sábado, 24 de septiembre de 2016

Buscar el Reino


Analizaremos la famosa frase de Jesús. Esta es esencialmente:

Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de [Dios], y todas estas [otras] cosas les serán añadidas” – Mateo 6:33

Notamos aquí que Jesús nos invita a buscar el reino como si fuese una experiencia que pudiésemos alcanzar personalmente. Es una búsqueda personal. Lo anterior muestra que el reino no es un mero gobierno celestial simplemente allá “arriba”. De lo contrario, ¿cómo podríamos buscar algo que ya sabemos que ya está establecido en los cielos? En cambio, si buscamos el reino, significa que personalmente lo podemos encontrar.

Debido a estas dificultades que se vuelven incompatibles con algunas doctrinas, hay quiénes han cambiado arbitrariamente la frase y dicen: “poner el reino en primer lugar”, cuando esa frase no aparece en los Evangelios, como tampoco aquella que habla de “poner en primer lugar los intereses del reino”. Estas frases no son bíblicas, y también se alejan del concepto de búsqueda y experiencia enriquecedora personal en torno al reino:

“Sin embargo, busquen continuamente el reino de él, y estas cosas les serán añadidas” – Lucas 12:31

Notamos como Lucas refuerza el sentido correcto de que el reino se debe buscar para encontrarlo en el alma, y tener la seguridad interior de que el Padre nos cuida y envuelve en su presencia mientras realizamos esa aventura.

Los buscadores del reino son aquellos que con desespero sienten el llamado interior para saciar su alma, buscamos algo, algo trascendental que llene el corazón. Durante gran parte de nuestra vida lo hemos buscado. La religión del Espíritu, la verdadera, conlleva esa búsqueda tenaz de aquello que alguna vez parecía un tesoro perdido. La religión del Espíritu es la más ardua y difícil de todas porque implica sumergirse en esa búsqueda interior para encontrar la gran perla de inmenso valor. Además implica confiar durante ese viaje interior de transformación.

Jesús sin embargo, muestra que esa búsqueda no es estéril. Aquellos que han buscado el reino, lo han encontrado, y han ingresado en él, incluso en esta vida en la carne. Al encontrar el reino, entras en una dimensión diferente de tu vida. Todo adquiere un nuevo significado y seguridad. Todo cambia y se transforma y una fuerza benéfica interior te cuida y llena tu vida. Entras en comunión con el Padre y la influencia de su Amor y dominio te envuelve en esta vida:

“Pero desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos es la meta hacia la cual se adelantan con ardor los hombres, y los que se adelantan con ardor se asen de él” – Mateo 11:12

El reino de Dios ya era una realidad presente en los día de Jesús. Y quiénes lo buscan con ardor logran encontrarlo en su interior, al lograr descubrir con asombro algo maravilloso.

Un estremecimiento interior inenarrable te muestra que una propia parte de Dios te habita. Lo sientes y comprendes. Experimentas que el Padre se comunica contigo. Que su dominio amoroso llega desde lo alto hasta dentro de ti. Y la vida cambia para siempre. Un viaje sin retorno ha comenzado para este Hijo de Dios que encuentra al Padre Celestial.



8 comentarios:

  1. Hermoso, Aj, uno empiesa buscando al padre en las religiones visibles, y te das cuenta que no te llenan que falta todavía algo y sigues en esa busqueda, sin descanso, sin tener descanso tu alma, y la verdadera felicidad del espiritu, llega cuando realmente abres los ojos y encuentras al padre, esa hermosa perla, que no tenias que buscar fuera de ti, y alli empiesa nuestro verdadero crecimiento hacia el padre celestial, gracias amigo, por ser un instrumento de nuestro padre celestial, y ayudar a muchos a encontrar esa perla, bendiciones

    ResponderEliminar
  2. Has dado una vez mas en el punto. Muy buenas consideraciones.

    - Cuando Jesús enseñó a orar dijo: "Venga a nosotros tu Reino, hagase tu voluntad como en el cielo también sobre la tierra".

    Usando la logica de los Testigos: Como podría orarse que venga algo del cielo que aún no habría sido "establecido"? Ni que lo sería hasta 1900 años después..?

    El "venir" del Reino es evidentemente de una naturaleza espiritual, un Reino espiritual que nunca nació, siempre existio en el ámbito del Padre y llega a la tierra tras solicitarlo como un poder transformador, al que hay que "buscar" y "predicar" o promover.

    Por otro lado, antes de ascender a los cielos Jesus dijo: "TODA autoridad me a sido dada..."
    Parece que los Testigos no aceptan estas palabras, porque según ellos no recibió autoridad en el reino hasta 1914.

    Ciertamente es muy triste la postura dogmática en la que se empecinan en permanecer.

    Durante todo su ministerio Jesús se cansó de señalar al Reino como algo que había llegado, que los había alcanzado.

    Toda la maraña doctrinal de los Testigos esta pendiendo de un hilo, "la generación que no pasaría" antes de ver el juicio.





    ResponderEliminar
  3. Después que Juan había sido encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando (proclamando) el evangelio (las buenas nuevas) de Dios. "El tiempo se ha cumplido," decía, "y el reino de Dios se ha acercado; arrepiéntanse y crean en el evangelio."
    Marcos 1:14‭-‬15 NBLH

    Habiendo preguntado los Fariseos a Jesús cuándo vendría el reino de Dios, El les respondió: "El reino de Dios no viene con señales visibles, ni dirán: '¡Miren, aquí está! ' o: '¡Allí está! ' Porque, el reino de Dios está entre ustedes."
    Lucas 17:20‭-‬21 NBLH

    Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.
    Lc. 11:20 RVR1960


    ResponderEliminar
  4. "Como los [mensajes] originales"

    El Reino es sustituido por actividades que ayudan muy poco o en nada a acercarnos al Padre... la verdadera forma de acercarnos a Él es mostrando amor...

    Por otra parte, Jesús NO recibió el Reino en 1914, ya que, según la Biblia, tiene que reinar JUNTO con los "ungidos" por Mil años (ni un año más ni menos)... En 1914 algunos padres de los "ungidos" no habían nacido... mucho menos los propios "ungidos"... así que los "ungidos" gobernarían menos de 900 años si iniciaran funciones en los próximos meses...

    Estos datos deberían hacernos razonar y concluir que el Reino no es lo que nos han enseñado en algunas organizaciones religiosas...

    ResponderEliminar
  5. Lo más dramático de esto, y que fué analizado en la entrada pasada, es que aún NO se ha emprendido ninguna campaña global para predicar verdaderamente el Reino de Dios, tal como Jesús lo entendió.

    Millones de horas, dinero y vidas han sido gastadas para predicar un concepto primitivo del reino, más anhelante de soluciones materiales, que una realidad que llena espiritualmente.

    (1863.12) 170:4.14 Este mundo no ha probado nunca seria, sincera u honestamente estas ideas dinámicas, estos ideales divinos de la doctrina de Jesús del reino del cielo.

    Oremos para que el Reino llegue sobre la Tierra y se manifieste en la vida espiritual de los Hijos Renacidos de Dios.

    Leer estas palabras esperanzadoras de los Documentos:

    (1866.2) 170:5.19 Tarde o temprano deberá surgir otro Juan el Bautista más grande, que proclamará que «el reino de Dios está cerca» — que propondrá un retorno al elevado concepto espiritual de Jesús, el cual proclamó que el reino es la voluntad de su Padre celestial, dominante y trascendente, en el corazón del creyente — y hará todo esto sin referirse para nada a la iglesia visible en la Tierra, ni a la esperada segunda venida de Cristo. Es preciso que se produzca un renacimiento de las VERDADERAS enseñanzas de Jesús, que se expongan de nuevo de tal manera que anulen el efecto de la obra de sus primeros seguidores, los cuales se pusieron a crear un sistema sociofilosófico de creencias sobre el hecho de la estancia de Miguel en la Tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Como los [mensajes] originales"

      Excelentes palabras del LU y muy buen razonamiento... que así sea...

      Eliminar