sábado, 15 de julio de 2017

La pareja tras la muerte

Pregunta: La pregunta que tengo es sobre si luego de la muerte mortal, podremos continuar el camino eterno con la persona amada (sea pareja, marido, esposa, esposo, etc) con la cual pasamos la vida en la tierra. Es decir, seguimos "en la tierra y en el cielo" o una vez que dejamos nuestra existencia en la tierra? ó una vez terminada nuestra existencia terrenal ya perdemos todo contacto y olvidamos a la persona amada durante nuestra vida y con la cual compartimos la vida entera misma? 

Respuesta: Aunque he tratado este tema varias veces en el blog, presentaré algunas respuestas resumidas basadas en la información de los Documentos. 

No seguimos como parejas en el estricto sentido sexual y romántico tras la muerte, ni tampoco se mantienen los matrimonios. Estas experiencias humanas tienen su papel y justificación en la vida en la Tierra. Sin embargo, jamás olvidamos a las personas que alguna vez amamos y hay lazos que se mantienen por la eternidad, siempre y cuando los hayamos establecido en la Tierra. 

Hay parejas que se casaron por un mero sentido elemental, sin mayor "afinidad" mental o espiritual, y sus matrimonios son una desdicha. Evidentemente nadie sigue "amarrado" tras la muerte si las almas no son afines o no se ayudan en el viaje espiritual. El matrimonio es un convenio humano, pero la relación verdadera tras el mismo es más que eso.

Hay parejas que aparte de la vida matrimonial o sexual básica logran un estado de complicidad mental, emocional y de viaje mutuo de crecimiento de alma entre ámbos, en que pueden volverse necesarios en el apoyo espiritual durante la eternidad. Esto podría implicar mantener una asociación hombre y mujer aún después de la muerte. Los Documentos señalan que ese tipo de relación puede mantenerse. Sin embargo, comenzará a ser desprovista de toda característica de celos animales y egoísmo humano. Ese apoyo se mantendría como "compañeros" en la clase moroncial, más que propiamente un "matrimonio" como si estuviesen "atados" por fuerza. # De hecho, en este viaje por las otras moradas, ambos libremente podrían mantener esa asociación o también dejarla. La comprensión de la sabiduría moroncial ampliará la visión del concepto de familia a familia cósmica.

# Nota: Andón y Fonta, quiénes alguna vez fueron pareja en la Tierra, mantuvieron una asociación moroncial de equipo en un "servicio por tiempo indefinido". 

En algunos casos ciertos graduados moronciales han sido asignados a misiones a servir en planetas materiales, y han vuelto eventualmente a tener parejas en esos planetas materiales, tal como los Cien de Caligastia lo hicieron aquí. Estos y otros factores se irán evaluando en esas moradas, teniendo presente que la relación más importante que se desarrolla es con el Ajustador que te habita, tu único y eterno socio que te acompaña hasta el Paraíso, independiente si las personas que son tus compañeros de viaje te acompañan o no hasta el Paraíso. En realidad tu Ajustador siempre estará ahí, y esa relación con él te volverá absolutamente feliz, completo y autorealizado.

Así que mantener una "asociación" o "compañerismo" moroncial con quién una vez fue tu pareja aquí en la carne, realmente dependerá de lo que ahora estés haciendo espiritualmente con ella en esta vida, del tipo de relación interior, mental y espiritual que poseas ahora, puesto que ese es el único equipaje de supervivencia que nos llevamos.

6 comentarios:

  1. Que punto de vista tan claro imparcial y desapasionado. Me identifico totalmente contigo.
    Estoy convencida q asi sera en el mas alla. El amor q sentimos por otras personas lo seguiremos sintiendo en los mundos de estancia

    ResponderEliminar
  2. Tendremos algún nombre ? Para identificarnos, o es un número asignado, por hay leí que hay un registro y todos tenemos nombre y número ? El lenguaje morontial será telepático ?

    ResponderEliminar
  3. Tendremos que aprender varias lenguas Y hay traductores entre nuestros compañeros morontiales. Si te revisas los documentos de "vida morontial" , ahí lo pone.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, tras varios cambios morontiales, nos ponen un nuevo nombre.

      Eliminar
  4. “284.3) 25:8.10 Si un peregrino ascendente fuera rechazado en la aventura de la Deidad mientras atraviesa Havona en compañía de un serafín ascendente, el ángel guardián de su carrera como mortal, este ángel escogería acompañar a su asociado mortal. Estos serafines se ofrecen siempre como voluntarios y se les permite acompañar a sus camaradas mortales de tantos años que regresan al servicio del tiempo y del espacio.

    (284.4) 25:8.11 Pero no sucede lo mismo con dos ascendentes mortales íntimamente asociados: si uno de ellos alcanza a Dios mientras que el otro fracasa temporalmente, el individuo que ha tenido éxito elige invariablemente regresar con la personalidad decepcionada a las creaciones evolutivas, pero esto no está permitido. En lugar de eso se hace un llamamiento a las reservas de los Compañeros Paradisiacos, y uno de los voluntarios es elegido para que acompañe al peregrino decepcionado. Un Ciudadano voluntario del Paraíso se asocia entonces con el mortal que ha tenido éxito, el cual se queda en la Isla central esperando que regrese a Havona su camarada rechazado, y mientras tanto enseña en ciertas escuelas del Paraíso, exponiendo la intrépida historia de la ascensión evolutiva.

    (284.5) 25:8.12

    Llegamos con nuestra pareja y podemos esperarla si estuviera rezagada!

    ResponderEliminar