domingo, 15 de enero de 2012

"Abstenerse"

Sin duda, el texto que utilizan ciertos religiosos principalmente en su exposición es el de Hechos 15:28, 29. Estos versículos contienen la decisión de un concilio reunido en Jerusalén e incluyen las palabras "que se abstengan de cosas sacrificadas a los ídolos y de sangre y de cosas estranguladas y de fornicación."
.
Como usted sabe, el consejo apostólico que ordena que los cristianos se abstengan de sangre también ordena abstenerse de toda cosa "Contaminada y sacrificada a ídolos". Esto parece indicar que los cristianos deberían abstenerse de comer cualquier clase de alimento que hubiera sido sacrificado a algún ídolo. Sin embargo, cuando el apóstol Pablo escribió a los Cristianos de Corinto él dijo que los cristianos tienen la opción de comer alimentos sacrificados a ídolos siempre y cuando el cristiano no participe directamente en el ritual pagano o en el sacrificio a este ídolo. Después de todo, un ídolo no es nada. Jehová es el Amo y Dueño de todo. Pablo aconsejó a sus hermanos que todo aquel que come algo debe dar gracias a Jehová por sus alimentos con una conciencia limpia. Esto es acepto ante los ojos de Dios.

.
En el capítulo 10 de 1 Corintios Pablo explicó con más detalle cómo la cuestión y libertad de conciencia juegan un papel en este asunto, diciendo: "Todo lo que se vende en la carnicería, sigan comiéndolo, sin inquirir nada por causa de su consciencia, porque ‘A Jehová pertenece la tierra y lo que la llena' Si algunos de los incrédulos los invita y ustedes desean ir, procedan a comer todo lo que se ponga delante de ustedes, sin inquirir nada por causa de su conciencia. Pero si alguno les dijera:‘Esto es algo ofrecido en sacrificio', entonces no coman, por causa de su consciencia. ‘Consciencia' digo, no la suya propia, sino la de la otra persona.  "El mismo principio puede aplicar a aquellos que eligen algún tratamiento en los cuales se usan derivados de sangre o sangre administrada fuera del control personal de la persona. La donación de sangre puede asemejarse al sacrificio del animal. Después de esto, la sangre pasa por un proceso industrial en la cual se dividen y se separan sus diferentes componentes para posteriormente llegar "Al mercado". Como comenté en alguna oportunidad, las transfusiones actuales ni siquiera son en su mayoría sangre “completa”, sino componentes principales.
..
La situación que Pablo describe en esta ocasión NO es diferente al asunto que se ha creado en conexión a la negativa de los testigos de Jehová al rehusarse a aceptar transfusiones de sangre. El caso de la carne que termina en la mesa de alguien que te ha invitado a cenar no necesita ser controversial para la conciencia del Cristiano, pues él no debe de interesarse en saber si la carne que está por consumir ha sido sacrificada a un ídolo. Cómo hemos analizado antes, aquí hay una situación fuera del control personal del cristiano. El no manejó lo asuntos en absoluto y quizás no fué consciente de que eso procedía de un Altar Pagano. Lo mismo sería aplicable si alguién pierde sus facultades mentales o motrices por un accidente y en un evidente riesgo vital se le administra sangre.
.

Obviamente, a la hora de la cena la carne ya ha sido removida del altar del sacrificio; por lo tanto, ¿Por qué preguntar al respecto? El asunto final es que el Cristiano que come esta carne no ofreció este animal a algún falso dios; debido a eso, puede comer con una consciencia limpia.
.
En ese momento, ¿No es verdad que los diferentes componentes de la sangre ya no son la sangre en sí? La Sociedad Watchtower ha enumerado los diferentes elementos que componen la sangre completa. Esto es razonable. Sin embargo, algunos testigos de Jehová han llegado a la conclusión que los componentes menores de la sangre; los llamados derivados, son de hecho irreconocibles de la sangre que se originó de la vena del hombre que donó esta sangre; por lo tanto, tal y como en el caso del animal que termina en la mesa de alguien; ellos no inquieren ni preguntan, por así decirlo, de dónde provienen estos medicamentos. Esto es algo que cada Cristiano debe resolver según su propia conciencia; tal y como el asunto de la carne ofrecida a ídolos que se dio en el Primer Siglo. Pero su misma conciencia puede que le dicte que en casos de emergencia no sería pecado aceptar un componente principal como el plasma, y que extrañamente si es cuestionado por la norma "oficial", tal como veremos en una entrada futura.

.Los asuntos de conciencia pueden ser muy difíciles para los Cristianos inmaduros. Se necesita una reflexión profunda para no herir conciencias débiles, pero a la vez respetar la libre elección de otros y no crear reglas inflexibles no establecidas por Dios.


La definición que nos da el diccionario del verbo "abstener" nos dice que es sinónimo de retraerse; significa no hacer algo. Como ya hemos indicado previamente, el abstenerse de comer cosas sacrificadas a ídolos no necesariamente significa que el Cristiano no pueda comer estos alimentos. Esto mas bien significa que el Cristiano no puede comer ni participar de estos alimentos mientras los alimentos se encuentran en el altar pagano.

Sin embargo, en el mismo contexto, los apóstoles nos dicen que debemos Abstenernos de fornicación'. Obviamente, no hay ninguna similitud entre los alimentos sacrificados a ídolos y la fornicación. ¿O sí? Pablo escribió que no hay ningún permiso por parte de Dios para participar en ninguna clase de actividad sexual ilícita. Sin embargo, notemos que la Biblia no condena las relaciones sexuales. Por lo tanto, el acto sexual no es el punto en cuestión, sino si éste está en el marco matrimonial ante la ley humana y la de Dios. La sexualidad humana no es la pecaminosa (como han insistido ciertas religiones), sino más bien el pecado consiste en realizarla fuera de lugar. Algo muy parecido a comer el alimento sacrificado a un ídolo.
.
Con este enfoque Pablo puso el ejemplo al tratar con problemas. Un ejemplo notable de ello lo vemos en la cuestión de comer carne sacrificada a los ídolos (una de las cuatro cosas alistadas, incluyendo la sangre,  en la carta registrada en Hechos, capítulo 15) que ya estudiamos y tocaremos un punto extra. En Corinto, algunos cristianos hasta iban a los templos idolátricos donde la carne sacrificada después de ser cocinada era servida (a base de pagar) en los recintos del templo pagano. Para un cristiano el comer allí era, sin duda, a los ojos de muchos compañeros discípulos (particularmente entre los de origen judío), comparable a la forma en que los Testigos de Jehová verían a uno de sus miembros hoy en día compartiendo una cena ofrecida bajo patrocinio religioso, que previamente había sido bendecida por sacerdotes y servida en la catedral católica, y con el dinero de la cena recaudado por la iglesia. Aunque la situación pudiese ser comparable, la cuestión era muchísimo más seria. ¿Cómo pues trató el asunto el apóstol?

¿Amenazó él a aquellos que estaban comiendo carne de esa fuente, por medio de advertirles de procedimientos judiciales y de que probablemente se les iba a expulsar? ¿Hizo él un llamamiento a la ley, es decir, a un conjunto de reglas, como medios para reprimir tal práctica? Muy al contrario, él mostró que la acción por sí misma no era condenable. Pero podía traer consecuencias indeseables e incluso trágicas. Teniendo pues como base, no la ley, sino el amor, él escribió:
.
8 Pero el alimento no nos recomienda a Dios; si no comemos, no por eso somos menos, y, si comemos, no nos es de ningún mérito. 9 Pero sigan vigilando que esta autoridad suya no llegue a ser de algún modo tropiezo para los que son débiles. 10 Porque si alguien te viera a ti, el que tiene conocimiento, reclinado a una comida en un templo de ídolos, ¿no será edificada la conciencia de aquel que es débil hasta el grado de comer alimentos ofrecidos a ídolos? 11 Realmente, por tu conocimiento, el hombre que es débil se arruina, [tu] hermano por cuya causa Cristo murió. 12 Pero cuando ustedes pecan así contra sus hermanos y hieren la conciencia de ellos que es débil, están pecando contra Cristo. 13 Por lo tanto, si el alimento hace tropezar a mi hermano, no volveré a comer carne jamás, para no hacer tropezar a mi hermano” – 1 Corintios 8:8-12.

El que uno comiera o no comiera, por consiguiente, no dependería de alguna ley y de una preocupación por no ser culpable de violarla. Dependería del amor y el interés en no dañar a un hermano "por el que Cristo también murió" Esto verdaderamente era un enfoque muy superior que hacía que el cristiano revelara lo que había en su corazón, y no simplemente su adhesión a una regla.
.
A su vez el consejo del apóstol revela también que él no consideraba como una "ley" la decisión alcanzada por los apóstoles, y otros en Jerusalén (registrada en Hechos capítulo quince). Si hubiera sido una ley, Pablo nunca habría escrito de la forma en que lo hizo a los cristianos en Corinto, diciendo frontalmente que el comer la carne ofrecida a los ídolos era un asunto de conciencia, siendo el factor determinante el que el comer le causara o no tropezar a otros. El contemplar la carta de Jerusalén como una ley y, sobre esta base, insistir que su referencia a la sangre indica que los cristianos permanecen bajo las ordenanzas de la ley de Moisés con relación a la sangre, es indicación clara de que se ignoran las declaraciones del apóstol Pablo mostrando que tal razonamiento es nulo, como lo hace al considerar el asunto relacionado de la "carne ofrecida a los ídolos."

25 Todo lo que se vende en la carnicería, sigan comiéndolo, sin inquirir nada por causa de su conciencia; 26 porque “a Jehová pertenecen la tierra y lo que la llena”. 27 Si alguno de los incrédulos los invita y ustedes desean ir, procedan a comer todo lo que se ponga delante de ustedes, sin inquirir nada por causa de su conciencia. 28 Pero si alguno les dijera: “Esto es algo ofrecido en sacrificio”, no coman, por causa del que se lo haya expuesto y por causa de la conciencia. 29 “Conciencia”, digo, no la tuya propia, sino la de la otra persona. Pues ¿por qué debería mi libertad ser juzgada por la conciencia de otra persona? 30 Si participo con gracias, ¿por qué ha de hablarse injuriosamente de mí por aquello por lo cual doy gracias? – 1 Corintios 10: 25-30
 
Al no ser probable el tropiezo, nadie tenía derecho de juzgar a Pablo ni a ningún otro cristiano por comer tal carne. Si él no era consciente y el asunto escapaba a su control personal, podía tener una conciencia limpia. En cambio, la Ley del amor, le evitaba a hacer tropezar cuando hasta cierto punto el podía manejar los asuntos. Pero era por Amor al prójimo y no por realizar una violación externa de una Ley.
.
 Se puede ver un impresionante contraste entre la forma legalista de control que utiliza "procedimientos," reglamentos y ordenanzas, y el medio que utilizó el apóstol Pablo al dar su admonición en contra de la injusticia. En su llamamiento, consistentemente hizo hincapié no en la ley sino en el amor. Así, en su carta a los Romanos, él dijo:

“No deban a nadie ni una sola cosa, salvo el amarse los unos a los otros; porque el que ama a su semejante ha cumplido la ley. Porque el código de la ley: "No debes cometer adulterio, No debes asesinar, No debes hurtar, No debes codiciar," y cualquier otro mandamiento que haya, se resume en esta palabra, a saber-. "Tienes que amar a tu prójimo como a tí mismo." El amor no obra mal al prójimo; por lo tanto el amor es el cumplimiento de la ley” – Romanos 13:8-10.

La libertad cristiana nunca debería hacernos insensibles a los escrúpulos y la conciencia de los demás. A la misma vez, nadie tiene derecho de imponer su conciencia sobre otros, y de este modo poner límites a la libertad en Cristo que estos disfrutan. Ni tampoco le pertenece a ningún grupo o cuerpo selecto de hombres ponerse en el lugar de los apóstoles ejerciendo su papel de autoridades apostólicas, y luego imponer su conciencia colectiva a otros, transmitiendo decretos. Cuando una situación de emergencia nos obliga a actuar en el favor de una persona, para hacerle el bien, para hacer lo correcto en ese momento, sea de forma física o espiritual, no hay Ley en contra de esto como dijo Pablo a los Gálatas.

Mejor dicho, en estas entradas hemos vislumbrado que no estamos violando las Leyes divinas sino más bien conociéndolas en su anchura y profundidad. Hemos entendido que las Leyes tienen como objeto beneficiar al hombre (como el sábado, etc). Las leyes fueron dispuestas para servir al hombre y ayudarlo en su "niñez". Pero una ley nunca estará sobre ese servicio. El entendimiento correcto de esa Ley nos hace ver que ésa ordenanza es parte de una Ley Universal mayor. Jesús dijo que toda la Ley y los profetas penden del Amor a Dios y al prójimo. Ninguna otra ley de Dios entra en conflicto con la Ley del Amor. Si creemos que hay conflicto, es porque no las hemos entendido a cabalidad.*
.
* Nota: Un ejemplo clásico es cuando los hombres de Saúl comieron la "carne y sangre" de forma consciente. En éste caso estaban pecando contra Jehová porque no era un asunto fuera de su voluntad o control personal. Sin embargo, Saúl era el responsable por haberlos puesto en tal situación peligrosa. Saúl, obviamente, actuó irresponsablemente al decir a sus hombres que ellos no podían comer hasta que todos sus enemigos fueran derrotados. Ésto hizo que Jehová no decretase la muerte de ésos hombres (tal como expresaba con claridad y de forma estricta aparentemente la Ley ellos tenían que ser ejecutados), y tuvieron que hacer méritos ante Jehová. Ésto enseña, al igual que en el caso de los animales sin desangrar debido a situaciones externas, que hay una Ley Mayor que rige o encadena las otras leyes.
.
A menudo la ley produce una conformidad exterior que enmascara lo que las personas son interiormente. En los días de Jesús, esta actitud les permitió a los líderes religiosos, por su escrupuloso 'vivir las normas,' aparecer ante la gente 'como hombres justos por fuera, y por dentro estar llenos de hipocresía y desafuero.' Lo mismo sucede en nuestro tiempo. Por consiguiente, la ley, es menos efectiva en aquellas áreas que están más íntimamente relacionadas con el corazón. La ley puede identificar y castigar a un ladrón. Pero no puede hacer lo mismo con un hombre que es cumplidor de la ley, pero que también es avaro, y cuya avaricia y mezquindad hacen sufrir a otros. La ley puede condenar e incluso ejecutar al asesino. Pero es muy poco lo que puede hacer para procesar al hombre que odia, que alberga celos, envidia o rencor y que busca venganza, especialmente si tiene cuidado de hacerlo por medios "legítimos."
.
Esta es la grandeza de la libertad cristiana, el saber que uno puede poner en práctica libre y espontáneamente aquellas cualidades divinas sin que ninguna autoridad religiosa tenga el derecho de intervenir y restringir o contramandar expresiones de amor, bondad o humildad o de cualquier otra de tales cualidades. Uno puede hacer esto libre de ansiedad, sabiendo que "no hay ley," ni ningún conjunto de reglas que los obstaculice o que les pone trabas en hacer aquello de lo que, en lo más recóndito de su corazón, están convencidos que es lo correcto y lo bueno, lo amable y lo amoroso que han de hacer, aprobado por Dios, aunque esté desaprobado por ciertos hombres.

Sin duda, entonces, el no estar bajo ley, sino bajo la bondad inmerecida de Dios de ninguna manera disminuye nuestro sentido de responsabilidad como personas libertadas por Cristo. De hecho, esto lo aumenta. Porque se nos amonesta: "Hablad y obrad tal como corresponde a los que han de ser juzgados [no por algún código de la ley, o por un conjunto de reglas humanas, sino] por la Ley de la libertad. Porque tendrá un juicio sin misericordia el que no tuvo misericordia, pero la misericordia se siente superior (aventaja, al juicio)." Esa "ley de la libertad" es la que el discípulo Santiago acababa de mencionar en su carta como la "ley regia" o la "ley suprema" a saber, "tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo."

Puede que a ciertos lectores les fastidie analizar éstos asuntos, ya que requieren gran reflexión interior. Sin embargo, muy pocos lo hacen. Las religiones ya han pasado el examen de si realmente fomentan una adoración fuerte y una conciencia clara en el hombre. 
 
 Las religiones habrán fracasado, por que lejos de ayudar al hombre a producir "leyes internas" lo han agobiado con reglamentos externos que han distorsionado el sentido último y final de la Ley de Dios.

Asi que nuestra vida realmente depende de conocer la anchura y profundidad de la Ley del Amor y actuar espontáneamente en base a ésta.

"La letra mata, mas el Espíritu da vida" - 2 Corintios 3:6

8 comentarios:

  1. "Gracia encantadora ha sido derramada sobre tus labios"

    Amigo, gracias por teminar con la mentira.

    Te digo la verdad

    Aún cuando hace tiempo yo tambien creia que hacer una transfusion era un pecado

    Aun asi, cuando me preguntaba en mi fuero interno;
    ¿Que vas a hacer si hay que transfundir a tu hijo?
    La respuesta era clara. Sin dudarlo lo haria

    El amor rompe todas las reglas

    Ahora queda claro que las restricciones de la sangre son una demostracion de respeto, que no se aplican cuando la ley del amor
    Dice que hay que salvar una vida.

    La sangre en si misma no es lo sagrado, lo sagrado es la vida

    El mandato a noe es un mandato de respeto a la vida misma no a la sangre.

    ¿no lo entienden?

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lautaro

    En realidad la expresión es más que romper. Es en realidad cumplir el verdadero objetivo y misión de dicha Ley: Recordar lo valioso de la vida humana y lo sagrada que es para Dios.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que si alguien atropella y mata a alguien por grave negligencia, un comite judicial será más benévolo con él, que con una persona que se coloca sangre por una urgencia.

    Eso muestra como los valores están trastocados.

    ResponderEliminar
  4. Desde hace mucho tiempo destruí la famosa tarjetita "de la sangre". No encontré nunca lógico el tener que andar con una tarjeta que diera instrucciones por mi en caso de yo no estar consciente. Me parecía un extremismo radical.

    Es cierto que no aceptaría sangre en un tratamiento cuando existen otras alternativas, pero en un caso de vida o muerte, en especial de un hijo no lo pensaría 2 veces. Hasta mi propia sangre le daría con tal de salvarlo.

    No podría jamás vivir con una consciencia tranquila sabiendo que no permití que se intentara salvar la vida de alguno de mis hijos sabiendo que la única opción era la sangre.

    Que Dios ayude a vivir y perdone a todos esos que "sacrificaron" sus hijos a la interpretación de la WT cuando algo así jamás subió al corazón de Jehová.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo 13:06: Lo siento por tí, también eres un ignorante, te has tragado lo de A.J.
    Lo que tenemos que ser integros a la plalabra de Dios. AJ vende que la sangre salva y yo digo que mata.

    Estudia y analiza lo de la sangre, a cuantos a matado y no se ha dicho nada. mutis.

    Es una artimaña del diablo para hacernos transgredir.

    Solo tienes que leer informes médicos serios para que veas su potencial destructor.

    ResponderEliminar
  6. JESUS DIJO A LOS FARISEOS QUE PONIAN CARGAS A LOS HOMBRES QUE ELLOS MISMOS NO PODIAN LLEVAR, SI HAY ALGUIEN DE LOS QUE LEE ESTE BLOG QUE CONOZCAN AL CUERPO GOBERNANTE DEBERÍAN DECIRLE QUE RECONSIDERE SU POSTURA, SINO CUANDO LLEGUE JESUS EN SU GLORIA VA A JUZGAR A ESE ESCLAVO MALO QUE ESTA GOLPEANDO A SUS COESCLAVOS.BENDICIONES

    ResponderEliminar
  7. Cierto Lunita

    Todos tienen derecho a saber el fondo de éste asunto y luego escoger.

    "Usted tiene derecho a escoger", pregona la W.T, pero a sus miembros no les muestra toda la información para que puedan escoger de verdad.

    La vida es algo serio.

    ResponderEliminar
  8. Mas alla del tema de la sangre, podrias poner alguna entrada sobre por que los primeros cristianos fueron martires? Que hizo que fueran muertos en el circo romano, familias enteras, padres e hijos, era solo por no quemar incienso ante el idolo del emperador ? eran fanaticos tambien ? No lo digo por polemizar , no es mi intencion, solo que estaria bueno ver tu investigacion al respecto, para contar con mas informacion. Gracias

    ResponderEliminar