miércoles, 2 de diciembre de 2015

La "conspiración" Anunaki y Reptiliana

El año 2013 ya había escrito en un post que la creencia en los reptilianos no tiene una base coherente. Las argumentaciones aparecen aquí:

http://estudiosdelasescrituras.blogspot.cl/2013/06/los-anunnakis-y-reptilianos-parte-i.html

Sin embargo, parece que los seguidores de esta idea conspirativa han aumentado de forma exponencial y nadie se detiene a realizar una reflexión sincera. Esta teoría se basa en algunos elementos y premisas muy inestables.

Por ejemplo, los creyentes de la misma por lo general afirman que el Génesis es una construcción mítica judía basada en las ideas anteriores sumerias. Sin embargo, ¿por qué debería considerar esas mismas narraciones sumerias como totalmente exactas? ¿Es que por que son más antiguas les da fiabilidad? ¿Por qué deberíamos suponer que el texto sumerio se ha mantenido sin alteración?

Un análisis científico del texto sumerio indica una narrativa adornada de epopeyas equivalentes a las griegas. ¿Acaso éstas historias también pueden ser tergiversaciones de otros hechos más antiguos? Crear una teoría basándose en una narración fragmentada y mítica no me garantiza que lo narrado allí deba ser literal. Hagamos algunos ejercicios.


Por ejemplo, Ninhursag fue una deidad femenina sumeria asociada con la vaca y la fertilidad. Pero Zacarías Sitchin imagina y “lee” de otra forma el mito sumerio. Con la información anterior, Ninhursag, según Sitchin, era una bella joven y doctora en medicina Anunaki (jefe médico de los annunaki) cuando llegó a la Tierra, pero con los años se puso muy gorda y por eso la llamaban “la vaca”. Menuda medicina avanzada y menudo ejemplo de un jefe médico.

En realidad en el lenguaje de los textos sumerios no hay nada similar a palabras que indiquen la existencia de los laboratorios o científicos. No hay un lenguaje equivalente. Además, cuando se habla de los mestizajes entre dioses y humanos, no veo la necesidad de creer forzosamente que aquello no fué mediante las relaciones sexuales normales, y tengamos que pensar que se realizó en un laboratorio.

Incluso, se diferencia con claridad a las criaturas reptiles como las serpientes, muy diferenciadas de los semidioses o dioses. Notemos textualmente lo que dice el poema de Gilgamesh:

“Después de veinte leguas se detuvieron para comer, después de treinta leguas se prepararon para pasar la noche. Gilgamesh vio un pozo cuya agua era fresca. Bajó a bañarse en el agua. Una serpiente olfateó la fragancia de la planta; salió del agua y arrebató la planta. Al retirarse mudó de piel”.

Hay creyentes que interpretan el Génesis y la serpiente como una manifestación de un reptiliano. Sin embargo, en el mismo poema sumerio más antiguo, y que supuestamente sirvió de base para el Génesis, se cuenta que el mismo semidios Gilgamesh es claramente diferenciado de la serpiente que arrebata la planta de la eterna juventud. Esto no tendría sentido si Gilgamesh fuera realmente un reptiliano.

En realidad, las personas son consumidas por la ignorancia y la repetición de otros cuando analizan el asunto reptiliano. Tal como comentaba en la entrada que cito arriba, a menudo algunos se basan en supuestas estatuas de dioses reptiles. Sin embargo, no suelen comentar que las culturas antiguas practicamente adoraban a todos los animales. Podemos hallar dioses chacales, toros, leones, gatos, águilas, monos, etc. ¿Deberíamos hablar entonces de una conspiración de una selva galáctica?

¿No es más sensato creer y aceptar que el hombre reverenciaba a los animales?  El hombre por milenios convivió con ellos en su hábitat.

No negamos la intervención de seres humanos superiores que fueron llamados "dioses" y que eran de gran tamaño, incluso de aspecto nórdico (que es lo que muestra la evidencia real y hemos visto en las abundantes entradas llamadas "Crónicas de los Anditas"). Sin embargo, mezclar peras con uvas no tiene una base sustentable.

Lo más evidente, es que el hombre de las civilizaciones pasadas elaboró sus deidades mediante una historia real de los "dioses" que bajan a la tierra, pero que fue distorsionada con la adición posterior del parentesco que sentía el hombre a los animales que le rodeaban, una veneración al animal que existía antes de la llegada de los dioses humanoides.

Por lo tanto, el primer elemento para la creación de las deidades animales se debe a los tiempos en que el hombre primitivo vivió con los animales, y comenzó a imitar algunas de sus características, además de entender que muchos de sus impulsos también son de naturaleza animal. Incluso las leyendas de hombres lobo tienen origen en las historias de los dioses coyotes antepasados de algunos nativos.

El segundo elemento que apareció en escena fue la aparición del Séquito del Príncipe que llegó a la Tierra y que fueron considerados como dioses. Efectivamente no puede ignorarse la presencia real de seres "extraterrestres", pero éstos eran de aspecto humanoide, los cuales se mezclaron con sus "semejantes" humanos.

Cuando se provocó la rebelión se crearon varios sincretismos y confusiones religiosas en las tribus circunvecinas. La rebelión hundió los planes de educación universal. Recordemos que la ciudad de Dalamatia se arruinó por esto.

Las tribus desorganizadas mantenían la idea de los dioses humanoides educadores, pero volvieron a sus antiguos apegos. Entonces se mezcló la idea primitiva (anterior) del parentesco con los animales junto a la aparición de los dioses más nuevos. 

Y precisamente esta fusión la notamos en que Los dioses comenzarían a tener cuerpos humanos y cabezas de animales.

Claramente la fusión de las ideas religiosas primitivas preexistentes más la aparición de los "dioses" que bajaron a la tierra en forma humana, crearon las fusiones conceptuales de animales en cuerpos humanos. La fusión ocurre así:

    1-    Apego y devoción a toda la fauna de animales y la naturaleza.

2- Veneración de los superhumanos que bajaron a la tierra.

Resultado: Una amalgama sincrética de ambas ideas: dioses antropomórficos con cuerpo humano y cabezas de animales. 


Siempre la idea revelada más moderna con la interrupción de la enseñanza correcta, puede decaer en sincretismos más antiguos. Las fiestas de la cristiandad en los pueblos americanos nos reafirman esos ejemplos. Hay localidades con adaptaciones a las creencias previas. Comunes son las vírgenes negras en Africa, la Tirana en Chile,  o los Cristos como dioses solares de religiones pre-existentes creando fusiones.

La idea de una raza dominante reptiliana que dejó rastros se diluye en la forma de una interpretación moderna sesgada y limitada. El error de David Icke (defensor de los reptilianos) es crear un nuevo sincretismo, y también interpretar el pasado con los lentes modernos como si fuese una pareidolia. Además dicho pasado ya estaba distorsionado.

Icke cree ver que la fusión de ideas creadas por los antiguos es un reflejo real de que ellos estaban observando a un hombre lagarto. Pero olvida a los hombres coyote, toros, halcones, etc; de las decenas de otras figuras animales. 

Lo anterior es crear una confusión psicológica llamada pareidolia (como ver figuras en las nubes). Icke se equivoca al leer el pasado (que ya está distorsionado) con sus gafas modernas de ideas preconcebidas.


Nota: Lo anterior no significa que no existan seres humanoides como lagartos en lejanas estrellas, pero algo muy diferente es armar una conspiración al respecto. La mente humana muchas veces es excitable ante lo visual.


1 comentario:

  1. De acuerdo contigo, toman a los reptilianos como algo real sin investigar el origen de esa info

    ResponderEliminar