martes, 21 de mayo de 2013

Consideración sobre el Juicio Terminal Planetario

El Día del Juicio puede ser muy real y estar muy cerca. ¿Cómo es posible?

Estamos observando violentos acontecimientos climáticos y terrestres como el último tornado en Oklahoma. Para que se formen estos monstruos de tornados es necesario  dos factores:

 Una masa de aire muy cálida y cargada de humedad. En el caso de los Estados Unidos, las masas de aire provenientes del Golfo de México cumplen perfectamente con lo indicado. También es necesaria otra masa de aire mucho más fría y seca. Igualmente, son muy comunes las que descienden por Canadá y avanzan rápidamente por terreno estadounidense. Cuando estas dos masas interfieren o chocan entre sí en las llanuras estadounidenses, generan una gran inestabilidad atmosférica, capaz de generar los terribles tornados.

Nosotros sabemos que los desastres naturales no son causados por Dios. ¿Es posible una catástrofe planetaria global? ¿Qué ocurriría en el planeta si entra en una fase de cambio climático violento o telúrico? En el pasado han ocurrido cosas así:

(690.7) 60:3.16 Hace 65.000.000 de años se produjo una de las mayores erupciones de lava de todos los tiempos. Se pueden encontrar las capas de los depósitos de éstas y de anteriores erupciones de lava por todas las Américas, África del norte y del sur, Australia, y partes de Europa.

(685.1) 60:0.1 Todos los siguientes factores conspiraron enormemente a cambiar el clima global en todas las regiones bien apartadas de la zona ecuatorial: la elevación terrestre, la corteza y océanos en enfriamiento, la restricción y consiguiente profundización del mar, acoplados con un gran aumento de tierra en las latitudes ecuatoriales.

La Tierra desde entonces sigue en proceso de ajuste y calibración y lo seguirá haciendo. Debemos aprender a convivir con los desastres naturales y prepararnos para ellos.

Ahora bien, si el planeta fuera amenazado con una catástrofe masiva, se podría dar esta situación:

(582.3) 51:2.3 Aunque existe la técnica de la desmaterialización para preparar a los Adanes para el tránsito desde Jerusem a los mundos evolucionarios, no existe un método equivalente para sacarlos de dichos mundos a menos que haya que evacuar el entero planeta, en cuyo caso se instala de urgencia la técnica de la desmaterialización para la entera población salvable. Si una catástrofe física pusiera en peligro la residencia planetaria de una raza en evolución, los Melquisedek y los Portadores de Vida instalarían la técnica de la desmaterialización para todos los sobrevivientes, y estos seres serían llevados por transporte seráfico a un nuevo mundo preparado para su existencia continuada. La evolución de una raza humana, una vez que se inicia en un mundo del espacio, debe proceder totalmente independiente de la supervivencia física de ese planeta, pero durante las edades evolucionarias no está considerado que el Adán y Eva Planetarios abandonen el mundo de su elección.

La cita anterior deja entrever la posibilidad de un rescate a la población "salvable". Pablo probablemente algo sabía de esta "técnica" y lo asoció al regreso del Maestro además de una relación que creó con la resurrección de los muertos, ya que en ésta también participa el "transporte seráfico". Pablo entonces habría hablado del "arrebatamiento".

Ahora, sabemos que el Apocalipsis nos entrega mucha información simbólica en la que se puede otorgar una "intencionalidad" a Dios en este punto como si el fuese el causante directo de la destrucción de las personas. Sin embargo, debemos tener presente el lenguaje y contexto de esa Era y el género apocalíptico alegórico. No obstante, si hay unos aspectos que no debemos obviar:

(594.6) 52:4.3 Cuando los Avonales del Paraíso llegan a las esferas mortales en acciones judiciales, solamente como adjudicadores de la dispensación, no están nunca encarnados. Pero cuando vienen en misión magisterial, por lo menos la misión inicial, están siempre encarnados, aunque no experimentan el nacimiento, ni tampoco mueren la muerte del reino. Pueden seguir viviendo por generaciones en aquellos casos en los que permanecen como gobernantes en ciertos planetas. Cuando concluyen su misión, abandonan la vida planetaria y retornan a su estado anterior de filiación divina.

Aquí se dice que en los mundos normales los Hijos Avonales llegan en acciones judiciales para adjudicar las eras y no están encarnados. Esto coincide notablamente cuando la Biblia nos recalca que la Segunda Venida de Cristo será en el espíritu, y según los pasajes bíblicos, acompañada de una acción judicial. En esta condición alterada de Urantia Jesús habría hecho el trabajo de un Avonal encarnado (con la singularidad de morir en este planeta), y en su segunda visita haría quizás el trabajo de un Hijo Avonal adjudicador de Era en Misión Judicial. También L.U afirma:

(596.5) 52:5.7 Si un Avonal autootorgador hubiera de regresar al mundo después de la misión de autootorgamiento no se encarnaría sino que llegaría «en la gloria con las huestes seráficas».

Esto haría Jesús en su segunda venida y coincide con la información fragmentada captada por la conciencia y los Ajustadores de los escritores de la Biblia. Pero esta teoría es mía. En realidad los Reveladores se muestran prudentes al teorizar sobre estas cuestiones, ya que las descripciones bíblicas fueron armadas mediante selección de fragmentos de información incompleta que ocurre en otros mundos, y no por una realidad que forzosamente debe ocurrir en el nuestro.

(1919.2) 176:4.5 Creemos muy positivamente que Micael volverá en persona a Urantia, pero no tenemos la menor idea de cuándo ni de qué manera elegirá hacerlo. ¿Se producirá este segundo advenimiento sobre la tierra en conexión con el juicio terminal de esta era corriente, sea, o no sea, con la aparición asociada del Hijo Magisterial? ¿Vendrá en relación con la terminación de alguna era urantiana subsiguiente? ¿Vendrá sin anuncio y como evento aislado? No lo sabemos.

(1919.3) 176:4.6 Por lo tanto haríais bien en desasociar el retorno personal del Maestro a la tierra de todo evento establecido o época fijada. Estamos seguros solamente de una cosa: Prometió que volvería. No tenemos idea alguna de cuándo cumplirá con su promesa ni en relación con qué. Por lo que sabemos, puede aparecer en la tierra en cualquier momento, y puede no aparecer hasta que no hayan pasado eras tras eras y todas hayan sido debidamente adjudicadas por sus Hijos asociados del cuerpo del Paraíso.

No debemos asociar forzosamente el retorno de Miguel a una catástrofe planetaria, pero dicha catástrofe en teoría si puede ocurrir y generar una muerte masiva que haría que los Ancianos de los Días tengan que "juzgar a los muertos".

Los documentos  nos dicen que las cortes de los Ancianos de los Días son los tribunales elevados de revisión para la adjudicación espiritual de todos los universos competentes. Los Hijos Soberanos de los universos locales son supremos en su propio dominio, están sujetos al supergobierno sólo en cuanto someten voluntariamente asuntos para asesoría o adjudicación por parte de los Ancianos de los Días, excepto en asuntos que comprenden la extinción de las criaturas volitivas. Sólo los Ancianos de los Días pueden sentarse en juicio ejecutivo de los asuntos de la vida y muerte eternas.
.
 El resultado final del pecado es la aniquilación. La cesación de la existencia se puede decretar, en los mundos tipo Urantia, al final de una dispensación planetaria por la acción coordinada de todos los tribunales de jurisdicción, desde el concilio planetario hasta los tribunales de juicio de los Ancianos de los Días, pasando por las cortes del Hijo Creador. El mandato de disolución se origina en los tribunales superiores del superuniverso después de una confirmación ininterrumpida del proceso que comenzó en la esfera de residencia del malhechor; y luego, cuando la sentencia de extinción ha sido confirmada en lo alto, la ejecución es llevada a cabo por la acción directa de estos jueces (los Ancianos de los Días) que residen y funcionan en los centros de gobierno del superuniverso, mediante las fuerzas que actúan bajo su jurisdicción.

(210.1) 18:3.7 En poder, alcance de la autoridad, y grado de jurisdicción, los Ancianos de los Días son los más poderosos y potentes entre los soberanos directos de las creaciones espacio-temporales. En todo el vasto universo de los universos sólo ellos están investidos de los altos poderes de juicio ejecutivo final respecto a la extinción eterna de las criaturas volitivas. Y todos los tres Ancianos de los Días deben participar en los decretos finales del tribunal supremo de un superuniverso.

(180.3) 15:12.2  Las órdenes de juicio se originan en los universos locales, pero las sentencias que implican la extinción de las criaturas volitivas siempre se formulan en la sede del superuniverso y son ejecutadas desde allí. Los Hijos de los universos locales pueden decretar la supervivencia del hombre mortal, pero sólo los Ancianos de los Días pueden emitir un juicio ejecutivo sobre las cuestiones de vida y de muerte eternas.

.
Existe en este planeta inestable y turbulento siempre la posibilidad de una gran guerra y una catástrofe global que precipitaría  una muerte violenta de millones de criaturas. Pero atención, la mortandad no será causada por los seres espirituales como si fuera un castigo, aunque sin embargo, ellos estarán involucrados en el Juicio, ¿cómo?

Tendrán que decidir si resucitan a cada ser humano que haya fallecido y no haya sido rescatado. Tras la muerte de millones junto a otros millones que ya hubiesen fallecido en épocas pasadas, se realizará un juicio evaluador: Se verá si se resucita o se extingue la personalidad. Esto fué captado de forma fragmentada y presentada como alegoría por los profetas como parte de un Juicio de Dios y la aniquilación de los inicuos.

Los Ancianos de los Días no aniquilan directamente a las criaturas materiales. Ellos no sufren de la impaciencia humana o la ira de los seres de carne y sangre. Simplemente el tiempo las aniquila o una muerte violenta causada por otras criaturas,  o un desastre sea pequeño o planetario. Ellos si juzgan si dicha persona puede ser resucitada. Incluso esto puede darse antes de morir debido al patrón de conducta inicuo de la persona:

(1229.9) 112:3.2 1. Muerte espiritual (muerte del alma). Si y cuando el hombre mortal rechaza finalmente la supervivencia; si ha sido pronunciado espiritualmente insolvente, morontialmente en bancarrota, en la opinión conjunta del Ajustador y del serafín sobreviviente, una vez que se haya registrado dicho consejo coordinado en Uversa, y después que los Censores y sus asociados reflectores han verificado estos hallazgos, los gobernantes de Orvonton  (Ancianos de los Días)ordenan la liberación inmediata del Monitor residente. Pero esta liberación del Ajustador de ninguna manera afecta los deberes del serafín personal o de grupo en cuanto a ese individuo abandonado por el Ajustador. Este tipo de muerte es final en su significación a pesar de la continuación temporal de las energías vivientes de los mecanismos físicos y mentales. Desde el punto de vista cósmico, este mortal ya está muerto; la vida que continúa indica meramente la persistencia del impulso material de las energías cósmicas.

Esta persona que fallece ahora no será resucitada. El Juicio se ha efectuado.  En el fondo cada uno de nosotros ejecuta castigo sobre sí mismo.

Esto nos coloca con la enorme responsabilidad para escoger la supervivencia de nuestra personalidad y hacer todo lo posible por ser mejores personas, respetando los valores cósmicos para evitar la senda de la iniquidad.

Los gobernantes supremos que representan al Padre Universal son jueces capacitados. A nosotros no nos corresponde juzgar a nadie.

(1233.4) 112:5.8 Los gobiernos de Orvonton y Nebadon no afirman perfección absoluta para el funcionamiento minucioso del plan universal de la repersonalización mortal, pero sí declaran manifestar y efectivamente manifiestan paciencia, tolerancia, comprensión y compasión misericordiosa. Deberíamos más bien correr el riesgo de una rebelión en el sistema que cortejar el peligro de privar a un mortal que lucha, de cualquier mundo evolucionario, de la felicidad eterna de perseguir la carrera de ascensión.

(1233.5) 112:5.9 Esto no significa que los seres humanos han de disfrutar de una segunda oportunidad frente al rechazo de la primera, de ninguna manera. Pero sí significa que toda criatura volitiva ha de experimentar la oportunidad auténtica de hacer una elección sin dudas, autoconsciente y final. Los Jueces soberanos del universo no privarán a ningún ser de estado de personalidad, si ese ser no ha hecho su elección eterna en forma final y plena; el alma del hombre debe tener y se le da, la plena y amplia oportunidad de revelar su verdadero intento y propósito auténtico.
..
.
Esto puede ocurrir en esta vida si abrazamos el pecado y nos hacemos uno con la iniquidad, o puede ocurrir que un mortal resucitado también elija disolverse a sí mismo en la carrera eterna, en los mundos superiores.

Conclusión

Desde esta amplia y profunda perspectiva el Fin o Juicio Final de los hombres impíos es efectivamente real. Si ocurriese una combinación de Catástrofe global que causara la muerte de millones, se efectuará un juicio. El Armagedón es una realidad presente.

4 comentarios:

  1. Por lo visto yo estaba equivocado al interpretar de L.U, que cuando moríamos pasaba nuestra persona, a un estado morontial, y posteriormente evolucionábamos a otros estados.
    Ahora veo en lo expuesto en el artículo, que somos juzgados antes de ser resucitados, y que las personas ya fallecidas también están pendientes de juicio y no están resucitadas aún.
    Es lo que he interpretado de todo lo leído, pero
    puede ser que yo esté nuevamente en u error.

    ResponderEliminar
  2. En realidad no es tan así. En general existen estas tres agrupaciones:

    1) Las que resucitan al tercer día debido a su desarrollo espiritual interno al lograr el tercer círculo de la personalidad. El testimonio del Ajustador que demuestra la excelsa asociación con Dios es suficiente para esa resurrección.

    2) Personas que aún no han logrado dicho nivel, pero que no son inicuos. Su resurrección está pendiente para evaluación al término de una edad planetaria o término de Era, lo cual puede ser cada mil años.

    3) Los que logran fusión y que no son resucitados sino que directamente se van a los mundos de estancia. Pero esta cantidad es ínfima durante la historia humana en los mundos atrasados.

    ResponderEliminar
  3. Que interesante, claro como la pregunta del Anonimo 22 de mayo de 2013 13:09 es quienes son los que logran o tienen la posibilidad de salvacion, o como es el metodo para luchar o ganar salvacion se sobreentiende que no se mencionaras Sr. AJ a los que van a la destruccion eterna.

    Pero tambien es interesante que una persona despues que haya sido aprobada de esta esfera de urantia, cabe la posibilidad real segun lei en el articulo de no pasar en otras porque use mal su libre albedrio despues y asi cortando su programa de ascencion como diria alguien se queda a mitad de camino.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad

    Pero el término "destrucción eterna" transmite la idea de castigo. Mas acertado sería "disolución de la personalidad" o "muerte eterna". Esto ocurre con algunos seres humanos que "se hacen uno" con la iniquidad.

    Y en los mundos moronciales, la posibilidad de la extinción de la personalidad también sigue presente, ya que el Libre Albedrio sigue presente.

    No obstante, es mucho más peligrosos rebelarse en los mundos morontiales.

    La razón es que ahora la mayoría de los pecados son producto de la debilidad, ignorancia y carne imperfecta.

    Pero en los mundos moronciales, las imperfecciones prácticamente van desapareciendo, así que las justificaciones son mínimas. Abrazar la rebelión en los niveles superiores es más mortífero y peligroso.

    (606.3) 53:5.7 Pero esta guerra en los cielos fue muy terrible y muy real. Aunque no exhibía ninguna de las barbaridades tan características de la guerra física en los mundos inmaduros, este conflicto era mucho más mortífero; la vida material corre peligro en el combate material, pero la guerra en los cielos se peleó en términos de vida eterna.

    ResponderEliminar