viernes, 15 de abril de 2016

Guía para los nuevos lectores de los Documentos de Urantia - capítulo 2


¿Qué es la Biblia? La verdad en torno a ella

Por lo general solemos afirmar que la Biblia es la Palabra de Dios. Esa afirmación a simple vista es correcta. No obstante, debemos tener claridad de lo que realmente significa.

El Corán, el Libro del Mormón e incluso el Bhágavad-guitá tienen una particularidad: Son un solo libro escrito por un autor. La Biblia en cambio es muy diferente. Es una colección de varios libros, redactados por diferentes autores, y recopilados durante varios siglos. Cómo se analizó anteriormente, aunque los libros internamente pueden ser obras inspiradas, el compendio o recolección de dichos libros no es un fenómeno inspirado. La expresión "Biblia" hace alusión a esa reunión de libros. Y desde cierta perspectiva, esa reunión de libros no está inspirada. En este capítulo analiceremos objetivamente esta afirmación.

Si hubiésemos vivido en el siglo I habríamos observado una multitud de libros sagrados circulando. No existía una "Biblia" que reuniera de forma oficial y dijera cuales libros eran sagrados o no. Los rollos circulaban independientes unos de otros, y cada Sinagoga contaba con los que podía tener. Algunas Sinagogas incluso tenían libros como el de Enoc y otras escrituras que hoy son llamadas apócrifas. Sin embargo, las comunidades judías y cristianas no hacían distinción entre libros "apócrifos" y "canónicos". Judas cita en su carta un fragmento del libro de Enoc. En realidad la canonicidad de cada libro varía dependiendo de la tradición adoptada. Cómo se vislumbró anteriormente, los judíos tenían una multiplicidad de libros "sagrados", algunos de los cuales han desaparecido.

Si hubiésemos sido cristianos del siglo I, solo una gran parte de los libros del Antiguo Testamento hubiesen sido considerados "sagrados" e "inspirados" por nosotros. E incluso estos libros eran considerados independientes unos de otros, sin formar una biblioteca en forma de una Biblia compacta. No existía tal cosa.

Para nosotros como cristianos del siglo I, las cartas apostólicas e incluso los Evangelios aún no tenían carácter de sagrado en inspirado. No se había desarrollado una tradición cultural para elevar a la misma categoría las cartas de Pablo que las Escrituras Hebreas. Por eso Pablo en sus cartas muestra que muchos cristianos no tomaban en serio sus cartas y otros preferían seguir fuertemente atados a la Ley de Moisés debido a su tradición histórica y cultural. Esto nos muestra que NUNCA en el primer siglo las epístolas apostólicas fueron llamadas "La Palabra de Dios" ni se logró generar hacia ellas un sentimiento de tradición. Solo eran consideradas recomendaciones espirituales internas de la Iglesia. Tuvieron que pasar siglos para ese cambio de mentalidad.

Por lo tanto, la Biblia, para los cristianos del Siglo I, era en realidad las Escrituras Hebreas. Solo a modo de recordatorios y sin el mismo nivel eran vistas las cartas apostólicas. Muchas cartas apostólicas, y muchos evangelios estarían en un limbo de aprobación a medida que pasaran los siglos.

Por lo tanto, como muchos cristianos del siglo I, las instrucciones de Pablo habrían sido colocadas por nuestra mente en un nivel secundario en relación a la tradición ya establecida. Y eso el mismo Pablo lo comenta, por que algunos no aceptaban sus recomendaciones.

Pero así ocurrió desde tiempos remotos. Incluso en la época de David, la Biblia prácticamente era los libros de Moisés. Y tuvieron que pasar generaciones para que los libros de los "profetas" fueran considerados como "sagrados". Entonces al comenzar el siglo I, los escritos de los profetas eran vistos como “sagrados” (con cierta discusión en algunos círculos judíos).

El fenómeno de incluir libros a la Biblia, por lo tanto ha durado siglos y siglos (desde el último libro de las Escrituras Hebreas al salto oficial de catálogo de las Escrituras Griegas hay siglos de separación), y no hay nada que indique que aún ese fenómeno haya concluido.

Cómo se analizó antes, libros como el Apocalipsis, la Carta a los Hebreos y muchos otros, fueron cuestionados en su veracidad durante siglos. Pero en los siglos posteriores la Iglesia Católica comenzó a elaborar un catálogo y darle forma a la "Biblia" tal como la conocemos hoy.

De hecho, los libros de la Biblia nunca tuvieron capítulos o versículos. Fue Esteban Langton, futuro arzobispo de Canterbury (Inglaterra) quién decidió crear una división en capítulos, más o menos iguales. Su éxito fue tan resonante que la adoptaron todos los doctores de la Universidad de París, con lo que quedó consagrado su valor ante la Iglesia. Sin embargo, era necesario todavía subdividirlos en partes más pequeñas con numeraciones propias, a fin de ubicar con mayor rapidez y exactitud las frases y palabras deseadas.

Uno de los primeros intentos fue el del dominico italiano Santos Pagnino, el cual en 1528 publicó en Lyon una Biblia toda entera subdividida en frases más cortas, que tenían un sentido más o menos completo: los actuales versículos.

Sin embargo no le correspondería a él la gloria de ser el autor de nuestro actual sistema de clasificación de versículos, sino a Roberto Stefano, un editor protestante. Éste aceptó, para los libros del Antiguo Testamento, la división hecha por Santos Pagnino, y resolvió adoptarla con pequeños retoques.

Aunque la arbitraria división de capítulos y versículos favorecía el estudio y ubicar más rápidamente los pasajes, en mi opinión trajo una consecuencia nefasta: Se comenzaron a utilizar los versículos de forma aislada, sectaria, como si el versículo separado tuviese casi fuerza propia inspirada independiente, dejando de lado los contextos. Esto ha provocado la manipulación bíblica, el uso y abuso de ciertas frases dejando de lados el cuadro completo contextual. Debido a esta separación de versículos se han creado dogmas falsos, interpretaciones equivocadas, y miles de sectas religiosas.

El Futuro de los Nuevos Libros Revelados

En el presente no hay tradiciones sociales vinculadas con nuevos libros "revelados". Muchas veces la gente (en ignorancia) usa el criterio de la simple tradición social y herencia religiosa para cuestionar libros que afirman traer nueva luz. Pero esas mismas personas también hubiesen rechazado por la misma regla varios "libros" que aún no eran reconocidos socialmente como sagrados en los siglos pasados.

Esta misma apertura mental debe ser considerada por aquellos nuevos lectores del Libro de Urantia, y que tienen cierta formación bíblica anterior.

Por lo tanto, nuestro criterio para evaluar una publicación religiosa debe ser el fruto espiritual que produce, su mensaje y contenido, y no una mera afirmación de tradición social y cultural o el decreto de una autoridad eclesiástica. Quizás en los siglos posteriores, la sociedad cultural humana en conjunto añada más libros a las Escrituras Sagradas. No obstante, nuestro criterio como buscadores de la verdad no debe basarse en la opinión popular o la tradición social religiosa.

Cómo conclusión entonces los libros individuales que componen la Biblia pueden tener la inspiración de la Deidad, pero la colección o el catálogo es otra cosa. Desde ese ángulo la Biblia como compendio no es inspirada.

¿Hechos exactos?

Los Evangelios son obras maravillosas que han cambiado el mundo. Cada redactor aportó sus recuerdos personales y comentarios de otros testigos oculares. En esencia lo narrado en los Evangelios es correcto. Sin embargo, éstos no son obras que narren detalles exactos. Por esa razón hay supuestas contradicciones entre éstos. Esto nos enseña la gran lección de que no podemos tomarlos como obras con hechos que al pie de la letra así ocurrieron. Para sorpresa de muchos, aporto la investigación honesta de una obra de la misma sociedad bíblica Watchtower que ha comentado sobre éste punto:

“Cuando dos o más escritores consideran el mismo suceso, uno de ellos pudiera dar detalles que otro omitiera. También, diferentes escritores tratan de diversa manera el asunto que consideran. Un escritor pudiera considerar el asunto cronológicamente, mientras que otro pudiera optar por un orden diferente.

Testigos independientes

Surgen “contradicciones” cuando se dan dos o más relatos del mismo incidente. Por ejemplo, en Mateo 8:5 leemos que cuando Jesús vino a Capernaum “se le acercó un oficial del ejército, y le suplicó” que curara a su criado. Pero en Lucas 7:3 leemos que aquel oficial del ejército “envió a él algunos ancianos de los judíos a pedirle que viniera a sacar de peligro a su esclavo”. ¿Habló a Jesús el oficial del ejército, o envió a los ancianos a hacerlo?

Considere otro ejemplo similar. Mateo 20:20, 21 dice: “Se le acercó [a Jesús] la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, rindiéndole homenaje y pidiéndole algo”. Ella pidió que sus hijos recibieran la posición más favorecida cuando Jesús entrara en su Reino. El relato de Marcos dice lo siguiente sobre este mismo suceso: “Santiago y Juan, los dos hijos de Zebedeo, se le acercaron y le dijeron: ‘Maestro, queremos que hagas por nosotros cualquier cosa que te pidamos’”. (Marcos 10:35-37.) ¿Quién presentó la solicitud a Jesús?, ¿los dos hijos de Zebedeo, o la madre de ellos?

Es obvio que los dos hijos de Zebedeo hicieron la solicitud, como declara Marcos. Pero la hicieron mediante su madre. Ella fue su portavoz.

¿Ha oído usted a dos personas describir un suceso que ambas han visto? Si así es, ¿ha notado que cada una enfatiza los detalles que le han causado impresión? Una quizás omite cosas que la otra menciona. Sin embargo, ambas personas dicen la verdad. Lo mismo pasa en los cuatro relatos evangélicos del ministerio de Jesús, y en el caso de otros sucesos históricos informados por más de un escritor bíblico. Cada escritor ha presentado información exacta aunque alguno haya registrado detalles que otro haya omitido. Al considerar todos los relatos se puede obtener mejor entendimiento de lo que ha sucedido. Esas variaciones prueban que los relatos bíblicos son independientes. Y su armonía esencial prueba que son verídicos.

Con exageración justificable, el apóstol Juan escribió lo siguiente acerca del ministerio de Jesús: “Hay, de hecho, muchas otras cosas también que Jesús hizo, que, si se escribieran alguna vez en todo detalle, supongo que el mundo mismo no podría contener los rollos que se escribieran”. (Juan 21:25.)

En realidad, la Biblia es un milagro de condensación. Contiene suficiente información como para que podamos reconocer en ella más que simplemente una obra humana. Las variaciones que contiene prueban que los escritores eran en verdad testigos independientes. - ¿Se contradice la Biblia? - La Biblia... ¿la Palabra de Dios, o palabra del hombre?

Comparto totalmente el punto de vista de los redactores de esta publicación. A menudo, somos nosotros los que tenemos que llegar a alguna conclusión externa como lectores para saber como fueron realmente los hechos (por ejemplo si Judas murió ahorcado o se lanzó a un precipicio). El punto es que la investigación reconoce que los Evangelios por sí solos no pueden darnos detalles cien por ciento exactos y perfectos, e incluso omitir algunos hechos.

Este razonamiento maduro muchas veces no es apreciado y se suele lanzar a la hoguera cualesquier otra información que pueda aportar detalles más exactos o ampliar un cuadro completo de los hechos. Se necesita mucha madurez y sabiduría para lograr esta visión de la Biblia que combina el valorarla como una obra inspirada en ciertos puntos pero que a la vez no contiene todos los detalles exactos.

Inspiración no significa que algo sea "perfecto" en sentido estricto. Una obra artística puede ser producto de la "inspiración" del pintor, pero difícilmente puede ser algo perfecto, mecanizado u robótico. En esencia yo veo la mano de Dios combinada con la mano humana, hecha a su imagen, y aceptando su imperfección. Esa es la grandeza de Dios.

Creo firmemente que la esencia general de la Biblia está inspirada por Dios, pero esa misma visión permite la combinación de lo humano y lo divino para producir una obra magnífica.

Sin embargo, esa visión también nos demuestra que lo imperfecto e inexacto también está presente. Por lo tanto, la sabiduría nos debe empujar a rescatar lo ESENCIAL, el "espíritu" tras la letra y no la letra misma.

La misma organización Watchtower reconoce sabiamente que cada palabra y letra de la Biblia no está inspirada. Es su mensaje general el inspirado en cada libro. Por lo tanto, el extremismo de los judíos para otorgarle una especie de misticismo a cada frase no es real y es una exageración irracional e infantil.

"Dios ha conservado su mensaje en la Biblia, pero no ha conservado intacta cada letra, como si estuviera obsesionado con cosas tan triviales como las variaciones ortográficas que se han producido con el paso de los siglos"- The Watchtower 1 de abril de 2000, págs. 29-31.

Esta forma de considerar los asuntos es esencial para comprender el Canon. Como comentamos antes, el fragmento muratoriano, o fragmento de Muratori, también llamado canon muratoriano es la lista más antigua conocida de libros considerados canónicos del Nuevo Testamento.

Aunque el manuscrito en que figura el Fragmento Muratoriano data del siglo VII, la lista se ha fechado en torno al año 170, ya que se refiere como reciente al papado de Pío I, muerto en 157. ¡Estamos hablando de la época en que la llamada gran apostasía estaba en pleno desarrollo!

Es un error dar a entender que el Cannon corresponde en la época final del cristianismo verdadero. ¡Ya había pasado mucha agua bajo el río!

El Fragmento acepta cuatro evangelios, dos de ellos son Lucas y Juan -falta el principio del manuscrito, donde estarían los nombres de los dos primeros (se supone que son Mateo y Marcos)-, los Hechos de los Apóstoles, y 13 epístolas de Pablo (no se menciona la Epístola a los Hebreos).

Si fuera por guiarnos por esa lista Eclesiástica la carta los Hebreos sería un libro Apócrifo. También la carta de Santiago.

Creo que en honor a la verdad hay que puntualizar estas cosas:

“Alrededor del año 230 E.C. Orígenes aceptó entre las Escrituras inspiradas los libros de Hebreos y Santiago, que faltan en el Fragmento Muratoriano. Aunque él indica que algunos dudaban de su canonicidad, esto también muestra que para ese tiempo se aceptaba la canonicidad de la mayor parte de las Escrituras Griegas, y solo unos cuantos dudaban de algunas de las epístolas menos conocidas”.- Toda Escritura es Inspirada de Dios.

Cómo observamos, es la opinión cambiante de los hombres las que aceptaban o quitaban libros de la compilación llamada Biblia. Esto no es una crítica la inspiración interna de la Biblia. Es ver las cosas de forma objetiva, madura, y sin disfrazarlas de un halo romántico infantil. Sé que hay personas que no quieren escuchar o leer estas cosas y buscan gente que les regale los oídos. Pero la verdad es simplemente la verdad.

El Apocalipsis es considerado uno de los libros más controvertidos y difíciles de la Biblia, por la multiplicidad de posibles interpretaciones en los significados de nombres, eventos y símbolos que se narran. La admisión de este texto en el canon bíblico del Nuevo Testamento no fue nada fácil, la polémica entre los Padres de la Iglesia respecto a la canonicidad del Apocalipsis duró varios siglos.

Algunos, como el romano Cayo, a principios del siglo III rechazaron el Apocalipsis por fomentar el milenarismo. El antagonista más importante de la autoridad del Apocalipsis fue Dionisio, obispo de Alejandría, discípulo de Orígenes. Él no se oponía a la idea de que Cerinto fuese el autor del Apocalipsis como se puede leer en su obra Sobre las promesas:

"El Apocalipsis es aceptado por algunos entre los libros canónicos, pero otros lo rechazan." (Historia Eclesiástica, III, 25).

En el siglo IV, san Juan Crisóstomo y otros obispos argumentaban contra la inclusión de este libro en el canon del Nuevo Testamento, sobre todo debido a las dificultades que planteaba su interpretación y el peligro latente que podía entrañar. Los cristianos de Siria también lo rechazaron debido a que los montanistas se apoyaban mucho en él.

En el siglo IX, fue incluido junto con el Apocalipsis de Pedro entre los libros "discutidos" de la Stichometría de san Nicéforo, patriarca de Constantinopla.

Martín Lutero consideraba que el Apocalipsis "no es ni apostólico ni profético", y decía que "Cristo no se enseña ni se sabe de él aquí" - Tratado de Lutero de libros discutidos del Nuevo Testamento”.

Muchos siglos anteriores, en el Concilio de Cartago (397 E.C.), donde se formuló un catálogo oficial de algunos libros. Jerónimo inició una traducción latina de la Biblia, completada en el año 405, llamada la Vulgata y considerada desde entonces la Biblia canónica u oficial de la Iglesia Católica. El investigador Pepe Rodriguez nos comenta:

“Los textos fueron declarados "inspirados" y fueron seleccionados entre 60 evangelios diferentes. Se descartaron textos de los Apóstoles Tomás, Pedro, Andrés, Tadeo, Bartolomé, Pablo, o Santiago y fueron declarados apócrifos (llamados así al principio los textos ocultos para uso privado, pero con las primeras luchas para lograr el control de la ortodoxia cristiana, apócrifo pasó a designar primero textos de dudosa autenticidad y después, escritos nada recomendables). Si una idea ganaba quedaba establecida como ortodoxa, pero si perdía se convertía en herejía.

Los evangelios seleccionados citan a menudo textos apócrifos y de los primeros padres de la Iglesia, de hecho los textos canónicos de Marcos, Mateo, Lucas y Juan fueron rechazados por los primeros apologistas cristianos hasta San Justino (100-165 d.C.).

La selección de los textos se realizó por medio de la "elección milagrosa" y se han conservado cuatro versiones para explicar cómo sucedió:

1- Después de rezar mucho los cuatro textos volaron hasta posarse sobre un altar.

2- Se colocaron todos los textos sobre un altar y los apócrifos cayeron al suelo.

3- Elegidos los cuatro se conminó a Dios para que si hubiera alguna palabra falsa cayeran al suelo, cosa que no pasó.

4- Penetró el Espíritu Santo en forma de paloma y posándose en el hombro de cada obispo les susurró qué evangelios eran los auténticos.

Y eso que hubo una ajustada votación, mayoritaria, que no unánime, para su elección”.

Y durante siglos, existiría la duda o sospecha hacia libros como el Apocalipsis o Revelación de Juan.

¿Imposible recibir nuevas revelaciones de ángeles?

Sin embargo, tal como indica el Prólogo de ésta publicación, algunos citan de una carta apostólica de Pablo para rechazar nuevos libros, como lo son los Documentos de Urantia:

“Me maravillo de que tan pronto se les remueva de Aquel que los llamó con la bondad inmerecida de Cristo [y se les pase] a otra clase de buenas nuevas.  Pero no son otras; solo que hay algunos que les están causando dificultades y que quieren pervertir las buenas nuevas acerca del Cristo.  Sin embargo, aunque nosotros o un ángel del cielo les declarara como buenas nuevas algo [que fuera] más allá de lo que nosotros les declaramos como buenas nuevas, sea maldito. Como hemos dicho más arriba, también vuelvo a decirlo ahora: Sea quien sea que les esté declarando como buenas nuevas algo más allá de lo que aceptaron, sea maldito”. - Gálatas 1:6-9

Es interesante esta parte de Gálatas,  puesto que a menudo se utiliza como objeción para descartar a priori todo posterior mensaje de un ángel a un ser humano. De hecho, hasta la misma Watchtower la ha usado para llegar a una conclusión forzosa de que un demonio o algo parecido  tiene que haberse aparecido a José Smith (fundador de la Iglesia Mormona) y para juzagar cualquier posible nueva revelación.

 "Aunque nosotros o un ángel del cielo".  A simple vista, ésta sería la prueba de que toda aparición contemporánea  de un ángel  habría que desecharla.

Pero analicemos bien lo que dice Pablo. ¿Está diciendo que hay que descartar la aparición futura de algún ángel celestial? NO. Esa no es la cuestión del asunto, puesto que de lo contrario, también habría que llegar a la conclusión de que hay que descartar a los misioneros y predicadores futuros cristianos humanos, ya que Pablo dice:

"Aunque nosotros o un ángel del cielo..."

Pablo no está hablando de la imposibilidad de que ellos como ministros o un ángel se puedan aparecer en el futuro. No. Lo que está diciendo es que ellos mismos como ministros o un ángel digan cosas que no corresponden con las Buenas Nuevas de Cristo Jesús.

Por eso el contexto es claro. Una traducción lo vierte así:

 “[y se les pase] a otra clase de buenas nuevas”

Notemos ahora de qué buenas nuevas habla Pablo:

"Porque les hago saber, hermanos, que las buenas nuevas declaradas por mí como buenas nuevas no son cosa humana" -ver. 11

"revelar a su Hijo con relación a mí, para que yo declarara las buenas nuevas acerca de él a las naciones, no me puse a conferenciar inmediatamente con carne y sangre" - ver. 16

Cómo hemos visto, las Buenas Nuevas tienen que ver con declarar al Hijo de Dios y su mensaje a las naciones. Tal como confirmaremos con la carta de Juan, es hablar de la revelación de Jesús venido en la carne. Si los mismos misioneros como Pablo o incluso el mismo ángel que visitó a Cornelio comenzaban a declarar otras buenas nuevas (como las ideas gnósticas), claramente se transformaba en una desviación del mensaje de Jesús.

     No olvidemos que el libro de Apocalipsis casi fue vetado del canon por algunos hombres* en siglos posteriores porque entre las muchas y múltiples razones, es una visión en la que Juan habla con muchos ángeles, y no faltó el que razonó que las palabras de Pablo impedían apariciones futuras de ángeles. Pero si esto fuese así, el Apocalipsis estaría maldito. Pero cómo hemos visto, el punto no es que exista una imposibilidad de Revelaciones futuras de ángeles con información cósmica y teológica, o profética. El punto es si dichos mensajes (sean de hombres o ángeles) suprimen la verdad original que trajo Cristo Jesús y la manifestación en su persona hecha carne.

* Nota: “La admisión de este texto en el canon bíblico del Nuevo Testamento no fue nada fácil, la polémica entre los Padres de la Iglesia respecto a la canonicidad del Apocalipsis duró varios siglos”.-Wikipedia.

 El mismo apóstol Juan presentó una clave segura para que estemos tranquilos en torno a la exploración de nuevas revelaciones:

 “Adquieren conocimiento de [que] la expresión inspirada procede de Dios por esto: Toda expresión inspirada que confiesa que Jesucristo ha venido en carne se origina de Dios” – 1 Juan 4:2

Al contrario de esto, los anticristos o revelaciones que no vienen de Dios son aquellas que niegan a Jesús venido en la carne, en “la semejanza del hombre mortal”. 

Algunos libros Apócrifos del movimiento Gnóstico del Siglo I negaban a Jesús venido en la carne, creían que él era una especie de “manifestación aparente”, una entidad “eterica” como si fuese un “holograma”.

Los Documentos de Urantia difieren notablemente de los Escritos Gnósticos ya que reafirman que Jesús ciertamente vivió su autoortgamiento humano como un hombre en la carne al igual que todos nosotros. Jesús ciertamente tenía una existencia prehumana como Hijo de Dios, pero su vida como humano fue igual a la nuestra, experimentando todas las etapas de un ser humano, desde su niñez, adultez, y muerte.

(1425.3) 129:4.4 El Hijo del Hombre experimentó la entera gama de las emociones humanas que van desde la alegría más espléndida hasta la pena más profunda. Fue un niño alegre y un ser de raro buen humor; asímismo fue un «varón de dolores, experimentado en quebranto». En un sentido espiritual, vivió su vida mortal de abajo hacia arriba, del principio al fin.

(1425.4) 129:4.5 Ha vivido la vida humana desde los comienzos del yo físico, intelectual y espiritual, pasando por la infancia, la adolescencia, la juventud y la edad adulta, llegando hasta la experiencia humana de la muerte. Así pues experimentó la plena vida del hombre mortal.

Estas declaraciones de los mismos Documentos de Urantia nos muestran que Jesús efectivamente fue un hombre mortal, y que posteriormente reveló el secreto para la felicidad verdadera al encontrar al Padre Celestial. De esta forma, Jesús se transforma en un “sumo sacerdote” compasivo que entiende nuestro punto de vista, tal como lo declara Pablo. 

Los Documentos son fascinantes cuando nos describen esos conmovedores años de la experiencia humana de Jesús de Nazaret en su aldea natal.

Así que los Documentos de Urantia, están lejos de las ideas gnósticas que fueron prevenidas en el cristianismo original. Esta es una de aquellas razones que invitan al análisis de los mismos.



12 comentarios:

  1. Discúlpame A.J que ésto esté fuera de tema:

    Se ha descubierto que una enorme galaxia nunca antes vista está orbitando la Vía Láctea.
    Supongo que de alguna manera ésto corobora lo escritos de L.U. Además se dice que es una galaxia treméndamente oscura.

    http://m.xataka.com/espacio/se-ha-descubierto-que-una-enorme-galaxia-nunca-antes-vista-esta-orbitando-la-via-lactea



    .

    ResponderEliminar
  2. muy intersante la entrada, yo espero que los que la lean entiendan y dejan sus prejuicios fanaticos a un lado


    Mira esto: https://actualidad.rt.com/ciencias/182230-astronomos-descubren-estructura-mayor-universo
    http://imagenesdeluniverso.com/matematicamente-auguran-un-nuevo-estado-de-la-materia/
    http://www.eluniversal.com.mx/articulo/ciencia-y-salud/ciencia/2016/04/15/sonda-cassini-detecta-indicios-de-polvo-estelar-de-fuera
    http://mysteryplanet.com.ar/site/que-es-ese-nuevo-objeto-que-aparecio-en-el-centro-de-nuestra-galaxia/
    http://www.elmundo.es/ciencia/2016/04/13/570cb82c46163f11598b4590.html
    http://www.20minutos.es/noticia/436397/0/dinosaurio/cabeza/hueca/
    http://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-misteriosa-alineacion-agujeros-negros-millones-anos-201604120839_noticia.html
    http://www.conec.es/2013/02/un-gran-dinosaurio-conquense-tenía-el-cerebro-muy-pequeño/
    https://actualidad.rt.com/ciencias/204483-antiguas-escrituras-arrojar-luz-biblia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus valiosos enlaces.

      A veces la avalancha de descubrimientos es de tal calibre y tantos, que nos vemos sobrepasados por falta de tiempo.

      Eliminar
  3. esto sera verdad? En Hebreo MAR es ים IAM y ROJO es אדום ADOM o ADUM y seria la frase IAM ADUM o IAM ADOM, eso fue lo que tradujeron, pero el texto Hebreo dice es IAM SUF , que traduce mar de juncos o pantano, entonces los hebreos no cruzaron un gran mar profundo ni mucho menos se abrieron las aguas, lo que cruzaron fue un pantano o humedal en donde las ruedas de los carros de faraón se enterraron, cientos de textos están mal traducidos, con el objetivo de hacer de Israel un pueblo de portentos o milagros... HUGO ARIEL BURGOS Hugo Ariel Burgos Ortiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo mis dudas sobre esa interpretación de los juncos. Los Documentos no dicen nada salvo la "espectacular huida nocturna". A propósito he logrado identificar la época y al Faraón de la época del Éxodo. Mi conclusión quizás la publique en el futuro.

      Eliminar
  4. Concuerda con lo que dice el LU: http://historiasdelahistoria.com/2016/04/11/el-diluvio-que-nunca-existio-y-la-gufa-de-noe

    ResponderEliminar
  5. Cuando el hombre poseido por demonios identifican al hijo de Dios en carne....señor del fuego... significaria que no eran anticristos y por eso deberia haberseles escuchado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una conversación o discusión entre dos partes de ninguna forma es una Revelación en el sentido de un documento de enseñanza para una multitud de personas.

      Jesús en más de una ocasión hizo al demonio callar y no revelar quién era. Y en otra ocasión no habían testigos. Hasta la Samaritana identificó a Jesús como el Mesías, pero aquello no representaba una Carta, Documento o un Apocalipsis como "Buenas Nuevas" entregado a una generación presente y futura.

      No confundir el tocino con la velocidad...

      Eliminar
  6. Por eso... confundir al tocino con el cordero, como mandato y hecho.... y despues decir que el sacrificio del Cristo no tiene que ver con dejar el sacrificio del cordero animal de lado como expiacion pondria al cristianismo Biblico como falso por privilegiar otro libro.

    Por lo tanto seccionar la Biblia para indicar otra ideologia que es distinta a las narradas es el mismo hecho que cometen los mormones, que llevan a mucha gente a los otros libros de los hechos del maestro (para America) tan solo porque la Biblia tambien habla de otros libros. Pero un lector mas lento y verificador analitico podra decirles que no se trata de hacer equivaler logicamente unos versiculos sino la enseñanza que arroja el libro. Y decir que el pueblo de Israel presentaba sacrificios animales para proseguir un pacto dejaría en un hazmerreir a los demonios cuando el pueblo elegido de Dios lo siguió porque eran algo asi como unos "barbaros" "no pensantes"...

    Es necesario edificar en base a la ideología que narran las Escrituras y no en base a equivalencias artificiales cambiando hasta hechos.

    Es como dijiste hace tiempo:
    La Casa en la pradera filtra los hechos de los sucesos narrados por Laura Ingalls en la obra original, donde hay cosas que al publico no le gusta oir, tal como la violencia.

    El libro de urantia velozmente cambia la historia sacando o poniendo cosas que la Biblia no admite, narrando otras historias que los otros libros narran de otra manera (ejemplo: apocalipsis).

    Un lector debe saber que ni el tocino ni la velocidad llegan a ser ni el cordero ni la forma de recorrer el camino para haber llevado miles de corderos al sacrificio por el perdon temporal anual de los pecados.

    Quieras o no, Jesus de Nazarteh no paso por el envejecimiento para decir verdaderamente que vivio una 'plena' vida . La plenitud de una vida mortal es llegar al envejecimiento, sobretodo cuando el propio nuevo documento te narra que es natural envejecer. Hasta el mundo se sorprende cuando alguien muere en la adultez de los 30 o 40 diciendo 'que joven era'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que no hay "ideología" en las Escrituras, salvo la de los cientos de grupos religiosos en torno a ella. Estas entradas han sido suficientes para demostrar que la agrupación de libros llamada "Biblia" es un invento medieval en que se acomodaron los libros más o menos a fines para crear cierta teología y con mucha dificultad.

      Es principalmente Pablo en sus cartas, el artífice del Dogma de la Redención expiatoria. Pero ciertamente hay otros libros que no encajan en esa tesis de San Pablo y fueron "expulsados" por no cuadrar por la teología Católica de la cruz expiatoria.

      La decenas de cultos protestantes descoloridos, incluyendo a los JW, solo beben de las deslucidas aguas ya procesadas por la Santa Iglesia Católica.

      No hay eso de la "Biblia admite" o no. La cruda verdad es que la Biblia es un catálago astuto armado por muchas manos e intereses.

      Es más correcto decir aunque duela que "El catálogo de libros que los religiosos creamos para nuestra conveniencia NO admite las nuevas revelaciones", cual libro fetiche de poder nos conviene.

      Eliminar