lunes, 26 de septiembre de 2016

Encontrar el Reino

Cómo estudiamos, al buscar con sinceridad el reino, este puede ser encontrado. Jesús se refirió al reino como un “tesoro escondido”.

”El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que un hombre halló y escondió; y por el gozo que tiene, va y vende cuantas cosas tiene, y compra aquel campo”. – Mateo 13:44

Notamos que el reino “es semejante a un tesoro escondido”. No se está hablando sobre la verdad de ese reino, sino del mismo reino. Estas son claves entregadas por Jesús, una especie de definición dada como ilustración para comprender que es realmente el reino de Dios.

Notamos nuevamente que el reino es una experiencia de descubrimiento personal. Es como un tesoro escondido que descubrimos. ¿Por qué el hombre de la ilustración esconde nuevamente el tesoro? Notamos que no lo revela públicamente porque se encuentra en el proceso de adquirir el campo en el cual se encuentra este tesoro.

Cuando alguien descubre al reino de Dios en su interior es algo maravilloso que toca el alma. Pero comprende que no puede hacer público este descubrimiento, porque el mundo, la gente que te rodea no te entendería de buenas a primeras.

Es algo tan valioso y preciado que sabes que otros quizás lo despreciarían al no entender la magnitud del tesoro. Es una experiencia íntima y sumamente personal. Es un proceso secreto en el corazón y mente humana. ¿Cómo puedes explicarle a tus semejantes aún inmaduros que has contactado al mismo Padre Universal? A la vez un gozo arde en tu interior, pero entiendes que por un tiempo esta filiación debe ser guardada en secreto, es algo privado entre tú y el Hacedor. Esto sería similar a volver a esconder el tesoro. Lo haces mientras vendes todo cuanto tienes, te deshaces de tus apegos emocionales e inmadurez, para comprar plenamente el campo de tu corazón, el cual al principio está dividido.

Puede que para algunos, ésto no sea fácil y rápido. Cubrir un tesoro y "vender tus cosas" puede tomar tiempo.  Nuestro corazón y alma debe ser adquirida en un proceso en que nos deshacemos de aquello que interfiere en volver a ver el tesoro. Y requiere determinación interior y fe, para “soltar amarras”. Esto es de una gran profundidad. Los Documentos nos arrojan luz:

195:9.6 (2083.2) Los hombres y mujeres modernos e inteligentes evaden la religión de Jesús, porque temen lo que les hará a ellos —y con ellos. Todos estos temores son bien fundados. La religión de Jesús en efecto domina y transforma a sus creyentes, exigiendo que los hombres dediquen la vida a buscar el conocimiento de la voluntad del Padre en el cielo y que las energías del vivir se consagren al servicio altruista de la hermandad del hombre.

195:9.7 (2083.3) Los hombres y mujeres egoístas francamente no quieren pagar este precio, ni siquiera para conseguir el tesoro espiritual más grande que se haya ofrecido jamás al hombre mortal. Sólo cuando el hombre se haya desilusionado suficientemente de las congojas y desencantos que acompañan a la búsqueda necia y engañosa del egoísmo, y haya posteriormente descubierto la esterilidad de la religión formalizada, estará dispuesto a volverse de todo corazón hacia el evangelio del reino, la religión de Jesús el Nazareno.

He aquí que muchos hombres y mujeres están en esa etapa de romance sin compromiso interior de consagración. Yo se que muchos lectores han sentido el fogonazo interior de encontrar el tesoro, ya lo han visto. Ahora están en el proceso de pagar el precio para adquirir ese campo. Y este proceso intentas esquivarlo por temor, lo evades y pospones. Debes soltar amarras a muchas creencias preconcebidas y falsas esperanzas. Debes comprender que tendrás que derramarte en servicio amoroso conectado a cada instante con tu Ajustador. Debes dejar que tu voluntad sea la del Padre en cada momento.  Uno debe morir interiormente para “nacer otra vez”. Pero cuando abrazamos de lleno la voluntad del Padre, cuando ya compramos el campo, al poseer ese tesoro, todo cambia y nos transformamos, para luego transformar al mundo.


12 comentarios:

  1. Que hermoso el último párrafo.Todo esta bien,sólo que este me conmovió
    Gracias por tu trabajo

    Felipe

    ResponderEliminar
  2. Es todo verdad lo que sale aquí. Uno ha visto la luz, pero un miedo te paraliza. La timidez se apodera y es más cómodo vivir así, ser un flojo e indolente, apañado en predicar con papel impreso, en hacer las cosas como obligado. No sé, sé que esta es la verdad, pero nosotros posponemos la llegada del reino a la tierra, al evadir lo que la religión de Jesús puede hacer con uno. Nos puede transformar en personas esenciales para el cambio del planeta, pero prefirimos ser de la masa, que nadie nos moleste y no tener lios con nadie. Clamamos por el nuevo mundo, pero no movemos ni un dedo para ayudar a que se establesca.

    ResponderEliminar
  3. Lautaro Emanuel Molins26 de septiembre de 2016, 19:13

    A.J como estas? el 20 de septiembre pasado fallecio mi hermano. Nunca deje de leerte, te agradezco por la obra que llevas a cabo. Reconfortando almas abatidas y hambrientas y sedientas de espiritu. Tus palabras son un verdadero oasis que confortan el alma. Te pido que ores conmigo por mi hermano. Y gracias de corazon por lo que haces. Aprendi en esta vida que la verdadera amistad trasciende el tiempo y la distancia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lautaro Emanuel Molins26 de septiembre de 2016, 19:16

    A.J como estas? el 20 de septiembre pasado fallecio mi hermano. Nunca deje de leerte, te agradezco por la obra que llevas a cabo. Reconfortando almas abatidas y hambrientas y sedientas de espiritu. Tus palabras son un verdadero oasis que confortan el alma. Te pido que ores conmigo por mi hermano LEANDRO EZEQUIEL MOLINS. Y gracias de corazon por lo que haces. Aprendi en esta vida que la verdadera amistad trasciende el tiempo y la distancia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lautaro. He orado. Aunque cada experiencia es única, no imaginas cuanto te entiendo. También perdí a un hermano. Abrazos y fuerza.

      Eliminar
  5. Mi papá también perdió a su hermano de la noche a la mañana. Él se suicidó. Según mi papá, ha tenido dos sueños claves con él. Uno, alguien vino por su hermano y le dijo que él estaba bien y le mando algo en su nombre. Al otro día se encontró algo en el trabajo que lo ayudó mucho en la economía. El otro, su hermano se le aparece en un sueño vestido de blanco y le dijo: “ves, ya me libraron de la prisión”.
    AJ, en el libro “estoy Bien”, ¿hasta qué punto crees que sea real la aparición de ciertas personas como relatan los hechos? Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos casos sí, otros no. Las experiencias que describen el mundo del más allá posiblemente están asociadas a la información que traen los Ajustadores cuando se separan de la persona al dormir. Sobre las "apariciones" el mismo autor del libro señala que podrían ser "teatro", una especie de "holograma" tipo Skype celestial. En mi teoría, estas apariciones son proyecciones posiblemente causadas por el Serafín guardian de grupo.

      Eliminar
  6. Disculpa de la salida del tópico de entrada.
    Si, interesante. La mujer que estuvo a punto de ser intoxicada con gas mientras dormía y oyó el silbido similar al del su familiar fallecido, pudiera ser un ser intermedio. No sé qué te pueda decir la del hombre del cuadro y la mujer del ascensor del hospital, ¿con qué objetivo fue esa aparición? Me gustó mucho a la de la señora que vio bolas blancas en la noche y los médicos del cielo.

    Yo sé que no has querido hablar del tema. Yo soy de los que pienso que Trump se merece ganar. No sé cómo se puede apoyar a una persona como Hillary. La cara de ella me inspira hipocresía.
    Una vez hablaste del tema, ¿pudieras hablar otra vez del futuro, según tu opinión, de los USA? Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trump para que te de una patada y llegues de vuelta a Cuba ¡¡¡¡¡

      Eliminar
  7. Para las personas que siguen a gurúes, sacerdotes, supuestos mediadores entre el Padre y los hombres, les resulta muy difícil asumir el mando y control de sus vidas, pues ello implica asumir responsabilidad total por sus actos. No se puede culpar a otro si le va mal en la vida. Es más cómodo acudir a un recinto donde te sientas pasívamente a escuchar sin cuestionar lo que alguien en el púlpito te enseña. Así te libras de la lata de investigar y comprobar si tales mandatos, exigencias son éticas o es manipulación para mantenerte en un estado de temor y culpa, a tal punto que te paralizas , no cuestionas, adoptas una actitud de plena sumisión, y lo dejas todo en las manos de Dios aunque tu corazón, tu mente, tu alma y conciencia te grita, aquí huele feo.
    La religión separa, te vuelve intolerante, hipócrita, de doble moral, fariseo, falto de humanidad, misericordia y compasión para con el que no comulga con tus ideas. El Padre es amor, es unión , compasión y misericordia, nos llama a respetarnos, honrarnos, a ser íntegros y solidarios. Lo que importa es ser cabal, sin limitarte a unas reglas arbitrarias de una institución religiosa, pues te roban tu soberanía, tu libre albedrío, tu libertad de expresión, te ponen mordazas, y anulan tu libertad de cuestionar y razonar. Y te ponen a trabajar no para hacer de éste mundo algo mejor, sino para los intereses de sus bolsillos. Postergando hacer el bien a tu amigo, vecino, familiar en fín a tu prójimo.

    ResponderEliminar
  8. totalmente de acuerdo con el anonimo 12;55 Bendiciones

    ResponderEliminar
  9. Anónimo 12:55. No pudistes explicarlo mejor. La religión apesta.
    Comparto todo su resumen

    ResponderEliminar