miércoles, 8 de abril de 2015

La muerte en la cruz

Actualmente asociamos la ejecución en la cruz a Jesús de Nazaret. Ya es un Arquetipo automático. Pensamos que porque el Maestro tuvo semejante muerte, es lógica la asociación con una muerte en sacrificio como si fuera una muerte especial.

Sin embargo, en la antigüedad era un tipo de muerte común. Se dice que Varo ejecutó 2000 personas a la vez. También se habla de 6.000 prisioneros de guerra que fueron crucificados a lo largo de la Vía Apia, entre las ciudades de Roma y Cappua. Este tipo de muerte era frecuente para los criminales. Nunca esta pena de muerte era utilizada por los romanos como el sacrificio en honor a una Deidad.

La muerte de Jesús fue en ignominia similar a los de los miles de crucificados de la antigüedad. Si la muerte de Jesús en la cruz hubiese sido una excepción en toda la Historia humana, quizás podría validarse la teoría de una víctima especial. Sin embargo, ese tipo de muerte era muy común.

(1971.6) 183:1.1 Se corre gran peligro de interpretar erróneamente el significado de numerosos dichos y muchos acontecimientos asociados con la terminación de la carrera del Maestro en la carne. El tratamiento cruel de Jesús a manos de ignorantes criados y soldados endurecidos, la forma injusta en que se condujo su juicio, y la actitud fría de los profesos líderes religiosos, no se deben confundir con el hecho de que Jesús, al someterse pacientemente a este sufrimiento y humillación, estaba verdaderamente haciendo la voluntad del Padre en el Paraíso. Era, efectivamente y en verdad, voluntad del Padre que su Hijo bebiera hasta el fondo de la copa de la experiencia mortal, desde el nacimiento hasta la muerte, pero el Padre en el cielo nada tuvo que ver con la instigación de la conducta bárbara de aquellos supuestamente civilizados seres humanos que tan brutalmente torturaron al Maestro y tan horriblemente acumularon indignidades sucesivas sobre su persona que no ofrecía resistencia. Estas experiencias inhumanas y tremendas que Jesús tuvo que soportar en las horas finales de su vida mortal no fueron en ningún sentido parte de la voluntad divina del Padre, que su naturaleza humana había jurado tan triunfalmente llevar a cabo en el momento de la sumisión final del hombre a Dios, así como lo señaló en las tres oraciones que oró en el jardín mientras sus agotados apóstoles dormían el sueño del cansancio físico.

El Maestro experimentó la vida humana y la muerte en medio de las circunstancias que tuvo que vivir en su época. Lamentablemente fue víctima de una conspiración realizada por los Dirigentes envidiosos y perversos.

(1972.1) 183:1.2 El Padre en el cielo deseaba que el Hijo autootorgador completara su carrera terrenal en forma natural, así como todos los mortales deben terminar su vida en la tierra y en la carne. Los hombres y mujeres comunes no pueden esperar dispensaciones especiales que faciliten sus últimas horas en la tierra y el episodio de su muerte. Por lo tanto, Jesús eligió dar su vida en la carne de la manera que estaba de acuerdo con el proceso de los acontecimientos naturales negándose en todo momento a liberarse de las garras crueles de la malvada conspiración de los acontecimientos inhumanos que se sucedieron con espantosa certeza hacia su humillación increíble y muerte ignominiosa. Cada átomo de esta asombrosa manifestación de odio y de esta demostración de crueldad sin precedentes fue obra de hombres malvados y mortales malignos. No fue voluntad de Dios en el cielo.

El apóstol Pablo tuvo muchas dificultades en presentar al hombre de Nazaret a los judíos de la Diáspora y de Jerusalén. De hecho, como hemos visto, las muertes de los criminales no eran sacrificios honrosos.

(2002.2) 186:5.1 No existe una relación directa entre la muerte de Jesús y la Pascua judía. Es verdad que el Maestro entregó su vida en la carne en este día, el día de preparación para la Pascua judía, y alrededor de la hora en que se sacrificaba los corderos pascuales en el templo. Pero este acontecimiento coincidente no indica de ninguna manera que la muerte del Hijo del Hombre en la tierra tenga relación alguna con el sistema sacrificatorio judío. Jesús era judío, pero como Hijo del Hombre era un mortal de los reinos. Los acontecimientos ya narrados que condujeron a esta hora de crucifixión inminente del Maestro son suficientes para indicar que su muerte aproximadamente en ese momento fue un asunto puramente natural y en manos de los hombres.

Pablo supo aprovechar esta única relación y con habilidad asoció la muerte de Jesús con la imagen de un Cordero sacrificado siguiendo un programa demandado por los cielos para la redención de la especie humana. Esto permitiría que algunos judíos aceptaran a Jesús, y que los gentiles (que tenían historias de deidades sacrificadas en ritos) pudiesen aceptar la conclusión de la vida humana de un hombre Justo que era el Hijo de Dios.

(2002.3) 186:5.2 Fue el hombre y no Dios quien planeó y ejecutó la muerte de Jesús en la cruz. Es verdad que el Padre se negó a interferir en la marcha de los acontecimientos humanos en Urantia, pero el Padre en el Paraíso no decretó, no demandó, ni requirió la muerte de su Hijo de la manera como se la llevó a cabo en la tierra. Es un hecho que de alguna forma, tarde o temprano, Jesús habría tenido que despojarse de su cuerpo mortal, dando fin a su encarnación, pero podría haberlo hecho de maneras incontables, sin morir en una cruz entre dos ladrones. Todo esto fue obra del hombre, no de Dios.

Quizás los hombres de las religiones actuales no puedan aceptar esto, aunque una parte en su interior declara que esto no cuadra con un Dios de amor que demande el sufrimiento de su Hijo. Pero en el futuro, las Humanidades comprenderán mejor la muerte de Cristo.

(2002.5) 186:5.4 El evangelio de la buena nueva de que el hombre mortal puede, por la fe, llegar a ser consciente espiritualmente de que él es hijo de Dios, no depende de la muerte de Jesús. Es verdad, en efecto, que este evangelio del reino ha sido enormemente iluminado por la muerte del Maestro, pero lo fue aun más por su vida.

(2002.6) 186:5.5 Todo lo que el Hijo del Hombre dijo o hizo en la tierra embelleció grandemente las doctrinas de la filiación con Dios y de la hermandad de los hombres, pero estas relaciones esenciales de Dios y de los hombres son inherentes en los hechos universales del amor de Dios por sus criaturas y de la misericordia innata de sus Hijos divinos. Estas relaciones conmovedoras y divinamente hermosas entre el hombre y su Hacedor en este mundo y en todos los otros a lo largo y a lo ancho del universo de los universos, han existido desde la eternidad; y no son en sentido alguno dependientes de esas actuaciones periódicas de autootorgamiento de los Hijos Creadores de Dios, quienes así toman la naturaleza y semejanza de las inteligencias creadas por ellos, como parte del precio que deben pagar para adquirir finalmente la soberanía ilimitada de sus respectivos universos locales.

(2002.7) 186:5.6 El Padre en el cielo amaba de igual manera al hombre mortal en la tierra antes de la vida y muerte de Jesús en Urantia que después de esta exhibición trascendental de asociación de hombre y Dios. Esta poderosa transacción de la encarnación del Dios de Nebadon como hombre en Urantia no podía aumentar los atributos del Padre eterno, infinito y universal, pero sí enriqueció y esclareció a todos los demás administradores y criaturas del universo de Nebadon. Aunque el Padre en el cielo no nos ama más por esta encarnación de Micael, todas las demás inteligencias celestiales sí lo hacen. Y esto se debe a que Jesús reveló, no solamente a Dios al hombre, sino asimismo hizo una nueva revelación del hombre a los Dioses y a las inteligencias celestiales del universo de los universos.

(2003.1) 186:5.7 Jesús no está a punto de morir como sacrificio por el pecado. El no expía la culpa moral innata de la raza humana. La humanidad no tiene tal culpa racial ante Dios. La culpa es puramente una cuestión de pecado personal y rebeldía deliberada y de sabiendas contra la voluntad del Padre y la administración de sus Hijos.

(2003.2) 186:5.8 El pecado y la rebelión nada tienen que ver con el plan fundamental de autootorgamientos de los Hijos de Dios Paradisiacos, aunque nos parezca que el plan de salvación es una característica provisional del plan autootorgador.

(2003.3) 186:5.9 La salvación de Dios para los mortales de Urantia habría sido igualmente eficaz y perfectamente certera si Jesús no hubiese sido puesto a muerte por las manos crueles de mortales ignorantes. Si los mortales de la tierra hubieran recibido favorablemente al Maestro y si él hubiera partido de Urantia por abandono voluntario de su vida en la carne, el hecho del amor de Dios y de la misericordia del Hijo —el hecho de la filiación con Dios— de ninguna manera habría sido afectado. Vosotros los mortales sois hijos de Dios, y sólo una cosa se requiere para que esta verdad se vuelva un hecho en vuestra experiencia personal, y ésa es: vuestra fe nacida del espíritu.

37 comentarios:

  1. Lo próximo es quitarle autoridad al pecado. No hay redención, entonces no hay condena, entonces no hay verdaderamente pecado.
    Ves a donde conduce esta filosofía?

    Puede ser primitiva la explicación del sacrificio, el concepto de redención, y es mas atractiva la idea de que no es necesaria porque Dios es amor, el ya perdono a la humanidad y esa no era su voluntad para Cristo. Bien,, pero motiva al arrepentimiento la filosofia que tu expresas??

    Pienso que toda esa idea le quita autoridad, peso, importancia, al pecado.

    La restitución de la relación con Dios dañada por el pecado necesita de un mediador, de un sanador, de un intermediario. Ese es el papel del Hijo, provocar, motivar el arrepentimiento. Que la criatura reconozca el pecado. Finalmente comunicar la imagen mental de morir en lugar de .. como obra magistral para terminar de grabar esa imagen mental.

    El pecado es la razón por la que no hay paz en el mundo. El rechazo a la voluntad de Dios y a lo recto y verdadero es la razón por la que no vivimos en un paraíso en este planeta.

    Yo no comparto la restitución y el sacrificio tal como se enseña en las iglesias, pero si creo que el Hijo le gano una guerra al pecado y murio en lugar mio. Y esa imagen mental en mi corazón no la quita nadie x la eternidad.

    Y aunque atractiva, esta filosofía que tu explicas aqui del LU se queda corta para explicar el por que del sufrimiento sadico y cruel en la carne que innecesariamente atraveso Cristo.
    Compartir la experiencia mortal no necesitaba de una atrocidad semejante. Disculpame. No me lo trago.

    Creo que debes pensar a donde te diriges y si le hara bien a la humanidad conceptos que no la moveran a arrepentirse.
    Claro, a menos que tu te creas inerrante y completo.

    Saludos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (2003.1) 186:5.7 Jesús no está a punto de morir como sacrificio por el pecado. El no expía la culpa moral innata de la raza humana. La humanidad no tiene tal culpa racial ante Dios. La culpa es puramente una cuestión de pecado personal y rebeldía deliberada y de sabiendas contra la voluntad del Padre y la administración de sus Hijos.

      (2016.10) 188:4.5 La naturaleza animal —la tendencia al mal— puede ser hereditaria, pero el pecado no se transmite de padre a hijo. El pecado es el acto deliberado y consciente de rebeldía contra la voluntad del Padre y las leyes de los Hijos cometido por una criatura volitiva.

      Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte.- Santiago 1:15

      En realidad la visión de un sacrificio en cruz para perdonar mis pecados transfiere mi capacidad de protegerme ante el mal basándome en la expiación de Cristo miles de veces.

      El pecado es un Acto Volitivo de nosotros. La visión de Urantia en realidad es más poderosa porque no desvía la cuestión del pecado a Adán o a Cristo. El pecado es una cuestión personal de desobediencia. Un sacrificio de Cristo no cambia aquello.

      (2017.4) 188:4.9 Este concepto de expiación y salvación a base de sacrificios está arraigado y anclado en el egoísmo. Jesús enseñó que el servicio al prójimo es el concepto más alto de la hermandad de los creyentes espirituales. La salvación debe darse por sentado por los que creen en la paternidad de Dios. La mayor preocupación del creyente no debe ser el deseo egoísta de la salvación personal sino más bien el impulso altruista al amor, y por lo tanto al servicio del prójimo así como Jesús amó y sirvió a los hombres mortales.

      (2017.5) 188:4.10 Tampoco han de preocuparse mucho los creyentes genuinos por el futuro castigo del pecado. El verdadero creyente tan sólo se preocupa por su separación actual de Dios. Es verdad que los padres sabios pueden castigar a sus hijos, pero lo hacen por amor y con fines correctivos. No castigan porque estén airados, tampoco castigan como retribución.

      Eliminar
    2. (2017.7) 188:4.12 Lo extraordinario de la muerte de Jesús, tal como se relaciona con el enriquecimiento de la experiencia humana y la expansión del camino de la salvación, no es el hecho de su muerte sino más bien la manera superior y el espíritu incomparable con que se enfrentó a su muerte.

      (2017.8) 188:4.13 Toda esta idea del rescate de la expiación coloca la salvación en un plano de irrealidad; tal concepto es puramente filosófico. La salvación humana es real; está basada en dos realidades que pueden ser captadas por la fe de la criatura e incorporarse de esa manera a la experiencia humana de cada individuo: el hecho de la paternidad de Dios y su verdad correlacionada, la hermandad del hombre. Es verdad, después de todo, que se os «perdonarán vuestras deudas, aun como vosotros perdonáis a vuestros deudores».

      (2018.1) 188:5.2 La cruz por siempre muestra que la actitud de Jesús hacia los pecadores no fue ni de condenar ni de condonar, sino más bien de salvación eterna y amante. Jesús es en verdad un salvador en el sentido de que su vida y su muerte atraen a los hombres a la bondad y a la sobrevivencia recta. Jesús ama tanto a los hombres que este amor despierta la respuesta amorosa en el corazón humano. El amor es verdaderamente contagioso y eternamente creativo. La muerte de Jesús en la cruz ejemplifica un amor que es lo suficientemente fuerte y divino como para perdonar el pecado y absorber toda maldad. Jesús reveló a este mundo una calidad más alta de rectitud que la justicia —el mero concepto técnico del bien y del mal. El amor divino no solamente perdona las faltas; las absorbe y realmente las destruye. El perdón del amor trasciende enteramente el perdón de la misericordia. La misericordia pone a un lado la culpa del mal; pero el amor destruye para siempre el pecado y toda debilidad que de él resulte. Jesús trajo a Urantia un nuevo método de vivir. Nos enseñó a no resistir al mal sino a encontrar a través de él la bondad que destruye al mal eficazmente. El perdón de Jesús no es condonar; es la salvación de la condenación. La salvación no le resta importancia a la falta; la enmienda. El verdadero amor no transige con el odio ni lo condena, sino lo destruye. El amor de Jesús no está nunca satisfecho con el simple perdón. El amor del Maestro implica rehabilitación, sobrevivencia eterna. Es totalmente propio hablar de salvación como redención, si con eso significáis esta rehabilitación eterna.

      (2018.2) 188:5.3 Jesús, por el poder de su amor personal por los hombres, pudo romper la garra del pecado y del mal. De esa manera liberó al hombre para que éste pudiera elegir los mejores caminos del vivir. Jesús ilustró una liberación del pasado que en sí misma prometía el triunfo del futuro. El perdón proveyó así la salvación. La belleza del amor divino, una vez que entra plenamente en el corazón humano, destruye para siempre el encanto del pecado y el poder del mal.

      (2018.3) 188:5.4 Los sufrimientos de Jesús no se limitaron a su crucifixión. En realidad, Jesús de Nazaret pasó más de veinticinco años en la cruz de la existencia mortal real e intensa. El verdadero valor de la cruz consiste en el hecho de que fue la expresión suprema y final de su amor, la revelación completa y plena de su misericordia.

      (2018.4) 188:5.5 En millones de mundos habitados, incontables billones de criaturas evolutivas que podían haber sido tentadas a abandonar la lucha moral y la buena lucha de la fe, han visto nuevamente a Jesús en la cruz y entonces han procedido hacia adelante, inspirados por la vista de un Dios que da su vida encarnada devotamente al servicio altruista del hombre.

      Eliminar
    3. (2019.2) 188:5.9 La cruz es el símbolo elevado del servicio sagrado, la dedicación de la propia vida al bienestar y salvación de los semejantes. La cruz no es el símbolo del sacrificio del Hijo de Dios inocente en sustitución de los pecadores culpables, ni para apaciguar la ira de un Dios ofendido, pero permanece para siempre en la tierra y en todo el vasto universo, como símbolo sagrado de los buenos que se autootorgan para los malos y que, al hacer así, los salvan mediante esta misma devoción de amor. La cruz es el símbolo de la forma más alta de servicio altruista, la devoción suprema del otorgamiento pleno de una vida recta en el servicio de un ministerio incondicionado, aun en la muerte, la muerte en la cruz. La presencia misma de este gran símbolo de la vida autootorgadora de Jesús nos inspira verdaderamente a todos nosotros a ir y hacer lo mismo.

      (2019.3) 188:5.10 Cuando los hombres y mujeres pensantes contemplan a Jesús ofreciendo su vida en la cruz, ya no se atreverán a quejarse nuevamente ni siquiera por los sufrimientos más grandes de la vida, y mucho menos por las pequeñas dificultades o por sus muchas penas puramente ficticias. Su vida fue tan gloriosa y su muerte tan triunfal que todos nos sentimos atraídos a querer compartir ambas. Hay un verdadero poder de atracción en todo el autootorgamiento de Micael, desde los días de su juventud hasta el espectáculo sobrecogedor de su muerte en la cruz.

      Eliminar

    4. (2019.4) 188:5.11 Aseguraos pues de que cuando contempléis la cruz como revelación de Dios, no miréis con los ojos del hombre primitivo ni con el punto de vista del bárbaro posterior, pues ambos consideraban a Dios como un Soberano severo de dura justicia y rígida ley. Más bien aseguraos de que veis en la cruz la manifestación final del amor y de la devoción de Jesús en su misión de la vida en autootorgamiento a las razas mortales de su vasto universo. Ved en la muerte del Hijo del Hombre la cumbre del amor divino del Padre por sus hijos en las esferas de los mortales. La cruz retrata así la devoción del afecto voluntarioso y el otorgamiento de salvación voluntaria sobre los que están dispuestos a recibir estos dones y esta devoción. No hubo nada en la cruz que el Padre solicitara —sólo lo que Jesús tan voluntariamente dio, negándose a evitarlo.
      (2019.5) 188:5.12 Si el hombre no puede de otra manera apreciar a Jesús y comprender el significado de su autootorgamiento en la tierra, por lo menos puede comprender el compañerismo de sus sufrimientos mortales. Ningún hombre debe temer nunca que el Creador no sepa la naturaleza o grado de sus aflicciones temporales.
      (2019.6) 188:5.13 Sabemos que la muerte en la cruz no fue para reconciliar al hombre con Dios sino para estimular al hombre a la comprensión del amor eterno del Padre y de la misericordia sin fin de su Hijo, y para difundir estas verdades universales a todo un universo.

      Eliminar
  2. Hay personas ateas que basan su ateismo en la no intervencion de Dios liberando a su hijo de semejante martirio en vez de una muerte normal (por ultimo), a pesar de que su hijo le estaba pidiendo no pasar por ello ('pase esta copa') al punto de llegar a sangrar en su preocupacion por ese momento futuro. Por ello lo encuentran como un ser sin interes en lo que pase en la tierra, incluyendo guerras o asesinatos de niños, como un ser permisivo de crueldades, lo que a la informacion de urantia, en cuanto a la muerte seria algo que estaria ocurriendo como evento natural en distintos lugares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. " basan su ateismo en la no intervencion de Dios liberando a su hijo de semejante martirio en vez de una muerte normal "

      Me parece una contradicción, o un argumento inventado.

      Si es Ateo, no creo en Dios, y por ende, tampoco crees que Dios tuvo un Hijo...

      Eliminar
    2. Lo de "pasar la copa" y la Voluntad del Padre ya fue analizada en entradas pasadas.

      "Pero respondiendo Jesús, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber? Ellos le dijeron: Podemos. El les dijo: Mi copa ciertamente beberéis, pero sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es mío el concederlo, sino que es para quienes ha sido preparado por mi Padre".

      No todos los discípulos sufrieron tormentos. Algunos que han tenido esperanza celestial han muerto de viejitos. La Copa es el Fin de la existencia mortal, a veces con mas dureza que a otros. Pero es finalmente la muerte que todos experimentaremos. El paso del tiempo a la eternidad.

      Eliminar
  3. Escuche a un ateo decir que el creia en que Dios existia (leyo la Biblia), pero asegura que a Dios ni Satanas le importa lo que pase con la vida de seres humanos, ya que lo unico que les importa es cumplir su sistema y que les rindan homenaje de adoracion. Ese era el punto central y esencial de la situacion, aunque eran muchos mas detalles.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "un ateo decir que el creia en que Dios existia"

      Que yo sepa un Ateo no cree en Dios... Partimos con un argumento falaz....

      Eliminar
  4. Si existia otra alternativa, es decir, que Jesus hubiese muerto naturalmente, entonces un ateo podria decir que era mejor que un padre le tirara la serpiente al hijo en vez de darle pan, ya que con la serpiente podria luchar y seguir vivo; y que de nada serviria el tema de omision de pecado, ya que Dios habria omitido la ayuda para su hijo, siendo que existia otra posibilidad. Es decir, cuando Jesus llamaba hipocritas a los fariseos por no permitir que se le ayudase a alguien en dia de sabado, eso seria base para que se aplicase el mismo criterio por no ayudar cuando existia otra opcion (ej: existian 12 legiones de angeles que podrian haber venido en rescate postergando a muerte pero sacando el martirio).¿El problema de ello es que se promueve la idea de que Dios omite?

    Ej: niño de 3 años pide a su padre que lo ayude a no ahogarse en el río.

    opcion a: el padre lo ayuda (porque tiene una lancha).
    opcion b: el padre no lo ayuda (aunque tiene una lancha) porque es necesario permitir la libertad natural como edificacion del progreso de la especie.

    ¿Que habria hecho Jesus en ese ejemplo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "un ateo podria decir que era mejor que un padre le tirara la serpiente al hijo en vez de darle pan"

      Pues eso amigo representa la creencia en la Expiación. Que Dios le tiró una serpiente en forma de azotes y cruz a su propio Hijo Amado por los pecados de unos ancestros (de otros) de la raza humana....

      Eliminar
    2. " y que de nada serviria el tema de omision de pecado "

      La condena por el pecado de Adán es puramente filosófico e irreal. Cada cual es condenado por SUS propios pecados. No hay ninguna omisión, solo la imaginaría que en la realidad ni siquiera tiene un sentido práctico real.

      Eliminar
    3. "Es decir, cuando Jesus llamaba hipocritas a los fariseos por no permitir que se le ayudase a alguien en dia de sabado, eso seria base para que se aplicase el mismo criterio por no ayudar cuando existia otra opcion (ej: existian 12 legiones de angeles que podrian haber venido en rescate postergando a muerte pero sacando el martirio)".

      Pues te ha metido en una contradicción. Si existía otra opción en la lógica del rescate, ¿por qué Dios insiste en clavarlo a la cruz? Eso representa la idea de un Dios que no es capaz de ayudar a sus Hijos, incluso en la ley del sábado. ¿Acaso Dios no es flexible con sus leyes? Si lo hacía Jesús con el Sábado, ¿Dios no podría haberlo hecho con su amado Hijo?

      El Dios que omite la ayuda se presenta con el concepto de Expiación. Finalmente la Salvación es por la Fe en el Padre viviente. No hay forma práctica en que yo pueda ejercer Fe en una ejecución y martirio a un inocente llevada a cabo hace 2000 años. Por eso, el concepto es puramente filosófico.

      Eliminar
    4. niño de 3 años pide a su padre que lo ayude a no ahogarse en el río.

      opcion a: el padre lo ayuda (porque tiene una lancha).
      opcion b: el padre no lo ayuda (aunque tiene una lancha) porque es necesario permitir la libertad natural como edificacion del progreso de la especie.

      ---------------

      Pues amigo, la misma creencia en el martirio de Cristo dispuesto como requisito celestial, en el sufrimiento y muerte de un inocente representa la B.

      Tu mismo has caído en una contradicción fatal.

      Eliminar
    5. El rescate enseña que Dios ordenó el sufrimiento de su hijo.

      La realidad es que Dios no ordenó ningún sufrimiento de su Hijo. Fueron los mortales malvados que hicieron lo que a muchos justos ANTES y DESPUES de Cristo le siguen haciendo.

      Cristo ha compartido la naturaleza humana. Pero Dios NO ha tenido que ver con ninguna de esas terribles circusntancias. Fueron los judíos fanatizados y no Dios los que mataron a Jesús.

      Esa es la realidad. Darle otro sentido místico es otro asunto.

      Por esa razón, la exposición de los Documentos es contundente.

      Eliminar
  5. "Como los [mensajes] originales"

    Estimado Aleph:

    Muchas personas que entramos a leer este blog somos personas religiosas... y como tal se nos ha enseñado la muerte de Cristo como redención. Quizás las explicaciones dadas por muchos años de algo tan simbólico no nos permita ver más... aunque quizás sea cierto...

    Personalmente la explicación NO me ha quedado del todo clara...

    Sin embargo, concuerdo con la siguiente declaración: "En realidad, Jesús de Nazaret pasó más de veinticinco años en la cruz de la existencia mortal real e intensa"... esta expresión nos recuerda lo que mencionó Jesús en Mat. 16:24: "“Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero (cruz) de tormento y SÍGAME DE CONTINUO."

    En resumen, tenemos que vivir como Él hubiera vivido en esta época moderna. Recordemos que seguimos su ejemplo de vida... y no tanto su ejemplo de sufrimiento. Muchas organizaciones religiosas (incluso JW.org) en ocasiones nos tratan de convencer que se TIENE que sufrir IGUAL que sufrió Jesús... de ahí nace los ritos de flagelación, ayunos, uso del silicio, votos de no casamiento, de pobreza y de mayor número de horas de predicación, entre muchas otras "mortificaciones" que, siendo sinceros, no contribuyen a acercarnos al Padre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog ha presentado prueba bíblica que incluso demostraría que el asunto de la Redención es un símbolo de las acciones humanas voluntarias de Cristo:

      Una Reflexión Trascendental sobre el Rescate

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/01/una-reflexion-trascendental-sobre-el.html

      Eliminar
    2. Biblicamente:

      ¿Nacemos pecadores?

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2015/03/nacemos-pecadores.html

      Eliminar
    3. Biblicamente:

      "Y el pecado entró en el mundo...."

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2012/12/y-el-pecado-entro-en-el-mundo.html

      Eliminar
    4. Biblicamente:

      "positivamente morirás"...

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2012/12/positivamente-moriras.html

      Eliminar
    5. La Didaché (descubrimiento de un procedimiento de la Cena que hacían los cristianos de Jerusalén):

      Comentarios sobre la expiación y Pablo de Tarso

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/01/comentarios-sobre-la-expiacion-y-pablo.html

      Eliminar
    6. Y las lecciones (más profundas y significativas y vitales) de la muerte de Jesús las entregan los propios Documentos. Una entrada imperdible:

      Lecciones del Gólgota

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2014/04/lecciones-del-golgota.html

      Eliminar
  6. jajaja que terco eres que no me convences ni tu ni el urantia cristo se llevo en su carne nuestros pecados y punto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se llevó nuestros pecados, ¿cómo es que el hombre sigue pecando?

      Si el Rescate representa una Justa equivalencia matemática,

      Los Hijos de Adán deberían haber dejado de envejecer desde el año 33 D.C

      Incluso lo Justo habría sido que los hijos humanos que desde entonces hubiesen nacido no habrían experimentado las consecuencias de las acciones de otros, de la misma forma como supuestamente ocurrió con los hijos humanos que nacieron desde que Adán pecó...

      Pero eso NO ha ocurrido así.

      Si es que me argumentas que había una necesidad que los humanos ejercieran Fe en un sacrificio ya ocurrido, ¿como es que los hombres Antes de Cristo igual fueron declarados Justos sin que el supuesto Rescate hubiese ocurrido?

      Entonces, el problema finalmente es puramente personal....

      Ya que el pecado sigue siendo una cuestión puramente personal de elección es independiente de la imperfección, de la misma forma como los ángeles no siendo imperfectos pecaron....

      Eliminar
  7. el que se lleve los pecados es simbolico significa que su sangre los limpia evidentemente debemos luchar contra ello pero aun asi pecamos no hay ni siquiera un justo uno que no peque el pecado mora en nosotros como un rey de modo que su sacrificio representa cubrir el pecado con su amor y su sangre y su vida ejemplar asi lo muestra o acaso tu no pecas ni has pecado eso no te lo crees ni tu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿cómo los hombres precristianos podían ser expiados y ser declarados justos sin aún la sangre no había sido derramada?

      No es necesario un sacrificio para mostrar el amor. Cristo lo dijo:

      "Sin embargo, si hubieran entendido qué significa esto: ‘Quiero misericordia, y no sacrificio"

      Antes de morir Cristo lo explicó:

      "En virtud de esto, te digo, los pecados de ella, por muchos que sean, son perdonados, porque amó mucho; mas al que se le perdona poco, poco ama”.

      La persona que AMA es que logra el perdón hacia sí misma.

      "Ante todo, tengan amor intenso unos para con otros, porque el AMOR cubre una multitud de pecados".

      El amor que nos otorgamos unos a otros es lo único que no salva de la autodestrucción.

      Eliminar
  8. los angeles peceron no involuntariamente como suelen hacer los humanos aunque algunos si lo hacen a voluntad propia y realizan verdaderas maldades pero seres perfectos que pecan esos si tienen plena conciencia de sus actos por eso su castigo es mayor aun asi hasta ellos seran juzgados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo pecado es realizado con conciencia y elección personal. Nota el proceso como se materializa el pecado:


      Más bien, cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo.  Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte.

      Eliminar
  9. aunque tu no quieras pecar pecas involuntariamente el rescate es para cubrir eso da igual la epoca en que hayas nacido su sacrificio es para todas las personas a medida que avanza el tiempo la decadencia es mayor y mayor la misericordia por eso el mismo pecado antes era tratado de una forma diferente de hay la palabras de cristo el que este libre de pecado tire la primera piedra el pecado es un rey que avanza de hecho todos pecamos con la lengua el que no seria varon perfecto y solo,ha habido uno jesucristo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confundes pecar con debilidad e imperfección.

      "Más bien, cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo. 15 Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte"

      Eliminar
  10. de hecho somos merecedores de muerte de hay el rescate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una creencia como la reencarnación, no representa la verdad.

      Si fuésemos merecedores de muerte, ¿para que nacemos entonces? ¿por qué el Padre te da la vida?

      Suena a "te doy la vida para que mueras"....

      Eliminar
  11. morimos porque el pecado mora en nosotros como dijo cristo del corazon del hombre salen too tipo de maldades dios en vez de desecharnos como ocurrio en el diluvio se ha compadecido dandonos a su hjjo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ezequiel 18:20 nos dice, “El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo.” Este verso muestra claramente que el castigo por los pecados de una persona, es asumido por ella misma.

      Esta misma sentencia de YHWH invalida la creencia en la condena de la Humanidad debido a los primeros padres, Adán y Eva.

      Eliminar
  12. por medio de un solo hombre el pecado entro en el mundo y por un solo hombre se nos restaura de modo que si no fuera por el muerte para la humanidad tambien dice jehova errores de padres a hijos de generacion en generacion ademas practicar el pecado es por que lo llevamos dentro si no no lo practicariamos otra cosa es revelarse contra el creador eso es rebeldia conciencia plena de esa maldad como hicieron los demonios los juicios de jehova como el diluvio es una condena a la humanidad de su tiempo queda claro para mi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor lee estos post:

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2012/12/y-el-pecado-entro-en-el-mundo.html

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2015/03/nacemos-pecadores.html

      Eliminar