jueves, 17 de diciembre de 2015

Niveles intermedios

Los Documentos señalan que en la realidad universal hay una cantidad tremenda de niveles intermedios entre la materia y el espíritu.

Morontia es un término que designa un vasto nivel entre lo material y lo espiritual. Puede designar realidades personales o impersonales, energías vivientes o no vivientes. El telar de morontia es espiritual, su tejido es físico.” (9.2) 0:5.12

“Mucha de la realidad de los mundos espirituales es de orden morontial, una fase de la realidad universal totalmente desconocida en Urantia. La meta de la existencia de la personalidad es espiritual, pero las creaciones morontiales siempre intervienen, salvando el obstáculo entre los ámbitos materiales de origen mortal y las esferas superuniversales de estado espiritual en avance. Es en este ámbito en que los Espíritus Rectores hacen su contribución más importante al plan de la ascensión del hombre al Paraíso.” (189.7) 16:4.6

Es altamente posible que lo que el hombre intuye como materia y energía oscura (desconocida), es la realidad morontial que presenta más abundancia que la material. Se calcula un 95 % de materia y energía desconocida u oscura. Lo que el hombre había simplificado como "celestial" en la antigüedad, mediante la nueva Revelación es comprendido ahora con un concepto inédito en la cosmología: Moroncial o Morontial.

Recientemente se ha descubierto que hay "filamentos" (?) de materia oscura que atraviesan la Tierra. Esto tiene sentido ya que la moroncia incluso puede ser establecida como un "embrión" ahora mismo en nuestra existencia (con el nacimiento del Alma), además de las decenas de criaturas espirituales y moronciales que visitan la Tierra a diario.

Nadie que resucita en los "cielos" puede ver a Dios inmediatamente. Nadie es resucitado como espíritu puro. Nadie es llevado al cielo de los cielos. De la misma forma como una célula fecundada pasa por múltiples estados (desde embrión, bebé, niño, adolescente) hasta hombre, así en la creación no existen los saltos violentos en el progreso.

Cientos de niveles son el camino hacia el Padre. Múltiples mundos ascendentes nos esperan en el viaje al Paraíso. Una vida eterna y sin fin de exploración por el universo y crecimiento espiritual.




3 comentarios:

  1. Para reflexionar, misiva dirigida a los amos del mundo.
    Me disculpo si molesto a vuestra majestad con esta misiva, comprendo que como súbdito y plebe puedo ocasionarle a su majestad, un importunado malestar al inmiscuirme en su corte real, de sangre azul y linaje divino, pero quiero comunicarle que su pueblo existe allá fuera, y que mientras su majestad pasea entre los jardines reales y se deleita con exquisitos manjares de exóticos lugares, entre fiestas y bodas reales, sonriendo despreocupadamente a su mundo perfecto, su pueblo grita de dolor, hambre y atropello. El sudor y las lágrimas ocasionadas por el trabajo por usted, su majestad, impuesto, y recompensado con su irreal y falsa moneda, solo engorda las arcas de su palacio de ambición y poder de su majestad el Rey, su corte y sus familias. Más vale pagarnos con especias, granos y sal y dejarnos en paz con sus corruptas leyes e infundados impuestos a la vida, que seguir arrodillados a sus pies, cuyas botas manchadas de la sangre de su pueblo relucen bajo el reflejo del oro de sus vestiduras y de los palacios de su realeza y seguidores. También quiero que sepa, su majestad, que sus corderos saben a que dios responde usted y los gobernantes del mundo, y que no están dispuestos a seguirlo, porque vuestro dios no es nuestro dios, porque su dios es de la tierra, la guerra y el sufrimiento, y el nuestro es del cielo, la paz y el amor. Sus súbditos están cansados, golpeados, hambrientos, enfermos, desilusionados, pisoteados, atropellados, extorsionados, vapuleados, usados y manipulados, pero no están vencidos. Usted vuestra majestad y sus representantes están acostumbrados a los beneficios de los amos, que durante cientos de años les han otorgaron por su fiel servicio y lealtad, pero creo que es hora, vuestra majestad, que se baje de su trono de soberbia y se despoje de su corona de poder. Ya no hay lugar en los reinos de la tierra para reyes y presidentes, parásitos de pueblos sometidos en la miseria impuesta por sus representantes, ministros y gobernantes, fieles súbditos de su insensible corte real. Su corazón marchito de poder y endurecido por años de ignorar a su pueblo no es digno de nosotros, sus esclavos. Por eso le pedimos, le exigimos, que vuestra majestad, el Rey, y toda su corte de perversos demonios y gobernantes, se retiren y nos dejen en paz, para vivir libres y justos, en armonía y amor con nosotros mismos y con nuestros semejantes. Espero vuestra majestad, el Rey, no haberlo turbado con tan dolorosa misiva, sólo espero haberlo informado de lo que su pueblo grita fuera de los muros de su impenetrable y sordo palacio. ¡¡LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD!!. Y poder escuchar al fin, la tan deseada y esperada noticia de que el Rey y sus gobernantes han dimitido, y que el mundo entero pueda gritar al unisono, !!EL REY HA MUERTO, VIVA LA LIBERTAD!! Un súbdito de su majestad, El Rey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena proclama, pero ¿que tiene que ver con la entrada?

      Eliminar
  2. entonces se podria detectar Salvington

    (378.6) 34:4.12 Pero acerca de Salvington, Juan escribió: «Y del trono salían relámpagos y truenos y voces» —las transmisiones del universo a los sistemas locales. También visualizó a las criaturas de control direccional del universo local, las brújulas vivientes del mundo sede. Las cuatro criaturas de control de Salvingtón, quienes operan sobre las corrientes del universo, mantienen este control direccional en Nebadon y están asistidas capazmente por el primer espíritu de mente, el ayudante de intuición, el espíritu de «rápido entendimiento». Pero la descripción, en inglés, de estas cuatro criaturas, llamadas bestias, ha sido lamentablemente estropeada. Son de una belleza sin paralelo y de una forma exquisita.

    ResponderEliminar