domingo, 23 de noviembre de 2014

Capítulo 9: Procedimientos en el cristianismo. ¿Fundó Jesús una Iglesia tal como la entendemos?

“Etiquetar una zona como “espiritual” es etiquetar otras como “no espirituales”. Es totalmente ajeno al mundo de las Escrituras. Es totalmente ajeno a la Cosmovisión de Jesús.  Como los humanos manejan sus relaciones, la sexualidad, el  perdón, la reconciliación, el negocio, la escuela, el trabajo, el juego, etc. Todo lo que hacemos lo hacemos como un ser humano integrado. 100% físico y 100% espiritual. Los primeros cristianos captaron la idea enseguida. “Hagas lo que hagas, en palabra o en acción, hazlo en el nombre de Jesucristo”. ¿Qué estaban diciendo? Que cada acto es un acto espiritual. Se trata de si estás o no consciente de las implicaciones de lo que estás haciendo.

Esto tiene serias implicaciones de como entendemos lo que significa ser parte de una Iglesia. Porque es posible que las instituciones religiosas e iglesias trabajen contra una espiritualidad holistica integrada. Lo que podría suceder sutilmente es que enfatizáramos ciertas cosas, y en el proceso, no enfatizar otras cosas. Lo que puede pasar tan sutilmente es que la gente empiece a ver a Dios viviendo en determinado lugar. A veces solamente es con cierta persona o cierto grupo de personas. A veces es un edificio. A veces es una hora en cierto día de la semana. Y lo que pasa tan sutilmente es que se entiende que Dios está ahí. Y, obviamente, ocurre algo impactante cuando la gente se reúne para adorar y perseguir a ese Dios verdadero. Pero lo que puede suceder sutilmente es que Dios está ahí, y si Dios está ahí, puede parecer que Dios está cada vez menos aquí.

Una manera más bíblica para  entender lo que es una comunidad o una iglesia, es que son un grupo de personas que están unidas para seguir a Dios. Obviamente, están aprendiendo a ver a Dios uno en el otro, y Dios está fuertemente presente en medio de ellos, pero son personas a quiénes se les ha dado ojos para ver a Dios donde vayan. ¿Qué les dice Jesús a sus primeros seguidores? Lo que hayas hecho por el más humilde ellos, lo has hecho por mi. ¿Qué intenta enseñarles? Está intentando enseñarles a vivir de tal manera que en cada interacción que tengan, estarán conscientes de que Dios está presente en esa interacción. Les está enseñando que toda la vida se basa en lo divino. La cuestión es si nuestros ojos están lo suficientemente abiertos para verlo.” - Rob Bell.

Ciertamente las palabras anteriores tienen gran verdad. El considerar que solo algunas actividades son "teocráticas" o "servicio sagrado" y otras no, es lo que provoca la lamentable hipocresía religiosa en muchos, trayendo grandes problemas añadidos que se traducen en miles de censuras y disciplinas de los miembros que no ven a Dios en otras áreas de su vida, y que solo deben comportarse como "cristianos" en la Iglesia o Salón del Reino.

Es interesante que Raymond Franz quién fué miembro del cuerpo gobernante de los testigos de Jehová en los años 70 escribió un certero artículo de estudio de la Atalaya que hablaba que toda faceta de la vida es "servicio sagrado". Bajo el subtitulo Todo el proceder de nuestra vida un "servicio sagrado" comentó:

9 Se ve, pues, que el “servicio sagrado” no es algo que ocupe solo parte de nuestra vida. No está limitado a una sola actividad, ni a cierto número de actividades, sino que abarca todo aspecto de nuestro vivir diario. Se puede resumir con estas palabras: ‘Sigan haciendo todo como para Jehová, sea el comer o el beber o el hacer cualquier otra cosa.’ (1 Cor. 10:31) Mostrando lo abarcador que debe ser este servicio, el apóstol dice en Romanos 12:1, 2: “Les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos en sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio. Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas.”

[Nota]

El Theological Dictionary of the New Testament, comentando sobre el uso del verbo latreúein (rendir servicio sagrado) dice: “El uso abarcador de latreuin para la totalidad de la conducta del justo para con Dios se encuentra por primera vez en Luc. 1:74” “. . . en Fili. 3:3 nuevamente encontramos latreúein en un sentido metafísico amplio en el cual abarca toda la existencia cristiana.”—Tomo IV, págs. 63, 64.

10 Son muchas las cosas que están envueltas en esto, pero la mira que uno tiene, su meta y lo que impele su corazón son los factores claves para determinar si lo que uno hace es realmente “servicio sagrado” o no. Por ejemplo, hay muchos padres y madres entre nosotros. Parte, en realidad gran parte, de su “servicio sagrado” a Dios tiene que ver con sus hijos. Salmo 127:3 dice que son “una herencia de parte de Jehová.” ¿Están cuidando ustedes de esa herencia como para él y para la gloria de él? Este rasgo de su servicio también es uno de “noche y día,” porque la Palabra de Dios indica que los padres deben estar inculcando los excelentes principios de Dios en sus hijos desde cuando se levantan hasta cuando se acuestan. (Deu. 6:4-9) Para hacer esto, una cosa fundamental es estudiar la Biblia con ellos. Pero un padre no debe decir para sí: ‘Tengo un estudio bíblico con mis hijos una vez a la semana, así como lo tengo con otras personas. Por lo tanto, tienen suficiente con eso para saber lo que es correcto y seguir los principios bíblicos.’ Esto sencillamente no es cierto. Recuerde que la Biblia dice que Dios considera “santos” o sagrados a los hijos de un padre o una madre creyente. (1 Cor. 7:14) ¿Cómo trataría usted algo que hubiese sido encomendado a su cuidado, de lo cual usted supiera que Dios lo consideraba sagrado? ¿No lo guardaría usted con sumo cuidado todos los días, día y noche?

15 Las amas de casa tienen una excelente oportunidad para rendir “servicio sagrado” acepto a Dios. Sus obras excelentes que otros pueden ver ciertamente incluirían el mantener una casa limpia y ordenada, el preparar las comidas y tener la ropa arreglada para los de su familia. Pues, ¿qué hay que se exhiba más a la vista de otros que el hogar de uno? La hospitalidad de la esposa, su pronta disposición en cuanto a ayudar a sus vecinos, especialmente el que esté lista para hacer lo extraordinario por ayudar a otras hermanas de la congregación en lo que necesiten... éstos son los sacrificios que agradan mucho a Dios. Cuando la gente sabe estas cosas acerca de ella, entonces la declaración pública de las buenas nuevas por ella en el territorio de la congregación tiene una influencia más poderosa.—Hech. 9:36-41; Tito 2:4, 5.

19 Sí, a veces Pablo estuvo ocupado no solo de día, sino también de noche en trabajo seglar, como el de hacer tiendas. Pero es importante que preguntemos: ¿Por qué hizo esto? ¿Fue por motivos materialistas, o debido a un deseo de lujos? No, sino como él mismo dice, fue “para no poner una carga costosa” sobre sus hermanos. Al hacer esto dio un ejemplo para que nadie pudiera acusarlo de llevar una vida suave gracias al sostén financiero de las personas a quienes servía las buenas nuevas. En virtud de que su motivo y su mira eran dar adelanto a la verdad y eliminar todo tropiezo de la mente de las personas a quienes servía, de él se podía decir que estaba ocupado en el servicio de Dios aun durante aquellas horas de trabajo seglar. Pero ¿qué hay si hubiese tenido un motivo egoísta, si no hubiese estado haciendo todas las cosas como para Jehová y para adelantar los intereses del Reino? Entonces su trabajo no hubiera diferido del de ninguna otra obra seglar. No hubiera sido un “servicio sagrado.” - Atalaya 1977 15 de marzo "Rindiendo servicio sagrado noche y día".

Este artículo supuso un gran alivio para algunos testigos que por diversas circunstancias personales no podían ser precursores, etc. Se les hacía ver que su trabajo en el hogar e incluso su trabajo seglar cuando es santificado con los valores y principios cristianos se vuelve "servicio sagrado". Sin embargo, con el tiempo se volvió a enfatizar que solo ciertas actividades son "servicio sagrado" y otras no. Esto provoca gran tensión nerviosa en miles que se sienten culpables de no hacer mucho en el servicio a Dios.

Jesús jamás quiso fundar una Iglesia como una entidad cerrada y distinta de las diversas actividades humanas. Al contrario, el cristianismo enfatiza que cada área de la vida puede santificarse.

La Iglesia de Jesús es en sentido bíblico una congregación o reunión de personas que en torno a las enseñanzas del Maestro tienen las metas del ideal común del mensaje de Jesús de Nazaret. No es una organización o multinacional. Tampoco es un Estado e Institución. Por lo tanto, Cristo no fundó una Iglesia tal como suele entenderse por la mayoría de los llamados "cristianos".

La congregación o eklesia es algo muy distinto a los posteriores conceptos del edificio o estructuras nominales o materiales:

"¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes?  Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son ustedes". - 1 Corintios 3:16,17

Hay muchas declaraciones semejantes en las Escrituras que indican el enfoque hacia los miembros individuales que forman la congregación. Es más, Jesús quería transmitir que no hay una Iglesia cerrada, sino que más bien toda la humanidad es esa fraternidad y familia mundial que solo debe despertar al amor tomando conciencia de esa realidad, haciendo los cambios necesarios bajo la guía del Padre de cada uno de nosotros. Este concepto es el verdadero Reino de Dios proclamado por Jesús.

Y el modelo de Cristo es sumamente sencillo y poderoso. Esta toma de conciencia y despertar inicia gradualmente en los primeros humanos que comienzan a darse cuenta de esa verdad y empiezan a agruparse en pequeños núcleos (iglesias-congregaciones) para sumar esfuerzos, ampliar y expandir esa hermandad a toda la Tierra, finalmente llegando a la culminación de transformar el mundo y volver a toda la raza humana consciente de que es parte de esa hermandad, solucionando inmediatamente los problemas que afligen a la humanidad. Y que mejor que las congregaciones sean la prolongación de las familias (realzando el concepto de familia), siendo las iglesias familias más ampliadas y abiertas en expansión, con la meta de crecer más y llegar a ser una familia global unida.

El Evangelio del Reino realza entonces que vivimos bajo la paternidad de Dios y que:

- La familia es el núcleo celular.
- Las congregaciones son familias agrupadas que deben multiplicarse.
- La meta es que toda la humanidad se transforme en una gran familia mundial.

Esto sería la solución para las guerras, el hambre, la pobreza, el delito, la explotación humana, etc. ¿Por que razón? Porque tal como analizamos en los capítulos de este libro, las iglesias en miniatura ya gozaban de la ausencia de todos estos problemas que plagan a las naciones hasta hoy.

Pero, ¿que sucedió en el camino para que esta visión superlativa de la Iglesia de Jesús involucionara y retrocediera tanto hacia el concepto de Constantino, e incluso permaneciera hasta hoy con ese aroma (hoy más sutil) en las organizaciones modernas?

En realidad los judíos de los días de Jesús ya habían adoptado ciertas ideas helénicas y en los siglos posteriores al nacimiento del cristianismo los griegos y sus filósofos comenzaron a impregnar el razonamiento de los llamados padres "cristianos".

Recordemos que el ideal de Jesús de Nazaret era un salto gigantesco en la humanidad. Los esclavos, los niños, las mujeres, y las personas de todas las razas estaban descubriendo que eran parte de una gran familia humana. Aunque los cristianos no se involucraban en las controversias seculares, esto supuso un peligro para el sistema de vida del Imperio Romano el cual estaba sumamente estratificado en clases sociales y en la superioridad sobre los pueblos conquistados.

 La persecución arreció entonces contra el joven movimiento cristiano (que también tenía problemas con el culto al Estado-Emperador). Después de varias décadas de ataque, algunos miembros de la Iglesia creen que el cristianismo tiene que ser más atractivo hacia los miembros de las clases elitistas griegas y romanas, y para ello comienzan a incorporar varios textos de los filósofos griegos como Aristóteles en la literatura cristiana, creando una peligrosa fusión y sincretismo que sacrifica los ideales primigenios de Jesús en torno a una visión más glorificada de la persona de Cristo (como deidad solar unificadora política) y de religión como identidad nacional, en vez de una Iglesia en todos los hombres que conocen a Dios en todas las naciones.

Durante siglos la Iglesia estatal dominó a gran parte de Occidente (incluso provocando guerras y conquistas) y retrasó considerablemente la venida del Reino. Con el tiempo la Reforma Protestante intentó quebrar el poder, sin embargo, éste movimiento no regresó al origen primigenio del ideal de Jesús, sino que provocó una multiplicidad de pequeñas organizaciones con el mismo espíritu o patrón (a veces sutil) de la Iglesia Católica Romana.

Tras casi dieciocho siglos de esta situación la población humana comenzaría a rebelarse contra el dogma religioso y aparecería el secularismo moderno, con todas sus ramificaciones de escepticismo a lo Espiritual. El extremismo científico, ateo y materialista es producto de que la humanidad se vuelve hacia el otro extremo en esta Era de adolescencia tecnológica. 

Pero en el futuro cercano, la humanidad al entrar en la madurez logrará el balance entre los aspectos anteriores. Sin embargo, antes es preciso reconsiderar el papel de Jesús.

 "Él les dijo: “Pero ustedes, ¿quién dicen que soy?”. En contestación, Simón Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”.  En respuesta, Jesús le dijo: “Feliz eres, Simón hijo de Jonás, porque carne y sangre no te [lo] reveló, sino mi Padre que está en los cielos.  También, yo te digo a ti: Tú eres Pedro, y sobre esta masa rocosa # edificaré mi congregación, y las puertas del Hades no la subyugarán. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cualquier cosa que ates sobre la tierra será la cosa atada en los cielos, y cualquier cosa que desates sobre la tierra será la cosa desatada en los cielos” - Mateo 16:15-19

Nota de la T.N.M “Tú eres Pedro, y sobre esta masa rocosa.” En los lenguajes originales las palabras para “Pedro”, que significa: “Un Trozo de Roca”, son masc. (gr.: Pé‧tros, masc.; lat.: Pé‧trus, masc.; sir.: Ki’‧fa’, precedida por el pronombre personal masc. hu); mientras que las palabras para “masa rocosa” son fem. (gr.: pé‧trai, dativo, fem. sing.; lat.: pé‧tram, fem.; sir.: ki’‧fa’, precedida por el adjetivo demostrativo fem. ha‧de’). 

Queda claro que "la masa rocosa" no es Pedro (que es solo un trozo de roca) sino que es el mismo Cristo.

"Porque nadie puede poner ningún otro fundamento sino lo que está puesto, que es Jesucristo". - 1 Corintios 3:11

"y todos bebieron la misma bebida espiritual. Porque bebían de la masa rocosa espiritual que los seguía, y aquella masa rocosa significaba el Cristo". - 1 Corintios 10:4

"y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento". - Efesios 2:20

Al respecto la Obra Perspicacia comenta de forma certera:

"Es obvio que los apóstoles no entendieron que la declaración de Jesús significaba que Pedro era la masa rocosa, pues más tarde disputaron en cuanto a quién parecía ser el mayor entre ellos. (Mr 9:33-35; Lu 22:24-26.) No habría habido base para tal discusión si a Pedro se le hubiese dado la primacía como la masa rocosa sobre la que tenía que edificarse la congregación. Las Escrituras muestran claramente que todos los apóstoles son igualmente piedras de fundamento. Todos ellos, incluido Pedro, descansan sobre Cristo Jesús, la piedra angular de fundamento. (Ef 2:19-22; Rev 21:2, 9-14). Pedro mismo identificó a la masa rocosa (pé‧tra) sobre la que se edifica la congregación como Cristo Jesús. (1Pe 2:4-8.) 

También es digno de mención que Agustín (354-430 E.C.), llamado generalmente “San Agustín”, en un tiempo creía que Pedro era la masa rocosa, pero más tarde cambió de punto de vista. Escribió: “No se deriva la piedra de Pedro, sino Pedro de la piedra, como Cristo no viene de cristiano, sino cristiano de Cristo. Por eso dice el Señor: Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; porque Pedro había dicho: Tú eres Cristo, Hijo de Dios vivo. Sobre esta piedra que él confesó, edificaré mi Iglesia. La piedra era Cristo, y sobre ese fundamento estaba edificado también Pedro. Nadie puede poner otro fundamento distinto del que está puesto, que es Cristo Jesús”. (Tratados sobre el Evangelio de San Juan, 124, 5.)" - Perspicacia


"Mas yo también te digo, que tú eres Pedro una piedra pequeña, y sobre la piedra grande edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". - Mateo 16:18 Biblia Jubileo 2000

"Mas yo también te digo, que tú eres Pedro una piedra pequeña , y sobre la piedra grande edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella". - Mateo 16:18  Sagradas Escrituras 1569

Sin embargo, la Masa Rocosa tampoco es la figura o imagen de Cristo. La verdadera Iglesia mas bien está fundada sobre sus enseñanzas:

"Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre ejecutamos muchas obras poderosas?’.  Y sin embargo, entonces les confesaré: ¡Nunca los conocí! Apártense de mí, obradores del desafuero.”Por lo tanto, a todo el que oye estos dichos míos y los hace se le asemejará a un varón discreto, que edificó su casa sobre la masa rocosa.   Y descendió la lluvia y vinieron las inundaciones y soplaron los vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa, pero no se hundió, porque había sido fundada sobre la masa rocosa". - Mateo 7:22-25 

La verdadera Iglesia no es una asociación nominal, edificio, marca corporativa o grupo humano con logo. Más bien es una unión super humana que trasciende el contacto físico. Jesús dice:

"Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” - Mateo 18:20.

La uniformidad doctrinal era intrascendente en las Iglesias del siglo I. Más bien era Jesús y sus enseñanzas el centro de esa unión. Así, la Iglesia de Antioquía y Judea divergían en los detalles de sus enseñanzas, pero todas aceptaban a Cristo como Señor y asumían el mensaje de amor al prójimo de Jesús de Nazaret.

¿Qué nos depara el futuro? De alguna forma el ideal de la hermandad mundial, la verdadera Iglesia emergerá en el futuro cercano no como una nueva organización, sino como personas vivientes que transformaran al mundo con el mensaje de Jesús.

(1866.4) 170:5.21 ¡No os engañéis! Existe en las enseñanzas de Jesús una naturaleza eterna que no les permitirá permanecer estériles para siempre en el corazón de los hombres inteligentes. El reino, tal como Jesús lo concebía, ha fracasado en gran parte en la Tierra; por ahora, una iglesia exterior ha tomado su lugar. Pero deberíais comprender que esta iglesia es solamente el estado larvario del frustrado reino espiritual, que esta iglesia lo transportará a través de la presente era material y lo llevará hasta una dispensación más espiritual en la que las enseñanzas del Maestro gozarán de una mayor oportunidad para desarrollarse. La iglesia llamada cristiana se convierte así en el capullo donde duerme actualmente el concepto que Jesús tenía del reino. El reino de la fraternidad divina está todavía vivo, y saldrá sin duda finalmente de su largo letargo, con la misma seguridad con que la mariposa aparece finalmente como la hermosa manifestación de su crisálida metamórfica menos atractiva. - Urantia Book.

2 comentarios:

  1. "Como los originales"

    Estimado Aleph":

    He leído la entrada y es muy razonable lo que mencionas. Cuando se exige demasiado de las personas, considerando unas cuantas actividades como sagradas, es cuando se llega al cansancio.

    La referencia a La Atalaya de 1977 es una prueba de que se trató de ser "como los originales", pero algo sucedió y ahora se buscan otros fines.

    Es un alivio saber que todas las actividades, incluidas las de ocio, pueden ser oportunidades de alabar al Padre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, hasta el simple acto de respirar y agradecer por él, puede incluir el secreto del Nombre sagrado de Dios.

      (Salmo 150:6)

      Eliminar