jueves, 19 de enero de 2017

El misterioso Futuro no revelado de Urantia

Pregunta: ¿Cuál será el futuro de Urantia? – Ariel Vargas




Respuesta: El futuro de nuestro planeta será maravilloso tal como lo describieron los antiguos profetas, los cuales hablaron de esa dichosa Era de Luz y Vida, la que algunos llaman el “paraíso en la Tierra”:

(600.1) 52:7.12 Ésta es la misma Tierra renovada, el avanzado estado planetario, que el antiguo vidente imaginó cuando escribió: «‘Porque igual que los nuevos cielos y la nueva Tierra que yo crearé perdurarán ante mí, así sobreviviréis vosotros y vuestros hijos; y sucederá que, desde una Luna nueva hasta la otra y desde un sábado hasta el otro, todo el género humano vendrá a postrarse en adoración ante mí`, dice el Señor».

No hay duda que la Tierra llegará a esa Era gloriosa donde la paz y el amor reinarán. La pregunta es cuando y como. La razón es que nuestro mundo no tiene un “orden normal de acontecimientos” tal como sucede en los planetas sin rebelión:

(597.2) 52:6.1 El Hijo donador es el Príncipe de la Paz. Llega con el mensaje «paz en la Tierra y buena voluntad entre los hombres». En los mundos normales, ésta es una dispensación de paz mundial; las naciones ya no aprenden a hacer la guerra. Pero estas influencias saludables no acompañaron la llegada de Cristo Miguel, vuestro Hijo donador. Urantia no camina según el orden normal. Vuestro mundo no sigue el paso de la procesión planetaria. Cuando vuestro Maestro estaba en la Tierra, advirtió a sus discípulos que su venida no traería el reino habitual de paz a Urantia. Les dijo claramente que habría «guerras y rumores de guerras», y que las naciones se levantarían contra las naciones. En otro momento dijo: «No penséis que he venido a traer la paz a la Tierra».

(1863.12) 170:4.14 Este mundo nunca ha puesto a prueba de manera seria, sincera y honrada estas ideas dinámicas y estos ideales divinos de la doctrina del reino de los cielos enseñada por Jesús. Pero no deberíais desanimaros por el progreso aparentemente lento de la idea del reino en Urantia. Recordad que el orden de la evolución progresiva está sujeto a cambios periódicos, repentinos e inesperados, tanto en el mundo material como en el mundo espiritual. La donación de Jesús como Hijo encarnado fue precisamente uno de esos acontecimientos extraños e inesperados en la vida espiritual del mundo.

Así que no sabemos cuando podría ocurrir eso. Los Documentos dan la esperanza de que ocurran "cambios repentinos e inesperados" que aceleren un progreso a esa meta. Otro aspecto es que la Tierra tendrá una distinción especial sobre los demás mundos en el universo. No solo será redimida, sino exaltada más que muchos planetas normales y sin pecar. Puesto que ha sufrido demasiado y fue el hogar del Hijo Creador, el planeta Tierra tendrá un destino especial no revelado aún con claridad:

37:3.3 (408.6) El primogénito de esta orden dirige el cuerpo de arcángeles de Nebadon, y en tiempos más recientes se ha mantenido en Urantia una sede divisional de los arcángeles. Es este hecho inusual el que rápidamente atrae la atención de los estudiantes visitantes que vienen de fuera de Nebadon. Entre las primeras observaciones que hacen de las transacciones intrauniversales, está el descubrimiento de que muchas actividades ascendentes de las Brillantes Estrellas Vespertinas están dirigidas desde la capital de un sistema local, Satania. Al profundizar la observación descubren que ciertas actividades de los arcángeles están dirigidas desde un pequeño y aparentemente insignificante mundo habitado, llamado Urantia. Sobreviene entonces la revelación del autootorgamiento de Micael en Urantia, y su interés en vosotros y vuestra baja esfera inmediatamente se aviva.

37:3.4 (409.1) ¿Comprendéis vosotros la importancia del hecho de que vuestro bajo y confundido planeta haya pasado a ser una sede divisional de la administración del universo y de la dirección de ciertas actividades de los arcángeles que tienen que ver con el esquema de la ascensión al Paraíso? Indudablemente esto presagia la concentración futura de otras actividades de ascensión en el mundo del autootorgamiento de Micael y presta enorme y solemne importancia a la promesa personal del Maestro: «Volveré de nuevo».

Nuestro mundo es una “sede divisional de arcángeles”. Ellos están relacionados con los mortales ascendentes. Y esto tiene que ver con un destino especial no revelado sobre nuestro mundo:

99:1.1 (1086.4) Este nuevo orden social que se aproxima no se establecerá complacidamente hasta por un milenio. La raza humana debe reconciliarse con un proceso de cambios, adaptaciones y readaptaciones. La humanidad está en marcha hacia un nuevo destino planetario no revelado.

Puede que pase un milenio para que se establezca el amanecer de esa Era dorada. Esto no dista mucho de la imagen de algunos que hablan de un "milenio en donde gradualmente el paraíso será extendido y establecido".

¿Y que es ese "destino no revelado"? Solo podemos especular. Sabemos que lo de la Sede de Arcángeles está relacionado. Algunos estudiosos de los Documentos sugieren que aparte de la Era gloriosa de Urantia (Luz y Vida), Urantia será transformado en una especie de “Museo”, un “Libro de Texto” para el resto de los mundos (esto también genera interés en las civilizaciones avanzadas que nos visitan ya que les llamamos la atención). Quizás la Tierra se transforme en una especie de esfera similar a los mundos morontiales, quizás sea la nueva capital de Miguel, etc. En realidad no lo sabemos, pero será algo nuevo y glorioso en el universo. La Tierra verdaderamente será el “escabel de Dios”.

5 comentarios:

  1. Lo que dices AJ es tan recorfortante. Gracias !!!

    ResponderEliminar
  2. Esto indica que pyede ocurrir cosas inusuales, y dudo que sea todo invisible

    ResponderEliminar
  3. Puesto que Israel fue el escenario principal. Pasara algo allí.

    ResponderEliminar
  4. "Como los [mensajes] originales"

    Increíblemente consolador el mensaje expuesto... Pero ya no estaremos aquí cuando esos suceda... Esperemos que estemos ya ascendiendo firmemente al Padre...

    ResponderEliminar