lunes, 2 de enero de 2012

La Guerra latente

Teherán exhibe un misil capaz de golpear a las bases y buques de EE.UU. en el Golfo Pérsico

EPA
Un misil iraní del tipo «Nasr» lanzado ayer cerca del estrecho de Ormuz
 
Irán demostró su capacidad de alcanzar a buena parte de las bases y buques de Estados Unidos en el Golfo Pérsico gracias a los avances logrados por su industria balística. La penúltima jornada de las maniobras navales «Velayat 90» culminó con la prueba de los nuevos misiles «Qader», «el arma más poderosa y precisa» de la Marina iraní, según el almirante Mohamed Musavi. Un misil, que es una mejora de una versión anterior, con un alcance de 200 kilómetros que se fabrica enteramente en Irán y cuya producción en cadena se inició en verano.


3 comentarios:

  1. De verdad te digo que la euforia del 2012 pasara a la historia. Cierto analista dijo que es el año de más malos augurios que la historia haya conocido. ¡Que no se ha dicho del 2012! Pero ciertas personas fomentan la idea que si supuestamente Cristo regresara en el 2012 no seria el perfecto ladrón en la noche.
    Te todas maneras el punto clave es: ¿estamos siguiendo el razonamiento de Cristo de estar alertas?
    ¿Estamos siguiendo el razonamiento que el día y la hora nadie lo sabrá?
    ¿Nos preocupamos por trascender como hijos de Dios?
    Bendiciones.
    PD: Borre mi comentario en la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  2. El costo de ser discípulo
    Mateo 10:24-42
    Reina-Valera 1960 (RVR1960)
    24 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
    25 Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?
    A quién se debe temer
    (Lc. 12.2-9)
    26 Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.
    27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas.
    28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.
    29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.
    30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados.
    31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.
    32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.
    33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.
    Jesús, causa de división
    (Lc. 12.49-53; 14.26-27)
    34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.
    35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra;
    36 y los enemigos del hombre serán los de su casa.
    37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;
    38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.
    39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.
    Recompensas
    (Mr. 9.41)
    40 El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.
    41 El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá.
    42 Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.
    La salvación es un regalo de Dios que nos llega por la fe en su Hijo. Jesús hizo todo lo necesario para lograr nuestro perdón y la reconciliación con el Padre. No podemos agregar nada a este arreglo; nuestra tarea es simplemente creer.
    Pero, a partir de este punto, cada uno de nosotros debe tomar una decisión. ¿Seguiremos a Jesús, o viviremos despreocupadamente haciendo lo que queremos? Si usted limita su cristianismo al simple hecho de sentarse en un banco los domingos por la mañana, estará desaprovechando la aventura más fantástica de su vida. Ser un discípulo de Cristo exige que estemos involucrados activamente en nuestra relación con Él y en el servicio a los demás.
    Jesús nunca pintó un panorama color de rosa cuando llamó a las personas a seguirle. Dijo muy claramente que convertirse en su seguidor exigiría abnegación, sacrificio y sufrimiento. Con esta descripción del trabajo, no es de extrañar el porqué muchos creyentes han tratado de hacer del cristianismo un deporte para espectadores.
    Seguir a Jesús significa que Él dirige nuestras vidas —de eso se trata el morir al yo personal. Renunciamos a nuestros deseos, y nos sometemos a su voluntad, aunque sea difícil o no esté de acuerdo con nuestra preferencia. Si usted no comprende cuán bueno, tierno y sabio es nuestro Dios, andar en su voluntad puede parecer intimidante o incluso absurdo.
    Quienes se niegan a sí mismos para seguir a Cristo, descubren que no pierden nada y lo ganan todo. Aun en medio del dolor y el sufrimiento, Él da a sus discípulos la paz interior y el gozo que trasciende a las circunstancias. ¿Está usted siguiendo la voluntad de Dios o la suya?
    (Devocional Diario, DE MINISTERIOS EN CONTACTO).

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos en especial a A.J.; Estoy leyendo la Atalaya del 1 Marzo, en especial las pags 8 y 9, os aconsejo las leais, es muy interesante. El tema de la revista es ¿Que identifica a los cristianos verdaderos?

    Comentadla si quereis.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar