jueves, 29 de diciembre de 2011

El retorno de los gigantes - parte III

¿Puede explicarse la existencia de las tribus gigantes de la Biblia por medio de la enfermedad del gigantismo?

¿Y qué tal si los gigantes de los relatos anteriores (de la época de la conquista de Canaán) pueden atribuirse al gigantismo como defecto genético?

Actualmente se dice que la tribu Watusi en dónde los  hombres miden 1,96 y las mujeres 1,77 en promedio, es una de las más altas. Ellos son una tribu popularmente llamada "gigante", pero ésas estaturas los convierten en altos, pero de ninguna forma en los llamados Anaquim de 4 metros de la época de la conquista de las tierras de Palestina en la época de Josué. Solo nos correspondería hablar de un fenómeno de gigantismo para explicar la existencia de ésas colosales razas. Pero, ¿se sustenta ésta idea?

 El gigantismo es una enfermedad hormonal causada por la excesiva secreción de la hormona del crecimiento. Hablamos del  crecimiento desmesurado en especial de brazos y piernas causado por la glándula hipófisis. El gigantismo suele estar acompañado del debilitamiento de las funciones sexuales y recibe entonces el nombre de gigantismo eunucoideo. Sin embargo, puede haber gigantismo sin estas alteraciones sexuales. Los individuos afectados por cualquier tipo de gigantismo presentan debilidad muscular y graves problemas a los huesos.
.
Los defectos hereditarios que impiden la osificación normal durante la pubertad, y por lo tanto permiten que el crecimiento continúe, pueden producir también gigantismo.

Robert Pershing Wadlow (en las fotografías) nació el 22 de febrero de 1918 en Alton, un pueblo del estado norteamericano de Illinois.Robert era el mayor de cinco hermanos normales. Su desarrollo físico fue normal hasta los cuatro años, momento en el que empezó a crecer a una velocidad inaudita. Tan es así que a los 5 años ya medía 163 cm y a los 10 llegó a la barrera de los 2 metros de altura.

Este crecimiento desproporcionado comenzó a generarle problemas. Pronto sus huesos no fueron capaces de sostener por sí mismos el peso de su cuerpo, lo que le obligó a utilizar muletas para desplazarse. Por si eso fuera poco, al cabo de un tiempo comenzó a perder la sensibilidad en sus piernas. Así estaban las cosas cuando el 4 de julio de 1940 un mal gesto le llevó al hospital con una ampolla en el tobillo que degeneró en una infección. Ante el empeoramiento de sus constantes vitales, los médicos le practicaron una transfusión sanguínea de urgencia que no evitó que el día 15 de ese mismo mes muriera mientras dormía. Tenía 22 años. La gira realizada años atrás lo había convertido en todo un personaje y en su funeral, celebrado el 19 de julio, se congregaron cerca de 40.000 personas. El ataúd en el que lo enterraron pesaba media tonelada y fueron necesarios 12 hombres para llevarlo a hombros. Y es que en el momento de su fallecimiento, Robert Wadlow medía 2, 72 metros y pesaba 199 Kg.
.
Cómo observamos, el fenómeno del gigantismo suele ser una enfermedad aislada, ya que en ningún caso provoca la aparición de toda una raza o parientes gigantes; además dichas personas rapidamente quedan inválidas, y no se pueden parar debido a su peso, y sus huesos se descalsifican prematuramente, al punto que a los pocos años quedan postrados y mueren.

Estos casos diferen notablemente de los corpulentos y guerreros gigantes bíblicos, los cuales eran miembros de toda una raza de éstas criaturas. El peso de la armadura de Goliat  indica su fuerza y tamaño. Su cota de malla de cobre pesaba 5.000 siclos (57 Kg.) y la hoja de hierro de su lanza, 600 siclos (6,8 Kg.). (1Sa 17:4-7.). Isbí-benob, otro gigante bíblico,  tenía una lanza que pesaba 300 siclos de cobre (3,4 Kg.) (2Sa 21:16); Lahmí, el hermano de Goliat, “el asta de cuya lanza era como el enjulio de los obreros del telar” (1Cr 20:5). Armamento y armaduras muy pesadas que nos muestran a seres corpulentos y bien proporcionados en su altura gigantezca. Claramente, éstos ejemplos no pueden ser explicados con la enfermedad del gigantismo. Solo nos hablan de manera evidente, de una raza con elementos no humanos, mezclados con cierta genética humana, lo cual los hacía una raza temible de guerreros que quizás vivían mucho tiempo. Además, los dólmenes y menhires (piedras como las de Stonehenge), encontrados en varias regiones dan prueba de una raza de hombres fuertes que podían mover grandes toneladas.
.

"Estos fueron los héroes de muy antiguo"

“Los nefilim se hallaban en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos del Dios verdadero continuaron teniendo relaciones con las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos, estos fueron los poderosos que eran de la antigüedad, los hombres de fama”. "Estos fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos". (Génesis 6:4).

Los semidioses mitológicos, como Heracles y el héroe babilónico Gilgamés, se parecen mucho a los nefilim. Fueron los grandes héroes de su tiempo: seres temidos, respetados y aparentemente invencibles. Evidentemente los ángeles materializados y sus hijos nefilim quisieron parecer al principio dioses benefactores llamados los "varones de renombre y los héroes de muy antiguo". Con el tiempo, no obstante, entraron en una fase tiránica de violencia. El diluvio acabó con ésta supremacia global.

Los llamados super héroes actuales de los cómics justamente tienen su origen en éstas mitologías (las cuales son distorsiones del mundo antediluviano). Los superhéroes tienen capacidades superiores a las de los humanos corrientes, como lanzar rayos energéticos, volar, fuerza sobrehumana, invulnerabilidad, telepatía, telequinesis, etc. Muchos tienen un origen no humano: extraterrestres, dioses mitológicos, razas ficticias apartadas de la humanidad, robots, fantasmas, etc. Ejemplos: Superman, Thor, los Inhumanos, la Visión y Spawn. También es común la obtención de tecnología avanzada o artefactos místicos, como el anillo de Linterna Verde, la armadura de Iron Man o adamantium del que esta hecho las garras y el esqueleto de Wolverine, etc. Su lucha desinteresada en defensa del inocente, ya sea combatiendo el crimen, catástrofes, invasiones, o cualquier otra amenaza, con frecuencia es al margen de la ley. Se puede hablar así de su estructura de valores: generosidad, sacrificio, autocontrol, piedad, etc. que convierten a los superhéroes de las historietas en verdaderos "santos" modernos ("salvadores del mundo" dentro de la más auténtica tradición cristiana), en un mundo que carece de fe en los antiguos.

Claramente todo proviene de los héroes antediluvianos, los Nefilim y sus padres, los cuales desean reingresar a la acción visible en 2012 (Véase tema sobre el "hombre del desafuero" en blog de las Profecías). Según los Monjes tibetanos de visión remota,  ven poderes extraterrestres salvando al mundo en el 2012. Intervendrán poderes divinos sobrenaturales para evitar la autodestrucción de este mundo y una crisis del exterior. Según algunos contactados, un Ashtar Sherán se dirige hacia nosotros con propósitos de beneficio y ayuda para el Planeta Tierra y la Humanidad, con seres tan Bondadosos que se molestan en ponerse en contacto con nosotros para salvarnos de las Catástrofes, que debido al Cambio Climatico, y a las Guerras se están produciendo. También un grupo de ufólogos principalmente, dejó claro que según diversos documentos antiguos y otros bastante contemporáneos, el año 2012 será el año en que tendrán contacto de tercera fase con extraterrestres, esto es, cara a cara con los alienígenas. La intención de esta visita no es según afirman los expertos, con motivo de dominar nuestro planeta, sino todo lo contrario ya que en caso de arribar y encontrarse con un conflicto, su intención es pacificarnos y demostrar que eso es inútil. Pero además arriban con la intención de enseñarnos cosas sobre nosotros mismos, que hasta el día de hoy desconocemos.

Éstas son las ideas que abundan en Internet sobre el inminente contacto. Sospechosamente idénticas a la acción de los demonios y sus hijos antes del Diluvio. Seres que al principio eran todos unos héroes, para luego transformarse en crueles tiranos.
.
Ciertamente antes del Diluvio se presentaron como dioses bondadosos, y luego todo fué un caos. Ahora regresarán "disfrazados" de seres de otros planetas para ayudar a la humanidad sufriente. El último engaño de Satanás y el retorno de los superhéroes.
.

¿Descendientes de los Nefilim?

Hemos considerado que los gigantes descendientes de los Nefilim fueron exterminados por toda la zona del Medio Oriente y Palestina a manos de los hijos de Israel. Ahora bien, es altamente probable que algunos ejemplares huyeran o se establecieran en otras zonas del mundo y pudiesen ser los responsables e impulsores de algunas culturas extraordinarias creadoras de grandes figuras de piedra o templos de adoración a los antiguos dioses antediluvianos. Trataremos de seguir la pista a los herederos de los Nefilim.

En América del Sur, la región patagónica estuvo constantemente poblada desde hace miles de años. A la llegada de los españoles existían dos grupos principales con una frontera aproximada en el río Chubut: hacia el Norte, los GÜNÜN-A-KÜNNA (Tehuelche Septentrionales), hasta los ríos Limay y Negro; hacia el Sur los AONIKENK (Tehuelche Meridionales) hasta el estrecho de Magallanes. En 1520 Hernando Magallanes, en su viaje hacia el estrecho, recaló en Puerto San Julián (50º lat. Sur), en la actual provincia de Santa Cruz, donde ocurrió el primer encuentro con los nativos.

Los Tehuelches (o Patagones) vivían en el sur de la Patagonia, entre el río Santa Cruz y el estrecho de Magallanes. En un tiempo remoto, esos cazadores convivieron con fauna actualmente extinguida como el famoso milodon y el caballo enano.

El primero europeo a conocer esos indios australes fue Antonio Pigafetta, cronista de la expedición de Magallanes (1520). A él le llamó la atención la gran altura de dicho pueblo.  Como termino medio tenían 1,80 metros de altura. No obstante, parece que existía un grupo más alto. Dice Dumont d'Urville que le impacto 'su enorme ancho de las espaldas, su cabeza ancha y gruesa y sus miembros macizos y vigorosos' destacando que 'constituye una bella raza de hombre, plenos de fuerza y vigor'.


Hablaban un lenguaje gutural, oclusivo y aglutinante. Carlos Vega da los ejemplos siguientes : "no te caigas" se decía "M'huatrhs" ; "es mi mujer" : "Yas ksheh". ELAL, fue el creador de los CHONEK (Tehuelche), reveló a los hombres el secreto del fuego, inventor del arco y las flechas.

Fernando de Magallanes, quien fue el que descubrió aquellas tierras se encontró varias veces con ellos, en 1520 el cronista oficial del almirante portugués cuenta otro encuentro con uno de aquellos seres monstruosos de la manera siguiente: “Aquel hombre era tan alto que nuestras cabezas apenas le llegaban a la cintura, y su voz era como la de un toro…” Parece que lograron encadenar a 2 de aquellos indígenas para enviarlos a BURGOS, pero ambos, murieron antes de que el barco cruzara el Ecuador. Tuvieron que arrojar los cuerpos gigantes putrefactos  al mar, y no pudieron mostrarlos a los europeos.

Peter Kolosino dice que en torno al LAGO TITIKAKA abundan las leyendas acerca de seres gigantescos y algunos mitos dicen que éstos se refugiaron en el SUR, llegando a poblar la PATAGONIA. Parece ser que éstos vástagos de los Nefilim entregaron sus ciencias a los Mayas, Aztecas e Incas y a otros pueblos del norte como semidioses de las montañas, y luego quisieron huir al sur del mundo. Esto explicaría la obsesión de los Nazis por refugirase en las zonas australes de Argentina y Chile.

También el pirata Inglés FRANCIS DRAKE, los vio en San Julían en 1578, después otros navegantes como PEDRO SARMIENTO, TOMÉ HERNÁNDEZ, etcétera también lograron verlos. Por su parte las leyendas de los ancianos indígenas TLAXCALTECAS de MÉXICO también cuentan haber luchado contra ellos (o en otros casos, haber aprendido de ellos).

En 1712 las autoridades de Valdicia de Chile hablaron de una tribu “LOS ONAS” constituida por seres altos, y algunos (parece que refugiados dentro de la tribu) de casi tres metros de altura que habitaba en el interior de la PATAGONIA. En 1764 el comodoro BYRON (abuelo del poeta inglés del mismo apellido) se encontró con gigantes en las proximidades del CABO VÍRGENES y lo describe de la siguiente forma:

“…uno se encaminó hacia mí, era de una estatura gigantesca y parecía traducir en realidad los cuentos de monstruos con aspecto humano… no pude medirlo pero de seguro que no era inferior a los 2.10 metros…”

Otras leyendas de indígenas americanos también cuentan extrañas tradiciones acerca de los gigantes, que han sido trasmitidas en forma oral, como la siguiente:

"En los tiempos remotísimos de los Wuarirunas vivían hombres muy altos, nacidos de la tierra, constructores de enormes ciudades de piedra, creadas por su único dios Japallan Kamayok".

Ésto confirmaría que muchas de las ciudades anteriores a Colón fueron impulsadas por los últimos gigantes en América.

"Estos gigantes fueron exterminados por los Aukakunas, llegados del país donde nace el Sol."

¿Una referencia a tribus israelitas venidas desde Medio Oriente? ¿Israelitas en América? ¿Cómo lo narra parte del libro del Mormón?

"Para castigar a tales guerreros, Japallan Kamayok desencadenó un espantoso cataclismo. Al tercer día, rayos y truenos sacudieron los cimientos del mundo y una sacudida intensísima recorrió con sus ondas destructoras el globo terrestre. Al propio tiempo, comenzaron a llover grandes bloques de hielo aplastando todos los vegetales, y una lluvia que duró dos lunas hizo perecer a todos los animales. Se pudrieron los cadáveres arrinconados y el país quedó aniquilado por las epidemias. Por último, se retiraron las aguas y formaron mares que no existieron hasta entonces y que cubrieron extensas ciudades".

Ésto parece ser una referencia que mezcla el Diluvio y los sucesos posteriores que obligaron a dichos gigantes a refugiarse en el sur de América.

Los GRIEGOS nos hablaron de los CÍCLOPES y de los TITANES, los CALDEOS de los IZDUBAR, los HEBREOS de los EMIN (Anaquim y Refaím), los HINDÚES de los DANAVA y de los DAITIA, en CEILÁN de los RAKSASAS. Muchos pueblos nos narran las historias de los gigantes antediluvianos y post diluvianos.

1 comentario:

  1. A J, porque aquí no hablas nada del libro de Urantia y los Adanitas?

    ResponderEliminar