jueves, 28 de abril de 2016

El Apocalipsis a la luz de la Quinta Revelación - Parte 4

La llegada de la nueva Jerusalén y la nueva tierra

El Apocalipsis 21 contiene una de las visiones más esperanzadoras. Los Documentos comentan sobre éste asunto:

(599.7) 52:7.11 Fue acerca de la conclusión de la misión final de los Hijos Instructores (por lo menos esa sería la cronología en un mundo normal) acerca de que Juan escribió: «Yo vi un nuevo cielo y una nueva tierra y el nuevo Jerusalén que bajaba de Dios saliendo del cielo, preparada como una princesa adornada para su príncipe».

Sobre la llegada de ésta estructura celestial, otro Documentos nos amplifica:

(622.1) 55:1.1 La presencia del templo morontial en la capital de un mundo habitado es el certificado de admisión de dicha esfera a las edades establecidas de luz y vida. Antes de que los Hijos Instructores abandonen un mundo, cuando concluye su misión terminal, inauguran esta época final de logro evolucionario; presiden ese día en que «el templo sagrado desciende a la tierra». Este acontecimiento, que señala los albores de la era de luz y vida, se ve siempre honrado con la presencia personal del Hijo Paradisiaco autootorgador en ese planeta, que concurre para presenciar este gran día.

Es en ésta época magna cuando la muerte ya no es más. Los seres humanos que alcanzan los 500 años deciden fusionarse con su Ajustador y ser transportados sin morir a los mundos de estancia directamente. Y este Templo es esencial para ese transporte. En esa época la Humanidad llega a la Era de luz y vida. 

Un copista posterior del Apocalipsis posiblemente incorporó una cita de Isaías en esta parte de la Revelación. Pero es del todo correcta esa expresión más antigua y los Documentos la comentan como una profecía que se cumplirá en la Humanidad y en este bello planeta:

(600.1) 52:7.12 Ésta es la misma tierra renovada, la etapa avanzada planetaria, que el antiguo visionario visualizó cuando escribió: «'Pues así como los nuevos cielos y la nueva tierra que yo crearé durarán ante mí, así también vosotros y vuestros hijos perduraréis; y sucederá que de una luna nueva a otra y de un sábado a otro, toda la carne adorará ante mí', dice el Señor».

La promesa sobre la restauración de la Tierra es una realidad. La Humanidad llegará a la Era de Luz y Vida, y ese Paraíso será establecido firmemente en la Tierra junto a una Sede Mundial, que fue descrita en el Apocalipsis como la Nueva Jerusalén.

3 comentarios:

  1. "este acontecimiento se ve siempre honrado con la presencia personal del Hijo Paradisiaco autootorgador en ese planeta, que concurre para presenciar este gran día".

    No entiendo por qué se especula tanto sobre la parusía, en este pasaje queda claro q Jesus vendrá a inaugurar la era de luz y vida en Urantia puesto q es nuestro hijo A.O.

    Pero, para llegar a ese punto, un planeta normal tiene q recibir a los Hijos Instructores aproximadamente mil años antes. Pero Urantia no va en el curso normal. ¿Crees q Urantia reciba hijos instructores o evolucionará sola a traves de revelaciones especiales como L.U?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que recibirá a los hijos instructores después de Micael, porque los asuntos están alterados y pueden haber sorpresas aquí.

      Eliminar
    2. Los asuntos están tan confundidos y difíciles que debemos recibir ayuda suplementaria al libro de Urantia. Ciertamente el contacto con seres humanos de otras orbes arreglará la inmadurez geopolítica de nuestra amada Urantia.

      Eliminar