta el que hace crecer, o sea, Dios. 8 El que planta y el que riega hacen uno, aunque el salario que cobre cada cual dependerá de lo que haya trabajado. 9 Es decir, nosotros trabajamos juntos para Dios; labranza de Dios, edificio de Dios sois vosotros.

10 Conforme al don que Dios me ha dado, yo, como hábil arquitecto, coloqué el cimiento, pero otro levanta el edificio (3,5-9)

Por tanto, lo único que importa es Cristo Jesús: él es el que otorga el crecimiento en la fe. Obsérvese cómo la expresión “en Cristo” se repite nueve veces en los diez primeros versículos de la carta, lo que indica que Pablo insiste en Cristo como fundamento único en cuestiones de fe.

Aceptar diferencias entre mediadores humanos del Evangelio es, según Pablo, propio de gente poco formada, gente “carnal”, no “espiritual”
 
· 3,1: “Por mi parte, hermanos, no pude hablaros como a hombres de espíritu, sino como a gente débil, como a cris¬tianos en la infancia.”. 

Todos los misioneros, Pablo, Pedro, Apolo o cualquier otro, son servidores de Cristo: 

· 4,1: “Según esto, que se nos considere a nosotros servidores Cristo y encargados de anunciar los secretos de Dios,”) y sobre éste debe fundarse un único sentir (1,10). 

Pablo vuelve a este tema en 3,5-16 + 4,1-13: estos dos pasajes tienen una idea principal: la fe es como una semilla de Dios; los misioneros pueden contribuir a plantarla o regarla, pero es Dios solo el que otorga el crecimiento. 

· 4 A ver, cuando uno dice «yo estoy con Pablo» y otro «yo, con Apolo», ¿no sois como gente cualquiera? 5 En fin de cuentas, ¿qué es Apolo y qué es Pablo? Auxiliares que os llevaron a la fe, cada uno con lo que le dio el Señor. 6Yo planté, Apolo regó, pero era Dios quien hacía crecer; 7 por tanto, ni el que planta significa nada ni el que riega tampoco; cuenta el que hace crecer, o sea, Dios. 8 El que planta y el que riega hacen uno, aunque el salario que co¬bre cada cual dependerá de lo que haya trabajado. 9 Es decir, nosotros trabajamos juntos para Dios; labranza de Dios, edificio de Dios sois vosotros (3,4-9).

· 11 Ahora, atención cada cual a cómo construye; porque un cimiento diferente del ya puesto, que es Jesús Mesías, nadie puede ponerlo (3,11)

· 16¿Habéis olvidado que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? 17 Si uno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo y ese templo sois vosotros (3,16-17).

· 7 Vamos a ver, ¿quién te hace a ti superior?, y, en todo caso, ¿que tienes que no hayas recibido? Y si de hecho lo has recibido, ¿a qué tanto orgullo, como si nadie te lo hubiera dado? (4,7)

Por tanto, y como conclusión general, en opinión de Pablo es absurdo crear partidos o facciones dentro del cristianismo porque todo depende de Dios.

Una digresión:
Esta idea fundamental servirá de paso a Pablo para una digresión: defenderse de sus detractores (9,1-3):
1 ¿No soy libre?, ¿no soy apóstol?, ¿es que no he visto a Jesús Señor nuestro?, ¿no es obra mía el que vosotros seáis cristianos? 2 Si para otros no soy apóstol, al menos para vosotros lo soy, pues el sello de mi apostolado es que vos¬otros sois cristianos. 3 Esta es mi defensa contra los que me discuten,
y formular una ardorosa apología de su condición de apóstol (9,1-23) y de su modo de entender el apostolado. 

Es interesante la reflexión del profesor Antonio Piñero, puesto que esto confirma que crear denominaciones religiosas con nombres diferentes y con conductos humanos especiales, solo encaja en la advertencia de Pablo a los Corintios.  Muchos religiosos no pueden aceptar que el cristianismo no era un movimiento "nominal" o un grupo cerrado, una especie de "club".
 

13 comentarios:

  1. A.J. Quisiera pedirte, en lo posible, una entrada dedicada al estudio del significado del sacrificio del Cristo.

    La gran cuestión que me da vueltas es:

    ¿Por que el Dios Todopoderoso --envió-- a su Hijo a redimirnos y por que es ese sacrificio una demostración de Amor del Padre, en vez del amor del Hijo?

    Si fue el Hijo quién se ofreció voluntariamente, porque dar mas mérito al Padre que al Hijo?

    La representación bíblica de Abrahán e Isaac, indicaría que se trata de seres indivisibles y separados, Jehová y El Cristo, Jesús.

    El Hijo realmente murió para que haya una cubierta por los pecados y lo hizo ante una autoridad moral que debe ser el Padre Justo y Omnipotente.

    El asunto es: ¿Que Padre amoroso envía a sufrir horrores a su Hijo inocente por pecadores condenados a la muerte por el mismo o su propia Justicia?

    Imagino que esa cuestión incomprensible para el Amor, fue la que procreó la idea de la idea de una deidad Trinitaria.
    Personalmente no comparto la idea oscura de una Trinidad, pero aún no logro entender donde está el Amor.

    Y pensar en que hemos sido Salvados de la maldición (vejez y muerte) en la que nos encontramos debe ser cada día motivo de reflexión, puesto que nada ansiamos mas que vivir de forma plena indefinidamente.

    ResponderEliminar
  2. Hola Esteban, creo que publiqué algo hace no mucho tiempo. Volveré a publicar esa entrada y edificaremos quizás otra sobre esa misma.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. Todo ésto de sacrificar y derramar sangre es muy morboso. La histosia de los hebreos está llena de sacrificios de pobres e inocentes animales, miles de ellos en un sólo día al inaugurar el templo.Los sacrificios de hijos como el de Jefté a su hija y otros, y como broche de oro el mismo hijo de Dios.No entiendo el gusto que tienen los dioses buenos y malos por el sacrificio. Los aztecas, incas ,le sacaban el corazón a los que sacrificaban estando vivos.Los rituales demoniáco en Bohemian Grove sacrifican a bebés y dicen que se los comen los reptiles.En fí a mi como que me asustan éstos seres dimensionales con sus costumbres estrambóticas.Hay que andarse con mucho cuidado y mantenerlos a distancia,digo ¡en la confianza está peligro!.Con tantas mentira y manipulación fraguada en contra de nosotros los humanos a través de la historia, he desarrollado mis anticuerpo y aprehensiones.

    ResponderEliminar
  4. El Perdón Es La Única Respuesta Cuerda
    Para el ego, el amor es un crimen. El ego intenta convencernos de que perdonar es algo peligroso que lleva consigo un sacrificio injusto. Insiste en que el perdón nos convertirá en el chivo expiatorio de otras personas. Para el ego el amor es debilidad, para el espíritu, el amor es fuerza, aceptar incondicionalmente a la gente, para el ego esto es escandaloso, porque el amor incondicional es su muerte. ¿Cómo crecerá la gente si todos andamos por el mundo aceptándonos tal como somos? Aceptar a los demás tal como son tiene el efecto milagroso de que los ayuda a mejorar. La aceptación no inhibe el crecimiento, sino que mas bien lo favorece. La gente que siempre nos dice qué es lo que tenemos de malo no nos ayuda, antes nos paraliza, llenándonos de vergüenza y culpa. Las personas que nos aceptan nos ayudan a sentirnos bien con nosotros mismos, a relajarnos a encontrar nuestro camino.
    Aceptar a los demás no significa que no hagamos sugerencias constructivas. Pero como pasa con todo, el problema no radica tanto en nuestro comportamiento como en la energía que lo mueve. Si critico una persona para cambiarla, lo que está hablando es mi ego, pero si cambiamos nuestra tendencia a juzgar y todavía me siento movida a comunicar algo, lo haré con amor y no con miedo. No me moverá la energía del ataque sino la del apoyo. Con el cambio de conducta no basta. Cubrir un ataque con un baño de azúcar, disfrazarlo con un tono de voz dulce o expresarlo con jerga terapéutica no es un milagro. Un milagro es un cambio auténtico del miedo al amor. Si hablamos desde el ego, movilizaremos al ego de los demás. Si hablamos desde nuestro espíritu, movilizaremos su amor.
    Cuan importantes son las palabras del Maestro:
    Mateo 7:1–3 (RVR60):
    "No juzguéis, para que no seáis juzgados"
    "Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido"
    "¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?"
    Salmo 136:1-3 (RVR60)
    SALMO 136
    Alabanza por la misericordia eterna de Jehová
    "Alabad a Jehová, porque él es bueno,
    Porque para siempre es su misericordia"
    "Alabad al Dios de los dioses,
    Porque para siempre es su misericordia"
    "Alabad al Señor de los señores,
    Porque para siempre es su misericordia"

    ResponderEliminar
  5. Cuando los hebreos salieron de Egipto, estaban contagiados por el culto a los animales, como los cabritos y becerros. Así, crean el becerro de oro.

    Los Egipcios adoraban al carnero, la vaca y muchos rumiantes, además de serpientes, gatos, perros, etc.

    Cómo eran primitivos y con una conciencia grupal humana diferente a la nuestra, la mejor forma de educarlos y destruír el concepto idolátrico vinculado al dios-becerro (dios-animal), era destruir y sacrificar animales como becerros y ovejas, y calificar de inmundos a ciertos animales (aunque también había un aspecto sanitario envuelto).

    En resumen, la idea del Sacrificio de Yavé (equipo de seres superiores), es muy diferente al concepto Maya del Sacrificio, aunque en ámbos la sangre es el vehículo vital.

    ResponderEliminar
  6. A.j. Abel ya presento un animal en sacrificio y los egipcios no tuvieron nada que ver, asi que la explicación debe ser otra, aunque creo que el problema de entendimiento es nuestra cultura actual.

    ResponderEliminar
  7. Fué a Abel al que se le ocurrió sacrificar animales. Esto está demostrado porque Caín escogió otra ofrenda, y sabemos que la ofrenda no era el punto crucial. No fué una petición de Jehová, tal como se haría bajo la Ley.

    Bajo la Ley la abundancia y magnitud de los sacrificios era enorme y era ordenado y reglamentado por "Dios".

    "Ellos" (Elohims) siempre matan dos pájaros de un tiro:

    1-Simbolismo
    2-Eliminación de Conceptos errados.

    ...e incluso alimentación y aspectos sanitarios.

    ResponderEliminar
  8. Los sacrificios tienen que tener un simbolismo espiritual en la Justicia divina, como una expresión quizás del derecho a la vida, y solo debe ser válido para la conciencia de seres mortales que está completando su perfeccionamiento.

    En otras palabras, una vida merecería continuar su existencia a la vista de quién se la otorga, solo si se conforma a sus normas de Justicia.

    El problema se presentó en el escenario material cuando se atentó (con el pecado) las justas normativas divinas.
    La búsqueda de algún sustituto como equivalencia fue necesaria si se quería expresar la misericordia. Entonces se introdujo la práctica de ofrendar una vida por otra vida.

    En el caso de Abel, no está claro que haya presentado un animal muerto, pues en esos tiempos antes del diluvio no se comían animales, y degollarlos solo como ofrenda, no era una práctica agradable para un ser Justo como Abel.

    Gén 4:4 "También Abel, por su parte, trajo de los primogénitos de sus ovejas y de la grasa de los mismos. El SEÑOR miró con agrado a Abel y su ofrenda"

    En cambio Noe, al ver a todos sus contemporáneos perder su derecho a la vida, sintió una deuda con respecto a la suya propia y a la de sus allegados sobrevivientes, y lo expreso mediante sacrificio animal, que a la vez, utilizó quizás para alimento, tal como lo hacían los sacerdotes y levitas.

    Gén 8:20 "Entonces Noé edificó un altar al SEÑOR, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocaustos en el altar."


    La cuestión que no logro resolver es porque el sufrimiento de un Justo por injustos, y mas aún, porque del propio Hijo de Dios.

    Pero parece que el Sufrimiento acompaña inseparablemente gran parte de los momentos finales de una vida material.

    ResponderEliminar
  9. Vaya forma arcaica y desprovista de sensibilidad hacia la creación animal.Los pobres animales pagaron el pato por nuestra ignorancia.Es totálmente injusto.Para mí que ellos sienten gratificación y se alimentan de la energía del miedo de los animales y humanos al ser degollados.Es tétrica la forma como esos seres interactúan con nosotros, pidiendo tales salvajadas.Totálmente decepcionado estoy de los E.T, creía que eran seres más evolucionados y éticos que nosotros, pero tras investigar he llegado a la conclución que son pura inteligencia, tecnología, pero bien retrógrados en lo que al amor incondicional se refiere, carecen de empatía, consideración y misericordia.Cuando llegan a la tierra lo único que ofrecen es ciencia a cambio de adoración, servidumbre, vernos la cara ocultándonos la verdad.Estoy harto de la intromisión de esos seres en nuestro planeta, si no se hubiesen aparecido nunca, hoy nuestra vida sería mejor.Que dejen de invadir la tierra, que vivan la suya bien lejos y nos dejen vivir la nuestra en paz de una vez.He dicho.

    ResponderEliminar
  10. Evidentemente en muchas culturas sanguinarias como la Azteca y Maya, hay una distorsión del concepto del sacrificio.

    De todas formas, no comparto la idea de que el Dios Supremo (me refiero al Abba Supremo) se deleite en los sacrificios de animales.

    El Creador de la Vida no necesita la muerte. Los Elohims diseñaron esas pautas que comenté en comentarios anteriores. Pero no creo que los Elohims hebreos sean los mismos dioses de los paganos. Claramente eran dioses opuestos.

    Por esa razón, esas pautas tienen otros autores que representaron a Dios. (De paso, los sacerdotes israelitas se comían la carne, pero la grasa la quemaban en el altar, lo cual era un asunto de dieta).

    Con respecto a lo de Jesús, volveré a publicar la entrada sobre ese asunto.

    ResponderEliminar
  11. 15 de diciembre de 2011 12:14

    ¿no has comido nunca carne?

    cito: '...y nos dejen vivir la nuestra...'

    ¿es tuya la vida?,
    ¿tu la inventaste?,
    ¿tienes autoridad?,
    ¿eres autor?

    ¿cuando dices algo asi lo tienes que decir en serio cierto?
    Si es asi, entonces tambien estarías diciendo que quien hizo la vida se tendria que llevar todo lo que demanda su autoría: o sea la tierra, el sol, las estrellas, los vegetales, los microorganismos, tus ojos, tus manos, tus pies, tus boca, tus celulas, tus neuronas, etc.

    Si se lo llevan 'bien lejos', ¿con qué te quedas?
    ¿qué te pertenece Realmente?

    ¿que te quedas con lo que realmente eres?, es decir: ¿nada?
    ¿acaso eso no es la muerte misma?

    El Creador lo dio todo por el ser humano, incluso permitir el sacrificio de seres que no merecían ser sacrificados.

    Algunos quieren dejar fuera y lejos a los que sí se han comportado acorde a la humildad que deben, sabiendo éstos que son nada. El resto presentan deficiencia de busqueda de entrega de amor, para generar criterios apartados de lo realmente etico: apartarse solitos del deber de amar a quien amó primero; y que por causa de ese amor inventó la existencia para que otros puedan vivir.

    ResponderEliminar
  12. El único personaje que respeto y admiro es a Jesús, lo dió todo sin esperar nada de nosotros, siendo pecadores.Vino a entregarnos pautas de vida que nos devuelve la dignidad . En ella no hay dogmas, cargas humanas, sacrificios sangrientos, sólo el sacrificio voluntario y personal de abandonar una senda en que alimentamos el ego a una dedicada al servicio hacia los demás. A ese Señor que fué todo ternura, compasión y misericordia sirvo de todo corazón, pero con ese personaje que guió al pueblo hebreo prefiero guardar mi distancia.
    Jesús demostró superioridad moral en toda circunstancia , perdonando incluso al romano que lo ultrajaba, dejando de manifiesto que él sí es un ser evolucionado, no un energúmeno, revanchista que ataca a seres en desventaja , eso es ser matón y abusador.He dicho.

    ResponderEliminar
  13. Quijote yo no blasfemo contra el Dios de la fuente de vida, él no ha hecho uso de su presencia en nuestra existencia, a lo más podemos saber de él por lo creado.Me refiero a la intromisión de seres de otros sistemas o dimensiones que supuéstamente deberían ser más evolucionados pero no lo son.Verás cada vez que visitan la tierra, nos toman el pelo, se dejan adorar por los humanos aprovechando su ignorancia, y les obligan a realizar ritos sangrientos para apaciguar su ira.Ellos son inteligentes pero poco desarrollados en lo emocional, son más mentales, lógicos,por tanto poco empáticos y mucho menos misericordioso.
    Jesús viene de parte de el que creó todo lo material e inmaterial, ese Dios es perfecto , en sabiduría, amor, justicia y poder ante él yo me arrodillo y me humillo.Al que no paso es a ese dios que mandaba a matar a niños, ancianos bebés, animales, ni su pueblo se salvaba de los berrinches que le daba.Mostraba inmadurez al no manejar sus emociones, cuando lo pillaban de mala se descargaba con los pobres hebreos, en fín concluyo que ese no pudo ser un buen representante de Dios como sí lo fué a todas luces el Mesiás. Él si dió gloria siempre a su Padre.He dicho.

    ResponderEliminar