jueves, 25 de diciembre de 2014

Una evolución de la comprensión sobre una Parábola del Reino

"Y de nuevo dijo: “¿A qué compararé el reino de Dios?  Es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas grandes de harina hasta que toda la masa quedó fermentada” - Lucas 17:20,21

"Otra ilustración les habló: “El reino de los cielos es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres grandes medidas de harina, hasta que toda la masa quedó fermentada” - Mateo 13:33

En los años setenta del siglo XX la Sociedad Watchtower había comentado sobre la expresión de Jesús sobre el Reino de Dios:

   "Hoy, ¿qué satura a la entera masa de las iglesias de la cristiandad? ¿La enseñanza y estructura y procedimiento y observancia bíblicos verdaderos? ¡No! Es la religión fusionada que promovió aquel pontífice máximo Constantino, en la cual las cosas fundamentales son las doctrinas y procedimientos babilónicos en vez de las enseñanzas de la Santa Palabra inspirada de Dios. Constantino fue quien, como oficial presidente del Concilio de Nicea, resolvió la disputa sobre la personalidad y atributos de Jehová Dios con un fallo a favor de la doctrina babilónica de la Trinidad. Jesucristo predijo este proceso de corromper la doctrina y la práctica cristiana al dar la parábola de la levadura. Dijo: “El reino de los cielos es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres grandes medidas de harina, hasta que toda la masa quedó fermentada.”—Mat. 13:33.

   La fermentación de toda la masa de la cristiandad ha tenido ahora dieciséis siglos de tiempo en los cuales efectuarse. ¿Quién puede negar que la cristiandad está completamente leudada hoy por la influencia corruptora de la doctrina babilónica y la mundanalidad y el desafío como el de Nemrod a la soberanía universal de Jehová Dios? Este corromper de la tremenda masa de los “hijos del reino” de imitación de la cristiandad ha hecho del falso “reino de Dios” terrestre un lugar excelente en el cual refugiarse los agentes de Satanás el Diablo, como las “aves del cielo” que se albergan entre las ramas del árbol plenamente desarrollado de la semilla de mostaza.—Mat. 13:31, 32.  - La Atalaya 15 de marzo de 1976

    Cómo notamos, existía una gran connotación negativista (incluso satánica) sobre la "levadura en la masa". Se creía que esta era la influencia corruptora de Babilonia la Grande como masa expansiva. La misma revista era detractora de un punto de vista "transformador positivo" del Reino sobre la Humanidad:

  "Allá en el número de Zion’s Watch Tower con fecha de abril de 1881, en la página 5, se publicó una contribución de J. H. Paton, sobre la parábola de la levadura. En el curso de su consideración dijo:

  Esta obra de progresión y éxito glorioso, parece estar ilustrada por la parábola del Salvador, en la cual Él comparó el reino del cielo a levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina hasta que la totalidad quedó leudada. Mat. 13:33. Una objeción muy plausible y, agregaremos, de peso a esta aplicación de la parábola, se basa en el hecho de que en la Biblia a la levadura del pan y a la de la doctrina se les menciona como elementos de impureza y de corrupción. ¿Representaría el Salvador al reino del cielo mediante un elemento y proceso de corrupción? Entendemos que aquí el Salvador usa solo un aspecto de la levadura, en Su ilustración, que es la potencia difusiva de ésta. No cesa hasta que la obra queda hecha, de modo que el reino de Dios no cesará de operar hasta que la maldición sea quitada.

   Sin embargo, Zion’s Watch Tower, con fecha del 15 de mayo de 1900, página 154, se opuso a ese punto de vista. Bajo el subtítulo “La parábola de la levadura,” dijo: “Por todas las Escrituras la levadura representa corrupción: En todo otro caso de su uso bíblico se le representa como un mal, una impureza, algo que contamina. . . . No parecería razonable que nuestro Señor usara la palabra levadura aquí como la gente cristiana supone por lo general, en sentido bueno, como dando a entender alguna gracia del espíritu santo. Al contrario, reconocemos consistencia en todas sus enseñanzas, y podemos estar tan seguros de que él no usaría la levadura como símbolo de justicia como de que no usaría la lepra como símbolo de santidad.”

   The Watch Tower, con fecha del 15 de junio de 1910, página 205, siguió esa misma línea de pensamiento. Dijo, bajo el encabezamiento “Levadura escondida en la harina,” lo siguiente: “La parábola de la ‘levadura’ (v. 33) ilustra el proceso mediante el cual, como se había predicho, la iglesia llegaría a estar en la condición incorrecta. Tal como una mujer tomaba la harina que iba a hornear y ponía en ella levadura (fermento) y el resultado era que la masa se leudaba, así sucedería con la iglesia de Cristo; el alimento de la casa entera se leudaría o corrompería. Toda porción llegaría a estar más o menos viciada con la levadura de doctrinas falsas que se difundiría por toda la masa. Así, hoy casi toda doctrina inculcada por Jesús y sus apóstoles ha llegado a estar más o menos pervertida o torcida por los errores de la edad del oscurantismo.”—Vea también The Watch Tower del 15 de junio de 1912, páginas 198, 199, bajo el encabezamiento “Parábola de la levadura.” La Atalaya 15 de marzo de 1976 

    Notamos un gran esfuerzo por desacreditar la creencia (para algunos un poco hippie) de que el Reino lograría cambiar el mundo.

    Sin embargo, de forma notable la Atalaya en años recientes ha modificado positivamente el punto de vista anterior:

    "El crecimiento no siempre es visible a los ojos humanos. Esa es la idea que destacó Jesús en su siguiente parábola, que dice: “El reino de los cielos es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres grandes medidas de harina, hasta que toda la masa quedó fermentada” (Mat. 13:33). ¿Qué representa esta levadura, y qué relación guarda con el crecimiento del Reino?

    En la Biblia, la levadura a menudo representa el pecado. Por ejemplo, el apóstol Pablo la utiliza para referirse a la influencia corruptora que ejercía cierto pecador en la congregación de Corinto (1 Cor. 5:6-8). ¿Quiere decir eso que Jesús estaba utilizando aquí la levadura para simbolizar el crecimiento de algo malo?

    Antes de contestar esa pregunta, hemos de tener en cuenta tres factores básicos. En primer lugar, aunque Jehová no permitía el uso de levadura en el período de la Pascua, en otras ocasiones sí lo aceptaba. Los israelitas utilizaban levadura en las ofrendas de comunión por acción de gracias, que presentaban voluntariamente para agradecer las muchas bendiciones de Jehová. Las comidas que acompañaban a dichas ofrendas eran ocasiones alegres (Lev. 7:11-15).
   
   En segundo lugar, aunque en las Escrituras a veces un elemento represente algo negativo, en otras ocasiones puede representar algo positivo. Por ejemplo, en 1 Pedro 5:8 se compara a Satanás con un león, lo que indica que es peligroso y feroz. Sin embargo, en Revelación 5:5 es a Jesús a quien se compara con un león, pues se le llama “el León que es de la tribu de Judá”. En este caso, el león es un símbolo de valor y justicia.

    En tercer lugar, Jesús no dijo que la levadura hubiera corrompido la masa, haciéndola inservible. Simplemente estaba hablando del método de elaboración del pan. La mujer de la parábola agregó levadura a la masa a propósito, y los resultados fueron positivos. Ahora bien, como la levadura estaba escondida en la masa, el proceso de fermentación quedó oculto a sus ojos. Esto nos recuerda la parábola del hombre que siembra la semilla y duerme de noche. Jesús dijo que “la semilla brota y crece alta —precisamente cómo, [el hombre] no lo sabe—” (Mar. 4:27). ¡Qué forma tan sencilla de ilustrar que el proceso de crecimiento espiritual no es visible! Sin embargo, aunque al principio no podamos verlo, al final los resultados son obvios.

    El crecimiento espiritual no solo es invisible a los ojos humanos, sino que también tiene lugar por toda la Tierra. Esta es otra idea que se destaca en la parábola que estamos analizando. La levadura fermenta toda la masa, las “tres medidas grandes de harina” completas (Luc. 13:21). De igual modo, la predicación del Reino que da origen al crecimiento espiritual se ha extendido hasta tal punto que hoy las buenas nuevas se predican “hasta la parte más distante de la tierra” (Hech. 1:8; Mat. 24:14). ¡Qué honor es para nosotros contribuir a esta increíble expansión de la obra del Reino! - La Atalaya 2008 15/7


     Notamos como actualmente se llega a la misma conclusión acertada de J.H. Paton:

     "Entendemos que aquí el Salvador usa solo un aspecto de la levadura, en Su ilustración, que es la potencia difusiva de ésta. No cesa hasta que la obra queda hecha, de modo que el reino de Dios no cesará de operar hasta que la maldición sea quitada"

    Y en la Atalaya de 2014 (15/12) se reafirma ésta acertada posición:

   "(Lea Mateo 13:33.) ¿Qué significa la parábola de la levadura? Esta parábola también se refiere al mensaje del Reino y el efecto que produce. “La masa” representa a personas de todas las naciones, y el efecto de la levadura, a la manera como se propaga el mensaje del Reino gracias a la predicación. A diferencia del crecimiento de la semilla de mostaza, que se ve a simple vista, la acción de la levadura es imperceptible al principio. Los resultados solo se ven con el tiempo.

    ¿Por qué usó Jesús esta parábola? Con ella mostró que el mensaje del Reino tiene el poder de expandirse “hasta la parte más distante de la tierra” y de transformar la vida de las personas (Hech. 1:8). Claro, esos cambios no siempre son tan obvios al principio. Pero sabemos que ocurren, no solo porque cada vez más personas aceptan el mensaje, sino por los cambios que hacen en su personalidad (Rom. 12:2; Efes. 4:22, 23).

   ¿Cómo nos ayuda la parábola de la levadura? Al reflexionar en el significado de esta comparación de Jesús, nos damos cuenta de que no es necesario preocuparnos demasiado por cómo llegará el mensaje del Reino a millones de personas que todavía no lo han escuchado. Jehová tiene todo bajo control. Pero ¿qué nos corresponde hacer a nosotros? La Palabra de Dios responde: “Por la mañana siembra tu semilla, y hasta el atardecer no dejes descansar la mano; pues no sabes dónde tendrá éxito esto, aquí o allí, o si ambos a la par serán buenos” (Ecl. 11:6). Además, no olvidemos pedirle a Jehová que bendiga la predicación, especialmente en países donde nuestra obra está prohibida (Efes. 6:18-20).

   Tampoco debemos desanimarnos si vemos que nuestra predicación no produce fruto de inmediato. No hay que despreciar “el día de las cosas pequeñas” (Zac. 4:10). Con el tiempo, los resultados quizá sean mucho mejores de lo que pudiéramos haber imaginado (Sal. 40:5; Zac. 4:7). - Fin de la cita de la Atalaya del 15 del 12 de 2014

  Algunos no han caído en la cuenta de lo trascendental de éste cambio. Realmente es excelente la reafirmación en esta declaración positiva sobre la transformación y expansión del mensaje del Reino. Cómo comentó Esteban en una entrada pasada, en realidad con el tiempo notaremos como se evoluciona desde el concepto de una "intervención" a una "transformación" en la que el Reino (la experiencia transformadora de conocer al Padre y al prójimo como hermano) logra la transmutación de la Humanidad. Al respecto, Jesús en los Documentos de Urantia (revelados en los años treinta del siglo XX) comenta:

(1569.4) 140:1.7 «Lo que vuestros ojos contemplan, este pequeño núcleo inicial de doce hombres comunes, se multiplicará y crecerá hasta que finalmente toda la tierra se colme con alabanzas a mi Padre. Y no será tanto por las palabras que vosotros habléis, sino por la vida que vosotros viváis que los hombres conocerán que habéis estado conmigo y que habéis aprendido sobre realidades del reino.
  

4 comentarios:

  1. Bueno, es algo positivo. Han llegado a una conclusión al menos parecida o igual a lo que dice el libro de Urantia acerca de cuándo Jesús y sus apósteles hablaron de las parábolas.


    Libro de Urantia documento 151:
    (1691.1) 151:2.6 Las palabras que habló Tomás tuvieron un efecto tranquilizante sobre todos ellos. Les hizo recordar lo que Jesús les había enseñado en ocasiones anteriores, y antes de que Jesús comenzara nuevamente a hablar, Andrés se puso de pie, diciendo: «Estoy persuadido de que Tomás tiene razón, y me gustaría que él nos dijera qué significado le adjudica a la parábola del sembrador». Al indicar Jesús con un gesto a Tomás que hablara, él dijo: «Hermanos míos, no querría prolongar esta discusión, pero si lo deseáis, diré lo que pienso y es que esta parábola fue dicha para enseñarnos una gran verdad. Esa verdad es que nuestra enseñanza del evangelio del reino, independientemente de que nosotros ejecutemos nuestra comisión divina fiel y eficientemente, encontrará grados variados de éxito; y que todas estas diferencias en los resultados se deben directamente a las condiciones inherentes a las circunstancias de nuestro ministerio, condiciones sobre las cuales prácticamente no tenemos control».

    (1691.2) 151:2.7 Cuando Tomás terminó de hablar, la mayoría de sus hermanos predicadores estaba a punto de concordar con él, hasta Pedro y Natanael se le estaban acercando para conversar con él, cuando Jesús se puso de pie y dijo: «Bien hecho, Tomás; has discernido el verdadero significado de las parábolas; pero tanto Pedro como Natanael os han hecho igual bien a todos, porque ilustraron tan plenamente el peligro que se corre al querer convertir mis parábolas en alegorías. En vuestro corazón podéis emprender frecuentemente y con beneficio estos vuelos de la imaginación especulativa, pero cometéis un error si intentáis ofrecer vuestras conclusiones como parte de vuestra enseñanza pública».

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Aleph, comparto lo dicho y me gustaría hacer um aporte mas..

    El artículo de la Atalaya que reconoció que cada hombre de su casa, cada cristiano en definitiva debe ser un "esclavo fiel y discreto" fue una declaración humilde que realmente me sorprendió ( pareció que esperaron a que R. Franz muriera para finalmente reconocer esta primera verdadera aplicación) y vino junto a la nueva luz del esclavo como parte de los domesticos, como un mismo grupo de ovejas, asignandole menos importancia a la ubicación de la esperanza, sea esta celestial o terrenal, y un "cuerpo gobernante " de entre ellos en esta época. Si bien embrolla un poco esto último, por lo menos es un paso de acercamiento, y de coraje, de hacerce cargo de la dirección aún cuando hay cosas dificiles que corregir doctrinalmente y asumir las riendas, les reconozco valentía.

    Por otro lado, conversando con ciertos amigos me han contado de buenas fuentes que desde la dirección mundial intentan ir preparando los edificios de las sucursales y los predios de asambleas como lugares verdes, disfrutables, de contacto con lo verde y de libre acceso a los hermanos, como si intentaran abrirlos para uso de todos y ampliar el uso "espiritual" de estos.. Que dejen de ser solo imprentas y hogares para losn"betelitas" mas bien un centro para la comunidad especialmente para los hermanos.

    Hay pasos en el sentido correcto,, les ha caido encima el paso del tiempo, tiempo que inevitablemente les obligará a corregir el rumbo..

    Creo que la piedra en el zapato que tienen que quitarse mas temprano que tarde y que han pateado para tres cuartos de cancha hacia adelante es la trascendencia que le han dado a 1914/1919 y los "ultimos días" como aplicables a esa generación (Los traslapos, la señal como algo dentro de la presencia y no como algo que la anticipa, la aplicación correcta del acto salvador de Cristo en el año 33 y el pecado como algo reducido a nada en ese momento, la derrota de Satanás unido a esto, etc. mucho por corregir)

    Creo que lo de los tipos y antitipos es un buen comienzo.

    Pregunto sin aires de nada, habría que tenderles una mano? Este sitio ha cobrado mucha importancia u se ha anticipado a muchas aclaraciones para quienes buscan mas verdad..

    Personalmente no le quito trascendencia al siglo XX como quizás el mas vertiginoso y revolucionario de los que haya registro, pero no hay apoyo Bíblico profético para darle importancia excesiva, no hay razón para hacer numerología, cuentas extrañas, cronologías forzadas, aplicación rebuscada y descontextualizada de los dichos de Jesus, sugerirse y aplicarse una historia sagrada indigerible, todas complejidades que los "pequeñuelos" a los que el Padre llama y guía los ha tenido desconcertado.

    Estoy haciendo algo al respecto para colaborar y cuando pueda lo compartiré..
    Personalmente me esfuerzo por transformar mi entorno, amar a mis hermanos, ayudarlea en sus vidas, disfruto de los avances sociales y disfrutar de vivir..

    Abrazos

    Esteban

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Como los originales"

      Estimado Esteban:

      Lo que mencionas de los lugares de asambleas sería algo muy bueno. Me atrevería a sugerir que incluso los Salones del Reino tuvieran un buen uso en horas muertas, y no solo para realizar algún Comité Judicial o Reunión de Ancianos. Salones con espacio verde, con un excelente uso de tecnología ecológica, y lo más importante, verdaderos Centros donde el cristianismo verdadero pueda intercambiar estimulo (y no solamente al momento de comentar en las reuniones) lograría que las personas se interesarán en las enseñanzas de Jesús... incluso la predicación sería más agradable, tanto para los amos de casa como para los publicadores.

      De lograrse, el beneficio para todos sería enorme.

      Como dice Aleph, estaremos atentos y abiertos a todo buen cambio...

      Saludos.

      Eliminar