martes, 13 de octubre de 2015

Crónicas de los Anditas - Parte V


Hemos visto las pruebas de las migraciones anditas en China, Isla de Pascua, Chile y Perú. Desde la Mesopotamia y el segundo jardín un grupo penetró con fuerza en Egipto. Veremos que esto es sorprendente porque los modernos medios de comunicación, así como la doctrina del sistema educativo, tienden a presentar la historia de un modo muy diferente y falsificado.

(894.2) 80:6.1 Desde los tiempos de las migraciones terminales anditas, la cultura decayó en el valle del Eufrates, y el inmediato centro de la civilización se trasladó al valle del Nilo. Egipto se tornó el sucesor de la Mesopotamia como centro del grupo más avanzado en la tierra.

(894.3) 80:6.2 El valle del Nilo comenzó a sufrir inundaciones poco antes de que éstas ocurrieran en los valles de la Mesopotamia, pero en esto le fue mejor. Esta dificultad primitiva estuvo más que compensada por el caudal continuado de emigrantes anditas, de manera que la cultura de Egipto, aunque efectivamente derivada de la región del Eufrates, pareció progresar.

¿Tenemos prueba de esta migración andita a Egipto? Al igual que en los otros casos, también las hay de forma abundante y sorprendente.

Para empezar hay muchas representaciones artísticas de egipcios rubios y pelirrojos en los grabados de diversos templos y tumbas:

Pintura en la pared de la tumba de Ramose, administrador del Estado bajo los Faraones Amenofis III y Akenatón, en el Valle de los Reyes.


Al igual que los anditas de China o Perú, a estos anditas llegados a Egipto también les gustaba momificar. Veamos varios casos: La momia de la mujer de Tutankamón tiene pelo castaño rojizo. ("Tutankhamen, The Golden Monarch", Michael Carter, N.Y. 1972 p.68). Una momia de un hombre con cabello, bigote y barba pelirrojos fue encontrada cerca de las pirámides en Saqqara. Se encontraron momias pelirrojas en las cavernas de cocodrilo de Abufaida. ("Remarks on Mr. Flinders Petries Collection of Ethnographic Types from the Monuments of Egypt", Henry George Tomkins, Journal of the Anthropological Institute of Great Britain and Ireland Vol. XVIIII, 1889, p.216).  El libro "Historia de las momias egipcias" menciona una momia con cabello pelirrojo-castaño. La momia del príncipe Yuaa tiene sedoso cabello rubio. El profesor francés Vacher de Lapouge menciona una momia rubia encontrada en Al Amrah, y nota que tiene el rostro y las medidas craneales de un típico galo o sajón.

En Kawamil se encontró una momia rubia y otras muchas castañas. ("L’Aryen, Sa Vie Sociale", Georges Vacher de Lapouge, Paris, Pichat, 1899, p.26). En Silsileh se han encontrado muchas momias castañas. La reina Hetep-Heres de la IV Dinastía, hija de Keops, aparece en los bajorrelieves de su tumba con el pelo de color rubio, mechas horizontales pelirrojas y la piel blanca. ("The races of Europe", Carleton Coon, Universidad de Harvard). La esposa de Keops y su cuñada eran asimismo pelirrojas.  La momia de la reina Tiy tiene cabello castaño claro y ondulado. En la tumba de Amenhotep III, una pintura nos lo presenta como de cabello rojo claro. ("Ancient Egypt, Discovering its Splendors", National Geographic Society, 1978 p.103). Sus facciones faciales son nórdicas. Su mujer, la Reina Thi, es representada muy clara de piel, rubia y de ojos azules.


En la tumba de un noble llamado Meketre (2000 AEC), hay una escena de granja donde se muestran individuos pelirrojos. El Faraón Amenemhet III parece nórdico en sus representaciones. Un escriba egipcio en Saqqara, entorno al año 2500 AEC, es representado como de ojos azules. ("Life of the Ancient Egyptians", Eugen Strouhal, Norman, Oklahoma, University of Oklahoma Press, 1992, p.53). En la tumba de Userhet (escriba del faraón Amenofis II) hay una pintura con un hombre rubio cazando desde un carro. Esta tumba también tiene otra pintura donde se representan a soldados rubios. La esquela funeraria del sacerdote Remi lo muestra como pelirrojo. Y hay muchos casos mas.

Y uno de los más interesantes es el del célebre Ramsés II. El tenía una estatura de 1,90 metros, muy inusual en esa época. Considerando que había sobrepasado los 90 años cuando murió, es indudable que en su juventud, revestido de su atavío de gala y tocado con la corona doble, su presencia debió de ser imponente. De modo que no sólo fue un gran faraón, sino también un faraón muy grande. Y por si fuera poco, los cabellos que aún quedan pegados a su cráneo demuestran que era pelirrojo.

Estas mismas características (similares a la de los emperadores Incas) hacían que con justificación Ramsés alegara su herencia divina, ya que en el antiguo Egipto se veneraba al dios Seth, quien se pensaba que era pelirrojo y la familia de Ramsés se autoproclamaba descendiente del dios Seth, para defender su reclamo se basaban en su color de cabello. También el Dios Nuit era representado como blanco y rubio. ("Le Nil et la Societé Egyptiénne", H. Champollion, Museo Boreby, Marsella, 1973, p.94). Y si nos remontamos a los orígenes de las dinastías con el primer Faraón, Narmer, también llamado Menes, tiene un aspecto muy "caucásico". En las imágenes laterales apreciamos lo pelirrojo de Ramsés II y su gran altura.




Estos primeros dioses anditas fundaron el Egipto fascinante que conocemos y establecieron ese linaje que duró por varias generaciones. Un libro titulado "Chronicle of the Pharaohs" mostraba pinturas, esculturas y momias de 189 faraones y grandes personalidades de la antigua sociedad egipcia. 102 tienen aspecto europeo, 13 (principalmente los últimos faraones de la decadencia final) parecen negroides, y el resto son difíciles de clasificar. Todas las momias representadas en el libro tienen aspecto de europeos modernos. Pero volviendo a los tiempos de esas migraciones anditas en que éstos dioses fundaron Egipto, también hayamos a un genio andita:


(894.5) 80:6.4 Los anditas construyeron las primeras estructuras de piedra en Egipto. La primera y la más exquisita de las pirámides de piedra fue erigida por Imhotep, un genio arquitectónico andita, a la sazón primer ministro. Los edificios anteriores habían sido construidos de ladrillo, y aunque muchas estructuras de piedra se habían erigido en diferentes partes del mundo, ésta fue la primera en Egipto. Pero el arte de la construcción fue declinando en forma continua desde los días de este gran arquitecto.

El creador de las primeras pirámides egipcias fue este genio andita. La pirámide de Zoser, según Manetón,  fue edificada por este Imhotep, el primer arquitecto e ingeniero de nombre conocido de la historia. Es la construcción más notable de la necrópolis de Saqqara, al sur de la ciudad de Menfis, y fue el prototipo de las pirámides de Guiza y de las restantes pirámides egipcias. A modo personal estoy seguro que algunos adanitas y sus vástagos anditas  transmitieron alguna información que quizás Adán y Eva habían proporcionado sobre las magníficas estructuras piramidales de cristal que hay en algunos mundos de estancia y que en Jerusem existen. Este arquitecto andita (junto con otros en otras latitudes) sabía de esa información. Así que desde cierta perspectiva las pirámides si tienen un origen "extraterrestre".

(894.4) 80:6.3 Cuando ocurrió el último éxodo desde el valle del Eufrates, Egipto tuvo el afortunado privilegio de ganar a muchos de los mejores, más expertos artistas y artesanos. Estos artesanos anditas se encontraron muy cómodos puesto que conocían perfectamente la vida fluvial, sus inundaciones, el riego y las temporadas de sequía. Disfrutaron de la ubicación protegida del valle del Nilo; estaban mucho menos expuestos a ataques e invasiones hostiles que a lo largo del Eufrates. Y contribuyeron mucho a la habilidad metalúrgica de los egipcios. Aquí trabajaron el hierro que provenía del monte Sinaí en vez del mineral de las regiones del Mar Negro.

Hay demasiada evidencia que nos demuestra la existencia andita en estas tierras. Incluso varias esculturas nos muestran a individuos de ojos azules. Notamos como ellos impulsaron la civilización a grado enorme. Sin embargo, los últimos periodos de los faraones fueron bajo las dinastías de origen más africano, las cuales se montaron sobre la estructura social creada por los anditas:

(894.6) 80:6.5 Esta época brillante de cultura fue interrumpida por las guerrillas internas a lo largo del Nilo, y pronto el país fue invadido, como lo había sido Mesopotamia, por las tribus inferiores provenientes de la Arabia inhóspita y por los negros del sur. Como resultado, el proceso social fue declinando en forma constante por más de quinientos años.

¿Por que el cine y la Historia se ha empeñado en no mencionar los rasgos anditas en Egipto, China y Perú? Una auténtica conspiración del silencio ha distorsionado los hechos.



8 comentarios:

  1. Los judíos vienen de Andon y Fonta quienes eran y cómo era su aspecto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es una pregunta o una afirmación?

      Toda la humanidad viene de Andon y Fonta, pero no debes confundirlos con los adanitas, ni tampoco con los anditas (que es el tema de estas entradas). Las razas de Andon y Fonta se llaman andonitas.

      Andon y Fonta: Andonitas

      Adán y Eva: Adanitas

      Mezcla de Noditas y Adanitas: Anditas

      Eliminar
  2. gracias por toda esa investigación, muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Tuve la suerte de estar en Egipto y ver todas sus construcciones, las figuras y demás, y es evidente que cuánto más antigua es la estructura más avanzada técnicamente es, al igual que las creencias que tuvieron. Era fascinate estar en el valle de los reyes y tener la info que tenemos para entender esos dibujos. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "es evidente que cuánto más antigua es la estructura más avanzada técnicamente es"

      Esto nos demuestra que esos primeros anditas fundadores estaban más impregnados con la cultura del Edén.

      Gracias por participar.

      Eliminar
  4. Que piensa usted de los estudios del acervo genético humano?
    Adan cromosomal Y
    Eva mitocondrial
    Según estudios serios nuestro genoma tiene un origen comun con la zona del Africa y con homínidos de hace 180.000 años.

    Como encaja estos estudios con lo que dice Urantia ?
    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Ciencia suele recoger datos de forma fragmentada y sesgada. Está bien, porque ese es su método. Es válido desde la perspectiva humana.

      Ahora bien, el origen de los humanos y los simios modernos se encuentra en una especie de lémur que vivió en Mesopotamia hace millones de años. Con el tiempo, aparecieron una especie de razas de mamíferos superiores que migraron por el mundo, muchos penetraron en África, pero el salto a las razas protohumanas fué en Mesopotamia.

      (705.5) 62:3.6 Comparados con la especie atávica, los mamíferos intermedios representaron una mejora en todo sentido. Hasta el potencial de su vida media aumentó a veinticinco años. Varios rasgos humanos rudimentarios aparecieron en esta especie nueva.

      (706.3) 62:3.12 De este modo se ve fácilmente que el hombre y el mono están emparentados sólo porque los dos descendieron de los mamíferos intermedios, una tribu en la cual ocurrieron los nacimientos contemporáneos y la subsiguiente segregación de dos parejas de gemelos: la pareja inferior destinada a producir los tipos modernos de mono, babuino, chimpancé y gorila; la pareja superior destinada a continuar la línea de ascenso que llegó a ser, por evolución, el hombre mismo.

      (706.4) 62:3.13 El hombre moderno y los simios, en efecto, descendieron de la misma tribu y especie, pero no de los mismos progenitores. Los antepasados del hombre descendieron de los especímenes superiores de lo más selectivo que quedó de esta tribu de los mamíferos intermedios, mientras que los simios modernos (con excepción de ciertos tipos preexistentes de lémures, gibones y otras criaturas monescas) son los descendientes de la pareja ínfima de este grupo de mamíferos intermedios, una pareja que sólo sobrevivió por haberse escondido en un retiro subterráneo, depósito de alimentos, por más de dos semanas durante la última batalla enconada de su tribu, sin salir hasta después de haber cesado completamente las hostilidades.

      (707.3) 62:4.4 Los primates eran más humanos y menos animales que sus predecesores del grupo mamífero intermedio. Las dimensiones del esqueleto de esta especie nueva eran muy similares a las de las razas humanas primitivas. El tipo humano de mano y pie había llegado a su pleno desarrollo, y estas criaturas sabían caminar y hasta correr tan bien como cualquiera de sus descendientes humanos posteriores. Abandonaron, por lo general, el medio arbóreo, si bien continuaron recurriendo a las copas de los árboles como medida de seguridad por la noche, pues, lo mismo que sus antepasados precedentes, eran muy sensibles al temor. El mayor uso de las manos contribuyó mucho al desarrollo de su capacidad cerebral inherente, pero aún no contaban con mentes que se pudieran llamar en verdad humanas.

      (707.5) 62:4.6 Ahora pues, tras casi novecientas generaciones de desarrollo, abarcando alrededor de veintiún mil años desde el origen de los mamíferos protohumanos, los primates, súbitamente, dieron a luz a dos asombrosas criaturas, los primeros verdaderos seres humanos.

      Muchos de los primates antepasados del hombre, estuvieron en África por migración, y por una serie de circunstancias la Ciencia moderna descubrió esos restos fósiles allí, pero en absoluto eso significa que el salto al hombre se produjo precisamente en esa zona. En el futuro, estos asuntos comenzarán a ser zanjados con nuevos descubrimientos.

      Eliminar