sábado, 31 de mayo de 2014

El legado social de Adán y Eva

Es interesante que todas las dispensaciones celestiales dejan una profunda huella social y colectiva en la entera humanidad que el hombre moderno no aprecia, pero que culturalmente (sin saberlo) aún efectúa. Sin bien, Adán y Eva como seres "de las estrellas" fracasaron parcialmente en legarnos todo su magnífico potencial genético, socialmente dejaron una huella interesante en la humanidad:

(940.4) 84:7.8 La vida familiar sin embargo no era nada especial antes de los días de los noditas y de los adanitas más recientes. Adán y Eva ejercieron una influencia duradera sobre toda la humanidad; por primera vez en la historia del mundo, se veía a hombres y mujeres trabajando juntos en el jardín. El ideal edénico, la entera familia en tarea de horticultura, era una nueva idea en Urantia.

Aunque la pareja del Edén no era un "matrimonio" en el sentido técnico, ciertamente actuaba como tal en la Tierra, y las razas de los Hijos Materiales en la capital del sistema local son el modelo superlativo de lo que son los esposos y padres (familia) para los mundos materiales del universo. Cuando son enviados a la Tierra, estos "extraterrestres" no solo contribuyen a mejorar las razas para elevar a las civilizaciones. También inspiran a los nativos a perfeccionar sus arreglos primitivos, en dónde los matrimonios desordenados, salvajes, los apareamientos descontrolados y los abusos contra las hembras, son notablemente erradicados cuando los nativos observan el "celestial" modelo inspirador de un matrimonio y familia superlativa trabajando en su planeta.

Para éstas primeras tribus, la experiencia impresionante de observar a esos gigantes violetas azulados de casi tres metros vivir como una familia modelo, marca definitivamente el rumbo para que todas las culturas y razas derivadas por aparecer en la Tierra intenten imitar el orden magistral de lo que es una familia. La tradición ancestral del "matrimonio" tal como lo entendemos viene realmente de ellos.

(937.2) 84:5.5 Los adanitas y los noditas acordaron mayor reconocimiento a las mujeres, y los grupos que fueron influidos por los anditas migratorios tendieron a ser influidos por las enseñanzas edénicas en cuanto a la posición de la mujer en la sociedad.

Ciertamente la observación de Eva como un complemento de Adán provocó impresión en las primeras generaciones de niños educados en el Jardín. Eso produjo que en las primeras civilizaciones impregnadas por los adanitas, la mujer tuviera una posición de reconocimiento, valor y consideración igual que la del hombre. 

Esto lo notamos, por ejemplo, en como los egipcios (que recibieron grandes flujos de anditas descendientes de los adanitas) no solo tuvieron una civilización magnifica, sino que en los matrimonios egipcios la mujer era sumamente respetada y valorada, tal como lo observamos en el arte egipcio.

Por lo general, los antropólogos encuentran difícil explicar el salto de la barbarie primitiva a las excelsas y repentinas apariciones de un concepto tan avanzado de matrimonio como lo es en el antiguo Egipto. Ciertamente la aparición de seres superiores que fijaron el modelo inspirador para la civilización es el "eslabón perdido" de la cultura humana.

Hay estatuas e imágenes que muestran a esposo y esposa enlazados por la cintura, tomados de la mano u ofreciéndose flores o alimentos, y la abundancia de poesía amorosa parece implicar que muchas parejas se enamoraban y se elegían el uno al otro. También generalmente los observamos al mismo nivel y en asientos o tronos en igualdad. Y estas palabras reflejan mucho de la cultura egipcia que se mantuvo por un largo tiempo:

“Si eres sabio, mantén tu casa, ama a tu mujer, aliméntala apropiadamente, vístela bien. Acaríciala y cumple sus deseos. No seas brutal, obtendrás más de ella por la consideración que por la violencia: si la empujas, la casa va al agua. Ábrele tus brazos, llámala; demuéstrale tu amor”. (Palabras del escriba Ani, Imperio Nuevo). 

Esto no era casual ya que ellos se habían inspirado en la familia de dioses, Osiris e Isis, lo cuales son la versión egipcia de Adán y Eva.

También los adanitas dieron impulso a las costumbres de monogamia, y aquello persistió por un tiempo en muchos pueblos.

(927.4) 83:6.3 Las tribus caldeas reconocían el derecho de una esposa a imponer que el esposo prometiese, antes de la boda, que no tomaría a una segunda esposa ni a una concubina. Tanto los griegos como los romanos favorecían el matrimonio monógamo. La adoración de los antepasados siempre ha fomentado la monogamia, así como lo ha hecho el error cristiano de considerar el matrimonio un sacramento. Aun la elevación del nivel de vida ha contribuido constantemente contra la pluralidad de esposas. Para el tiempo del advenimiento de Micael en Urantia prácticamente todo el mundo civilizado había alcanzado el nivel de la monogamia teórica. Pero esta monogamia pasiva no significaba que la humanidad se hubiese habituado a la práctica del verdadero matrimonio en parejas.

(927.8) 83:6.7 La monogamia es el metro que mide el avance de la civilización social tal como se la distingue de la evolución puramente biológica. La monogamia no es necesariamente biológica ni natural, pero es indispensable para el mantenimiento inmediato y el desarrollo futuro de la civilización social. Contribuye a la delicadeza de los sentimientos, al refinamiento del carácter moral y a un crecimiento espiritual que son completamente imposibles en la poligamia. La mujer no podrá jamás llegar a ser una madre ideal si se ve constantemente obligada a rivalizar por el afecto de su marido.


Lamentablemente, siglos después de las primeras civilizaciones que habían adoptado el néctar de las costumbres del Edén, el matrimonio entró en una fase ruda y terrible hacia la mujer (coincidiendo con la disolución de la sangre adánica), volviéndose más bien una especie de esclavitud. Esta curva descendente volvió a subir un poco gracias a los conceptos cristianos, pero lamentablemente tuvo varios altibajos durante la Edad Media.

Actualmente la humanidad experimenta una especie de rebeldía tras siglos de abuso en torno al concepto de matrimonio y la familia. No obstante, la "memoria social colectiva" que coloca al matrimonio como un ideal aún persiste en la búsqueda de la felicidad humana mirando subconcientemente a esos gigantes azules que fijaron un modelo inspirador para la civilización. Aún hombres y mujeres sueñan con repetir y escenificar la escena de los Hijos Materiales, representar en sus vidas un matrimonio especial y bello.

Pese a que muchos dicen que la familia está amenazada, la humanidad en realidad está bajo la búsqueda de aquellos ideales edénicos. La humanidad está en una etapa de readaptación y búsqueda compleja. Se ha salido hace poco de una era negativa dominada por los hombres y de humillación a la mujer. Pese a que la tasa de divorcios es de uno por dos matrimonios, aún persiste la fe en esa asociación humana que fué inspirada a la conciencia colectiva por los Adanes y Evas planetarios.

En el futuro inmediato, la mujer y el hombre comenzarán a reconciliarse y a volver a creer en el matrimonio y la familia, cada vez más cercanos al concepto del Edén. Esta era actual de confusión y aparente disolución familiar es solo transitoria.
(941.9) 84:7.28 El matrimonio, con los hijos y con la consiguiente vida familiar, estimula los potenciales más elevados de la naturaleza humana y provee simultáneamente el camino ideal para la expresión de esos atributos acelerados de la personalidad mortal. La familia provee la perpetuación biológica de la especie humana. El hogar es la arena social natural en la que los niños en crecimiento pueden captar la ética de la hermandad de la sangre. La familia es la unidad fundamental de la fraternidad en la que padres e hijos aprenden esas lecciones de paciencia, altruismo, tolerancia e indulgencia que son tan esenciales para la realización de la hermandad entre los hombres.
(941.10) 84:7.29 La sociedad humana mejorará mucho si las razas civilizadas revierten más ampliamente al hábito de los consejos de familias practicado por los anditas. Éstos no mantenían una forma patriarcal o autocrática de gobierno familiar. Eran muy fraternales y asociativos, discutían libre y francamente toda propuesta y reglamentación de naturaleza familiar. Eran idealmente fraternales en todo su gobierno familiar. En una familia ideal el afecto filial y el afecto paterno aumentan mediante la devoción fraternal.
(942.1) 84:7.30 La vida familiar es el progenitor de la verdadera moralidad, el antepasado de la conciencia de la lealtad al deber. Las asociaciones forzosas de la vida familiar forman la personalidad y estimulan su crecimiento al obligarla a un necesario ajuste a otras personalidades distintas. Pero aún más, la verdadera familia —una buena familia— revela a los procreadores paternos la actitud del Creador hacia sus hijos, mientras que al mismo tiempo estos verdaderos padres ilustran para sus hijos la primera de una larga serie de revelaciones en el ascenso del amor del Padre Paradisiaco por todos sus hijos universales.
Ciertamente la familia y el matrimonio son arreglos temporales y humanos para esta vida en la Tierra, pero son una maqueta en escala pequeña que nos muestra el modelo de una concepción más cósmica de familia, el anticipo de una escala amplia de comprensión universal de las relaciones fraternales que tendremos en los mundos ascendentes.

Ahora que gracias a los fascinantes Documentos de Urantia tenemos una comprensión más profunda de la razón de la existencia de la familia, podemos volver a reencantar a las nuevas generaciones con esos ideales extraordinarios y esenciales para la civilización, ese legado de las estrellas que nos trajo Adán y Eva.

viernes, 30 de mayo de 2014

Extremos sobre la sexualidad

Nota: Es imprescindible leer las dos entradas anteriores.

Creo que las entradas anteriores son claras al explicar que la Sexualidad NO es pecaminosa. La sexualidad realmente es "neutra". El descontrol sexual, orgías, y depravaciones, o actos egoístas nacen del desequilibrio y guerra entre el Espíritu y la Carne, entre una mezcolanza de factores. Pero esa guerra o conflicto no significa que la carne sea un estado intrínsecamente negativa (tal como creen erróneamente los gnósticos).

La asociación sexual puede plenamente ser una causa de regocijo y una fuente legítima de "los aspectos sociales, intelectuales, emocionales y espirituales" de una relación, y es en medio de esa estupenda asociación para que los hombres se reproduzcan, de la misma forma como lo hacen muchas criaturas sexuales animales.

La entrada pasada deja claro que es el desajuste sexual, (el que se use meramente el acto sexual para egoísmo, adicción, sadismo, esclavitud y falta de reponsabilidad social) es producto de la herencia animal mezclada con la imaginación adanita. Pero la "sangre" adánica fué inyectada en cantidades débiles.

En los planetas normales, el sexo es una experiencia sublime de amor y carácter espiritual. Está desprovisto del egoísmo, erotismo y animalidad humana. Es usado para la asociación de las almas, y también para la procreación sabia y planificada. 

El sexo en la Tierra no es practicado de forma diferente a como existen otros desequilibrios como la glotonería, la borrachera y las adicciones. Pero los alimentos no son pecaminosos. Los deseos fuera de lugar son los que se convierten en egoístas y pecaminosos, nada más.

Un deseo en su lugar adecuado, regulado y con autodominio, no tiene nada de pecaminoso. Es más, en el Cantar de los Cantares se expresa de forma clara este tipo de expresión.

En ningún momento los documentos expresan que el fin de la vida es superar al cuerpo de la carne, para hacerse futuramente de uno mas espiritual, como si la primera fuera una etapa negativa. ¿Qué sentido tiene que un niño crezca y avance de un estado mental a otro? ¿Qué sentido tiene que crezca una semilla? El que un niño deje su etapa infantil no significa que la niñez sea negativa.

35 No obstante, alguien dirá: “¿Cómo han de ser levantados los muertos? Sí, ¿con qué clase de cuerpo vienen?”. 36 ¡Persona irrazonable! Lo que siembras no es vivificado a menos que primero muera; 37 y en cuanto a lo que siembras, no siembras el cuerpo que se desarrollará, sino un grano desnudo, sea de trigo o cualquiera de los demás; 38 pero Dios le da un cuerpo así como le ha agradado, y a cada una de las semillas su propio cuerpo. 1 Corintios 15

En ningún momento los Documentos dicen que se debe vencer o negar la sexualidad (llamada por algunos “carnalidad”). 

El acto sexual nunca ha sido condenado o llamado perverso y negativo. Nunca los Documentos han señalado que la carne sea pecaminosa, nunca se ha dicho que sea nefasta. Sin embargo, cada cosa ocurre en su tiempo y esfera de lugar. Todos los estudiantes de biología, hasta un niño saben que la sexualidad como función primaria tiene como objeto perpetuar las especies.

La sexualidad, no tiene nada de maligno. Es la mente de las personas la que corrompe lo que Dios ha dado como un don legítimo y temporal al hombre mientras este vive su existencia mortal en la Tierra.

Otra cosa son los desenfrenados deseos físicos que son producto de la privación que tuvo el hombre para poseer un cuerpo mas equilibrado biologicamente, pero eso NO fue causado por Dios. El aborto del plan divino fue causa de la Rebelión de Caligastia y posteriormente de Adán. El “descontrol” sexual no tiene nada que ver con el deseo normal sexual. La gula no significa que el comer alimentos sea una imposición nefaria.

Notad que no solo con el tema sexual hay desequilibrios. La falta de la adecuada inyección adánica se nota en otros ámbitos (incluyendo la salud). Hay problemas con el apego a los bienes materiales, hay desórdenes mentales en relación a la organización política, familiar y social humana. El hombre no es capaz de ordenar sus pensamientos para poder tener un sistema de reciclaje eficaz de la basura, ordenar su entorno inmediato, etc. Además, tiene visiones negativas de la vida, las relaciones, el futuro, etc. No es extraño que el acto que crea la vida haya sido manchado por la perspectiva humana.

 Si la perspectiva humana fuese de sexualidad y reproducción eterna, ¿cómo podríamos explicar la sobrepoblación terrestre? La reproducción y sexualidad solo existen en un mundo material porque los seres vivos mueren.

Los hombres renacidos del Espíritu NO se vuelven célibes ni reprimen su sexualidad NORMAL.  Tienen bien balanceadas y unificadas sus necesidades de modo que no experimentan conflicto alguno entre la carne y el espíritu. El conflicto ocurre en este planeta por la privación de la sangre adánica. 

(382.2) 34:7.2 Los mortales evolucionarios que habitan mundos normales de progreso espiritual no experimentan los agudos conflictos entre el espíritu y la carne que caracterizan a las razas de hoy en día en Urantia. 

(382.3) 34:7.3 Los mortales de un mundo normal no experimentan una constante lucha entre sus naturalezas material y espiritual.

(383.1) 34:7.7 Los estímulos normales de los seres animales y los apetitos e impulsos naturales de la naturaleza física no están en conflicto siquiera con los más altos logros espirituales excepto en la mente de las personas ignorantes, mal instruidas, o desafortunadamente, en extremo escrupulosas.

(977.1) 89:3.6 Era tan sólo natural que el culto del renunciamiento y la humillación llamara la atención a la gratificación sexual. El culto de la continencia (privación sexual) se originó como rito entre los soldados antes de emprender batalla; en épocas posteriores se tornó en la práctica de los «santos». Además, la participación de una religión en el antiguo culto de la continencia conduce directamente a la guerra contra el matrimonio y el hogar, la verdadera piedra angular de la sociedad y la institución básica del progreso humano. No es de sorprender que todas estas creencias fomentaran la formación de sacerdocios célibes en muchas religiones de muchos pueblos.

Vemos que el Celibato es nefasto como requisito religioso, sobre todo cuando la Iglesia lo impone al sacerdocio. De hecho, hasta Jesús mismo podría haberse casado sin problemas, si su misión hubiese sido derivada a centrarse en la vida familiar, pero ya la dispensación adánica había cumplido el papel de fundar una familia modelo.


Y notemos como Adán y Eva poseían plenas capacidades reproductivas y sexuales para poblar la Tierra con su especie  ("Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra") . 

(851.6) 76:4.8 Tras haberse establecido en el segundo jardín junto al Eufrates, Adán optó por dejar atrás tanto plasma vital como le fuera posible para beneficiar el mundo después de su muerte. Como corresponde, se convirtió Eva en jefa de la comisión de doce miembros sobre el perfeccionamiento de las razas; antes de morir Adán, esta comisión había seleccionado a 1.682 mujeres del tipo superior en Urantia, y éstas fueron impregnadas con el plasma vital de Adán. Todos sus hijos llegaron a la madurez excepto 112, de modo que el mundo, de esta forma, fue beneficiado por la adición de 1.570 hombres y mujeres superiores. Si bien estas madres candidatas fueron seleccionadas de todas las tribus circundantes y representaban la mayoría de las razas de la tierra, fue escogida la mayoría de los elementos superiores de los noditas, y constituyeron las semillas de la poderosa raza andita. Estos hijos nacieron y se criaron en el contorno tribal de su madre respectiva.

(851.5) 76:4.7 Las células del cuerpo de los Hijos Materiales y de su progenie son mucho más resistentes a las enfermedades que las de los seres evolutivos indígenas del planeta. Las células del cuerpo de las razas nativas son afines a los organismos microscópicos y ultramicroscópicos vivientes del reino que producen enfermedades. Estos hechos explican por qué los pueblos de Urantia tienen que hacer un gran esfuerzo en el campo científico para resistir a tantos trastornos físicos. Seríais mucho más resistentes a las enfermedades, si vuestras razas llevaran más de la sangre adánica.


Es parte del procedimiento para un planeta que los hijos de Adán procreen sabiamente con las razas planetarias hijos que puedan elevar biologicamente a las humanidades. Debido a la rebelión planetaria, se interrumpió prematuramente ese procedimiento en nuestro mundo, lo cual nos dejó con poco material genético adánico. 

(585.6) 51:5.2 Usualmente los pueblos violetas (hijos de Adán) no comienzan a amalgamarse con los nativos planetarios hasta que su propio grupo no llega a sumar más de un millón. Entretanto, el séquito del Príncipe Planetario proclama que los hijos de los Dioses han bajado, tal como sucedió, para unirse con las razas del hombre; y el pueblo ansiosamente espera el día en que se anuncien los nombres de aquellos que han calificado por sus rasgos raciales superiores y que por lo tanto pueden proceder hacia el Jardín del Edén y ser allí elegidos por los hijos e hijas de Adán como padres y madres evolucionarios de la orden nueva y mezclada de la humanidad.

(585.7) 51:5.3 En mundos normales el Adán y la Eva Planetarios nunca se aparean con las razas evolucionarias. Este trabajo de mejoramiento biológico es una función de la progenie adánica. Pero estos adanitas no van a mezclarse con las razas; el séquito del Príncipe conduce al Jardín del Edén a los hombres y mujeres superiores para el apareamiento voluntario con la descendencia adánica. Y en la mayoría de los mundos se considera el más alto honor ser seleccionado como candidato para el apareamiento con los hijos e hijas del jardín.
(586.2) 51:5.5 La raza violeta es un pueblo monógamo, y cada hombre o mujer que se une con los hijos e hijas adánicos promete no aceptar otros consortes e instruye a sus hijos e hijas de la misma manera. Los niños de cada una de estas uniones son instruidos y capacitados en las escuelas del Príncipe Planetario, después de lo cual se les permite ir en busca de la raza de su progenitor evolucionario, para contraer matrimonio allí entre los grupos seleccionados de mortales superiores.
(586.3) 51:5.6 Cuando este linaje de los Hijos Materiales se agrega a las razas evolucionarias de los mundos, se inicia una era nueva y más grande de progreso evolucionario. Después de esta efusión procreadora de habilidad importada y rasgos superevolucionarios se produce una sucesión de avances rápidos en la civilización y en el desarrollo racial.
Notamos que la sexualidad correctamente llevada y ordenada es parte del procedimiento en los planetas normales. El conflicto entre la carne y espíritu solo existe cuando en ausencia de una personalidad unificada, el ser humano entra en los extremos nefastos en relación al don de la sexualidad.

jueves, 29 de mayo de 2014

Los vicios morales correctamente abordados

Nota: Es imprescindible leer la entrada anterior.

En la entrada pasada notamos como la privación de las cantidades adecuadas de "sangre" adanita en la humanidad, la ha dejado desprovista de un soporte material adecuado para tener un equilibrio y control sobre los rasgos de la herencia animal.

(914.6) 82:1.10 Ninguna emoción o impulso humano, cuando no se le enfrena pero se le da rienda suelta, puede producir tanto daño y pena como este poderoso impulso sexual. La sumisión inteligente de este impulso a las reglamentaciones de la sociedad es la prueba suprema de la realidad de toda civilización. El autocontrol, más un autocontrol en constante aumento, es la demanda cada vez mayor de la humanidad en avance. El secreto, la falta de sinceridad y la hipocresía podrán oscurecer los problemas sexuales, pero no proveen soluciones, ni tampoco avanzan la ética.

Dado que la humanidad de forma inherente tiene poco autocontrol sobre éste asunto, ha sido necesario una reglamentación social para no haber socavado tempranamente las instituciones esenciales de la civilización. El matrimonio y la familia se han vuelto los reguladores necesarios del hombre. 

(914.5) 82:1.9 Entre los salvajes, la consecución de alimentos era la motivación principal, pero cuando la civilización asegura suficiente alimento, el impulso sexual se vuelve muchas veces un impulso dominante y por consiguiente necesita por siempre de la reglamentación social. En los animales, la periodicidad instintiva controla la propensidad al apareamiento, pero puesto que el hombre es en gran parte un ser autocontrolado, el deseo sexual no es periódico, por lo tanto se torna necesario para la sociedad imponer el autocontrol sobre el individuo.

Sin embargo, esto no garantiza el mero éxito de la civilización. Actualmente la humanidad dispone de más tiempo libre para la búsqueda de distracciones, lo cual la puede precipitar a la destrucción personal por la búsqueda desmedida del placer.

En la entrada pasada comentamos que los Documentos señalan que Jesús nos trajo el único camino para lograr trascender la esclavitud de nuestra herencia animal. El nuevo nacimiento es lo único que lo puede conseguir. Sin embargo, es necesario recordar algo que las Iglesias no han podido señalar correctamente:
 (1582.2) 140:8.21 Jesús poco tenía que decir sobre los vicios sociales de su era; pocas veces se refirió a la delincuencia moral. Era un maestro positivo de la virtud verdadera. Evitaba cuidadosamente el método negativo de impartir instrucción; se negaba a publicar el mal. No era ni siquiera un reformador moral. Bien sabía, y enseñó a sus apóstoles, que los impulsos sensuales de la humanidad no se reprimen mediante el reproche religioso ni las prohibiciones legales. Sus pocas denuncias estaban dirigidas en gran parte contra el orgullo, la crueldad, la opresión y la hipocresía.
(1582.3) 140:8.22 Jesús ni siquiera denunció con vehemencia a los fariseos como lo hiciera Juan. Sabía que muchos de los escribas y fariseos eran de corazón honesto; comprendía que eran esclavos de las tradiciones religiosas. Jesús insistía en «primero sanar el árbol». Reiteró a los tres que él valoraba toda la vida, y no sólo unas pocas virtudes especiales.
Incluso cuando observamos los Evangelios, notamos éstas premisas reflejadas. En el sermón del monte Jesús aborda el corazón y los pensamientos como productores del mal. Posteriormente comenta que del corazón proceden los actos como hurto, fornicaciones y adulterios. El animó a limpiar el interior de la copa, no a realizar una mera reforma conductual externa.
Pero ciertamente Jesús evitó concentrarse en el método negativo de instrucción, en publicar el mal. Sabía que la prohibición religiosa no soluciona el problema de los impulsos sexuales humanos descontrolados. Es más, parece ser que la constante reglamentación al respecto, la mera amonestación prohibitiva y repetitiva causa más problemas. Esto lo abordé una vez, incluso realizando un análisis de Romanos capítulo 7:

El problema de la moralidad sexual

http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2013/09/el-problema-de-la-moralidad-sexual.html

Qué triste y lamentable  que los sistemas religiosos gasten tanto tiempo y energías en la persecución negativa del mal, mediante intricados procedimientos judiciales, comités judiciales y constantes penalizaciones, y admoniciones,  más que abordar la raíz del problema. El problema de las miles de expulsiones y disciplinas religiosas radica en que a los hombres y mujeres no se les ha enseñado que deben Nacer Otra Vez. Esta es la única vía para comenzar a liberarse de las fuerzas imperfectas que nos tienden a derrumbar en el pecado. Mientras a los fieles no se les eduque preventivamente en la auténtica espiritualidad, aquella que mediante el nuevo nacimiento los coloca en la posición de Hijos de Dios para hacer el bien, no estarán correctamente protegidos contra el mal. Su protección contra el mal solo dependerá de una penitencia, de una corrección externa mediante el miedo a la sanción negativa, y no por una transformación de la naturaleza.

La verdadera religión no consiste realmente en enseñar moralidad. La verdadera moralidad es uno de los frutos, de los productos derivados de la verdadera religión. La religión viviente conecta al hombre con su Hacedor en un vínculo del Nuevo Nacimiento, y aquella relación provoca los frutos morales secundarios y protege al hombre del mal, porque el hombre comprende que la vida religiosa no es una actividad especial solo para ciertos ámbitos de la vida, comprende que toda la vida, todas las actividades humanas están iluminadas con el nuevo nacimiento.

En mi opinión, las religiones cometen estos errores al abordar los vicios morales centrados en la sexualidad:

1- Evitan enseñar de forma limpia y sana lo que es la sexualidad. La capacidad sexual tiene el propósito de una fraternización a nivel íntimo que incluso puede proveer aspectos espirituales, sociales y mentales, tal como una vez comentamos en una entrada en relación a los compañeros moronciales y la vida de pareja tras la muerte. Un aspecto derivado es el potencial de procrear seres ascendentes que puedan llegar al Padre y tener vida eterna, nos convierte en socios con Dios.

2- Abordar de forma penalista y negativa las desviaciones sexuales, la fornación, el adulterio, etc. El evitar estos vicios o problemas no se debe abordar de esa forma, ya que los transforma en un tabú, en un asunto atrayente ya que es prohibido de forma negativa. La mejor forma de abordar estos vicios humanos es que a los hombres se les enseñe a "nacer otra vez". Y este Nuevo Nacimiento provocará una "inmunización" contra las tendencias humanas destructivas y desajustadas de los deberes sociales y familiares.

Cuando las religiones aborden de forma correcta estos asuntos, realmente habrán hecho una contribución a la humanidad, y no mediante la producción de individuos santurrones e hipócritas que han traído descrédito al Padre Universal y al Hijo del Hombre.

martes, 27 de mayo de 2014

Conflicto interior


El gran problema de la expresión sexual en el mundo moderno y toda la contaminación con la pornografía y las prácticas eróticas que tanto venden comercialmente en la actualidad obedece no solo a los nuevos estímulos comunicacionales. Tenemos evidencia de algunos pueblos que también tenían prácticas repugnantes en torno a la sexualidad. Los Documentos nos señalan un factor en relación al problema del control de las pasiones animales que comenzó a agravarse miles de años después de la venida de Adán y Eva:

(913.5) 82:1.2 El interés y deseo sexuales no eran pasiones dominantes en los pueblos primitivos; ellos simplemente las aceptaban. La entera experiencia reproductora estaba libre de embellecimientos de la imaginación. La pasión sexual que todo lo absorbe de los pueblos más altamente civilizados se debe principalmente a la mezcla de razas, especialmente allí donde la naturaleza evolucionaria ha sido estimulada por la imaginación asociativa y la apreciación de la belleza por parte de los noditas y adanitas. Pero esta herencia andita fue absorbida por las razas evolucionarias en cantidades tan limitadas como para no conseguir proveer suficiente autocontrol para las pasiones animales así desencadenadas y estimuladas por la dote de una conciencia sexual más aguda y de impulsos más intensos de apareamiento. De entre las razas evolucionarias, el hombre rojo era el que tenía el código sexual más elevado.

Notamos que los salvajes realizaban sus actos sexuales sin imaginación ni asociación de erotismo. Posteriormente la raza humana con la influencia de los noditas y adanitas provocó una inyección de imaginación en el acto reproductivo, separando mentalmente el placer del mero acto de apareamiento. Sin embargo, los genes adanitas y noditas finalmente se diluyeron en las tribus que presentaban una mayor cantidad de habitantes primitivos. Esto ha provocado, que los impulsos primitivos finalmente dominen a los pueblos modernos. Y como conclusión tenemos una amalgama complicada de imaginación erótica (que es un derivado de la imaginación artística adanita) y que se ha vuelto dañina debido a la mezcolanza con la animalidad sexual de los primitivos antes de los días de Adán.

Lo anterior ha provocado problemas en nuestra genética, cerebro y mente para tener mayor receptividad a lo que es espiritual.

(382.1) 34:7.1 La carne, la naturaleza inherente derivada de las razas de origen animal, no da naturalmente los frutos del Espíritu divino. Cuando se mejora la naturaleza mortal con el agregado de la naturaleza de los Hijos Materiales de Dios, así como las razas de Urantia se mejoraron hasta cierto punto por el otorgamiento de Adán, entonces el camino está mejor preparado para que el Espíritu de la Verdad coopere con el Ajustador residente para producir la hermosa cosecha de los frutos de carácter del espíritu. Si vosotros no rechazáis a este espíritu, aún se necesita la eternidad para ejecutar la misión, «él os guiará hacia toda la verdad».
(382.2) 34:7.2 Los mortales evolucionarios que habitan mundos normales de progreso espiritual no experimentan los agudos conflictos entre el espíritu y la carne que caracterizan a las razas de hoy en día en Urantia. Pero aun en los planetas más ideales, el hombre preadánico debe esforzarse positivamente para ascender desde el plano puramente animal de la existencia por los sucesivos niveles de significados cada vez más intelectuales y valores espirituales más elevados.
Si la raza humana hubiese recibido más genes adánicos, la naturaleza animal estaría más subyugada y controlada. La receptividad espiritual sería mejor. Los pensamientos del hombre promedio no estarían tan dominados por sus desequilibrios químicos-mentales-hormonales que lo empujan a pensar más en lo sexual que en lo espiritual y superior.

Los conflictos internos tan desastrosos entre lo espiritual y lo carnal no serían tan agudos. Pablo mismo aludió a esa lucha entre las dos naturalezas cuando lo ejemplificó en su propio caso (Romanos 7:15).
(382.3) 34:7.3 Los mortales de un mundo normal no experimentan una constante lucha entre sus naturalezas material y espiritual. Se enfrentan a la necesidad de subir desde los niveles animales existentes hasta planos más altos de vida espiritual, pero este ascenso más se parece a un curso de capacitación si se lo compara con los intensos conflictos de los mortales urantianos en este reino de divergentes naturalezas material y espiritual.
(382.4) 34:7.4 Los pueblos de Urantia están sufriendo las consecuencias de una doble privación de ayuda en esta tarea de progresivo logro espiritual planetario. La sublevación de Caligastia precipitó una confusión mundial y robó a todas las generaciones subsiguientes de la asistencia moral que una sociedad bien ordenada hubiera provisto. Pero aun más desastrosa fue la falta de Adán que privó a las razas de un tipo superior de naturaleza física que habría sido más armoniosa con las aspiraciones espirituales.
El problema de la naturaleza inclinada a lo moralmente bajo, es producto de no poseer una naturaleza física más elevada que hubiese provocado mayor armonía mental interna, mientras que los instintos hubiesen sido adecuadamente controlados. 

Si la humanidad hubiese sido totalmente heredera de un hombre que era perfecto como Adán, no tendríamos esos conflictos, incluso si Adán hubiese caído en "imperfección". Pero la razón de la lucha entre dos naturalezas se debe a que nosotros también somos herederos de un linaje animal.
(382.5) 34:7.5 Los mortales de Urantia están forzados a someterse a tan profunda lucha entre el espíritu y la carne debido a que sus ancestros remotos no estuvieron más plenamente imbuídos y adanizados por el otorgamiento edénico. Según el plan divino, las razas mortales de Urantia deberían haber contado con naturalezas físicas más naturalmente sensibles al espíritu.
Jesús nos enseña a liberarnos y trascender nuestra naturaleza
(382.6) 34:7.6 A pesar de este doble desastre para la naturaleza del hombre y su medio ambiente, los mortales de hoy en día experimentarían menos de este aparente conflicto entre la carne y el espíritu si quisieran entrar en el reino del espíritu, donde los hijos de Dios por la fe disfrutan relativa redención de la servidumbre esclavizadora de la carne en el servicio iluminado y liberador de la devoción sincera al cumplimiento de la voluntad del Padre en el cielo. Jesús le mostró a la humanidad el camino nuevo de la vida mortal por donde los seres humanos pueden escapar de la mayor parte de las espantosas consecuencias de la rebelión de Caligastia y compensar más eficientemente las privaciones resultantes de la falta de Adán. «El espíritu de vida de Cristo Jesús nos ha liberado de la ley de la vida animal y de las tentaciones del mal y el pecado». «Ésta es la victoria que supera la carne, y aun vuestra fe».
(383.1) 34:7.7 Aquellos hombres y mujeres que conocen a Dios y que han nacido de la experiencia de Espíritu, no experimentan conflicto con sus naturalezas mortales más de lo que lo hacen los habitantes de los mundos y planetas más normales, que nunca han sido manchados por el pecado ni tocados por la rebelión. Los hijos de fe trabajan en niveles intelectuales y viven en planos espirituales muy por encima de los conflictos producidos por desenfrenados o desnaturalizados deseos físicos. Los estímulos nor-males de los seres animales y los apetitos e impulsos naturales de la naturaleza física no están en conflicto siquiera con los más altos logros espirituales excepto en la mente de las personas ignorantes, mal instruidas, o desafortunadamente, en extremo escrupulosas.
Y el Mensajero Poderoso a cargo de este Documento nos recuerda comprensivamente que no debemos desanimarnos ante nuestras caídas.
(383.2) 34:7.8 Habiendo comenzado el camino de la vida eterna, habiendo aceptado el deber y recibido tus órdenes de avanzar, no temas los peligros del olvido humano e inestabilidad mortal, no te preocupes por el temor al fracaso, o por la confusión que te deja perplejo, no vaciles ni interrogues tu estado y situación porque en las horas sombrías, en cada encrucijada de la lucha por progresar, el Espíritu de la Verdad siempre hablará, diciendo: «Éste es el camino».

lunes, 26 de mayo de 2014

La Comisión de Reveladores

Los Documentos de Urantia a veces dan la impresión de estar redactados magistralmente por una mente maestra y no por las diversas personalidades que aparecen tras los mismos. Personalmente he tenido a veces esa sensación, pero claramente es un error de mi percepción. Es interesante que los mismos documentos lo sacan a la luz.

Notemos la parte I:

(32.1) 1:7.9 Presentado por un Consejero Divino, miembro de un grupo de personalidades celestiales encargadas por los Ancianos de los Días en Uversa, sede del gobierno del séptimo superuniverso, de supervisar aquellas porciones de esta revelación inminente que tienen que ver con los asuntos allende los límites del universo local de Nebadon. He sido comisionado para patrocinar aquellos documentos que describen la naturaleza y atributos de Dios, porque represento la fuente de información más elevada de que se dispone para tal fin en cualquier mundo habitado.

Notamos que la parte I está supervisada por el Consejero Divino. 

Ahora bien, la parte II dice que está "Auspiciada por un Cuerpo de Personalidades del Universo Local de Nebadon que actúan por autoridad de Gabriel de Salvington"

Vemos como Gabriel es el que tiene bajo su autoridad este asunto. Y lo notamos, por ejemplo, en esta declaración:

(365.5) 32:5.9 [Presentado por un Mensajero Poderoso temporalmente asignado al Concilio Supremo de Nebadon y encargado de esta misión por Gabriel de Salvington.]

Y en la parte III lo notamos de nuevo:

-Estos documentos fueron auspiciados por un Cuerpo de Personalidades del Universo Local que actúan por autoridad de Gabriel de Salvington-

(1308.1) 119:0.1 ME LLAMO Gavalia, soy el Jefe de las Estrellas Vespertinas de Nebadon, y he sido asignado a Urantia por Gabriel, para la revelación de la historia de los siete autootorgamientos del Soberano del Universo, Micael de Nebadon. Al hacer esta presentación, me adhiero estrictamente a las limitaciones impuestas por mi comisión.

Y notemos que en la parte IV se dice:

(1323.1) 120:0.1 HE SIDO encomendado por Gabriel para supervisar la nueva presentación de la vida de Micael durante su estadía en Urantia en semejanza de carne mortal. Soy el director Melquisedek de la comisión reveladora a cargo de esta tarea, y he sido autorizado para presentar esta narrativa de ciertos acontecimientos....

Y posteriormente la comisión de Seres Intermedios declara bajo su Portavoz:

 (1343.3) 121:8.14 Aunque yo, en colaboración con mis once compañeros asociados seres intermedios y bajo la supervisión del Melquisedek a cargo, he encarado este relato (…) En realidad he actuado como recopilador y corrector más que como narrador original.

Ciertamente notamos entonces que las múltiples personalidades que participaron en los documentos tuvieron que amoldarse a la dirección y compilación final de la Comisión de Reveladores principalmente de éstos supervisores que van en orden decreciente:

Consejero Divino supervisa a Gabriel 

Gabriel supervisa a otros expositores

Melquisedek está bajo supervisión de Gabriel

Seres Intermedios bajo su compilador que a la vez es supervisado por el Melquisedek que es supervisado por Gabriel y a su vez, éste es supervisado aparentemente por el Consejero Divino.

Y todo indica que al ser devuelta la Revelación al tiempo y espacio mediante el sujeto anónimo humano, ésta también pasó por la edición final del Ajustador del Pensamiento (fragmento que contacta con el Padre Universal) del sujeto anónimo  humano. 

Notamos por lo tanto, que el grueso del texto, la parte de las exposiciones son narrativas con fraseología semejante que provocan una armonía general y coherencia como si tuviese un solo autor.

Esto se podría comparar a lo que ocurre con los redactores de revistas como la Atalaya que tienen a varios escritores, los cuales finalmente envían su material para que sea compilado, revisado y corregido por la comisión (comité de redacción),  manteniendo una misma línea editorial, y luego una secretaria o escribano lo transmita con el mismo estilo en la página impresa. 

Finalmente en los Documentos de Urantia vemos como el Ajustador  aglutina al Consejero Divino y a Gabriel, quién tiene a su cargo el Melquisedek. Esto muestra como una supermente  logra unificar magistralmente todas las conciencias y grupos involucrados (como si fuese una "mente colectiva").

No en vano algunos que dicen apoyar la causa de Lucifer, reclaman que la Revelación de Urantia es una propaganda de Gabriel contra los rebeldes.

Evidencia de diferentes personalidades

Fuera del grueso del texto, cuando leemos el texto con sutileza, vemos en algunos documentos  ciertos exabruptos o declaraciones que demuestran la "personalidad" del revelador (como si fuera "positivo" o "enérgico") y otros más retraídos o amorosos.

Por ejemplo, algunos documentos relativos a las razas humanas y asuntos globales planetarios parecen ser dictados por reveladores poco empáticos (?) con los sentimientos humanos, en un estilo como más "frío" como si la especie humana fueran "plantas" en "probeta" o algo asi (esto demuestra la naturaleza no humana de los reveladores, sobre todo de aquellos de un nivel más alejado del afecto humano de índole básica).  Incluso, en un documento, un Revelador trata de "animalitos" a algunos humanos. Esto es opuesto a como están redactados los de la parte IV y otros, que parecen ser mucho más "amorosos" y comprensivos con la naturaleza humana,  y son muy tiernos al transmitir el carácter amoroso del Padre Universal (quizás por que los seres intermedios son nuestros "primos").

En algunos documentos notamos como un revelador está extrañamente entusiasmado, en otro documento, otro lanza unos exabruptos, y en otro documento otro revelador es refrenado por sus superiores para no seguir narrando.

Asi que claramente tras una lectura detenida, yo me he dado cuenta de que veo a varias personalidades de forma sutil. Ahora bien, lo magistral es que diversos tipos de información detallada y revelada, ya aparecen en la parte I, que tienen que ver con la parte IV. Es como si ya supieran todo, en otras palabras, los hechos ya existían. Además, he notado como algunos reveladores comentan asuntos desde su perspectiva (algunos incluso creando una sutil "aparente" contradicción) que otros exponen detalladamente en su respectivo documento, como por ejemplo, el asunto de Caligastia y otros temas. Aquello es evidencia de personalidad y diferente enfoque desde otro ángulo.

En la parte IV también se cuenta sobre una interesante "discusión" de los "ángeles del progreso y las iglesias" en las que estaban involucrados los seres intermedios, para ponerse de acuerdo en el asunto de las Conferencias de Urmia, en torno a la vida "oculta" de Jesús.

Estos elementos y otros más, que nos darían para muchas entradas, me convencen de la gran coherencia y autenticidad de los documentos. 


sábado, 24 de mayo de 2014

La Tierra transformada en un Paraíso

El anhelo de ver la Tierra restaurada y transformada en un Paraíso procede de los tiempos remotos cuando los humanos observaron el Jardín de Adán y Eva.

(823.6) 73:3.6 El sitio elegido para el Jardín era probablemente el paraje más bello del mundo entero, en su género, y el clima entonces era ideal. En ninguna otra parte existía un lugar que pudiera haberse prestado tan perfectamente para convertirse en tal paraíso de expresión botánica. En este lugar de reunión, se congregaba la crema y nata de la civilización de Urantia. Más allá de sus confines, el mundo estaba sumido en la oscuridad, la ignorancia y el salvajismo. Edén era el único punto risueño en Urantia; era naturalmente un sueño de belleza, y no tardó en convertirse en un poema de exquisita y perfeccionada gloria paisajística.

Desde entonces la búsqueda del Paraíso Perdido, se ha transformado en una ruta que ha tomado muchos rumbos. La idea original era que la Civilización del Edén fuese la primera de varios centros culturales que tenían que aparecer en la Tierra.

(827.2) 73:7.3 Los Melquisedek aconsejaron a Adán que no iniciara el programa de elevación y mezcla de las razas hasta que su familia alcanzara el medio millón. Nunca se pretendió que el Jardín fuera la residencia permanente de los adanitas. Habrían de convertirse en emisarios de una nueva vida para el mundo entero; habrían de movilizarse para la otorgación altruista a las razas necesitadas de la tierra.

(827.3) 73:7.4 Las instrucciones dadas por los Melquisedek a Adán, implicaron que habría de establecer sedes raciales, continentales y divisionales que estarían a cargo de sus hijos inmediatos, en tanto que él y Eva habrían de repartir su tiempo entre estas distintas capitales mundiales en carácter de asesores y coordinadores del ministerio mundial de la elevación biológica, el progreso intelectual y la rehabilitación moral.

Pero la rebelión hundió estos magníficos planes. Algún día la humanidad recobrará el rumbo y la marcha hacia su destino inevitable continuará. El profeta Isaías visualizó la época en que los hombres ya no pelearían como bestias salvajes. En aquel tiempo, “el lobo morará con el cordero”.

El Destino Inevitable del Planeta Tierra


El destino de la Tierra es un mundo maravilloso. Es lograr la etapa de "luz y vida". Observemos las declaraciones de Urantia Book sobre el tipo de mundo que será la Tierra en el futuro:

(624.7) 55:3.1 Estos mundos son como el Paraíso en comparación con los tiempos primitivos del hombre primitivo durante la edad pre-Príncipe Planetario. Describirías instintivamente este reino —si pudieras ser transportado repentinamente a un planeta en esta etapa de desarrollo— como el cielo en la tierra.

(626.10) 55:3.21 La gran dificultad que enfrenta a Urantia en el asunto de lograr el elevado destino planetario de luz y vida corresponde a los problemas de enfermedad, degeneración, guerra, razas multicolores, y multilingüismo.

(629.10) 55:5.1 Las criaturas mortales que viven en un mundo sacudido por el pecado, dominado por el mal, egoísta y aislado, tal como Urantia, difícilmente pueden concebir la perfección física, el logro intelectual, y el desarrollo espiritual que caracterizan a estas épocas avanzadas de evolución en una esfera sin pecado.

(629.11) 55:5.2 Las épocas avanzadas de un mundo establecido en luz y vida representan la cumbre del desarrollo material evolucionario. En estos mundos cultos han desaparecido la pereza y las fricciones de las eras primitivas anteriores. La pobreza y la desigualdad social han casi desaparecido, la degeneración ya no existe, la delincuencia raramente se observa. La locura prácticamente ha dejado de existir, y la debilidad mental es una rareza.

(629.12) 55:5.3 El estado económico, social y administrativo de estos mundos es de orden perfeccionado y elevado. Florecen la ciencia, el arte y la industria, y la sociedad es un mecanismo que funciona suavemente, de elevado logro material, intelectual y cultural. La industria se ha vertido en gran parte al servicio de los objetivos más elevados de dicha civilización maravillosa. La vida económica de dicho mundo se ha vuelto ética.



(630.1) 55:5.4 La guerra ya es cosa de la historia, y ya no existen ejércitos ni fuerzas de policía. El gobierno está desapareciendo gradualmente. El autocontrol está lentamente volviendo obsoleta la promulgación humana de leyes. El grado de gobierno civil y reglamentación obligatoria, en un estado intermedio de la civilización en avance, es inversamente proporcional a la moral y espiritualidad de la ciudadanía.

(630.2) 55:5.5 Las escuelas han mejorado considerablemente y están dedicadas a la capacitación de la mente y a la expansión del alma. Los centros de arte son exquisitos y las organizaciones musicales estupendas. Los templos de adoración con sus academias asociadas de filosofía y religión experiencial son creaciones de belleza y grandeza. Las arenas al aire libre de asambleas para la adoración, son igualmente sublimes en su simplicidad de decoración artística.

(630.3) 55:5.6 Las disposiciones para el deporte competitivo, el humor, y otras fases del logro personal y de grupo son amplias y apropiadas. Un rasgo especial de las actividades competitivas en tal mundo altamente cultural se refiere a los esfuerzos de individuos y grupos por sobresalir en las ciencias y filosofías de la cosmología. Florecen la literatura y la oratoria, y el idioma tanto ha mejorado como para ser simbólico de conceptos así como también expresivo de ideas. La vida es refrescantemente sencilla; el hombre por fin ha coordinado un elevado estado de desarrollo mecánico con un logro intelectual inspirador y ha dominado ambos en un exquisito logro espiritual. La búsqueda de la felicidad es una experiencia de regocijo y satisfacción.

(631.4) 55:6.8 Pero ¿es que puedes imaginar qué clase de mortales evolucionarios aparecen ahora provenientes de los mundos que desde hace mucho tiempo existen en la séptima época de establecimiento de luz y vida? Son tales como éstos que concurren a los mundos morontiales de la capital del universo local para comenzar sus carreras de ascensión.

(631.5) 55:6.9 Si los mortales de la perturbada Urantia tan sólo pudieran visualizar uno de estos mundos más avanzados largamente establecido en luz y vida, jamás volverían a dudar de la sabiduría del esquema evolucionario de creación. Aunque no existiese un futuro de progresión eterna para la criatura, aun entonces los soberbios logros evolucionarios de las razas mortales en dichos mundos establecidos de logro perfeccionado justificarían ampliamente la creación del hombre en los mundos del tiempo y del espacio.

(599.7) 52:7.11 Fue acerca de la conclusión de la misión final de los Hijos Instructores (por lo menos esa sería la cronología en un mundo normal) acerca de que Juan escribió: «Yo vi un nuevo cielo y una nueva tierra y el nuevo Jerusalén que bajaba de Dios saliendo del cielo, preparada como una princesa adornada para su príncipe».

(600.1) 52:7.12 Ésta es la misma tierra renovada, la etapa avanzada planetaria, que el antiguo visionario visualizó cuando escribió: «'Pues así como los nuevos cielos y la nueva tierra que yo crearé durarán ante mí, así también vosotros y vuestros hijos perduraréis; y sucederá que de una luna nueva a otra y de un sábado a otro, toda la carne adorará ante mí', dice el Señor».

(600.2) 52:7.13 Son los mortales de dicha edad aquellos que se describen como «una generación elegida, o un sacerdocio real, una nación sagrada, un pueblo excelso; y vosotros esparciréis las alabanzas de Aquél que os ha llamado de la oscuridad hacia esta maravillosa luz».

(600.3) 52:7.14 Sea cual fuere la historia natural especial de un planeta específico, sea que el reino haya sido totalmente leal, teñido de mal, o maldecido por el pecado —sean cuales fueren los antecedentes— tarde o temprano, la gracia de Dios y el ministerio de los ángeles inaugurarán el día del advenimiento de los Hijos Instructores Trinitarios; y su partida, después de su misión final, inaugurará esta maravillosa era de luz y vida.


(600.4) 52:7.15 Todos los mundos de Satania pueden unirse en la esperanza de aquél que escribió: «Sin embargo nosotros, de acuerdo con su promesa, esperamos un nuevo cielo y una nueva tierra, en la cual mora la rectitud. Por lo tanto, amados, ya que buscáis estas cosas, sed diligentes para que aquél os pueda encontrar en paz, sin manchas ni culpas».

jueves, 22 de mayo de 2014

¿Matrimonio Celestial?


La Iglesia Mormona tiene en sus creencias más atractivas la enseñanza sobre que los matrimonios pueden tener una duración celestial. Las personas contraen el matrimonio celestial con el entendimiento supuesto de que Dios y el Espíritu Santo son testigos de él. El matrimonio celestial se refiere para los mormones a un matrimonio que dura más allá de la muerte. Los fieles religiosos que creen en el matrimonio celestial creen que Dios te reunirá con tu cónyuge celestial en el cielo, después de la muerte.

Los seguidores  mormones conectan dicha práctica a las palabras de Cristo en Mateo 16:19, donde Cristo dio a sus discípulos el derecho a "atar cosas en la tierra" que serían reconocidas "en el cielo".

Estas uniones incluyen a toda la familia, incluyendo a los hijos de matrimonios anteriores. Los  mormones creen que después de la unión, una pareja y sus hijos vivirán eternamente en el cielo, juntos. Es más, algunos líderes de la Iglesia han hablado hasta de una procreación en los cielos.

Mientras que los estados no aceptan la poligamia como un matrimonio legal, los fundamentalistas mormones ofrecen un matrimonio celestial como un método para el matrimonio plural, una especie de "poligamia celestial".

Este tipo de creencias parece ser atractiva para "la carne", para el creyente masivo que desea mantener un estado en forma perpetua. 

Sin embargo, ¿armonizan realmente las ideas mormonas con la lógica y la misma evidencia bíblica que ellos a veces utilizan?

Mateo 16:9 habla de "llaves de Pedro" que fueron asignadas al apóstol para que las personas entrasen en el reino, no para realizar matrimonios religiosos. Asimismo Mateo 18:18 claramente habla de "atar" en el sentido de los pleitos que son llevados a la Iglesia y como ésta puede disciplinar como último de los pasos. Esto queda corroborado con Juan 20:23 que lo aclara con la retención de pecados y de ninguna forma con las uniones matrimoniales.

La Biblia presenta al matrimonio como un acuerdo o convenio para esta vida:

"La esposa está atada durante todo el tiempo que su esposo vive. Pero si su esposo se durmiera [en la muerte], está libre para casarse con quien quiera, [pero] solo en [el] Señor" (1 Corintios 7:39)

"Jesús les dijo: “Los hijos de este sistema de cosas se casan y se dan en matrimonio, 35 pero los que han sido considerados dignos de ganar aquel sistema de cosas y la resurrección de entre los muertos ni se casan ni se dan en matrimonio" - Lucas 20:34,35.

En ninguna parte se habla de que la unión sea sempiterna o trascienda la esfera terrestre. Es más, los textos citados son claros al explicar la persona esta casada solo durante esta vida, y podría casarse otra vez sin ninguna sanción o desacato al orden divino.

Si el matrimonio celestial fuera real aquello traería problemas de poligamia celestial (que al parecer aparece en algunas ideas Mormonas), lo que sin embargo, ni siquiera es aceptado en el cristianismo del siglo I.

Pues una religión puede creer lo que quiera y aceptarlo como dogma, otra cosa es que sea real, lógico y sensato.

El matrimonio es para los seres de carne y sangre que se reproducen según sus géneros. De ahí que 1 Corintios 15:50 y los otros pasajes citados sean claros al hablar de la disolución del cuerpo y no de la resurrección con un cuerpo otra vez con espermatozoides y óvulos, testosterona y estrógenos. Ciertamente "carne y sangre" no pueden heredar el Reino de Dios.

Es más, el matrimonio es un arreglo humano legítimo que tiene su justificación en este mundo. Y digo humano, porque tampoco el matrimonio es  una institución realmente divina. ¿Por qué lo decimos? 

Si el matrimonio tuviese el carácter de que Dios casa a dos personas, ésto significaría que él se ha equivocado miles de veces con las parejas que han descubierto ser incompatibles, y tantos matrimonios arreglados y por conveniencia. Y de alguna forma, ésta falla divina también tendría que ser la responsable de los múltiples divorcios.
(929.4) 83:8.1 El matrimonio que culmina en el hogar es indudablemente la institución más excelsa del hombre, pero es esencialmente humana; no debería haber sido llamada nunca un sacramento. Los sacerdotes setitas hicieron del matrimonio un rito religioso; pero durante miles de años después de Edén, el apareamiento continuó siendo una institución puramente social y civil.
(929.5) 83:8.2 La comparación de las asociaciones humanas con las asociaciones divinas es sumamente desafortunada. La unión de marido y mujer en la relación matrimonio-hogar es una función material de los mortales de los mundos evolucionarios. En verdad es posible acumular gran cantidad de progreso espiritual mediante los sinceros esfuerzos humanos de marido y mujer por progresar, pero esto no significa que el matrimonio sea necesariamente sagrado. El progreso espiritual depende de la aplicación sincera a otras avenidas de la empresa humana.
(929.6) 83:8.3 Tampoco puede el matrimonio compararse verdaderamente con la relación del Ajustador con el hombre ni con la fraternidad de Cristo Micael con sus hermanos hombres. Casi en ningún momento son tales relaciones comparables con la asociación de marido y mujer. Y es muy triste que el erróneo concepto humano de estas relaciones haya producido tanta confusión en lo que concierne al estado del matrimonio.
(929.7) 83:8.4 También es triste que ciertos grupos de mortales hayan concebido el matrimonio como la consumación de una acción divina. Estas creencias conducen directamente al concepto de la indisolubilidad del estado marital sean cuales fueran las circunstancias o deseos de las partes contrayentes. Pero el hecho mismo de que tales uniones puedan disolverse indica que la Deidad no es parte participante de ellas. Si Dios une dos cosas o personas, éstas permanecerán unidas hasta el momento en que la voluntad divina decida su separación. Pero, en cuanto al matrimonio, que es una institución humana, ¿quién presumirá juzgarlo, para decir cuáles matrimonios son uniones que podrían haber sido aprobadas por los supervisores del universo en contraste con aquellas que son puramente humanas en su naturaleza y origen?
(930.1) 83:8.5 Sin embargo, existe un ideal matrimonial en las esferas de lo alto. En la capital de cada sistema local los Hijos e Hijas Materiales de Dios ilustran la elevación de los ideales de la unión del hombre y la mujer en los lazos del matrimonio y para el propósito de procrear y criar a los vástagos. Después de todo, el ideal mortal del matrimonio es humanamente sagrado.
¿Notamos?   Pero el hecho mismo de que tales uniones puedan disolverse indica que la Deidad no es parte participante de ellas. Si Dios une dos cosas o personas, éstas permanecerán unidas hasta el momento en que la voluntad divina decida su separación. Pero, en cuanto al matrimonio, que es una institución humana, ¿quién presumirá juzgarlo, para decir cuáles matrimonios son uniones que podrían haber sido aprobadas por los supervisores del universo en contraste con aquellas que son puramente humanas en su naturaleza y origen?
El ideal mortal del matrimonio es humanamente sagrado, pero no divinamente sagrado.
Además les lanzo este razonamiento demoledor a los miembros de las mayorías de las religiones que presumen la verdad. Por ejemplo, los testigos de Jehová al igual que otras confesiones aceptan como "sagrados" los matrimonios de nuevos miembros que antes de ser testigos se casaron en otra religión. ¿Me siguen? Hay hasta ancianos testigos que antes de serlo se casaron en la Iglesia Católica y su matrimonio se considera igualmente sagrado y no se considera necesario que se vuelvan a casar como testigos.
Pues bien, al hacer ésto esos mismos testigos están (sin pensar más allá en ello) validando a las otras religiones y entidades. Por que si alguien se casó siendo católico y adorando santos, Jehová igualmente bendijo y considera sagrada esa unión aunque haya sido realizada por el mismo Papa ("Babilonia la Grande"). ¿Me entienden? Ningún testigo medita en estas cosas, lo cual demuestra que el matrimonio es una transacción válida humana que desea tener un halo sagrado. Pero si Dios realmente casara a las personas, él también se haría parte del innumerable sectarismo de las iglesias.
(930.2) 83:8.6 El matrimonio siempre ha sido y sigue siendo el supremo sueño de idealismo temporal del hombre. Aunque este hermoso sueño pocas veces se realiza en su plenitud, perdura como ideal glorioso, atrayendo para siempre a la humanidad en progreso hacia mayores esfuerzos para la felicidad humana. Pero se ha de enseñar a los mancebos y doncellas algo sobre la realidad del matrimonio antes de que se les permita meterse de cabeza en el mar de demandas exigentes de las interasociaciones de la vida familiar; la idealización juvenil ha de mitigarse con cierto grado de desilusión premarital.

El matrimonio tiene su papel y justificación para éste mundo. En la vida moroncial el compañerismo se transforma en otro tipo de asociación más excelsa y difícil de describir en términos simples, tal como se consideró en una entrada pasada.

Los documentos señalan que los únicos "matrimonios" que existen en las otras moradas son los de los Hijos Materiales (los Adanes y Evas planetarios). Quizás José Smith o sus seguidores recibieron ciertos destellos de información de ésa índole y la distorsionaron para crear una especie de religión más amigable con una necesidad temporal humana.