lunes, 6 de febrero de 2017

La crisis planetaria es inminente

Algunos me han preguntado si es inminente una gran crisis global, una gran tribulación global, y mi respuesta es que sí. Incluso me atrevo a señalar que las posibilidades y condiciones están aumentadas de sobre manera para este año. Si esto esta por acontecer este mismo año, es vital tomar las precauciones necesarias. La cosecha del materialismo está a punto de ser recogida:

(2082.5) 195:8.13 La secularización completa de la ciencia, la educación, la industria y la sociedad puede conducir tan sólo al desastre. Durante el primer tercio del siglo veinte los urantianos mataron a más seres humanos que los que fueron matados durante la entera dispensación cristiana hasta ese momento. Y éste es tan sólo el comienzo de la amarga cosecha del materialismo y el secularismo; destrucciones aún más terribles están por ocurrir.

Es altamente posible que dicha crisis y gran tribulación mundial ocurra muy pronto. Las causas son múltiples, algunas son económicas, sociales y ambientales. Y el asqueo de la gente está subiendo como la espuma hacia la clase gobernante. Una masa crítica a punto de explotar. 

Otro asunto de alguna forma vinculado a esto es la presidencia de Donald Trump y el Brexit. Es inminente la caída de la Unión Europea y EEUU apuesta a endurecer su política para "cerrarse" más al mundo.

Gran Bretaña se ha salido de la Unión Europea, y ha aumentado el Nacionalismo. El mismo Donald Trump quisiera abandonar la OTAN y mira con desprecio a la ONU. Es como si EEUU estuviera a punto de salirse de estas ligas globales, o no tomarlas en cuenta:

 (1489.1) 134:5.10  El internacionalismo — las ligas de naciones — nunca podrá asegurar una paz permanente a la humanidad. Las confederaciones mundiales de naciones impedirán eficazmente las guerras menores y controlarán de manera aceptable a las naciones más pequeñas, pero no lograrán impedir las guerras mundiales ni controlarán a los tres, cuatro o cinco gobiernos más poderososEn presencia de unos conflictos reales, una de estas potencias mundiales se retirará de la Liga y declarará la guerra. No se puede evitar que las naciones se lancen a la guerra mientras permanezcan infectadas con el virus ilusorio de la soberanía nacional. El internacionalismo es un paso en la dirección adecuada. Una fuerza de policía internacional impedirá muchas guerras menores, pero será ineficaz para impedir las guerras mayores, los conflictos entre los grandes gobiernos militares de la Tierra.

Los Documentos son crudos y certeros. Lo de Trump presagia lo peor. Se nos habla del "virus ilusorio de la soberanía nacional".
(1490.7) 134:6.4 Una nueva guerra mundial enseñará a las naciones llamadas soberanas a formar una especie de federación, creando así el mecanismo para evitar las guerras menores, las guerras entre las naciones más pequeñas. Pero las guerras globales continuarán hasta que se cree el gobierno de la humanidad. La soberanía global impedirá las guerras globales — ninguna otra cosa puede hacerlo.
Estas últimas palabras se cumplieron con la II Guerra Mundial, cuando finalmente se creó a la ONU la cual ha tratado de frenar las guerras menores con mecanismos como la Corte Internacional de Justicia (La Haya). Pero las guerras mundiales continuarán hasta que los hombres puedan eliminar el virus de la soberanía nacional.
Lamentablemente esta es la realidad, y la era Trump augura este peligro inminente, sumado a los otros problemas (corrupción, cambio climático, etc). Incluso es posible que Trump y Rusia no se lleven tan bien como aparentan. 
(1491.3) 134:6.9 La paz mundial no se puede mantener mediante tratados, diplomacia, políticas exteriores, alianzas, equilibrios de poder o cualquier otro tipo de juegos malabares improvisados con las soberanías de los nacionalismos.

(1491.1) 134:6.7 La guerra no es una enfermedad grande y terrible del hombre; la guerra es un síntoma, un resultado. La verdadera enfermedad es el virus de la soberanía nacional.
Estas últimas palabras presagian algo terrible. Se nos advierte de un conflicto mundial con el aumento del nacionalismo. La tensión de EEUU con Irán aumenta en estos días. Está aumentado el nacionalismo y aislacionismo. La guerra se avecina sobre el horizonte.
Nuestra generación no ha presenciado una guerra global, y los Documentos vaticinan que las condiciones están dadas precisamente por el "virus de la soberanía nacional". 
Puesto que no hemos vivido una situación así, estamos a punto de presenciar algo terrible y nunca visto. 
No quiero ser pesimista ni menos catastrofista, ustedes saben que lo evito, pero los "ingredientes" están dados para que esto explote en los próximos días. Este es un análisis objetivo y claro. Es matemático:
Aumento de Aislacionismo y Nacionalismo = Riesgo inminente Guerra Mundial

5 comentarios:

  1. El Diario el País analizó de forma muy reflexiva el resurgir de éstos nacionalismos y los peligros, muy en sintonia con los pensamientos de los Documentos:

    http://elpais.com/elpais/2017/01/20/opinion/1484937314_892251.html

    Y una frase interesante del artículo:

    "No obstante, por su propia naturaleza, los nacionalismos están seguramente condenados a chocar tarde o temprano".

    ResponderEliminar
  2. A esta atentos e informados, en Argentina tambien los medios masivos estan creando un "sentido comun colonizado" de que los extranjeros son la causa de los problemas.
    Abrazo grande!
    Tomas

    ResponderEliminar
  3. Saludos AJ, unas preguntas: ¿existe un príncipe planetario regentando en estos momentos la tierra? ¿tiene un séquito? si existe ¿ tiene contacto con gobiernos? ¿en dónde habitan? Gracias y bendiciones

    job el paciente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad sí. Pero, ¿que es regentar desde el punto de vista celestial? Es una buena pregunta porque entendemos de forma errónea algunos conceptos a raíz de las imágenes que nos transmite la religión.

      Intentaré desarrollarlo en una próxima entrada.

      Eliminar
    2. Job, puedes leer el Documento 114 "El Gobierno Planetario Seráfico".

      Melquisedek en estos momentos hace de "Príncipe" interino. No tienen contacto con los gobiernos, no se puede "penetrar violentamente" en la mente humana y en el libre albedrío. Ni el depuesto Caligastia lo puede hacer.

      El Príncipe actual y los Serafines residentes hacen lo que pueden para promover indirectamente mejoras en las condiciones planetarias, pero SIEMPRE el hombre tendrá la elección final. Además, las doctrinas de Lucifer están muy ancladas en muchos hombres.

      El trabajo de los leales es difícil y paciente. Es como guiar a niños pequeños que tienden al desorden, y a la vez, sin obligarles por la fuerza, sino mediante métodos de aprendizaje indirectos.

      En una entrada, una vez comparé ese trabajo al de una Guardería. Suma a eso, que somos retrasados.

      El caos de la Tierra es producto como un Eco de la revuelta original, vivimos las consecuencias, y la humanidad con ensayo y error, con evoluciones y retrasos ha ido avanzando.

      La influencia de Lucifer es mediante sus ideas y doctrinas, sembradas hace milenios. No mediante una burda y ficticia posesión de las mentes de los gobernantes. Más bien su seducción está en su filosofía, algo más mortífero para el Alma.

      Eliminar