lunes, 25 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 2

Las Revelaciones de Juan más que un libro de profecías sobre el futuro, nos revelan aspectos interesantes que ocurren en el universo local. Hay muchos elementos verdaderos salpicados en medio de otros asuntos reciclados de las profecías judías.

La muchedumbre en el mar de cristal

Sobre los graduados de los primeros siete mundos de estancia se nos cuenta en los Documentos:

(539.3) 47:10.1 La recepción de una nueva clase de graduados de los mundos de estancia es la señal para que todo Jerusem se reúna en un comité de bienvenida.

(539.4) 47:10.2 Juan el Revelador vio una visión de la llegada de una clase de mortales en avance desde el séptimo mundo de estancia a su primer cielo, las glorias de Jerusem. Registró: «Y vi como si fuese un mar de cristal entremezclado con fuego, y vi a aquellos que habían logrado la victoria sobre la bestia que originalmente los habitaba y sobre la imagen que persistía a través de los mundos de estancia y finalmente sobre la última marca y huella, de pie en el mar de cristal, con las arpas de Dios, cantando la canción de la liberación del temor y de la muerte». (Hay una comunicación espacial perfeccionada en todos estos mundos; y recibes estas comunicaciones en cualquier parte mediante el «arpa de Dios», un dispositivo morontial que compensa la inhabilidad de ajustar directamente el mecanismo sensorial morontial inmaduro a la recepción de las comunicaciones espaciales).

Los Documentos señalan que efectivamente el “mar de cristal” existe en Jerusem, y aquí es donde ocurre esa llegada de los mortales graduados. Ahora notemos la escritura del Apocalipsis y comparémosla con la cita clarificada de los Documentos:

“Y vi lo que parecía ser un mar vítreo mezclado con fuego, y, de pie al lado del mar vítreo, a los que salen victoriosos de la bestia salvaje y de su imagen y del número de su nombre, y estos tenían arpas de Dios” – Revelación 15:2.

Notamos que Urantia nos aclara que lo que Juan escuchó realmente es esto:

“Y vi como si fuese un mar de cristal entremezclado con fuego, y vi a aquellos que habían logrado la victoria sobre la bestia que originalmente los habitaba y sobre la imagen que persistía a través de los mundos de estancia y finalmente sobre la última marca y huella, de pie en el mar de cristal, con las arpas de Dios, cantando la canción de la liberación del temor y de la muerte”.

Se nos aclara que la llamada “bestia salvaje” es realmente una alusión a la “herencia de la bestia” que poseemos y que es desechada de nuestro ser al transitar en nuestro perfeccionamiento por los mundos de estancia (Hebreos 12:23).

La Bestia Salvaje

Lo anterior indica que la “bestia” es realmente nuestra herencia de origen animal que debe ser purgada mientras ascendemos al Padre. De alguna forma, hasta la misma Biblia enlaza nuestro estado con el de las bestias:

“Yo, yo mismo, he dicho en mi corazón, tocante a los hijos de la humanidad, que el Dios [verdadero] va a seleccionarlos, para que vean que ellos mismos son bestias” – Eclesiastés 3:18

Sobre el séptimo mundo de estancia se nos dice:

(538.6) 47:9.1 La experiencia en esta esfera es el logro que corona la carrera postmortal inmediata. Durante tu estadía aquí recibirás instrucción de muchos maestros, todos los cuales cooperarán en la tarea de prepararte para la residencia en Jerusem. Toda diferencia discernible entre los mortales que provienen de los mundos aislados y retardados y los sobrevivientes que provienen de esferas más avanzadas y esclarecidas se virtualmente oblitera durante la estadía en el séptimo mundo de estancia. Aquí se te purgará de todo resto de herencias desafortunadas, de un medio ambiente insalubre, y de tendencias planetarias no espirituales. Los últimos restos de la «marca de la bestia» se erradican.

Los Documentos de Urantia señalan que la “marca de la bestia” tendría que ver con nuestra herencia animal que es eliminada al lograr el séptimo mundo de estancia.

Ahora bien, hay algo interesante en el asunto del famoso 666 y la “marca de la bestia”. Primeros leamos Apocalipsis:

“Y pone bajo obligación a todas las personas —los pequeños y los grandes, y los ricos y los pobres, y los libres y los esclavos— para que a estas se dé una marca en su mano derecha o sobre su frente,  y para que nadie pueda comprar o vender salvo la persona que tenga la marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su nombre.  Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis”. – Revelación 13:16-18

En primer lugar se dice que todas las personas, todos estamos marcados en el sentido de realizar las actividades humanas como comprar, vender, etc; en las cuales vemos rasgos contrarios al fruto del Espíritu de Dios. Este mundo comercial fomenta la parte más material, más bestial y animal de nosotros, orientada al pecado y el egoísmo . Podemos borrar parte de esa marca, comenzando con nuestra liberación espiritual. Ahora bien, notad que se dice que ésta marca es “número de hombre”. En otras palabras, la marca implica la condición de hombre. Ahora notemos un detalle en el número 666.

El papiro Oxyrhynchus 4499, uno de los más antiguos del Apocalipsis señalaría que la cifra no es 666 sino 616. Varios estudios recientes parecen corroborar esto. ¿Y que relación puede guardar esta cifra con los Documentos?

Es interesante que ellos declaren lo siguiente:

(559.3) 49:0.3 Satania misma es un sistema no terminado que contiene tan sólo 619 mundos habitados. Estos planetas están numerados en forma de serie de acuerdo con su registro como mundos habitados, como mundos habitados por criaturas volitivas. Así pues Urantia ha recibido el número 606 de Satania, lo cual significa que es el mundo 606 de este sistema local en el cual el largo proceso de evolución de la vida culminó en la aparición de seres humanos.

Pensemos que Juan está observando una clase de graduación que llega a Jerusem. Esto significa que observó a representantes de origen animal humano de 619 mundos. Es posible que haya pensado en las cifras 606 y 619 y esto sea el origen del 616, la correcta cifra de la marca de la bestia. En otras palabras, 616 mundos con la impronta del origen bestial humano, en la que finalmente muchos de sus graduados borran esa marca. Esta asociación de cifras parece evidente. 

8 comentarios:

  1. Si somos un planeta decimal el número de la Tierra no tendría q ser algún múltiplo de diez?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los números en la Tierra los entendemos así en secuencia: 01-02-03-04-05-06-07-08-09-10-11-12-13-14...

      Eso es lo que nosotros entendemos como sistema decimal. Pero la numeración en Jerusem es un poco diferente. Es un sistema decimal incluido. Es cada diez números entre creaciones:

      (1) 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 (12) 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 (23) 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 (34) 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 (45) 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 (56) 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 (67) 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 (78 ) 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 (89) 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 (100) 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 (111) 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 (122) 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 (133) 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 (144) 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 (155) 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 (166) 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 (177) 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 (188 ) 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 (199) 200 201 202 203 204 205 206 207 208 209 (210) 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 (221) 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 (232) 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 (243) 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 (254) 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 (265) 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 (276) 277 278 279 280 281 282 283 284 285 286 (287) 288 289 290 291 292 293 294 295 296 297 (298 ) 299 300 301 302 303 304 305 306 307 308 (309) 310 311 312 313 314 315 316 317 318 319 (320) 321 322 323 324 325 326 327 328 329 330 (331) 332 333 334 335 336 337 338 339 340 341 (342) 343 344 345 346 347 348 349 350 351 352 (353) 354 355 356 357 358 359 360 361 362 363 (364) 365 366 367 368 369 370 371 372 373 374 (375) 376 377 378 379 380 381 382 383 384 385 (386) 387 388 389 390 391 392 393 394 395 396 (397) 398 399 400 401 402 403 404 405 406 407 (408 ) 409 410 411 412 413 414 415 416 417 418 (419) 420 421 422 423 424 425 426 427 428 429 (430) 431 432 433 434 435 436 437 438 439 440 (441) 442 443 444 445 446 447 448 449 450 451 (452) 453 454 455 456 457 458 459 460 461 462 (463) 464 465 466 467 468 469 470 471 472 473 (474) 475 476 477 478 479 480 481 482 483 484 (485) 486 487 488 489 490 491 492 493 494 495 (496) 497 498 499 500 501 502 503 504 505 506 (507) 508 509 510 511 512 513 514 515 516 517 (518 ) 519 520 521 522 523 524 525 526 527 528 (529) 530 531 532 533 534 535 536 537 538 539 (540) 541 542 543 544 545 546 547 548 549 550 (551) 552 553 554 555 556 557 558 559 560 561 (562) 563 564 565 566 567 568 569 570 571 572 (573) 574 575 576 577 578 579 580 581 582 583 (584) 585 586 587 588 589 590 591 592 593 594 (595) 596 597 598 599 600 601 602 603 604 605 (606) 607 608 609 610 611 612 613 614 615 616 (617) 618 619...

      Eliminar
    2. Los planetas decimales aparecen ( ) cada diez mundos, según la numeración de Jerusem, que puede parecer un poco confusa a nosotros. Por eso en este Sistema tenemos 57 planetas decimales (o experimentales) Urantia es el 56, el numero 606.

      Espero haber aclarado tu duda.

      Eliminar
    3. Está bastante claro. Gracias

      Eliminar
  2. Interesante. Pero creo q Juam vio realmente 616 mundos. Piensa q Juan vivió hace 19 siglos...en ese lapso pudieron originarse los 3 mundos restantes q recien son incluidos en la 5ta revelacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible. Pero también 19 siglos son un suspiro para ellos.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Gracias, muy buen trabajo estudiado.
    Tresinseparablesonsiete

    ResponderEliminar