sábado, 26 de marzo de 2016

Respuestas breves sobre la Cena del Recuerdo

¿Cuales son los significados de los emblemas en la última Cena? ¿Quiénes pueden participar? ¿Cuando deben hacerlo sus seguidores? ¿Fué un 14 de Nisán?

Los emblemas son para conmemorar en recuerdo a través de las edades la visita de Jesús a nuestro mundo. El pan representa su vida encarnada en la semejanza de la carne mortal, y el vino es el espíritu de la verdad que nos trae a la mente y el corazón las enseñanzas y vida de Jesús que nos inspiran a vivir vidas significativas. Pueden participar de este recuerdo todos aquellos que en su corazón deseen recordar apreciativamente al Maestro y tener comunión espiritual con él. La Cena del Recuerdo no es para reafirmar las esperanzas particulares de las personas, ni para manifestar la separación de algún grupo selecto, sino para Recordar la donación y autootorgamiento de Jesús. El es el centro de la cena del recuerdo. Y la podemos realizar las veces que queramos, cuantas veces deseemos libremente hacerlo en el año. Jesús nunca instituyó un ritual mecánico. No es necesario usar un pan especial ni un vino especial. Estos símbolos son elementos para recordar, no debe enfocarse tanto la atención en ellos como para desviarnos del verdadero sentido de recordar a Jesús.

Jesús tampoco realizó su cena la noche de la Pascua Judía. Habría sido imposible que le arrestaran esa noche, funcionara el Sanedrín y hubiese gente en la calle, y se desarrollara un juicio, tal como relatan los mismos Evangelios. Todas esas actividades estaban prohibidas en la Pascua. Jesús hizo su Conmemoración un día antes (12-13 de Nisán) y trató de desvincularla de la Pascua Judía. No había cordero en la Cena, utilizó pan con levadura, uso vino (un elemento que no aparece mencionado en el Éxodo cuando se establece la Pascua, aunque este elemento posteriormente fue introducido por los judíos). De alguna forma quiso transmitir una sencilla conmemoración sin establecer una reglamentación rígida, tal como ha ocurrido lamentablemente hoy con las Iglesias que dicen representarlo. Jesús se apresuró a tener una reunión íntima e informal con sus apóstoles porque sabía que su prendimiento era inminente. El Evangelio de Juan es el que recoge con mayor exactitud la despedida íntima de los apóstoles y el Maestro.

Para más información recomiendo la lectura del Documento 179

"La última Cena"

http://www.urantia.org/es/el-libro-urantia/documento-179-la-ultima-cena



3 comentarios:

  1. Esta forma de ver las cosas es muy liberadora y avanzada.

    ResponderEliminar
  2. Aj,tengo una pregunta en cuanto al cuerpo resusitado de jesus,porque los apostoles no lo reconocían a primera vista?
    Yo se que el cuerpo morontial de jesus resucitado,era difícil de ver para el ojo mortal; y más aún a medida que Jesús iba avanzando en su carrera ascendente hacía el padre.
    Pero y su voz?
    Cuando estas familiarizado con alguien reconoces su silueta en la oscuridad,lo reconoces desde la distancia.
    Que tan diferente era este cuerpo morontial del maestro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús pasó por varias fases con distintos cuerpos moronciales, el primero más "parecido" a su figura humana original.

      (2029.3) 190:0.3 Los mortales de los reinos se levantarán en la mañana de la resurrección con el mismo tipo de cuerpo de transición o morontial que Jesús tenía cuando se levantó de la tumba ese domingo por la mañana. Estos cuerpos no tienen circulación sanguínea, ni comparten de los alimentos materiales comunes; sin embargo, estas formas morontiales son reales. Cuando los distintos creyentes vieron a Jesús después de su resurrección, realmente lo vieron, no fueron víctimas autoengañadas de visiones ni de alucinaciones.

      (2026.4) 189:4.10 Mientras ellas reflexionaban sobre sus palabras, él se dirigió a Magdalena con voz conocida, diciendo: «María». Cuando ella oyó esa palabra bien conocida de misericordia y salutación afectuosa, supo que era la voz del Maestro, y se arrojó de rodillas a sus pies exclamando: «¡Mi Señor, y mi Maestro!» Y todas las demás mujeres reconocieron que era el Maestro quien estaba de pie ante ellas en forma glorificada, y rápidamente se arrodillaron ante él.

      Eliminar