viernes, 22 de julio de 2016

El detalle de Dan: Otro despiste de los escribas

En uno de los relatos más terribles de masacre hacia gente pacífica, los danitas reconstruyeron la ciudad de Lais que habían destruido y la llamaron “Dan, según el nombre de su padre, Dan”. (Jue 18:28, 29.) Sin embargo, en un despiste del redactor de Génesis,  supuestamente unos cuatro siglos antes, ya se llama a la ciudad por este nombre, cuando se dice que Abrahán persiguió a Kedorlaomer y sus aliados “hasta Dan”. (Gé 14:14.). ¡Sin embargo, en la época de Abrahán aún no nacía Dan!

Esto al igual que otros ejemplos que hemos analizado ampliamente en este sitio, demuestra que el Génesis no fue escrito ni por Moisés ni en su época. La Obra Perspicacia para explicar éste despiste (que es uno de varios que hemos encontrado) declara de forma un poco inverosímil: “El hecho de que esta antigua ciudad tuviese el mismo nombre que el antepasado de la tribu de Dan puede haber sido una simple coincidencia o tal vez dirección divina”. Lo evidente es que el escritor del Génesis lo hacia en una época en que ese territorio de la tribu de Dan ya estaba establecido.

Recordando otros despistes:

“Y Abrán siguió a través de la tierra hasta la ubicación de Siquem, cerca de los árboles grandes de Moré; y en aquel tiempo el cananeo estaba en la tierra” – Génesis 12:6.

Las palabras anteriores, por lo tanto, fueron escritas cuando el cananeo ya no estaba en la tierra, una época muy posterior al reinado de David inclusive. El escritor del Génesis tiene claro en que tiempo histórico él se encuentra, y que, por lo tanto, está describiendo una historia del pasado remoto.

“Pero nunca desde entonces se ha levantado en Israel un profeta como Moisés, a quien Jehová conoció cara a cara,  tocante a todas las señales y los milagros que Jehová lo envió a hacer en la tierra de Egipto, a Faraón y a todos sus siervos y a toda su tierra,  y en cuanto a toda la mano fuerte y todo el grande e imponente respeto que Moisés ejerció ante los ojos de todo Israel” - Deut. 34:10-12

Claramente este libro no pudo haberlo escrito Moisés. El redactor menciona que desde la época de Moisés nunca había sido levantado un profeta como él, lo cual indica que ya habían pasado suficientes profetas para hacer comparaciones con el difunto Moisés, el cual llego a ser el mas grande profeta antes de Cristo (Hechos 6:14; 21:21).

"Pero a los Jebuseos, habitantes de Jerusalén, los hijos de Judá no pudieron expulsarlos; por tanto, los Jebuseos habitan hasta hoy en Jerusalén con los hijos de Judá" - Josué 15:63.

Lo anterior demuestra que los Jebuseos aún seguían viviendo mucho después de los relatos de las batallas narradas en Josué. Es más, los jebuseos seguían viviendo en las inmediaciones de Jerusalén hasta la época del retorno tras el destierro. La Obra Perspicacia admite:


"De la última referencia a los jebuseos aprendemos que, como grupo étnico, todavía estaban presentes y podían contaminar la adoración de los israelitas cuando estos regresaron del exilio en Babilonia. (Esd 9:1, 2.)" -Perspicacia

Es evidente, por ende, que las palabras escritas en Josué 15:63 fueron escritas tras el exilio de Babilonia. Y es sumamente impresionante que se diga que ¡¡"habitan hasta hoy en Jerusalén con los hijos de Judá"¡¡¡¡


Jerusalén fué conquistada por David mucho después de la época de Josué, así que ¿cómo es posible que los hijos de Judá habitasen Jerusalén? La explicación es obvia: El relato es una construcción posterior.

Sin embargo, una de las pruebas más contundentes están en este pasaje:

"Después de aquello los hijos de Dan pusieron de pie para sí la imagen tallada; y Jonatán hijo de Guersom,  hijo de Moisés,  él y sus hijos llegaron a ser sacerdotes para la tribu de los danitas hasta el día en que el país  fue llevado al destierro" - Jueces 18:30

Esta prueba indica que la redacción del texto fué después que la nación fuera llevada al destierro (posiblemente el destierro del reino norteño de Israel).

Algunos han tratado de explicar que aquí existe un error de traducción y que la palabra "país" significa "arca", y que el asunto se refiere al hurto del Arca de la Alianza por los filisteos, pero dicha explicación es inverosímil por el contexto, y también porque el arca no fué desterrada sino capturada. Tampoco hay evidencia de error en la palabra.

En mi opinión, el redactor y compilador de éstos libros del Antiguo Testamento jamás tuvo en mente hacer creer que los escritos eran autoría de Moisés, Josué o Samuel. Esa idea es creada por las Iglesias modernas para crear una especie de sacralidad de los textos y obtener un beneficio de autoridad, pero no estaba en la mente de los compiladores de los escritos Hebreos.

Esdras o los sacerdotes solamente están narrando los asuntos desde su respectiva época durante su cautividad y tras el retorno de lo judíos exiliados en Babilonia (cuando ya habían ocurrido los destierros del reino norteño y posteriormente de Judá). No existía ninguna intención en crear un halo místico atribuido a Moisés y a los otros profetas.

"Por tanto se dice en el libro de las batallas de Jehová: Lo que hizo en el Mar Rojo, y en los arroyos de Arnón" - Números 21:14

Es interesante que supuestamente en la vida de Moisés ya había un libro que narraba el suceso del Mar Rojo. Por lo tanto, es improbable que Números fuera escrito por Moisés, puesto que el primero en hablar del suceso del Mar Rojo habría sido Moisés en el Éxodo y no un libro anterior a él. Esto es una prueba que Números fué escrito mucho después, cuando la historia del Mar Rojo era ya legendaria.

"Ese día en que el Señor entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo:
«Sol, deténte en Gabaón,
    luna, párate sobre Ayalón.»
 El sol se detuvo
    y la luna se paró,
hasta que Israel
    se vengó de sus adversarios.
Esto está escrito en el libro de Jaser. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero". - Josué 10:12,13

Esto también nos demuestra que no fué Josué el escritor de "Josué", puesto que lo narrado ya había sido declarado antes en otro libro llamado el "libro de Jaser". Y nos volvemos a encontrar con este libro supuestamente mucho después de Josué:

"Y endechó David a Saúl y a Jonatán su hijo con esta endecha, y dijo que debía enseñarse a los hijos de Judá. He aquí que está escrito en el libro de Jaser". - 2 Samuel 1:17,18 

Notamos como el libro de Jaser menciona un asunto supuestamente de la época posterior de David y Saúl. 

¡Esto nos demuestra que el citado libro de Jaser recogía la historia de Josué hasta David y que por lo tanto el llamado libro de Josué como los libros de Samuel son muy posteriores y fueron escritos por el mismo personaje que tenía a su mano el ya existente "Libro de Jaser"!

No hay comentarios:

Publicar un comentario