domingo, 2 de abril de 2017

Microorganismos y las enfermedades

Aunque muchas aparentes y molestas apariciones “inútiles” de seres en el proceso son esenciales para el esquema planetario global de todos los seres, algunos han traído grandes males a la Humanidad. Esto lo veremos más adelante en el caso de las bacterias y virus. El único problema es que una camada puntual de estos virus y bacterias proliferaron en demasía.

Las bacterias y virus son “parientes” lejanos de los vegetales.

Hay mucha literatura científica que ha definido a las bacterias y virus. En ocasiones se les presenta como antagonistas y bien diferentes. Notemos algo que en el futuro será reconsiderado por la ciencia:

65:2.3 (732.1) La bacteria, un organismo vegetal sencillo de índole muy primitiva, ha cambiado muy poco desde los primeros albores de la vida; incluso exhibe cierto grado de retroceso en su comportamiento parasitario. Gran parte de los hongos representa además un movimiento retrógrado en la evolución, siendo plantas que han perdido su capacidad de hacer la clorofila y, en cierto modo, se han convertido en parásitos. La mayoría de las bacterias que produce enfermedades y sus cuerpos auxiliares de virus pertenecen a este grupo de hongos parasitarios desertores. Durante las edades intermedias, todo el vasto reino de la flora ha evolucionado a partir de antepasados, de los cuales también ha descendido la bacteria.

Se declara que las bacterias y virus (que son sus auxiliares) son una especie de hongos parasitarios. Claramente los catálogos humanos científicos las separan entre sí, y menos las asocian con los hongos. Por ejemplo, los científicos los catalogan diferentes en base a su estructura, formas y movilidad. Sin embargo, no lo hacen en base a su comportamiento. (Ver entrada anterior).

No obstante, será interesante para los investigadores del futuro comenzar a “atar cabos” de esta relación y comportamiento similar al hongo. Las bacterias y virus serían “hongos” a nivel microscópico. Pero el sentido común nos dice que esto es verdad. Por ejemplo, los resfríos y enfermedades proliferan en ambientes oscuros, con humedad y poca ventilación. Lo cual es un comportamiento similar a los hongos (que fueron plantas desertoras) que perdieron la capacidad de hacer la clorofila.

Tanto los hongos como bacterias forman colonias. Los hongos tienen alimentación heterótrofa, puesto que no pueden realizar la fotosíntesis porque no tienen clorofila. Tienen digestión externa, pues vierten al exterior enzimas digestivas, sustancias proteicas que actúan sobre los alimentos dividiéndolos en moléculas sencillas, que atacan a los alimentos. Los hongos absorben los alimentos después de digerirlos. Notamos que el comportamiento es similar al de bacterias y virus cuando atacan las células.

Por otro lado, esa supuesta “guerra” entre las bacterias y virus no sería tal, sino que los virus serían “auxiliares” de las bacterias.

65:5.2 (736.5) Pero a través de esta aventura biológica nuestra mayor decepción surgió de la reversión de cierta flora primitiva hasta niveles de bacteria parasitaria anteriores a la clorofila en escala tan grande y de manera tan inesperada. Esta eventualidad en la evolución de la flora ocasionó muchas enfermedades aflictivas en los mamíferos superiores, sobre todo en la especie humana más vulnerable. Al enfrentarnos con esta situación que nos causaba perplejidad, dimos por descontadas, en cierto modo, las dificultades implícitas, pues sabíamos que el mestizaje subsiguiente del plasma vital adánico reforzaría la capacidad de resistencia de la raza mestiza resultante, de tal forma que vendría a inmunizarla de todas las enfermedades producidas por el tipo de organismo vegetal. Pero nuestras esperanzas estaban destinadas a la decepción, debido a la calamidad de la contumacia adánica.

Se nos habla de cierta flora primitiva que retrocedió en su progreso y se transformó en los virus y bacterias que nos asolan. Es cierto que las bacterias han sido esenciales como eslabones grupales de muchas formas de vida, pero el problema que experimentaron los Portadores de la Vida es que ésta explosión bacteriana y viral fue en demasiada cantidad. La esperanza radicaba en el ADN adánico que tenía que ser insertado en mayor cantidad. Estaríamos inmunizados de todas las enfermedades producidas por estos hongos desertores de nivel microbiano.

76:4.7 (851.5) Las células del cuerpo de los Hijos Materiales y de su progenie son mucho más resistentes a las enfermedades que las de los seres evolutivos indígenas del planeta. Las células del cuerpo de las razas nativas son afines a los organismos microscópicos y ultramicroscópicos vivientes del reino que producen enfermedades. Estos hechos explican por qué los pueblos de Urantia tienen que hacer un gran esfuerzo en el campo científico para resistir a tantos trastornos físicos. Seríais mucho más resistentes a las enfermedades, si vuestras razas llevaran más de la sangre adánica.

Interesantemente dice que nuestras “células son afines” a los microorganismos que producen enfermedades.

La genética adanita era menos afín y por lo tanto inmune a las enfermedades. Una solución  sería aumentar la genética adanita multiplicando nuestros genes ocultos. Y otra forma es precisamente atacar a los virus y bacterias a como atacamos los hongos. Una forma sería enfocarnos en esa pista indirecta que nos dan los Reveladores.

Hay muchas soluciones para los hongos que pueden ser toxicas. Una interesante es la composición del Ajo. Muchas propiedades del ajo son esenciales para prevenir las enfermedades y causar inmunidad ante virus y bacterias. Y sorprendentemente también son eficaces en matar a los hongos. Esto comprueba la relación de función entre estos microorganismos. La Alicina del Ajo es la clave. A diferencia de la creencia popular, la alicina no se encuentra naturalmente en el ajo, sino que se libera cuando se fractura, corta o machaca el bulbo. Compuestos de Alicina posiblemente pueden provocar grados de inmunización en la sangre ante estos comportamientos de virus y bacterias.

La clave estaría en ese camino. De la misma forma como los hongos pueden ser erradicados, se debería experimentar con estos mismos compuestos en los Virus y Bacterias. 

7 comentarios:

  1. Y el bicarbonato de sodio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirve pero me imagino que puede ser un poco más tóxico.

      Eliminar
  2. Hermano deberia hacer una entra de las noticias falsas que usan para confirmar la biblia como esta:

    http://www.labrujulaverde.com/2014/11/descubren-los-posibles-restos-del-ejercito-egipcio-engullido-por-el-mar-rojo-narrado-en-el-exodo

    https://www.onlinethreatalerts.com/article/2014/5/14/fake-or-news-satire-website-www-worldnewsdailyreport-com/

    ResponderEliminar
  3. Hay gente que aunque esta llegando a urantia caen tontamente en esas falsas noticias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea posible que el "mar se abrió" desde cierta perspectiva. Es posible que los vientos abriesen el puente natural de Nuweiba que sería la “calzada” natural que quedaba despejada por algunas horas. Notemos el detalle del Éxodo que dice que "el mar se retirara por un fuerte viento del este durante toda la noche". Esto fué un fenómeno gradual de varias horas y no instantáneo como en las películas. El Salmo 106:9 lo confirma: "Por consiguiente, reprendió al mar Rojo, y este gradualmente se secó". Y lo mismo ocurre cuando el fenómeno termina, ya que se dice que “Y el mar empezó a volver a su estado normal al amanecer. (…) Y las aguas siguieron regresando. Finalmente cubrieron los carros de guerra y a los soldados de caballería que pertenecían a todas las fuerzas militares de Faraón y que habían entrado en el mar tras ellos”.

      http://estudiosdelasescrituras.blogspot.cl/2016/07/las-grandes-plagas.html

      Con respecto a la literalidad de ciertos pasajes es mejor que el "pollito salga lentamente del cascarón".

      Eliminar
  4. Muy interesante. Está claro que rescatar los genes adanitas sería clave en la evolución. Presiento que se avecina una época de grandes descubrimientos que junto con la intensa búsqueda espiritual que estamos observando traerá importantes cambios q nos irán "empujando" poco a poco hacia nuestro destino...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. En cuanto al ajo, lo usaron los mismos descendientes adanitas ( y/o anditas, aún no he llegado a ese capítulo y me hago un poco de lío..). Dice un artículo:"Su uso fue bien documentado por todas la grandes civilizaciones, entre las que se incluyen los egipcios, los babilonios, los griegos, los romanos y los chinos..."
    Las magníficas propiedades culinarias del ajo han ido del brazo de las capacidades curativas de una planta que desde sus orígenes le ha sido otorgada poderes mágicos. Los sumerios lo empleaban para espantar a los insectos, los egipcios lo suministraban a los esclavos como vigorizador y en Grecia se ingería para evitar el tifus y la cólera...."
    En la actualidad, estas propiedades han sido confirmadas por la ciencia y hoy sabemos que este alimento puede prevenir el Alzheimer, reducir el colesterol y la presión sanguínea y hasta mejorar tu rendimiento físico. En definitiva, el ajo puede prolongar tu vida.
    Pero no todo en el ajo es positivo: Los besos con sabor a ajo han sido la causa de innumerables historias de amor fallidas.😉

    ResponderEliminar